Entrevista a Fiar, vocalista de Foscor

‘Buscamos que nuestra música y nuestro arte reflejen el background cultural de nuestro país’

Los barceloneses Foscor llevan ya años desmarcándose y postulándose como una de las bandas más particulares y más excitantes del panorama extremo peninsular. Su anterior trabajo, el celebrado Les Irreals Visions (2017), significó un punto de inflexión en la trayectoria musical y vital de la banda, con cambios de formación y de dirección artística y con la entrada en una discográfica de primer nivel como es Season of Mist. Ahora publican su continuación, llamada Els Sepulcres Blancs, y por ello nos sentamos a tomar un vermutillo con su vocalista e ideólogo J.F. Fiar para preguntarle qué hay detrás de este disco, cuáles son los planes de la banda en el futuro inmediato, qué ha ocurrido en estos dos últimos años alrededor de Foscor y, de rebote, mucho más. Como siempre, Fiar es un hombre generoso en palabras, con lo cual el resultado no ha podido ser otro que esta extensa, completa e interesante entrevista. Si quieres conocer más sobre el proceso creativo y vital de Foscor, aquí tienes chicha para rato.

¡Hola Fiar! Un nuevo disco bajo el brazo de Foscor y nos volvemos a encontrar para hablar de él en la misma esquina y casi en el mismo bar que lo hicimos hace un par de años en motivo de vuestro anterior álbum. Antes que nada, muchas gracias por dedicarnos algo de tu tiempo a contestar estas preguntas. ¿Cómo te ha tratado y cómo os ha tratado el verano de momento?

Pues muy bien. Antes que nada, también, muchas gracias y un placer volver a hablar con vosotros en esta entrevista. Como os podéis suponer estamos en periodo promocional, respondiendo entrevistas y moviendo hilos para preparar la temporada. Yo empiezo vacaciones como quién dice ahora y tengo muchas ganas de desconectar un poco, porque es verdad que es ese tipo de trabajo que haces desde el anonimato y estando oculto pero que esperamos que se note a partir del 6 de septiembre cuando salga el disco. O sea que nada, muy bien. De momento muy bien.

Bueno, antes de meternos de lleno en Els Sepulcres Blancs, hace un par de años hablábamos y me comentabas las expectativas que teníais con Les Irreals Visions, tanto a nivel de impacto en Europa como en cuanto a crecer y a convertir a Foscor en algo cada vez más único. Ahora que habéis completado el ciclo de ese disco, ¿cómo valoras lo conseguido y cómo lo comparas con las expectativas que tenías?

Yo creo que fue muy positivo en general, pero si tuviese que poner peros, creo que por no tener suficiente exposición en directo ni el grupo ni la propuesta llegó a toda la gente que hubiésemos deseado. De todas formas soy super positivo, porque por ejemplo una de las cosas de las que sí que soy consciente es que mucha gente de la industria, incluso bandas – conocidas o no conocidas – supieron del disco y lo valoraron de una forma muy positiva. Lo que pasa es que luego lo que es el ciclo de un disco necesita de una reafirmación en directo para verdaderamente acabar llegando al público.

A nivel de números y ventas nunca nos hemos fijado demasiado en esto, pero sí que es cierto que cumplió las expectativas mínimas del sello para convencerles de seguir trabajando con nosotros. Ya no porque les demos ventas sino porque somos una banda que trabaja y que ofrece algo que para ellos tiene calidad. Sólo con eso, mis expetativas están más que conseguidas.

Ahora vamos a abrir una nueva etapa en la que realmente pretendemos que se consiga lo que no se pudo conseguir con Les Irreals Visions a la hora de expandir un poco el nivel de alcance del disco a otros lugares donde ya te puedo asegurar que tuvo difusión cero, como Estados Unidos. Y por ejemplo una de las cosas que se está haciendo ahora realmente es poner mucha atención y mucho foco en Estados Unidos a nivel de prensa. Todos creemos, incluso a nivel de sello, que es un lugar donde puede tener bastante buena acogida.

Hablabas de que en directo teníais que salir más a Europa con el disco anterior, y es verdad que al final creo que solo hicistéis la gira con Vulture Industries. Primero de todo, ¿qué tal fue esa gira? Y después, ¿os ha sabido un poco a poco? ¿Cómo es que al final no habéis salido más, como así pretendíais?

Llegar a conseguir una dinámica de presencia escénica constante o durante X tiempo en el ciclo de un disco es tan fácil o tan difícil como que tengas los suficientes contactos o que estés trabajando con alguien que te introduzca y que te ponga donde tienes que estar para poder acceder a esas puertas. En aquel momento estábamos trabajando por nuestra cuenta y llegamos a donde llegamos. Hicimos aquella gira, pero a nivel europeo no pudimos llegar a más. Estuvimos a punto de cerrar dos giras más, una de ellas con Crippled Black Phoenix y otra con unos colegas alemanes, Morast, pero por desgracia en el último momento las dos se fueron a pique. Si eso hubiera ocurrido hubiésemos tenido más exposición, hubiéramos dado a conocer más el disco, con más ventas, más movimiento y todo lo que en el fondo pretendes cuando haces esto.

Yo estoy contento de haber reafirmado la banda sobretodo a nivel sobretodo estatal, pero a nivel europeo sí que me queda el punto ese de exposición en directo para reafirmar lo que a nivel de promo se hizo y que creo que estuvo muy a la altura. Ahora hay un gran cambio, que es que estamos trabajando con Doomstar Booking, y esa es otra de las cosas que una banda tiene que ir construyendo. Teníamos la base que nos otorgaba Season of Mist y nos faltaba el complemento en la parte de booking. Hay muchas otras bandas que tienen muchos más agentes y muchas más parcelas, tipo management o gente que se encarga de todo el tema visual, merchandising y todo eso. Nosotros en este sentido somos una gente bastante modesta y humilde, pero en este caso sí que era esencial poder trabajar con alguien como plataforma de booking. Vamos a ver ahora como será el ciclo de este álbum, pero la idea es incrementar mucho más el trabajo en ese sector.

Les Irreals Visions fue vuestro primer disco con Season of Mist y supuso un cambio bastante grande en vuestro camino musical, un riesgo estilístico en el que por el camino quizás perdistéis algunos fans trues de vuestra primera época, pero que estaba encaminado y yo creo que ha conseguido convertir a Foscor en una banda única. ¿Cuántos palos os llevásteis en vuestro entorno por culpa de eso y cuál crees que es el nivel de crecimiento que ha experimentado la banda gracias a este cambio, tanto aquí como en el extranjero?

Yo creo que los palos nos los pudimos llevar más bien en la época del Those Horrors Wither, porque ahí sí que a pesar de intentar establecer unos elementos que luego se desarrollarían mucho más en Les Irreals Visions, estábamos todavía dando palos de ciego sin haber concretado un lenguaje que yo creo que hoy en día es bastante propio. Habrá gente que por supuesto podrá encontrarle similitudes con cosas porque todo el mundo escucha música y todo el mundo compara. No hay ningún problema, pero realmente el objetivo que tuvimos nosotros con Those Horrors Wither era empezar a abrir camino hasta que, como bien decías, personalizásemos al máximo nuestro lenguaje.

Y yo creo que con Les Irreals Visions lo conseguimos. Es decir, los elementos estaban allí y ahora podemos jugar con ellos de la manera que nos dé la gana. La continuación respecto a aquel disco, la coherencia y la solidez del discurso en todas las parcelas es mucho más notable. Con Les Irreals Visions lo único que recibí es un feedback de admiración y de felicitación en cuanto a decir «habéis conseguido algo que sigue siendo Foscor«. ¿Podrá estar distanciado de la primera época? Seguro, evidentemente, y no pasa nada. Aquella época forma parte de nosotros y hemos crecido gracias a ella. Pero realmente es ahora cuando nos sentimos que ya estamos avanzando en el camino con una estrategia clara y con un lenguaje y un discurso propio.

Y sin duda así es. Entremos ya a hablar de Els Sepulcres Blancs pues. Antes que nada, te tengo que confesar que ha sido un disco que me ha costado un poco de entrar. Probablemente me costó más que Les Irreals Visions, quizás porque aunque sí que es verdad que hay mucha melodía y ahonda en el mismo estilo, a la vez quizás es algo más oscuro, más lánguido y como más complejo e intrincado conceptualmente… Me miras con cara rara (risas)

Sí, luego hablaré de eso (risas)

¡Perfecto! Lo que quería decir es que una vez entrado en él y escuchado las suficientes veces, la verdad es que me parece un disco buenísimo. Y no lo digo por peloteo eh (risas). Me parece al menos tan grande como el anterior, que a mí me parece flipante. Y que realmente habéis conseguido seguir explorando vuestro propio sonido sin repetiros dentro de ese espectro que os identifica hoy en día. Me contabas que detrás de Les Irreals Visions había una estrategia muy clara sobre lo que queríais hacer y cómo queríais sonar. ¿Qué habéis estado buscando musicalmente con Els Sepulcres Blancs y cuáles son vuestras ambiciones y objetivos con este disco?

Hay una parte de cómo encarar el proceso compositivo de Els Sepulcres Blancs que ya nace del momento en el que empezamos con este nuevo ciclo como banda. Y ahora mismo estamos explicando que se trata de una trilogía porque hay una serie de ideas a nivel de concepto que visten no solo el aspecto lírico sino también el aspecto visual e incluso el musical, ya que de alguna manera también pretendes que la música responda a una serie de emociones que tú estás intentando explicar con otros elementos. Nosotros siempre hemos sído así y nunca nos ha gustado repetirnos. Hemos encontrado ciertos elementos con los que nos sentimos cómodos pero de alguna manera necesitamos ir siempre más allá, y no nos sentiríamos cómodos intentando repetir una fórmula como algo cerrado porque no es nuestra naturaleza. Necesitamos superarnos a nosotros mismos, necesitamos llevar más allá aquellos elementos, momentos o herramientas que nos han permitido experimentar algo pero que sabemos que pueden ir más allá. Lo hemos de llevar a ese extremo. ¿Y qué sucederá en el futuro? Pues quizá lo mismo. Quizás el punto de partida será este disco e incluso los elementos que hemos cogido del anterior y que están aquí.

Entonces, en este disco principalmente lo que pretendíamos era concretar mucho más las ideas. Es más, cuando hablabas al principio de complejidad yo precisamente quería discutírtelo (risas). Precisamente quisimos ir a buscar mucho más el riff y la concreción de ideas. Es más, podría identificar muy pocas ideas en cada tema. Incluso mira, una cosa que a lo mejor pasa desapercibida es que hemos apostado por un disco de siete temas, muy concreto, aunque algunos de ellos son bastante cortos, y que responderían a una fórmula más pop de construir un tema, buscando un estribillo, buscando un desarrollo, etc… Y quedan retazos como pueden ser el tema «L’Esglai», que respondería más bien a ese punto más complejo como podría ser «De Marges i Matinades» en el anterior disco, con esa complejidad que la gente llama progresiva, aunque nosotros venimos más del avant-garde, el black metal aquel de los noventa. Te dejas ir y aquello va volando y pajareando, y tú te limitas a seguir por dónde te lleva.

Pero en general el disco pretendía ser eso. Intentar que cada tema fuera especial por sí mismo. Al principio estuvimos trabajando en 15-18 canciones a nivel demo hasta que decidimos que ciertas de ellas tenían el potencial como para ser desarrolladas y concretadas con esa idea primera. Pero bueno, al final todo eso está vivo, y hasta que no grabas casi que no sabes si has tomado la decisión correcta. Pero el inicio era ése: mantenemos la pauta de trabajar con voces limpias, mantenemos la pauta de seguir cantando en catalán… En este caso, por ejemplo, hemos eliminado la distorsión de las guitarras. Eso también es un gran cambio a nivel de producción que quizás a la gente le pase desapercibido pero que va acompañado de una reducción muy sustancial del nivel de guitarras que había en el otro disco. Sobretodo a la hora de grabarlas, porque muchas veces grabas muchas guitarras para lograr una muralla muy densa y llena de capas. En este caso lo hemos limpiado todo al mínimo imprescindible, y eso lo hemos hecho en cuanto a sonido, lo hemos hecho en cuanto a composición y lo hemos hecho en cuanto a ideas en cada tema.

Esa era la base realmente en este disco. A partir de aquí, usando siempre unos conceptos y unas cosas que te ayudan a que el disco esté vestido de una forma mucho más sutil que el anterior, también porque el concepto en este álbum habla de algo mucho más íntimo y eso hace que la música pretendiese ir a algo que aunque sea vital, denso e intenso como siempre hemos buscado, a la vez fuese mucho más sutil. Por eso hay temas como por ejemplo «Malson», que yo creo que es el tema más dulce que hemos hecho en toda nuestra historia. Pero es que nos lo pedía todo el escenario en el que nos situamos.

Hablanos un poco de qué son esos «Sepulcres Blancs»…

«Els Sepulcres Blancs» es el título de una obra del dramaturgo Jaume Brossa, un artista modernista. No pretende para nada exponer o explicar el contenido de esa obra pero utiliza ese recurso como lo que es, una metáfora para hablar del momento del sueño. En ese sentido también bebe del universo modernista que estamos implantando en cuanto al discurso. Cuando en un principio, en Les Irreals Visions, te sitúas en unas premisas en las que trabajar e incluso sabes que cada una de ellas va a vestir un poco el contenido de cada álbum. Todo gira en torno a eso: vas buscando referencias, tienes un bagaje en cuanto a lectura y te compones tu propio universo como traducción ya sea del contenido cultural y artístico del momento como de algunos elementos que algunos artistas utilizan.

Y en este caso Els Sepulcres Blancs responde a esta segunda premisa. Fíjate que Les Irreals Visions respondía al hecho de que las cosas comunes debían adquirir un nuevo significado, y eso viene de todo este universo modernista por el cual se pretende cambiar el mundo poetizándolo. Era un momento de convulsión, de regeneracionismo y de respuesta al declive cultural que se vivía en ese momento en Catalunya. Esa es la primera premisa, y la segunda es que aquello visual debe tener una nueva apariencia secreta. Eso a priori parece algo poético, pero después de todo esto se desarrrolla un discurso que se aplicaría a la misma sociedad, para intentar cambiarla a través del arte.

Els Sepulcres Blancs, repito, es como la metáfora de ese momento de sueño no fantasioso ni onírico, sino simplemente como tal, como una metáfora del momento de intimidad máxima por el cual puedes exponer o imaginar el posible cambio que pretendes para la sociedad. Es el cómo llevar a tu terreno ideal ese problema del que hemos hablado al principio: llevar a cabo algo real, de una realidad subjetiva que te está afectando, mediante la imaginación, el sueño o lo que sea. Ese llevarlo a cabo avanzo que sucederá en el siguiente disco, pero ahora mismo estamos vistiendo este segundo. Nos pareció como siempre algo poético, bebiendo de esa premisa de poetizar el mundo, pero a la vez esconde un contenido incluso te diría de cierto activismo humanista.

La verdad es que te tengo que confesar que no he leído las letras, y a veces entiendes lo que entiendes al escucharlas, claro (risas). Oye, ¿y el tema este de la trilogía que comentas lo teníais pensado al principio y teníais claro cómo se iba a cerrar el ciclo?

Sí, e incluso te digo que ahora cuando se cierre el ciclo, que será con el tercer álbum cuando venga, tengo escritos algunos temas que van a introducirse ahí. No tengo las letras desarrolladas pero sí que tengo el tema e incluso algún posible título. Porque bebe ya de una información y un universo en el que hemos estado indagando y en el cual hemos encontrado el filón para llevarlo a cabo. Es decir, sí que se me acabará en cierto momento, pero ya sabes que nosotros siempre hemos basado nuestra temática lírica en un aspecto humanista. Y cuando digo humanista me refiero a que hablamos de problemas humanos, de como vivir en sociedad, como vivir con uno mismo o cómo superar tus debilidades. No sé, hay estilos que lo han enfocado más al suicidio o a otras cosas. A nosotros siempre nos ha gustado ligar todo este aspecto a una cosa que mostrase el background cultural de nuestro país, algo que nos parece importante, y por otro lado utilizarlo como discurso poético traduciéndolo a lo que vivimos nosotros hoy en día. Es como una ligazón de tiempos pretéritos con un discurso artístico que creo que es totalmente vigente, y nos sirve para intentar desarrollar ideas propias y mi manera de entenderlas, tanto yo que escribo las letras como la banda a nivel emocional con la música.

No quiero ir a revisar tema por tema de Els Sepulcres Blancs porque tengo muchas otras preguntas en cola (risas), pero si que me gustaría hablar de «Cançó de Mort», que además es un temazo muy potente y muy curioso, con este blast beat tan bestia encima de las guitarras limpias épicas y de la voz tan lírica y tan evocadora. La primera vez que la escuché sin leer nada sobre el disco me encontré con una voz rara que no identifiqué, pero luego vi que se trataba de sG de Secrets of the Moon, al que además convencisteis a cantar en catalán. Estas colaboraciones son habituales en vuestros discos, pero explícanos como se gestó ésta en concreto.

Creo que desde Groans to the Guilty siempre nos ha gustado que participasen amigos, gente conocida o gente que admiramos, pero no desde el punto de vista queremos a este o a ese nombre porque nos va a ayudar a promocionar el disco. Siempre ha habido un nexo en común con esas personas. Por ejemplo, en Groans to the Guilty, Moren, el cantante de Dark Fortress y hoy en día también de Alkaloid, y entre otras cosas arreglista de esto que han llevado Tryptikon a directo con una orquestra en el reciente Roadburn. Hicieron un commissioned show y este chico, que es músico profesional, hizo los arreglos de todo eso a nivel de partitura clásica. Pues guardo una buena relación con él desde hace más de diez años y en su momento, por ejemplo, hizo el riff de apertura de «Groans to the Guilty». Después pasamos a Those Horrors Wither, donde participaron los compañeros de Obsidian Kingdom también hicieron el cierre de «L.Amor.T», y un par de amigos también colaboraron con otras cosas. Siempre hablamos de gente con quien tenemos una relación muy cercana.

Con Les Irreals Visions fue algo muy espontáneo. Ya lo expliqué en su momento, pero el hecho de que colaborara Alan de Primordial fue porque estaba en Barcelona y me llamó porque tenemos relación. Me preguntó si estaba por aquí para tomar algo, y como estábamos en el estudio le propuse que viniera él, así que acabó cantándose unas cosas porque estábamos pasando la tarde juntos con una botellita de vino. Fue tan fácil como eso, no fue algo premeditado. Con este disco me gustó la idea de otra vez buscar a alguien con quién nos sintiésemos cómodos y que nos pudiera aportar algo con lo que incluso nos hemos inspirado. En este caso, por el bagaje que tiene a nivel personal y por lo que para mí ha ofrecido con sus bandas, sG representa un ejemplo de como trascender los límites de la música con tu propio lenguaje y llevarlo a algo absolutamente personal. Y a mí eso es algo que en su momento me inspiró mucho como objetivo con la banda. Y como también tenemos relación de hace tiempo, le propuse y rápidamente me dijo que estaba encantado de la vida. Obviamente, para un alemán el reto de hacerlo en catalán tiene huevos.

Y además suena creíble, yo creo…

Así como por ejemplo con Alan lo hicimos directamente en el estudio, con lo que yo le escribí una transcripción fonética y a medida que avanzábamos lo pudimos ir corrigiendo, con sG ha sido diferente, porque yo le pasé una transcripción ideal mía en lo que podia ser inglés, pero que como alemán me dijo «lo siento tío, pero esto no me sirve de nada». Le sonaba todo a chino y me dijo que lo estaba intentando hacer y que sonaba aún más diferente. Al final lo hizo de cero y como pudo. Vamos a ver, tú escuchas la línea y hay momentos que piensas que no está diciendo nada de lo que debería, pero realmente acaba siendo creíble. En muchos momentos sí que lo dice, claro, aunque con su acento (risas). Para mí se trata de una nueva alegría, ya te digo. Y espero poder continuar con esto, porque es parte de lo que la música me aporta, el hecho de poder compartir cosas con gente que conozco y que aprecio.

Alrededor de esta trilogía en la que estáis metidos hay un nexo común tanto musical como temático como también visual. La portada de Els Sepulcres Blancs, por ejemplo, tiene un aire parecido, etéreo y misterioso con la presencia de una chica medio oculta, pero a la vez es muy distinta… es quizás más inmediata, más íntima, más cercana… ¿qué queréis representar con este elemento gráfico recurrente en la imagen y el concepto actual de Foscor?

En la época modernista el uso de la figura femenina no era un tema ligado únicamente a la sensualidad, sino que también hay un aspecto en el que se aboga por ver el mundo a través del ojo femenino, tanto a nivel emocional como intelectual. Sí que es cierto que la sensualidad también se explotó, llevándola incluso a la arquitectura o a las artes gráficas, pero sobretodo en la literatura hay bastante concreción en cuanto a esto, en usar la visión y el punto de vista femenino. Y de alguna manera nosotros, que somos todos hombres, queríamos tocar también ese aspecto en la composición del conjunto del disco llegándolo a trabajar con artistas y fotógrafas femeninas, y utilizando a través de sus ojos y de su cámara el cuerpo femenino. Como bien has dicho, nos gusta tratar todo con bastante delicadeza y con cuidado en todos los aspectos más allá de lo musical. Queremos que todo tenga una cierta coherencia, intentando parecerse más bien a lo que Wagner llamaba la «Obra Total», aunque eso es mentira porque esa obra total lo que intenta es poner en común todas las artes, arquitectura incluída. Pero de alguna manera sí que pretendemos que todo tenga una ligazón.

Para este disco le dimos una serie de parámetros a Deborah, la fotógrafa irlandesa que ha hecho la foto de la portada. Tampoco queríamos repetir con Nona para darle una visión distinta, aunque es posible que hubiéramos podido trabajar con ella y ser también capaces de cambiar los parámetros del trabajo al igual que hacemos con nuestra propia música, que también somos los mismos. Pero creíamos que Nona tiene un punto de monumentalidad y de espacio abierto que es increíble, pero que para este caso necesitamos otra cosa. Entonces, por conocimiento de artstas de todo el mundo, en su momento contactamos con Deborah y creímos que su trabajo podía encajar bastante bien con este aspecto de inmediatez, de intimidad y de cerrar la escena a un espacio mucho más cercano, ligado al tema de los sueños y al individuo propio. Ya no es cómo tratas con los problemas sociales o culturales de tu tiempo sino que el foco está puesto en tu momento.

Le dimos una serie de parámetros y le explicamos la metáfora y el contenido del disco, y a partir de aquí dejamos que hiciera lo que quisiera. Éste fue el resultado, y tenemos una colección de fotografías que visten tanto el layout como la portada en este caso y que utilizaremos porque nos sirven también para ejemplificar muchas canciones. Por lo mismo que tú pones un título a un tema y con eso pretendes resumir su contenido y ligarlo con el título del disco como gran sumario, con el aspecto visual ocurre lo mismo. Partes de una serie de ideas que nos abre cada tema y pones una serie de acciones que pueden representar aquello. Nosotros le explicamos esto y nunca le dijimos que representara a una chica moviéndose así o asá, sino que le pedimos que trabajara con el cuerpo femenino, que representa tal, tal y tal, que trabajara con esta metáfora del sueño, que representa lo otro, con la intimidad, etc… ésta fue su traducción y estamos más que contentos.

Otro aspecto es el tema del azulado. En el anterior disco nos pasamos con el blanco y negro, pero el azul también tiene una connotación (el «blue», tal y como se dice en inglés) de tristeza. En cambio, en el mundo onírico se liga más bien a un aspecto más vitalista, por contrario que parezca. Y eso también es algo que nos estimulaba. Me gusta siempre trabajar con contrarios, como la noche y el día, y en este caso nos pareció también interesante añadirle un color y seguir trabajando con la fotografía como lenguaje para plasmar visualmente el contenido de los discos, pero dando un paso más allá.

Al igual que la imagen, el tipo de lenguaje que usas para constuir vuestras letras se aleja mucho de lo coloquial. Al contrario, es muy poético, muy romántico y tiene ese aire modernista que ayuda mucho a dar forma al concepto que transmite Foscor hoy en día. Imagino que tienes un background importante en este sentido, pero ¿te resulta fácil y natural escribir las letras así o requieren de mucho modelaje hasta tenerlas listas?

A diferencia de con la música, con la que sí que puedo explicar nuestros inicios mediante la comparativa con otras bandas, y a pesar de haber leído bastante poesía, tengo que decir que no soy suficientemente ducho en la literatura y la poética en general como para saber a qué adscribirme como lenguaje. Simplemente creo que se me da bien expresarme con este lenguaje. Si es poético o no es poético lo podrá juzgar otra gente, porque yo no tengo ni idea.

Más allá del mensaje, lo que me ocurre con las letras de Foscor es que en muchas ocasiones las palabras concretas me parecen ideales para el momento en que las pones.

Supongo que eso lo debe dar la formación. Yo tengo una formación bastante profunda en el tema de historia del arte, de estética, filosofía y esas cosas, y de una forma u otra supongo que ese bagaje forma parte de mi ser. A parte de que a veces hago bastante complejas las explicaciones, en cuanto a lo que es escribir y plasmar ideas me siento muy cómodo, la verdad. Y sobretodo desde que ya únicamente escribo en catalán mucho más, evidentemente, ya que mi control del lenguaje es infinitamente mayor que en cualquier otro idioma, y eso también forma parte de la transparencia que pretendemos con nuestra propuesta.

Aunque Jordi Farré ya grabó las baterías en Les Irreals Visions, entonces os presentábais oficialmente como trío, con un núcleo formado por Albert, Falke y tú. Ahora habéis incorporado a Jordi y también a Esteban, que ha estado en directo con vosotros durante estos últimos dos años. ¿Qué diferencias ha habido entre escribir y grabar como trío o hacerlo como quinteto? ¿Cuál ha sido la participación de ambos en este proceso?

Bien, la banda en sí sigue siendo el mismo núcleo, y así ha funcionado a nivel de composición. Desde Les Irreals Visions se establecen una serie de roles que siguien intactos, como es el hecho de que Albert y Falke se dedican al trabajo compositivo, mientras que yo complemento en algún momento pero básicamente me dedico a escribir las letras y las líneas vocales. Imagínate que incluso el bajo, que yo había tocado toda la vida, lo compone, lo toca y lo ha grabado Albert. Aunque luego lo tocará en directo Esteban.

Un Esteban que en el disco ha grabado los teclados….

Correcto. Entonces a nivel de participación es verdad que Esteban ha sido más bien el complemento final de en una serie de cosas. También estamos ya muy versados en el trato entre nosotros, y eso es algo que facilita mucho las cosas. Piensa que este disco ha salido con dos años de diferencia, mientras que hay otras bandas que se pasan todo el puto año girando y por ello no tienen tiempo de meterse al estudio hasta el tercer año a lo mejor. Así que ya que no conseguíamos suficiente exposición escénica, pues nos dedicamos a componer.

Lo forzásteis un poco, ¿entonces?

Sí, porque también pensamos que necesitamos herramientas para mover la banda. Fíjate que entre medias también hicimos Les Irreals Versions, aquel disco de versiones.

Del que hablaremos en un ratito…

Correcto. Pues todos estos son elementos que, a falta de otras cosas como pueden ser lo que decías del directo, te permiten tener una cierta visibilización y mantener tu trabajo creativo en pie. En este caso el trabajo compositivo ha sido exclusivamente de Falke y Albert. A partir de allí se va complementando con mis líneas vocales, y vamos teniendo un diálogo constante durante meses, hasta que se acaba concretando una cosa y, al final, la podemos vestir. Pero de base componemos incluso las baterías y parte de los teclados. Y aunque en esta ocasión Esteban ha podido aportar cosas, nosotros tres hacemos demos de todo. En un futuro puede ser que participe mucho más, pero la dinámica que tenemos hasta ahora nos permite trabajar con cierta fluidez y creemos que funciona muy bien. Y evidentemente, el hecho de trabajar con Jordi de nuevo ayuda a que ya escribas ciertas cosas pensando en él. En su momento, en Les Irreals Visions, hicimos algo sin saber quién iba a tocar. Ahora, por ejemplo, fíjate que la presencia de blast beats es mucho mayor, porque vamos con una máquina detrás que tela, así que nos hemos dejado ir un poco más en algunas cosas viendo que trabajábamos con quien trabajábamos. Y eso también te hace enfocar cosas de otra manera, incluso de cara al directo o a qué setlist escoger. Se trata de asentar las bases y las herramientas con las que trabajar.

De nuevo habéis estado grabando en Moontower con Javi Félez, que además es tu compañero en Graveyard y con el que supongo que ya habéis trabajado bastantes veces…

Sólo en estos dos últimos discos.

¿Ah, sí? Pensaba que habrían sido más. Además, habéis conseguido un sonido muy distinto tanto a lo que es habitual en él como a vuestro propio sonido anterior. ¿Cómo ha sido el trabajo en el estudio esta vez y cómo habéis llegado vosotros a dar forma a este sonido que ya ahora es tan particular de Foscor?

Javi siempre explica que por cuestiones de limitación de tiempo con las bandas (porque a lo mejor viene una banda de Zaragoza y solo tiene X días de estudio), las cosas se hacen con una cierta premura que la mayoría de las veces no permite explayarse todo lo que a él le gustaría. En cambio, al ser nosotros de aquí partimos de que sabemos perfectamente lo que necesitamos para hacer las cosas pero también sabemos que queremos estar cómodos en el estudio y tener tiempo para poder probar y para llevar hasta el límite incluso las máquinas. Y ahí es donde entra el papel del productor, que es quien controla las máquinas. En el fondo cuando llegas al estudio, y eso es una cosa que recomiendo a todo el mundo, lo haces ya con un trabajo de preproducción a tus espaldas, de forma que llegas con los temas ya trabajados y con todo aprendido, pero con el gran interrogante todavía de cómo acabaremos de dar forma al sonido cuando vayamos allí. Hay gente que lo tiene todo tan pautado que incluso da igual al estudio que vaya, que sabe qué y cómo lo conseguirá. Nosotros no. En este sentido teníamos una serie de ideas, pero por ejemplo, te diré y te admitiré que hasta que no llegamos a Moontower no acabamos de saber si grabaríamos más de una guitarra. Y cuando digo más de una guitarra significa que todo lo que graba Falke y todo lo que graba Albert se graba dos o en el pasado habíamos hecho incluso tres veces. En The Smile of the Sad Ones creo que hay tres guitarras por lado haciendo lo mismo solo para conseguir una densidad mucho mayor.

En este caso de aquí, la decisión de desnudar hasta simplemente grabar una sola guitarra rítmica por lado, antes de los arreglos, la tomamos en estudio. Y la tomamos precisamente hablando con Javi, que en este sentido hizo otra vez un papel de productor fantástico, ya que nos asesoró y nos llevó, con el sonido que nosotros más o menos teníamos en la cabeza, a utilizar ciertos micros, ciertos amplificadores, ciertas cosas y después a matizar el espacio a nivel de mezcla. Y ese es su trabajo: nosotros acabamos de grabar unas ideas, pero a partir de ahí fue él el que situó las cosas en cada lugar. Y realmente nos sentimos comodísimos ahora, porque desde Les Irreals Visions hemos descubierto un filón con él. En realidad, tanto él con nosotros como nosotros con él, ya que él también puede dejar allí una serie de cosas con las que habitualmente, y por falta de tiempo, no puede explayarse, y nosotros le ofrecemos confianza máxima en que nos entiende y en que sabe, aún sin concretarlo, lo que nos pretende explicar y cómo llevarlo a cabo.

Sucedió también con Les Irreals Versions. No lo grabamos allí, pero él lo mezcló. Y es otra historia, pero fíjate que de alguna manera todo va vistiendo un discurso general que simplemente es explicarlo, ponerlo en común y, a partir de allí, trabajar y llevarlo a cabo. Yo tengo clarisimo que seguiremos trabajando con él y que no hace falta irse al quinto pino. No sé, cuando ves gente que se ha ido a un nombre super conocido de Suecia o de lo que sea para conseguir no sé qué. Eso en el pasado, pues mira, te podía aportar una cierta visibilidad, pero te lo digo sinceramente: estas cosas hace mucho tiempo que me las traen al pairo. Necesito de alguna manera trabajar con un equipo, en todos los aspectos, tanto fotográfico como de diseño con María Picassó, como en este caso con Javi Moontower estamos en casa. Totalmente.

Vamos a hablar un momento de Les Irreals Versions que comentábamos antes y que me parece que habéis puesto hoy o ayer que hace un año que salió al mercado.

Pues hoy exactamente, sí.

La mayoría de los temas que incluistéis ahí fueron de Les Irreals Visions, aunque también estaba «L.Amor.T», un corte más antiguo. El resultado final de ese disco tiene esa atmósfera, ese etéreo, ese «es distinto pero a la vez es lo mismo» que incluso llegásteis a llevar al directo una sola vez, abriendo para GOLD. De una forma u otra, me da la sensación que todo este trabajo, tanto de recomposición de los temas como a la hora de llevarlo al directo, ha sido un poco infrautilizado, como si hubiera podido dar mucho más juego del que al final ha dado, ¿no?

Al ser concientes de que el recorrido que podíamos tener como banda en directo era limitado por lo que te comentaba antes, por no tener suficientes recursos para llegar a cosas más que te he comentado y que por desgracia no salieron, pensamos en la estrategia de reinventar la forma de llevar la banda a directo y que quizás eso podía ensanchar las posibilidades de tener más directos. Ese fue el inicio de todo esto, buscar traducir nuestra propia música a un lenguaje que, incluso, pudiésemos llevar en directo tres personas. Aunque esa fue la idea inicial, luego como siempre no pudimos estarnos de vestirlo con cincuenta mil historias, y vimos que tampoco era tan sencillo. En realidad acabamos siendo seis tíos en directo, así que fue un poco más complicado, pero tampoco fue por eso. Fue una mezcla de cosas: que queríamos ensanchar posibilidades, que queríamos trabajar con gente conocida… y también que queríamos conocernos más. Y por encima de todo nos ha servido para eso.

Y quizás la gente no sea consciente, pero en Els Sepulcres Blancs hay bastantes cosas que beben de aquel disco, y ya no solo a nivel de resultado sino por lo que aprendimos haciéndolo: el control vocal, el control del tiempo, cómo alargar el uso del tiempo y del espacio…. A veces hablas de música y mencionas lo del espacio: pues el espacio existe. Y eso nos fue muy útil. Luego lo que te decía, que fuimos conscientes de todo y en nada nos pusimos a componer material nuevo. ¿Ha sido infrautilizado? Sí, pero también fue una buena manera de mantener la banda visible en un momento en el que creíamos que no lo podía ser suficiente por no tener sobretodo presencia escénica.

Imagino que hay un curro bastante grande detrás de la reinvención de esas canciones, y al final lo presentásteis en directo solo en una ocasión, y como teloneros de otra banda en una sala pequeña. Yo ese día no fui, pero porque estaba seguro que ya tendría la oportunidad de verlo en algun otro sitio y, quizás, en un evento más dedicado.

En este sentido, Isam se trasladó a Inglaterra a vivir, Jaime estaba liado ya no con Obsidian Kingdom, que en aquel momento estaban un poco parados, sino con Myrkur, que estaban trabajando con ella haciéndoles de músicos de directo. No lo digo con pesar, simplemente que al final lo acabas viendo y dices, oye, pues aquí está.

No sé si las canciones de Els Sepulcres Blancs las véis también con esa posibilidad…

No hay plan de hacerlo. Puede surgir, no te digo que no, pero a día de hoy no hay plan. Ya te avanzo que hay todavía un tema que no forma parte del disco y que en algun momento más adelante compartiremos y que servirá también, supongo, como herramienta promocional.

¿Un tema que habéis grabado ya en estas sesiones?

Exacto. Pero es un tema que no queríamos utilizar ahora como bonus track o algo así en alguna de las ediciones, porque de alguna manera ya lo hicimos un poco con vistas a alargar el ciclo del disco o utilizarlo para algun momento que pudiese ser más necesario.

¿A día de hoy, la idea es que este disco tenga un ciclo más largo?

Queremos que el menor tiempo permita hacer más cosas. Almenos todos tenemos la idea de que sea así. Vamos construyendo las cosas con la agencia de booking, y si tu piensas que en los dos años que ha tardado en salir Els Sepulcres Blancs respecto a Les Irreals Visions hubiésemos estado girando todo lo que hubiésemos podido (aunque luego al final se cancelara), pues el objetivo es como mínimo conseguir eso. Con eso ya tienes una mejora, porque es lo que nos ha faltado. Y haciéndolo así podríamos repetir otra vez el próximo álbum en dos años.

¿Tenéis ya el concepto claro para el próximo disco?

El tener el lienzo ya con las guías marcadas ayuda mucho, sí.

¿Y tenéis de hecho ya canciones o ideas con las que habéis trabajado ahora y que quizás tienen sentido para un próximo trabajo?

No. No lo hicimos con el anterior disco y tampoco se hará ahora.

Como decías que habías estado trabajando con 17-18 temas…

Sí, pero responden bastante a nuestro momento actual. A ver, no digo que no pueda pasar, eh, pero casi creo que nunca ha sucedido y tampoco ha ocurrido ahora con temas que sobraron del anterior y que siguen estando allí. De alguna manera también puedes llegar a analizarlos y preguntarte dónde acabaste, pero al final tú escoges los que crees mejores, y lo demás son desechos. Y claro, en el próximo lo que tú no quieres es partir de desechos, sino partir de algo que supere lo que has hecho hasta ahora.

Casi la mitad de vuestra formación hoy en día, tanto Jordi como Albert, forman parte también de los renacidos Vidres a la Sang, que es una de las formaciones miticas, si no la más mítica, del underground extremo catalán. ¿Qué ha significado el legado de Vidres para vosotros, cómo habéis vivido su retorno tanto tú como fan como la banda como medio banda de Vidres, y en qué medida afecta eso al día a día de Foscor?

De momento no afecta en nada. Vidres a la Sang no sería equiparable en cuanto a proyecto a lo que podría hacer Foscor, que tiene una constancia de trabajo en muchas parcelas que ellos ni se plantean porque no tienen ganas de hacerlas. En ese sentido no sé si lo habéis visto, pero nuestro primer concierto es aquí en Barcelona, en el AMFest, y justo el fin de semana anterior están tocando con Vidres dos en Terrassa y Tarragona. Ha coincidido y se ha hecho coincidir para que Jordi, que ahora mismo no está viviendo aquí, venga y los haga todos.

¿No está viviendo aquí?

No, está en Alemania.

¿Y está solo en Foscor y en Vidres ahora mismo o está en más fregados?

No, está en varias cosas. Lvx Divina y Ered ya lo dejó, pero por ejemplo ahora en septiembre hace una gira con Tchornobog, una banda de Prophecy Productions. Son estadounidenses, vienen a hacer una gira de quince fechas o así por Europa y él hace de batería. Igual que también es el batería de Cruciamentum. Pero bueno, ya desde hace tiempo todos nosotros somos bastante conscientes de donde están los límites que nos permiten nuestro día a día y nuestra vida. Y no se trata de limitar las cosas, al contrario. Todo lo que puedas hacer para enriquecerte a ti mismo y a tú entorno es bienvenido, pero ordénate. Es lo único que se le puede pedir a alguien. Pero no es que se lo pidamos a él, sino que todos somos conscientes de ello. Y lo bueno es que todos vamos a una: yo también estoy en Graveyard y metido en más historias, pero de alguna manera tú ya sabes como dirimir los esfuerzos y como hacer que cada cosa tenga su momento. No es que algo se vea perjudicado o no, simplemente es que has de ir navegando y dirimiendo.

Y sobre lo de Vidres a la Sang, pues yo me alegro mucho, la verdad. En su momento vi con bastante pesar el que lo dejaran y, de hecho, en el momento en que se disolvieron o pararon máquinas durante una época, yo también venía de un hartazgo bastante importante por lo que ofrecía el mundo musical como banda. Incluso nosotros mismos hubiésemos podido amarrar velas y tocar el dos, pero tuvimos otra manera de afrontarlo e incluso supimos reinventarnos y construir una cosa nueva que nos ha despertado de nuevo la pasión. Y para ellos, a pesar de hacer un disco que renueva incluso sus propias herramientas, sigue siendo aquel lenguaje y no ha habido ese gran cambio. Yo me alegro mucho de eso, aunque me entristece saber que no es algo que vaya a tener esa continuidad que a mí me gustaría tener en una banda. Pero por lo demás me alegro muchísimo porque sé lo que significa para Albert y sé lo que silgnifica para Eloi, que son amigos de hace mucho tiempo y los tengo muy cercanos. ¿Qué significa Vidres a la Sang para mí? Creo que son un ejemplo, aunque un ejemplo que no se puede seguir, ya que lo suyo es tener la chispa y punto. Pero son un ejemplo de como se puede llegar a conectar algo que tú creas y que puedes situar en el aspecto artístico y personal con un aspecto social. Es una banda que la gente se ha hecho suya de una forma que trasciende todo. No puedes hablar ni de estilos, ni de death metal ni incluso de que canten en catalán. Va más allá de todo eso, y eso es algo que no me sorprende pero me cautiva y me encanta. Y me encanta tenerlo cerca y haberlo vivido de esta manera.

¿Crees que el parón que han tenido también ha ayudado a que ahora tengan un punto de culto?

Sí, sin duda, eso también sucede. Y yo creo que si ahora se pusieran a hacer fechas como desesperados tampoco funcionaría. A parte, es una banda que no ha tenido exposición en el extranjero nunca, sino que se trata de un mito bastante local. Eso me cautiva, por supuesto, pero no tienen el trabajo que hay detrás y que una banda requiere si tú quieres situarte, exponerte y mantenerte. Para eso hay que hacer una serie de cosas que ellos ni han hecho ni van a hacer. Y no porque sean vagos, sino porque no les da la gana y para ellos lo importante es otra cosa. Y eso es lo que más valoro en todo esto.

Un poco al hilo de evitar esa sobreexposición de la que hablas con Vidres, también vosotros durante este ciclo de Les Irreals Visions habéis tocado muy poco en Barcelona y en Catalunya. De hecho como cabezas de cartel habéis tocado solo una vez, en la presentación del disco junto a Dejadeath. A parte de eso habéis abierto para Zeal & Ardor y para GOLD en el acústico que comentábamos, pero me parece que en Barcelona ciudad no habéis tocado más, aunque luego lo hicisteis también en el IRC del año pasado en Igualada.

Sí, es verdad. Hemos hecho bastantes fechas fuera. Tocamos en el Madrid is the Dark, en el Download, después ahí también con Zeal & Ardor, y Santander, Zaragoza, Bilbao…. A ver, si la pregunta es que por qué no tenemos tanta presencia en Catalunya, es porque creo que no es necesario.

Es verdad que hay muchas bandas que tocan una barbaridad, cada dos semanas…

Y hay gente que lo agradecería, pero yo no creo que la gente espere vernos cada dos por tres. Yo prefiero, y creo que es un sentir en la banda, hacer unos pocos conciertos especiales que den lugar a algo distinto. Por eso con GOLD hicimos lo que hicimos, aunque cuando surgió la idea de hacer esas canciones fue sin tener intención de llevarlo al directo. Pero cuando nos ofrecieron ese concierto pensamos que esa era una oportunidad para hacerlo.

¿Si no hubiérais tenido ese aliciente no lo habríais hecho?

No lo habríamos hecho, seguro. Y a parte que los conciertos tienen que estar también algo distanciados en el tiempo. No me entra en la cabeza lo contrario, y no lo hace porque no creo que aquí haya suficiente infraestructura ni movimiento para permitir que una banda esté tocando cada dos semanas. En nuestro estilo ojo, porque luego tienes una banda como Crim, por ejemplo, pero ¿alguien nos puede comprar ahora a Crim? Pues ya está. Nosotros no podemos tocar en Mataró mañana, en Terrassa pasado mañana y el otro no sé dónde. Y me encantaría eh, cuidado, pero no lo veo. En tiempos pretéritos, hace ya unos cuantos añitos, sí que podías tocar en Girona, en Lleida, luego te ibas a Tarragona y volvías a Barcelona, todo concentrado en un periodo de tres a seis meses, pero hoy en día eso yo no lo concibo.

De todas maneras, ¿no ves factible poder tocar un poco más alrededor de Catalunya?

Podría suceder, sí. Al final piensas que si te has ido a tocar a Igualada también te puedes ir a otros sitios. Aunque en Igualada el evento era especial. También es diferente un festival que está abierto al público y que la gente que va a ir ahí probablemente no es ni la que te vería, porque la te vería no va ni siquiera allí. Entonces eso te aporta una serie de cosas y sabes que tiene un sentido porque vas a exponer a la banda a nuevos públicos. Pero en general si tú piensas en un público potencial que pueda haber, nosotros no estamos todavía (por desgracia o lo que quieras) en una posición como para decir que nos van a contratar mañana en Mataró y que va a ir la gente del Maresme. No, no soy consciente de que eso vaya a ocurrir. Y si lo fuese, lo haría perfectamente porque me encantaría, cuidado.

Entiendo. Y bueno, así habéis logrado que en la presentación, o más bien en las presentaciones de disco que habéis hecho haya habido mucha gente. Si tocarais cada dos meses está claro que no habría sido considerado un evento especial al nivel que lo ha sido.

Yo creo que entre los conciertos más memorables que hayamos vivido seguro estarían la presentación en Barcelona de Les Irreals Visions, cuando hicimos los diez años como banda o precisamente el concierto que hicimos con la gira de Vidres a la Sang en la KGB. Son ciertas fechas que por el hecho de no verte tan a menudo e intentar aportar algo especial o algo que no has visto todavía se convierten en especiales. Una presentación, una celebración en la que sabes que vas a estar acompañado de gente diferente y donde vamos a tocar cosas diferentes… Si nosotros mañana hiciéramos la presentación del disco y al cabo de dos meses hacemos, no sé, una retahíla de temas anteriores, eso tiene sentido. Pero yo no te voy a tocar dos veces lo mismo en la misma ciudad o en un radio de pocos kilómetros, porque creo que no tiene ningún sentido.

Ya has comentado antes que en cosa de un mes vais a tocar en el AMFest, y creo que de momento este es el único concierto que tenéis en agenda…

Bueno, sí. Luego tenemos otro en Brighton, en Inglaterra.

Ah sí, ¿y es un festival eso?

Es un festival, sí, que se llama Riffmass, con la gente de Lychgate, King Goat y más bandas. Es una cosa que monta la gente de la banda King Goat, que es una especie de combo así psicidélico y progresivo que tienen bastante rollito. Montan este concieto desde hace ya unos cuantos años, e invitan a bandas que les gustan, tal cual. Y hombre, apetece bastante, la verdad, porque en Londres hemos tocado dos o tres veces, ahora no recuerdo, pero el hecho de ir a tocar a Brighton y en un festival así apetece bastante y te hace decir, «Ostia, ¿pero qué hay allí?». Ahora estamos trabajando en fechas de presentación aquí, a nivel ibérico, en diciembre, e incluiría presentación en Barcelona, obviamente.

¿Y será un tinglado parecido a lo que habéis hecho con los últimos discos?

Correcto, eso es lo que hemos pensado.

Entonces está lo del AMFest, que también es una cosa especial, claro, y un festival que estilística y conceptualmente también os encaja mucho.

Claro, es una plataforma mundial, y el tipo de ambiente estilístico de apertura mental donde más cómodo me siento ahora mismo, la verdad. En cuanto a actitud y espíritu lo asimilaría a un Roadburn o algo así, y me parece brutal lo que están haciendo esta gente y lo que han propuesto encima de la mesa. Entonces a nosotros nos hacía una ilusión bárbara presentar el disco ahí, aunque obviamente no será tan extenso en el tiempo como una presentación propia porque no lo permite el festival, digamos, pero nos parece un momento magnífico para tocar temas nuevos ahí. Hace mucho tiempo que sigo a esta gente y creo que están proponiendo un tipo de evento que para mí falta en este país.

Y tanto. Y además tiene éxito y crece año tras año. Parecía que tras irse del Apolo el proyecto iba a morir, pero ha sido más bien al contrario.

Absolutamente de acuerdo. Y bueno, este concierto será el primero de una serie de conciertos a nivel peninsular que nos gustaría concentrar a nivel de esfuerzos en el tiempo, al igual que sucedería a nivel de Europa. Si luego te salen fechas como esta de Brighton, que es única, pues vas un fin de semana y ya está, pero a priori nuestra idea sería la de trabajar a nivel de tour e intentar concentrar esfuerzos porque, entre otras cosas, teniendo a gente que está en cincuenta mil bandas nos conviene más a todos hacer las cosas así.

Y a nivel de gira europea, ¿qué tenéis en mente?

Sí, aunque va a ser de cara a 2020. Empezamos a trabajar con Doomstar Booking relativamente tarde, y estas cosas se preparan con mucha antelación. Se hablaron un par de cosas pero no acabaron de cuajar, y al final esto son temas que se tienen que trabajar con cierta calma. Yo creo que para la gira así grande nos vamos a ir a finales del 2020. Hay un par de cosas que se están trabajando.

¿Y la idea es salir como soporte a una banda más grande o aventuraros a algo más vuestro?

Sí, hay un par de ideas. Una sería como soporte a una banda mucho más grande, y por otro lado, que incluso podrían ser compatibles porque son diferentes momentos, hacer un mano a mano más con otra banda de nuestro nivel de cara a buscar otro tipo de fechas o de ciudades un poco más cercanas al underground, que es de dónde verdad venimos. Pero bueno, se está trabajando. Ya te digo que creo que el 2020 va a dar de sí.

Perfecto, estaremos atentos pues. Y encaramos ya la recta final, que llevamos aquí un buen rato (risas). Antes comentabas y todos sabemos que también formas parte de Graveyard, una banda que tiene una propuesta mucho más clásica (extrema, pero clásica) y que sí que ha tenido una aceptación muy grande en Europa, donde es una banda muy establecida (más que aquí, probablemente). Vais a sacar disco en septiembre también.

Se acumula todo (risas)

Ya ves. Lo que ocurre es que en Graveyard no tienes un papel tan protagonista como lo tienes en Foscor…

No, no. En Graveyard a nivel compositivo todo el peso lo lleva Javi, y mi papel más allá de estar cantando en directo, se reduce a trabajar las líneas vocales aunque luego en el disco las cante Julkarn, que es el cantante de toda la vida y por el que abogo que continúe siéndolo, almenos en disco. Ya sé que parece muy rara la fórmula, pero es algo que a nosotros nos funciona y que estamos a gusto con ello. Y sí, está establecida. Primero porque la maneja gente que también está establecida a nivel europeo y lleva mucho bagaje a nivel de contactos en Europa desde hace mucho tiempo, y desde el momento en el que en 2013 entré yo y se sacó el primer disco, The Sea Greaves, con War Anthems, que es un sello alemán, pues entramos realmente en el mercado que mueve realmente esta música. Alemania de alguna manera es autosuficiente, y no necesitarías nada más en Europa para poder seguir tirando. Ojo, que nadie se piense que nos está esté cayendo una lluvia de millones ni nada de eso, todo se hace para subsistir: el sello subsiste, te permite seguir trabajando y sacando discos, se te abren puertas a nivel de fechas, etc, y cada año vamos creciendo más. Fíjate que ahora en 2020 vamos a ir a Estados Unidos con Graveyard, al Maryland DeathFest. La banda va creciendo y eso es lo que nos permitió War Anthem. Y ahora, viendo que la banda funciona muy bien a nivel alemán, es cierto que para este disco se pretende dar un salto en cuanto a exposición a nivel de resto de Europa e incluso Estados Unidos.

¿Es en Alemania dónde mejor posicionados estáis?

Ahora mismo sí. Hemos tocado en muchos festivales alemanes y, en realidad, hemos dado más conciertos en Alemania que aquí.

También tenéis la presentación del disco en Barcelona de aquí poco, ¿verdad?

Sí, el 20 de septiembre creo, o el 21. Con Spectrum Mortis y Totengott. Llevo un cacao de fechas que no veas (risas). Ese fin de semana tocamos Barcelona y Valencia, y luego después de la gira europea hay Madrid y Murcia. Espero no equivocarme, ya te digo. Pero sí, estamos también en la fase esta de presentación a nivel nacional y luego tenemos una gira europea en octubre que se está empezando a anunciar pero que aún no se ha hecho un anuncio general.

Bueno, creo que ya lo tengo todo. Muchas gracias de nuevo por tu tiempo y te deseo lo mejor con la salida del disco y también con tus vacaciones.

Muchas gracias. Ha sido un placer, como siempre.

Tengo ganas de ver como se recibe el disco.

Nosotros también. Es un momento excitante, como siempre. Es un curro de mucho tiempo y a la postre no es que esperes la aceptación de la gente pero sí que pretendes y esperas que se establezcan cierto diálogo.

De momento los tres singles han tenido muy buena respuesta, ¿verdad?

Pues sí, maravillosa. Y la verdad que éramos muy escépticos con el tema este de hacer la promo en verano porque estás en temporada de festivales y parece como que todo esté muerto. Pero yo creo que ha funcionado bien y ahora veremos qué sucede a partir de septiembre en cuanto a respuesta y exposición.

¿Quizás hay menos saturación de discos en verano?

Sí, y por otro lado también es cierto que la prensa pide más contenidos porque no tiene tantos como otras épocas.

Está bien visto eso, y es cierto. Nosotros ahora publicamos tres cosas por día mientras que en octubre publicamos seis.

Ahí está, y todo eso se nota. De eso nos avisó ya el sello y creo que ha sido así. Pero bueno, creo que el feedback ha sido muy bueno y espero que a partir del día 6 de septiembre que se publica el álbum, o del 5 que se hará el streaming, el conjunto de todo lo que estamos proponiendo enganche a la gente. Creo que el material da de sí otra vez y hay mucho donde indagar.

Bueno, es una continuación clara. Si te gustó Les Irreals Visions, que gustó mucho y a mucha gente, lo más probable es que también te guste Els Sepulcres Blancs.

Veremos. Muchas gracias de nuevo por atendernos, por el apoyo que nos dais y por el interés en nosotros.

¡Muchas gracias a ti!

Avatar
Sobre Albert Vila 702 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.