Entrevista a Eric Peterson, guitarrista de Testament: ‘Desde el cambio de siglo siento que estamos vivendo una segunda oportunidad como banda’

Unas horas antes del concierto de Testament en Barcelona junto a Exodus y Death Angel tuvimos la oportunidad de subirnos al autobús de gira de la banda para hablar un rato con su mastermind musical, el guitarrista Eric Peterson. Entonces aún no éramos del todo conscientes de ello, pero ese iba a ser uno de los últimos conciertos que iban a dar los californianos antes de que su gira (y todas las demás) se cancelaran por culpa del maldito coronavirus. Ellos venían de haber tenido que anular ya el concierto que iban a dar un par de días antes en Italia, y por lo que hemos podido saber tanto algunos miembros de las bandas como de la crew han sido detectados positivos por el virus a su vuelta a Estados Unidos. Algo ante lo que, por supuesto, les queremos desear una pronta recuperación.

Aquella tarde soleada antes de que el Apocalipsis cayera sobre nuestras cabezas, estuvimos hablando del virus, de España, de su nuevo disco, del paso de los años y de mil cosas más con un Eric que no se quitó las gafas de sol en ningún momento aún estando dentro del bus y que se mostró siempre amable y coñón pero quizás algo distante, soltando puyitas constantes a Chuck Billy y mostrándose visiblemente preocupado por estar en la carretera en estas extrañas circunstancias. Sea como fuere, interesante y completa entrevista con una de las figuras clave de la historia del thrash metal y, por qué no decirlo, el principal culpable de que Testament sea una de mis bandas favoritas.

Español

¡Hola, Eric! Antes que nada, muchas gracias por atenderme y por dedicar algo de tu tiempo a contestar nuestras preguntas. ¿Qué tal ha ido tu día? ¿Has tenido la oportunidad de salir y dar una vuelta por la ciudad?

Sí. El primer día llegamos aquí sobre las cinco de la tarde, así que nos duchamos, nos preparamos y creo que fuimos como a seis restaurantes distintos, parando aquí y allí para tomar una cerveza. Acabamos cenando en El Nacional, que fue algo caro para lo que era, y luego dimos una vuelta por un par de sitios más. Y al final fuimos a uno de esos sitios que tienen piernas de cerdo, ¿sabes? Dónde puedes comprarlas.

¿Jamones?

Sí, jamones. También tenían los soportes dónde ponerlos y podíamos comprarlos por trescientos, cuatrocientos o quinientos euros. Así que pillamos uno y ahora lo tenemos aquí en el autobús junto a otros embutidos y algo de queso manchego. Estas cosas de España son geniales. Me encanta la comida española y siempre nos lo pasamos genial cuando venimos por aquí. De hecho, cuando venimos normalmente bajamos a la playa y vamos a uno de esos restaurantes un poco turísticos, pero esta vez conocimos a alguien y acabamos yendo a un sitio al que ellos suelen ir, en un barrio lejos del centro. Así que ayer fuimos a este lugar en el que no había ni un turista, y para siete u ocho personas pagamos ciento cuarenta euros. El sitio al que queríamos ir al principio nos habría costado cien euros por cabeza. ¡Y estaba buenísimo! A ver, el camarero era un borde, pero me da igual.

Así pudisteis disfrutar de una experiencia española al completo…

Ya me lo imagino, ya. Cuando ya llevábamos un rato comiendo me acerqué a la barra y le digo «¿Dónde está mi pulpo gallego?». ¡Oh, no se preocupe que está a punto de llegar! Y justo después empezamos a oír ese «whooooo» (ndr. Sonidos de cocerse algo) y nosotros, que ya estábamos casi llenos, le gritamos «¡Nooo, no! ¡Cancélalo!». Pero el tío nos lo trajo al cabo de 20 minutos cuando ya habíamos acabado.

Aquí nos tomamos las comidas sin prisas… (risas)

Sí, ya lo he visto. Pero está bien.

¿Así que ya lleváis aquí un par de días?

Sí, hoy es nuestro tercer día.

Y eso es porque tuvisteis que cancelar algunos conciertos en Italia, ¿verdad?

Un concierto, sí.

¿Esa cancelación fue decisión vuestra o estuvo forzada por las autoridades?

Sí, porque con toda la crisis se están quedando sin pasta, y dijimos «¿sabes qué? No vendremos hasta aquí abajo si no vais a tener pasta!«. Y en realidad es un poco verdad, porque he oído que las tiendas se están vaciando. Todo el mundo está enloqueciendo y comprando comida como si no hubiera mañana. Es un momento realmente extraño para estar girando con toda esta epidemia del coronavirus. Da miedo, tío. Yo tengo miedo. Es muy nuevo y parece super fácil pillarlo. Miras gráficas de en qué lugares hay contagios y cada día sigue creciendo y creciendo. La gente puede tener el virus por hasta dos semanas antes de mostrar ningún tipo de síntoma, así que esa persona podría ir tranquilamente por cualquier sitio, estornudar encima de algo y que alguien más ponga la mano ahí. Hay un montón de cosas ocurriendo en el mundo, y nosotros somos gente que viajamos mucho. A saber con quién hemos hablado, y con quién ha hablado esa gente. Es como un árbol, no para de extenderse por todos sitios. Da bastante miedo estar en una gira mundial con una epidemia global como ésta, la verdad.

Veremos como evoluciona todo, entonces. Por el momento, y cómo dices, estáis en medio se esta gira llamada The Bay Strikes Back, un homenaje a la vieja escena de thrash metal de la Bay Area que surgió a principios y mediados de los ochenta. La gira cuenta con tres de las bandas más representativas de esa época como son Testament, Exodus y Death Angel. Más allá de los problemas con el virus, ¿cómo está yendo la gira y cuáles han sido por ahora los momentos más destacados?

Empezamos vendiendo todas las entradas anticipadas para todos los conciertos en Escandinavia, y en muchos otros shows ha ocurrido lo mismo. A medida que vamos avanzando, los conciertos venden todos los tickets. Diría que ha ocurrido en más o menos la mitad de ellos, y en el resto ha habido mucha gente también. Hoy, por ejemplo, no sé si será un sold out pero estoy seguro que vendrá un montón de gente. Te confieso que estoy un poco sorprendido de que no lo sea. ¿Crees que la gente es escéptica de salir a lugares públicos hoy en día?

No lo sé. La verdad es que no creo que la mayoría de la gente esté pensando en eso ahora mismo….

Tiene que estar en la cabeza de todo el mundo, de todas maneras….

Creo que el problema con España y con Barcelona es más bien que tenemos muchos conciertos y que tampoco hay tanto dinero en los bolsillos de la gente…

Pero es la gira The Bay Strikes Back, tío…

Ya, eso es cierto. Para un fan del thrash metal, supongo que no hay nada mucho mejor a esto…

Claro, Es que estamos hablando de las mismas tres bandas que empezamos a tocar juntas en el Ruthie’s Inn, que es dónde un montón de grupos empezaban a tocar y a darse a conocer. Y es extraño, porque aquí estamos 34 años después girando juntos por todo el mundo. Y los tres estamos en un muy buen momento, ¿sabes? Testament lo ha petado desde el principio, pero a partir del 2000 crecimos aún más, ya que The Gathering nos pegó un buen empujón.

Es un disco increíble…

Sí, y después con todos los chicos de vuelta a la banda durante la época Formation y haciendo todos estos otros discos: Dark Roots, Brotherhood y el nuevo que está a punto de salir. Luego están Exodus, con la vuelta de Gary después de haber estado un tiempo con Slayer. Hay todas esas pequeñas conexiones positivas. Death Angel estuvieron nominados al Grammy. Es una buena época para los tres, supongo.

Las tres estáis en un excelente estado de forma, ciertamente…

Sí, y estamos tocando genial estos días. No digo que ésta sea la razón, pero las sinergias entre las bandas están siendo geniales.

Supongo que tanto el concepto como el propio nombre de la gira invitaría a un greatest hits como una casa, pero tanto en vuestro caso como en el de Exodus y Death Angel estáis mezclando algunos clásicos con muchos temas modernos e incluso algunas rarezas que casi nunca habíamos podido escuchar en directo….

Sí, creo que se trata más bien de una gira de rarezas, ya que no estamos tocando algunas de las canciones más conocidas como «Souls of Black». Tocamos «Over the Wall», es verdad, ya que es complicado sacar del repertorio las canciones más conocidas de The Legacy. Tenemos otra canción que se llama «The Legacy», pero esa es una balada. Y de hecho es la primera canción que escribimos nunca.

¿Y no la publicasteis hasta Souls of Black?

Bueno, es que no estuvo del todo acabada hasta entonces, porque normalmente solo la usábamos para improvisar. Y creo que la segunda que compusimos fue «Curse of the Legions of the Death», así que imagínate la variedad de estilos que teníamos entonces. No sabíamos del todo hacia dónde íbamos… hummm… y el que ahora no sé de qué estábamos hablando soy yo….

(risas) Sólo decía que en vez de estar repleto de clásicos y ya está, el setlist que estáis tocando en esta gira tiene algunas sorpresas.

El hecho es que nunca paramos de girar, y si miras atrás a los últimos tres o cuatro años, verás que siempre hemos tocado más o menos las mismas canciones. Tocamos «Over the Wall», «The New Order», «The Preacher», «Practice What You Preach», «Electric Crown», «Souls of Black», …. Parece como si siempre tocáramos solo las canciones principales de cada disco, así que esta vez intentamos escoger algunos temas menos habituales. Por ello le preguntamos a los chicos cuáles les gustaría tocar. De ahí salieron «Throne of Thorns» o «Greenhouse Effect», del Practice, que es una canción que hemos tocado muy poco. Y es divertido, las estamos tocando y hay cosas como «Throne of Thorns» que suenan realmente bien y están recibiendo una respuesta excelente. Algunas de las otras que estamos tocando son muy buenos temas, pero ahora entiendo por qué dejamos de tocarlas en el pasado, ya que son algo largas y siempre hay algo raro por ahí en medio, ¿sabes? Y siempre acabamos mirándonos el uno al otro preguntándonos por qué es tan larga. Por ejemplo, «Sins of Omission» es una gran canción, pero cuando llegamos a la parte intermedia parece que no acaba de fluir. La tocamos durante un par de semanas pero luego decidimos que no queríamos tocarla más. Estuvimos de acuerdo en que nos estaba quemando a pesar de que tiene un gran riff y todo eso. Quizás no acabamos de encontrarle el sitio correcto. O quizás nos estamos haciendo viejos, no sé.

(risas) No sé, eso dejo que me lo digas tú. Una pena que ya no la toquéis, en todo caso, porque «Sins of Omission» es uno de mis temas favoritos de Practice. Pero igualmente creo que es un setlist muy interesante. Os he visto en todas las últimas veces que habéis venido y muchas de las canciones son toda una sorpresa para vuestros fans habituales. Volviendo al concepto de la gira, ¿cómo recuerdas esos primeros tiempos formativos en la Bay Area? ¿Erais ni remotamente conscientes que estabais cambiando la forma del metal para siempre?

Nosotros solo éramos fans de bandas europeas de heavy metal como Mercyful Fate, Angel Witch, Iron Maiden, Judas Priest, Celtic Frost…. la inmensa mayoría de estas bandas eran europeas, ya sea de Escandinavia, Inglaterra o dónde fuera. Esas eran nuestras bandas favoritas, así que eran también nuestras mayores influencias a pesar de que estábamos intentando crear nuestro propio estilo. También conocíamos y nos gustaban algunas bandas americanas, claro, como Van Halen o los primeros Montrose. Rock un poco más duro. Así que lo mezclamos todo, pero creo que el elemento clave es que le metimos un poco de punk. Cuándo éramos jóvenes en esa época escuchábamos a GBH, a los Dead Kennedys, etc. quizás no tanto la música, pero la toda la actitud que tenía el género. Así que si mezclas eso con un montón de adolescentes tocando heavy metal te sale lo que salió, y parece que hubo un montón de bandas retro-alimentándose al mismo tiempo.

No sé lo que pasa con los géneros, pero tienes el thrash metal en la Bay Area, el grunge en Seattle, el rock y metal más técnico en Canadá… Es un poco extraño, pero mola que sea así. Entonces todas esas bandas como Testament, Exodus, Death Angel, Forbidden empezamos a girar fuera. Incluso Metallica, claro, pero Metallica estaban en su propio viaje. Pero cuando volvimos a la Bay Area en los clubs solo encontramos funk. Supongo que no se puede estar haciendo thrash metal para siempre, y en algún momento la gente decidió que esa época ya estaba superada.

Quizás relacionado con esto, después de poco tiempo y durante los noventa, el thrash metal perdió mucha de su popularidad…

Sí, todos alcanzamos una cierta popularidad e hicimos nuestras cosas, pero al cabo de poco no sé si hubo alguna especie de maldición, pero nuestra música sencillamente hizo «plofff!«, y todos esos estilos llegaron como una plaga y se nos llevaron por delante. Pero nosotros continuamos. Cuando hicimos nuestro último disco con Atlantic nos sacaron de Megaforce y publicamos Low, que fue nuestro primer disco solo para Atlantic. Ellos querían que escribiéramos un disco alternativo, y creo que en gran parte lo hicimos. «Dog Faced Gods» era muy alternativa cuando lo comparabas con lo alternativo. Ese fue nuestro gran argumento.

¿Pero estuvisteis cómodos o fue todo un poco forzado?

Fueron tiempos extraños y había un montón de mierda por todos sitios.

Alex y Lue se fueron también…

Sí, pero ese disco fue divertido, porque musicalmente no estábamos haciendo eso. Con Lou y Alex parecía que nos íbamos más y más lejos del thrash metal, tocando cosas cada vez más melódicas (ndr. Empieza a a hacer ruidos de guitarra y a picar la mesa demostrando lo que estaban tocando y no estaban tocando en ese momento). Así que cuando se fueron pensé que me iba a volver loco e incluso conseguimos que Chuck cantara con un estilo más cercano al death metal. Recuerdo ir a hablar con él y pedirle que cantara como algunos de los gritos cortos y puntuales que había hecho en algunas canciones en el pasado. No estaba muy convencido con ello, pero entonces lo hizo y quedó genial.

Cuando era adolescente recuerdo que me gustaba bastante el metal extremo, y siempre me pareció un poco frustrando que un tiarrón como Chuck siempre cantara con una voz tan melódica. El hombre tenía que tener el poder de gritar mucho más….

Sí, y cuando lo hizo fue como «Yeah!».

(en ese momento el técnico de guitarra de Eric subió al bus a entregarle unas púas mientras mantenían una distendida conversación que no vamos a reproducir)

Ese era mi técnico de guitarra… ¡me estoy quedando sin púas!

Sí, de hecho el chico que te las ha traído es un amigo mío y me lo he encontrado justo antes con una bolsa inmensa de púas… ¿Cómo es que te has quedado sin púas?

Parece que una de mis bolsas se perdió al principio de la gira…. hummm… no sé, cosas que pasan supongo. Llevo una tonelada de bolsas, así que supongo que no es tan extraño. Sea como fuera, ahora voy a usar las púas de James Hetfield. De hecho, son unas púas fantásticas. Las he tocado ahora, y wooow….

¿Son sus signature picks?

Las mismas púas que usa él, sí.

Muy bien. Estábamos hablando sobre los guturales de Chuck, pero aprovecharé la interrupción para cambiar de tema y hablar de vuestro nuevo disco. La verdad es que lo tengo solo desde esta misma mañana, así que lo he escuchado exactamente una vez y media. Mi opinión aún es bastante tierna, claro, pero la verdad es que me ha parecido genial. Lo primero que me ha impactado es que el sonido es fabuloso, pero también que por un lado es más melódico pero por el otro también hay canciones más extremas, como «Curse of Osiris», en la que cantas tú.

Sí, canto en «Curse of Osiris» y también en «Night of the Witch».

Sí, y lo haces con esa voz blackmetalera que me sorprendió bastante pero que queda genial. Esta mañana se lo estaba enseñando a un amigo del trabajo y me decía, «wow, ¿de verdad que esto es Testament?»…

Bueno, tengo a Dragonlord, con los que ya canto habitualmente. He sacado tres discos con este proyecto ya. Pero en este caso solo ocurrió porque Chuck no estaba cantando dónde tenía que hacerlo. Le dije «se supone que debes cantar ahí» y él me dijo «no me importa». Pero a mí sí que me importaba, así que me dijo que lo hiciera yo. Cuándo me subí ahí a hacer mis gritos me dijo «Fantástico! ¡Tú lo haces pues!«. Y así fue la cosa…

Ya hiciste algo en Brotherhood of the Snake, ¿verdad? ¿Puede que en los coros de «The Pale King»?

Pero entonces solo hice unos coros de soporte a la voz de Chuck. Ésta es la primera vez que hago algo así yo sólo. Y es divertido porque aquí está nuestro primer single «Night of the Witch», en el que hago yo los coros. Y ésta fue otro…. no voy a decir error, pero sí otra de esas idas y venidas con Chuck. Alguien le pidió que cantara ese trozo con mi estilo, y él dijo «¡Yo no soy Eric!», así que tuve que acabar haciéndolo yo. Yo pensaba que iba a ser una de esas canciones más pesadas que nunca íbamos a tocar en directo. Es un tema un poco distinto de lo que hacemos habitualmente y habla de brujas… ¿por qué íbamos a tocarlo en directo? Pero luego vino la gente del sello y nos dijo «¡Nos encanta ésta! Va a ser vuestro primer single!». Y yo me quedé a cuadros. Al principio me pareció divertido pero después me dí cuenta que eso significaba que tendría que cantarla en directo. Estoy tocando la guitarra y ese estribillo es un poco raro. Es jodido, en realidad, y yo también estaba jodido. Pero bueno, la estamos tocando y no queda mal.

Eso te iba a decir… La estáis tocando, ¿verdad?

Sí, la estamos tocando. Cuando ensayamos no solemos cantar mucho ya que nos centramos en recordar qué es lo que tenemos que tocar. Pero recuerdo que al quinto día de ensayos me viene Chuck y me dice «¿qué? ¿Vas a cantar tu parte por fin hoy?«. Yo dije que aún no estaba preparado y que tenía que aclararme con algunas cosas antes. Al final estuvimos probándolo y lo único que pude hacer fueron algunos gritos ininteligibles, así que pensé que ya me las apañaría en directo. Y la verdad es que cuando la tocamos por primera vez me sorprendí a mí mismo ya que creo que lo hice bastante bien. Y ahora que ya llevamos 16 y 17 fechas me siento bastante cómodo con ello.

¿Crees que también vais a tocar «Curse of Osiris» cuando estéis girando con el nuevo disco o eso está fuera de las opciones?

Me encanta esa canción a mí también, y es la canción más realmente thrash del disco. Pero aún sé si la vamos a tocar, ya veremos lo que pasa.

Otra cosa que me ha llamado la atención en esta primera escucha es que hay muchas influencias orientales, tanto musical como líricamente. No solo en las melodías, sino que incluso tres de los temas tienen títulos relacionados…

Es verdad. Me recuerda un poco a ese proyecto que Jimmy Page hizo junto a David Coverdale. Ellos tienen una canción que ahora mismo no te sabría identificar pero en la que hay ese feeling oriental tirando a épico, con algunas melodías que van por encima. Pero eso es algo que hemos hecho siempre en canciones como «Burnt Offerings» o «The New Order». Son escalas que hemos usado de forma recurrente, pero es cierto que es posible que en este disco sean un poco más prominentes, y títulos como «Curse of Osiris» o «Code of Hammurabi» pueden hacer más hincapié en ello.

Como has dicho, en esta gira ya estáis tocando «Night of the Witch». ¿Qué otras canciones del disco crees que tienen más posibilidades de convertirse en futuros clásicos de Testament?

Todo el disco me gusta mucho, la verdad. La primera canción es genial y estoy seguro que vamos a tocarla desde el primer día. Me encanta «World War III» y también «Dream Deceiver». Mucha gente pregunta lo de «Deceiver», pero eso es una canción de Judas Priest. Por como evoluciona y como está construida la canción me puedo imaginar que funcionará bien en festivales.

Es bastante melódica y tiene un estribillo muy pegadizo.

Sí, y también tiene esos solos entrelazados entre Alex y yo que me gustan mucho. También me gusta mucho «Symptoms», que creo que es bastante pesada. También «City of Angels», aunque hubo algunos sentimientos encontrados en la banda respecto a su inclusión en el disco. Chuck la odió desde el primer momento que la escuchó. Se plantó y dijo que ese tema no iba a estar en el disco, pero todos los demás le insistimos en que era nuestro corte favorito. Al final le convencimos porque hay una parte de la letra que le gusta mucho y él encontró la historia perfecta para reflejarlo. Creo que Chuck ya había acabado de escribir las letras de las demás canciones, y él estaba del palo «a Eric le gusta pero a mí no». Pero al final se subió al carro y creo que ha acabado quedando muy bien. También pienso que es la canción más distinta del disco. Es larga, pero tiene un montón de sorpresas.

El disco en general es muy diverso y muy completo, como si hubierais expandido vuestro abanico en todas direcciones…

Luego está «The Healers», que viene después. «False Prophet» tiene un rollo más thrashero old school. Sí, todo el disco está muy bien. «Code of Hammurabi» es otra referencia a Babilonia, con las leyes y todo eso. Muy divertido.

Eso pienso yo también, sí. Seguro que todo el mundo estará de acuerdo en que la pareja formada por Steve Di Giorgio y Gene Hoglan es una de las secciones rítmicas más potentes que podemos encontrar en la escena metálica actual. Pero una cosa es decirlo desde fuera, y la otra como puedes vivirlo cuando los tienes tocando detrás tuyo cada noche. Tanto como artista en directo como desde el punto de vista de compositor principal de la banda, ¿qué significa para ti tenerles en la banda?

Pues una fe total en que van a clavar todo lo que escribo. Con Steve, sé que va a ser capaz de tocar exactamente lo que quiero pero a la vez va a meter su toque personal y sus pequeñas sorpresas. Ambos son muy fáciles a la hora de trabajar. Gene es como una caja de ritmos, una auténtica máquina. Pero también tiene sus opiniones, y si hay algo que no le gusta lo va a decir muy abiertamente. Aunque si le insisto que a mí sí me gusta, rápidamente dice «OK!» y vuelve a su sitio. A pesar de lo que pueda decir, nunca hay problemas personales entre nosotros. Muchas veces intento estar abierto si alguien tiene una opinión muy definida sobre algo, así que Gene me ha guiado y me ha convencido muchas veces en cosas en las que antes habría dicho que no y punto, al igual que yo también he sido capaz de convencerlo a él. Eso es algo que me gusta de la filosofía de la banda, incluso con Chuck. Porque alguien puede tener una idea y él ser el primero en decir que no, pero siempre le pedimos que lo intente. Pruébate esta ropa, vamos. «Pero nunca llevo este tipo de ropa!». Vamos, pruébatelo y luego mírate en el espejo. Quizás te gusta (risas). Y así lo hacemos con todo.

Asumo que después de treinta y cinco años de carrera….

Espera, ¿cuánto? ¿Cuántos años tengo ahora? Supongo que empecé cuando tenía 10 años… (risas). 35 años… wooow…

¿Estás seguro que tenías diez años? Si miro fotos de esos tiempos parece que tengas siete…

No, no. Tenía doce, lo que pasa es que siempre he sido bajito.

El tiempo pasa volando, realmente. Recuerdo que Low salió cuando yo empezaba a escuchar metal y eso fue hace 25 años. Y yo que pensaba que era joven. Joder.

(risas) Ya, tío. Es una putada. Y el problema con el tiempo es que todo parece ir mucho más rápido ahora, pero no hay una línea concreta. Antes teníamos los cuarenta, los cincuenta, los sesenta, los setenta…. y hay muchas cosas diferentes entre todas esas eras, de forma que parecía que fueran generaciones distintas. Con los dos miles todo parece un gran océano. Es extraño, no siento que haya ninguna distinción entre los dos miles y los dos mil dieces… y ahora ya estamos en los veinte. Si lo comparamos con los sesenta o los setenta es todo como un gran difuminado. Es raro. No sé explicarlo.

Sí, te entiendo. Y tienes razón, antes cada década tenía como una personalidad distinta, sobretodo en lo musical. En cambio ahora…

Sí, ahora está como todo mezclado. Y el tiempo pasa volando.

Ya ves. Incluso el año 2000 no parece que esté tan lejos, y ya han pasado veinte años…

Lo sé, es extraño. Recuerdo cuando estaba haciendo entrevistas para The New Order y la gente de la prensa me preguntaba cosas como «¿y qué vais a hacer con vuestra vida después de este disco?». Justo acabábamos de sacar el disco y estábamos disfrutando de un poco de éxito, así que no entendía a qué se referían. «Bueno, es evidente que con esto no vais a ir a ningún sitio». Había mucha gente diciendo cosas así. Y que el thrash no era música. Es como el rap, ¿verdad? El rap no va a durar. Pues el rap es el género más popular hoy en día. Y el thrash metal ya no tiene nada que demostrar.

Pero el thrash metal era más o menos popular durante esos años…

Sí, era muy popular. Y de una forma u otra aún lo es. Quizás nunca acabó de explotar del todo, pero ahí tienes otra vez a Metallica, con canciones como «For Whom the Bell Tolls» o «Master of Puppets» que se han convertido en clásicos del rock. Y son thrash.

Sin duda. Por eso nunca intento anticipar el futuro, ya que lo más probable que me ocurra es que acabe avergonzándome a mí mismo.

Una opción muy sabia, sí (risas)

Y después de tantos años de carrera estoy seguro que habéis tenido que tomar muchas decisiones tanto en lo musical como a nivel de negocio. Y sobretodo tú, que no voy a decir que eres el líder de la banda, pero más o menos…

Bueno, Chuck está más centrado en las cosas del negocio y yo me dedico más a la música. Las decisiones las tomamos entre todos, pero yo soy quién suele instigar las cosas. Escribo la mayor parte de la música, se la muestro a todos y a partir de ahí hacemos lo que tengamos que hacer. Hummm… ¿pero cuál era la pregunta? (risas)

Bueno, es que aún no la había hecho (risas). La pregunta es que de todas esas decisiones que habéis tenido que tomar como banda, con la perspectiva del tiempo y asumiendo, claro, que habéis aprendido tanto de lo bueno como de lo malo…

Eso es lo que tú te piensas (risas)

(risas) Bueno, un poco por lo menos…. ¿De cuáles de esas decisiones estás más orgulloso, cuáles crees que teníais que haber tomado antes y de qué te arrepientes haber hecho o no hecho?

Supongo que de lo que estamos más orgullosos es de como hemos gestionado todos los problemas que hemos tenido. Estoy muy orgulloso de nuestros cuatro últimos discos. Una vez tuvimos a Alex, Greg y Lou de vuelta a la banda, aunque Lou no llegara a grabar nada, es casi como si estemos teniendo una segunda oportunidad, sobretodo a la hora de grabar los discos y que suenen realmente bien. Una espina que siempre he tenido clavada es que discos que ahora son clásicos como The Legacy, The New Order, Practice What You Preach o Souls of Black no suenan bien. Y no es una cuestión de épocas, porque hay bandas como Montrose, Metallica o Van Halen que ya sonaban realmente bien entonces. Pero ahora escucho esos álbumes y no sé en qué estábamos pensando. Y la realidad es que no pensábamos en nada, sino que estábamos totalmente maravillados con el simple hecho de estar grabando un disco, así que dejamos que todo el mundo hiciera lo que quisiera con nosotros. Ahora esto ha cambiado totalmente, por supuesto, y siempre tenemos la última palabra de lo que nos gusta y lo que no nos gusta. Supongo que esto es lo que hemos aprendido.

El verano pasado tocasteis en el Rock Fest, pero la última vez que habíais venido a Barcelona en sala fue con Amon Amarth, en 2016 y en esta misma Razzmatazz. Por supuesto, muchos fans de la vieja escuela se arrancaron los ojos al ver esa gira, al igual que pasó cuando Accept abrió para Sabaton. Pero el hecho es que Amon Amarth son gigantes a día de hoy. La última vez que vinieron a Barcelona casi llenaron una sala para 4.000 personas, algo totalmente inimaginable para una banda de death metal en esta ciudad. Los suecos se han posicionado como uno de los grandes candidatos a ocupar el trono del metal una vez los grandes nombres de la actualidad se vean obligados a dejarlo. Primero de todo, ¿cómo recuerdas esa gira teniendo en cuenta que debió ser bastante diferente de lo habitual? Y segundo, ¿a qué otras bandas les ves el potencial de alzarse ahí arriba?

Antes que nada, cuando nos propusieron esa gira nos quedamos un poco…. hummm… ¿Amon Amarth? ¿Tan bien les va? Solían tocar en sitios de entre tres y seis mil personas, y muchas veces agotaban entradas. Así que investigamos un poco y nos dimos cuenta que es una banda jodidamente buena. Nos dijeron de cuanto tiempo íbamos a disponer y nos dejaron claro cuánto nos respetaban, así que dijimos que vale. Si se hubieran presentado ahí actuando como unos imbéciles nunca lo hubiéramos hecho. Pero fue muy bien, la verdad. Son gente genial, tocan bien y hacen un gran espectáculo, así que tienen todos mis respetos por ello. Creo que también son fans de Testament, así que ¿por qué no tocar delante de más gente de lo que solemos hacer? Es probable que contaran con fans más jóvenes que nosotros y es también probable que nos haya ayudado. Esta misma gira está haciendo sold out en casi todos sitios. Claro que ayuda que vengamos con Exodus y con Death Angel, pero no tenemos ni tan siquiera un disco nuevo que presentar.

Hablando de eso, ¿cuándo volveréis para presentarlo?

Supongo que volveremos en otoño.

¿Ah, sí? ¿Pero en las mismas ciudades?

Oh, no. Quizás haremos alguna ciudad española, pero no las mismas. Sobretodo nos vamos a centrar en países que no hemos visitado esta vez, como Rusia, Ucrania, Grecia y toda esa zona. La idea es volver y tocar en ciudades distintas. El disco tendrá seis o siete meses, así que supongo que es aún mejor.

Vamos a por la última. Desde que vinisteis por primera vez en esa mítica gira de Clash of the Titans junto a Slayer y Megadeth en 1990…

Creo que fue en 1991…

Ok, pensaba que en España había sido en 1990, pero es posible.

Porque en 1990 fue Souls of Black, pero quizás tienes razón. Quizás fue a finales de 1990.

La verdad es que no lo sé seguro. Yo no estaba allí y, de hecho, tenía diez años y ni la más remota idea de quiénes erais ninguno de vosotros…

Bueno, ¡yo tenía 12!

(risas) ¡Es verdad! Bueno, desde entonces habéis tocado casi cuarenta veces en España, y si setlist.fm está en lo correcto, somos ni más ni menos que el quinto país en el que más habéis tocado.

Tocamos muy a menudo en España, es cierto.

Eso es porque os gustan mucho el jamón y las olivas.

Así es, sí.

¿Hay alguno de esos conciertos que recuerdes especialmente como momento destacado en vuestra carrera? Supongo que el de Málaga en el que se fue la luz repetidamente no fue uno de ellos…

Oh dios, eso fue una puta pesadilla. Nuestros amplis no arrancaban y nosotros estábamos flipando. No teníamos ni idea de qué cojones habíamos hecho mal o si habíamos recibido una maldición o algo. Fue muy extraño, pero después volvimos y lo hicimos mejor. Creo que cuando tocamos en el Resurrection Fest no paró de llover encima nuestro en toda la noche.

¡Yeah! Estaba allí. Ese show fue épico.

Seguro que lo fue, pero yo estaba flipando. ¡Estaba lloviendo encima del escenario! Pero hemos vuelto y los hemos hecho todo de nuevo. Hemos tenido muy buenos conciertos aquí, pero también un periodo en el que todo nos salía mal. Aunque creo que últimamente nos hemos resarcido un poco….

El concierto que disteis este pasado verano en el Rock Fest fue espectacular.

Oh, genial. Me alegro. Para mí, hay un punto en el que los conciertos se acaban por volver algo indefinido. Justo antes estábamos haciendo las pruebas de sonido y pensábamos… humm…. ya hemos tocado aquí, ¿verdad? No estábamos del todo seguros, pero finalmente nos acordamos que habíamos tocado aquí con Amon Amarth. Me acordé de la sala del vídeo del Under Siege de Sepultura. Recuerdo ver el vídeo y pensar que algún día quería tocar en ese lugar. Así que mola poder estar aquí.

¿No habíais tocado en Razzmatazz hasta que girasteis con Amon Amarth?

No lo creo, no.

Qué interesante, porque esta sala es una de las principales en Barcelona. ¿Cuántos conciertos hacéis al año más o menos?

¿Al año? Hummmmm…. unos ciento sesenta quizás…

No está nada mal. Eso es casi uno cada dos días.

Sí, ahora mismo tenemos ya todo el año ocupado. Después de hoy continuamos con nuestro corona-tour, ya que estaremos siguiendo el coronavirus por todo el mundo. Vamos a Australia, después a Bangkok, a Tailandia…. bueno, Bangkok es Tailandia (risas). Vamos a estar en todos esos sitios, aunque claro, queremos esperar ver cómo se desarrolla todo antes de ir.

Me imagino que estará todo más o menos controlado en breve… (ndr. si queréis contratar mis servicios como vidente, por favor poneos en contacto conmigo)

Sí, eso es lo esperamos. Después de eso haremos gira por Estados Unidos, después volvemos a Europa para los festivales de verano, y nos quedará América del Sur y Japón. Y supongo que en 2021 haremos un par de giras más. Es todo un poco loco.

Bueno, ésa es la vida de una banda del nivel de la vuestra, supongo….

Sí, lo es, claro.

Bueno, ¡pues esto es todo! Muchas gracias de nuevo por tu tiempo. Te dejo que vayas dondequiera que te necesiten ahora. ¡Mucha suerte con el concierto más tarde!

Gracias tío. Ha estado bien hablar contigo. Espero que disfrutes del concierto.

Yo también. ¡Nos vemos!

Adiós.

English

Hello, Eric! First of all, thank you very much for attending me and dedicating some time to answer these questions. How has your day been? Have you had the chance to go out and go around the city a bit?

Yeah. The first night we got here about five o’clock, so we just showered, got ready and I think we went to like six different restaurants, just stopping here and there to have a beer. We had dinner at El Nacional, which was kind of expensive for what it was, and then we just walked around to a couple of other places. By the third time we ended up in one of those places where they have the pig legs, a shop where you can buy these at.

Hams?

A ham, yes. They also had the stands we could put it on and we could get them between three, four, five or six hundred euros. So we ordered one and now we have it here in the bus, along with some other stuff and some manchego cheese. Spanish stuff is awesome, I love it. I love the food here and we always have a good time when we come here.

When we go there we always go down to the beach and to all these restaurants that are kind of touristy, but this time, through knowing some people recommended us to go to the restaurant they eat at, which is more in the neighborhoods. So last night we went to this place that was not touristy at all, and for seven or eight people it was like a hundred and forty euros and the place I was gonna go was like hundred euros each. And it was good. I mean, the waiter was really rude, but I don’t care…

Well, then you got a whole Spanish experience…

Yeah, I guess. After we were all dining I walked over and said «Where is my pulpo gallego?«. Oh, no, it’s just coming! And afterwards we hear in the background this «whoooooo» (ndr. Cooking noise) and we are like «Noooo! Cancel!«. He brought it out like fucking twenty minutes after we were all finished.

There is no rush in a proper Spanish meal. (laughs)

Yeah, we saw that. But it’s good.

So you’ve been here for a couple of days already?

Yeah, this is our third day.

And that’s because you had to cancel some shows in Italy, isn’t it?

One show, yes,

And then you came straight here from the city you played before that?

Yes, exactly.

And was it your call to cancel because of the virus, or the authorities forced you to do it?

Yeah, because of all that crisis they are running out of pasta, and we said «you know what? We are not coming down here if you don’t have any pasta!». Which in a way is even true, because I’ve heard that the stores are going dry. Everybody is freaking out and buying food. It’s a really weird time to be on tour with this epidemic of the coronavirus. It’s scary, man. I am scared. It is so new and it seems so easy to get it. You are looking at charts of where’s at and every day is just growing. People might have the virus for a couple of weeks before they start feeling the symptoms, so that person could go out somewhere and then sneeze on something and somebody else touch that. There are so many things going on in the world, and we are the kind of people that travel a lot. We meet a lot of people on the road, and who knows who have they talked to. It’s like a tree, it just keeps extending everywhere. So it’s kind of scary to be on a world tour and have an epidemic going on.

Oh well, we will see how everything unfolds, but at the moment you are still in the middle of this tour called The Bay Strikes Back, which is an homage to the old Bay Area thrash metal scene that came out in the early to mid eighties and features three of its main bands such as Testament, Exodus and Death Angel. Besides the issues with the virus, how is the tour going o far and what have been the highlights for you?

It started off with all the Scandinavian shows being sold out in advance, and a lot of the shows have been following that suit. So, as we go along, shows are just selling out. I would imagine that about half the shows would be sold out, and the other ones are packed too. Tonight, for example, I don’t know if it is sold out but I am sure it’s gonna be a lot of people there. But I am surprised that it wouldn’t, you know. I don’t know if people is skeptical going somewhere public these days?

I am not sure. I don’t think people is thinking like this right now here…

It’s gotta be in the back of everybody’s head though…

I think the problem with Spain and Barcelona would be more that there are a lot of shows and there is not that much money in the pockets of the people.

But it’s The Bay Strikes Back though.

Well, that’s true. For a thrash metal fan it doesn’t get much better than this…

Yes. I mean, these are the same three bands that started together and played Ruthie’s Inn, which is where a lot of bands started to get out and play, And it’s weird, because here we are 34 years later touring the world together. And we are all kind of viable, you know. Testament has been kicking ass since the beginning, and we had a turnaround in 2000, with The Gathering record being a big kickback for us.

It’s a fucking amazing album…

And then getting the other guys back in the band during Formation and then doing all the other records. Dark Roots, Brotherhood and then this new one coming out. And then we got Exodus, with Gary being in Slayer for a while. There’s all these little connections of good things. Death Angel got nominated for a Grammy. It’s a good time for all of us I guess.

The three of you are definitely in a very good form.

Yeah, and we are playing great music, and I am not saying that’s the reason, but it is a lot of cool stuff going on with all the bands.

I guess that both the concept and even the name of the tour calls for a massive greatest hits set, but in your case (and also in the case of Exodus and Death Angel) you are mixing some staples with some deep cuts that we haven’t hardly heard before.

Yeah, it’s more like a deep cut tour, and we are not playing some of the more known songs like «Souls of Black». We are playing others like «Over the Wall», this is true, and it’s hard to pick a staple song off The Legacy. We have a song called «The Legacy» but that’s a ballad. And that’s actually the first song we ever wrote.

¿But you didn’t release it until «Souls of Black»?

Well, it wasn’t really finished until then, because we normally just jammed on it. I think the second one we wrote was probably «Curse of the Legions of Death», so we had those totally different styles and we were not really sure what we were doing. I don’t even know what we are talking about just now…

(laughs) We were just talking about the setlist you are playing in this tour, that instead of going full on classic, you are adding some surprises on it.

The fact is that we thought that we never stop touring, so if you look back in the last three or four years we’ve always played kind of the same set. We are playing «Over the Wall», we are playing «The New Order», «The Preacher», «Practice What You Preach», «Souls of Black», «Electric Crown»… it seems that we play all the main songs of each record. And this time we tried to pick some of the deeper cuts, the ones the boys fancied to play like «Throne of Thorns» or «Greenhouse Effect» from Practice, which is a song that we haven’t played that much. And it’s cool, we are playing them and specially songs like «Throne of Thorns» is having a great response and it sounds really good. Some of the other ones that we are playing are really cool but I can see why in the past we maybe stopped playing them, because they are kind of long and there’s always something weird in the middle, you know. And we just look at each other kind of wondering why is it that long. For example, «Sins of Omission» is a great song but when we get to the middle part it kind of doesn’t flow. We played that for a couple of weeks but then we decided that we didn’t want to play it anymore. We all agreed that it was kind of burning us out even though it’s a great riff. So maybe we didn’t arrange it right, or maybe we are just getting old and grumpy, I don’t know.

(laughs) I don’t know, you tell me that. I think it is definitely a very interesting setlist. I’ve seen you the last several times you came and many of the songs are a big surprise for the fans that normally follow you. Going back to the concept of the tour, how do you remember those early formation times in the Bay Area and were you even remotely conscious that you were changing the shape of metal forever?

We were just big fans of European heavy metal bands like Mercyful Fate, Angel Witch, Iron Maiden, Judas Priest, Celtic Frost, … Most of them were European bands, either from Scandinavia or England or something like that. Those were our favorite bands, so they were our main influences even though we were making up our own style. We obviously knew and liked some American stuff too, like the Van Halen or the early Montrose stuff. Just more harder rock I guess. So we mixed it all together, but I think a big element was bringing in a little bit of punk. Being younger back then and listening to GBH and the Dead Kennedys… maybe not so much the music, but just the whole attitude of the genre. So if you mix that up with a bunch of teenagers playing heavy metal, and it seemed like a lot of bands were just coming up at the same time. I don’t know what it is about genres, but you kind of have maybe the thrash metal thing from the Bay Area, then you have grunge from Seattle, you get technical kind of music from Canada. It’s kind of weird but it’s really cool. And after all those bands in the Bay Area got signed and started doing tours, the scene kind of died because everybody left. And then when a lot of bands that I mentioned like Testament, Exodus, Death Angel, Forbidden… even Metallica, even though Metallica were in their own trip. When we came back to go to the clubs everything was kind of funk. I guess you can’t just keep making thrash metal, and at some point people went like «we already did that».

Maybe related to this, after a few years and during the nineties, thrash metal kind of lost popularity…

Yes, we all kind of got popular and did our thing but then there was a time when I don’t know if it was a curse but our music just kind of went «ploff!», and then this other thing came up in a swarm and under-towed us. But we kept on, and I think that when we got our last record with Atlantic they pulled us up from Megaforce and we did put up Low, which was our first record with just Atlantic. They actually wanted us to write an alternative record, and we pretty much did. «Dog Faced Gods» is very alternative when you compare it to alternative. This was our big argument.

But were you comfortable with it or you were a bit forced?

It was a weird time and a lot of shit going on.

Alex just left too.

Yeah, but that record was fun definitely, because musically we weren’t in this funk anymore, because with Lou and Alex it just seemed that we were going further and further away from thrash metal and we were playing more and more melodic each time (ndr. He starts showing with noises and clapping at the table what they were playing and not playing at the time). So when they left I thought I was gonna go crazy, and even getting Chuck to sing in a more of a death metal style. I remember I went to talk to his counselor and ask him to sing like some of the short screams he did in certain songs in the past. He wasn’t very convinced about it, but then he did it and that was so fucking cool.

When I was a teenager I was quite into extreme metal, and I always found a bit frustrating to hear massive guy like Chuck singing with such a melodic voice. I mean, this man has to have the power to scream much more…

Yeah, and then he did it, and I was just like «Yeah!».

(at this moment Eric‘s guitar technician did come in the bus, and I thought that periodistically it could be interesting to reproduce it)

So that’s my guitar tech, I am running out of picks!

Yeah, actually the guy that came with the picks was a friend of mine that I met just before at the door of the venue and he came with this huge bag of picks…. How come you ran out of picks?

Well, somehow one of my bags got lost in the beginning… hummm… I don’t know, things happen I guess. I got a ton of bags so I guess is not that strange. Anyway now I will be using James Hetfield‘s pick. It’s a killer pick actually. When I got it and touched I am like wow.

So this is his signature pick?

The same pick he uses, yes.

Very good. Well, we were talking about Chuck’s growling but I guess is not much more to say about that. So I will take the chance to change topics after the interruption and talk a bit about your new album. I happened to just get it this morning, so I could listen to it only one and a half times. Of course I still have a very tender opinion about it, but I thought it was great. What I first liked about is that the sound is fantastic, but also that on one side it has more melody and on the other there are really extreme songs, like «Curse of Osiris», where you sing.

Yes, I sing in «Curse of Osiris» and in «Night of the Witch».

Yeah, and you have this broken black metal voice that is so great. I was surprised by this. I even had to call a colleague this morning to show him, and he was like «Is that Testament, really?»

Well, I have Dragonlord, where I sing. I have three records out with that. And that only happened because Chuck wasn’t singing over his parts. So I said «you are supposed to sing there» and he said «I don’t care«. But I did care, so he asked me tho show him. And I went up there and did my screaming and he was like «great! You do that!». And I am like… well, ok…

Is it something that was also occasionally on the last album, maybe in the chorus of «The Pale King»?

But then I did backup chorus with Chuck singing. This is the first time I am doing this stuff by myself. And it’s so funny because we have our first single, «Night of the Witch», and I am doing the choruses. That was another… not mistake, but a little bit of back and forth with Chuck when somebody asked him to sing it with my type of voice, and he was like «I am not Eric, so it ended up working out for me to end up doing it. So it’s one of the songs of the record and I am thinking that will just be one of those heavy ones that we will never play live. It’s kind of different, it’s about witches… so why would we? And then the label is like «Oh my god! This is gonna be your first single!». And I am like «what?». At first I was happy but then I stopped for a bit and thought that this meant that I had to sing it live. I am playing guitar and the chorus is a bit off. Is a bit fucked actually, and I was fucked. We are pulling it off live though.

You are playing it, isn’t it?

Yes, we are playing it. And I remember when we were rehearsing, that we never really sing as such as we basically are trying to figure out what we are doing again. And the fifth day of rehearsal Chuck is like «Are you gonna sing that part today?». And I said that I wasn’t really ready yet and they I still had to figure out some things. So we are jamming and I could really just do some unintelligible scream, so I thought I would just figure it out live. And when we first did it live I really surprised myself as I thought I did quite a good job, so now that we are at sixteen or seventeen shows and I feel quite comfortable with it.

Do you think you are gonna play «Course of Osiris» once you start touring for the new album or that’s off the charts?

I love that song too, as it is the one song in the album that’s really really thrash. But I don’t know, let’s see what happens.

One thing that stroke me in this first listen is that I also heard a lot of eastern influence, both musically and lyrically. Not just there are a lot of melodies but also three song titles…

It’s true. It reminds me of that project that Jimmy Page did with David Coverdale. They have a song that I can’t pinpoint what it is but it just got that eastern kind of epic feeling to it, and some of the other melodies that go over it. But that’s something that we’ve always done in songs like «Burnt Offerings» or «The New Order». They are scales that we’ve used forever but it’s true that here they might be a bit more prominent. And titles like «Curse of Osiris» or «Code of Hammurabi» might be putting a bit more focus onto it.

In this tour you are already playing «Night of the Witch», but what other songs of the album do you feel that have the highest chances of becoming staples of future Testament?

I really like the whole record. The first song is cool and I am sure we are gonna play that. I really love «World War III» and also «Dream Deceiver». A lot of people are like «Deceiver?». And no, that’s Judas Priest. Because of the evolution and the way it goes I can picture that one working well in festivals.

Yeah, it is also quite melodic and has a very catchy chorus.

Yeah, and it’s got the dual guitar solos with me and Alex going back and forth, which I really like. I really like «Symptoms». I think that one is pretty heavy. I really like «City of Angels» even though in the band there are some weird feelings about that one. Chuck hated that song when he heard it for the first time. He was putting his foot down about this song not going on the record, but everybody else was telling him how it is our favorite song. But there is a lyric on it that ended being up his favorite, and he was finally convinced because he got the perfect story for it. I think Chuck was done writing lyrics for all the other songs, and he was like «Eric likes it, but I don’t like it»… But in the end he came on board and it came out really good. I think it’s the most different song on the album. It’s long but it’s got all kinds of twists and turns.

The whole album feels very diverse and complete, like it was spreading out…

Then there’s «The Healers», which comes later. There’s «False Prophet», which is more kind of a old school thrasher. The whole thing is good. «Code of Hammurabi», which is another take off of Babylonian stuff, with the laws and stuff like that. A lot of fun.

Everybody would consider the pair formed by Steve Di Giorgio and Gene Hoglan one of the top rhythm sections that can be found in metal. I guess we can all say it from the outside, but it must be very different to say it when you have them playing behind you every single day. Both as a live performer and as a main composer for the band, what does it mean for you to have them two behind you?

Just faith that they are gonna deliver the stuff that I write. With Steve I know that he is gonna deliver exactly what I want but he is gonna throw in his little turns and the little things that he does. They are both really really easy to work with. Gene is like a drum machine, but he will have his opinions, and if he doesn’t like something he will very openly say it. But if I insist that I like it he will quickly go «OK!». There are never hard feelings between any of us. A lot of times I try to be open if someone is really strong on something, so Gene’s kind of guided me a little bit on stuff where I would have put my flangers on and said «Nope», but then he will keep on going «oh, if you like it that’s cool». And that’s one thing I like about our philosophy as a band, even with Chuck. Because we might have an idea and he will be the first one to say no, but we are like «just try it». Try these clothes, come on. I don’t wear these kind of clothes. Try them on and look in the mirror, you might like it. (laughs)

And that’s the whole thing with everything.

I assume that after almost thirty five years with Testament….

How old am I now? I guess I started when I was ten… (laughs). 35 years… wow…

Are you sure you were ten? According to the old pictures you looked like seven…

No, I was twelve. I’ve always been short.

Time definitely goes by. I remember albums like Low that came out when I was starting listening to metal and that’s fuckin’ 25 years ago. And I thought I was young. Anyway.

(laughs) That’s tough, man. The problem with time is that everything seems to have just sped up really quick, but also there’s not timeline. Before we had the forties and the fifties and the sixties, the seventies… and there’s so many different things from all those eras, so it felt that they are all different generations. With the two thousands its a little bit like a whole sea. It’s weird, it doesn’t feel like there is a clear distinction between the two thousand, the two thousand and tens… and now we are already in the twenties, you know. Comparing it with like the sixties and seventies it just seems like it’s a big blur. It’s very weird. I don’t know how to explain it.

You are right. Every decade was very distinctive before and now….

Yeah, now it’s just a bug wash. And time is just flying by.

Definitely. Even year 2000 doesn’t feel that was that long time ago, and now we are already in 2020.

Yeah, I know. It’s weird. I remember when I was doing interviews for The New Order and the press was asking things like «after this record what are you gonna do with your life?».We just had our new record out and had a little success, and I just didn’t understand what did they mean. «Well, obviously this is not going anywhere». There was a lot of them saying stuff like that. That thrash wasn’t music. It’s like rap, isn’t it? Rap is not gonna last. And there is the biggest music there is now, and thrash metal has definitely proven its point.

But thrash was somehow popular in those days.

It was really popular, yeah, and it kind of still is. It never really blew up, but then again you got Metallica, whose classic music like «For Whom the Bell Tolls» or «Master of Puppets» are thrash. And that’s classic now.

Definitely, yes. That’s why I never try to anticipate the future, and the most likely thing is gonna happen is that I am gonna embarrass myself.

Clever option, yeah (laughs)

And after all those years of career I am sure you had to take many decisions as a band, both in the musical side and in the business side. And specially you, which I am not gonna say that you are the main leader of the band, but kind of.

Well, Chuck is more the business guy and I am more the music one. Everybody make the decisions, but I am more the sketcher, I guess. I write most of the music and I bring it to everybody, and then we kind of do what we do to it. What was the question? (laughs)

The question is that from all of those decisions you had to take as a band, with the perspective of time and assuming of course that you’ve learned from everything good and bad…

You think. (laughs)

(laughs). Well, more or less. So what are the decisions you are most proud of, which ones you think you should have taken earlier and what have you regretted doing or not doing.

Ok. I guess what we are proud of is how we handled everything. I would say we are very proud of the last four records. Once we got Alex and Greg and Lou back in the band, even though Lou didn’t really end up doing the record, it’s almost like we had a second chance, and at least production wise and in terms of recording the records and getting them to sound really good. One thing that I always regretted is that albums like The Legacy, The New Order, Practice or Souls are classic records now, but they don’t sound good. There are bands like Montrose, Metallica or Van Halen that had that kind of production how we sound now in terms of quality even back then. But now I listen to all those old records and I am like «what the fuck were we thinking?». And when I go back, the truth is that I wasn’t thinking anything, I was just only amazed at the fact that I was doing a record, so just did let everybody else do whatever. Now I just sit over there and having a say on what I like and don’t like, you know. I guess that’s what we’ve learned.

Last summer you played in Rock Fest, but the last time you came to Barcelona in a proper tour was opening for Amon Amarth in this same venue. Of course, then many old school fans totally pulled their hair off. The same happened when Accept opened for Sabaton, but the fact is that Amon Amarth are really massive these days. I mean, last time they came to Barcelona they filled a four thousand people venue, something unheard ever for a death metal band, and they position themselves in the forefront of candidates to grab the throne of metal when the current top ones start stepping down. First of all, how do you remember that tour, being in a very different position you are used to, and what other bands do you see potential of being the next top ones?

First of all, when that tour got brought up to us, we are like… Amon Amarth… ok…. are they doing that good, huh? They sell three to six thousand seaters, and they sold them out. So we really checked them out and thought that the guys were fucking cool. They told us how much time we would get and we knew that they respect us, so we said ok. If we showed up and they were dicks to us we would have never done it. But it was cool. They are great guys, they play good and I respect that. I think they are fans of Testament themselves, so why not play in front of more people. They probably got some younger people and it probably helped us I think. I mean this tour is almost sold out. It is also because of Death Angel and Exodus, of course, but we don’t even have a new record out.

Talking about that, when will you come back to present it?

I guess we will be coming back in the fall.

But to the same cities?

Oh, no. There’s gonna be somewhere in Spain maybe, but not the same places. But mainly we are gonna do countries we haven’t done now, like Russia, Ukraine and some of that side. Greece and stuff like that. So the idea is to come back and play other cities. Then the record will have been out for six or seven months, which is like new, so maybe that will make it even better.

Let’s go for the last one. Since you came for the first time that now mythical Clash of the Titans tour in I think it was 1990 with Slayer and Megadeth…

1991 I think it was…

Ok, I thought in Spain was 1990 but it’s possible….

Hummm, because 1990 was Souls of Black but you might be right, it might have been the end of 1990…

I don’t know really, I wasn’t there. I was like ten at the time and didn’t have the faintest idea of who any of you were…

Well, I was like 12!

(laughs) That’s true! Since then you’ve played around forty times in Spain, and if setlist.fm is correct, we are the fifth country in the world you’ve played the most.

We play a lot in Spain, definitely.

That’s because you like ham and olives.

Yeah, yeah.

And is there any of those shows that you remember as a big highlight of your career? I guess not the one in Málaga where the light went off…

There was one tour where everything didn’t work.

It might have been that one, with Exodus precisely…

Yeah. Oh my god, it was a nightmare. Our amps were blowing up and we were like what the fuck did we do wrong. We got cursed by someone or something. It was really weird, but then we came back and we did better again. I think then we played the Resurrection Fest and it was just raining non stop on us.

Oh yeah, I was there. It was epic, that show.

But I was like what the fuck. It was raining on stage. But we’ve came back and done it since then. We’ve had really good shows here but we also had this period where everything was going wrong. But then we came back and maybe made amends, I think.

I think the show you played here in Rock Fest last summer was spectacular.

Oh, cool. For me, shows become a blur at one point. Before we were doing soundcheck here and we were like… we played here before, isn’t it? We weren’t sure, but we played here with Amon Amarth. I just remembered it from the video of Under Siege of Sepultura. I remember watching the video and thinking that I wanted to play there. So it’s cool to be here.

And you did not get to play this venue until the show with Amon Amarth?

I don’t think so, no.

How interesting, as it is one of the main ones in Barcelona. How many shows a year do you do?

A year? Hummmmm…. maybe a hundred and sixty…

Wow, that’s almost one every two days.

Yeah, I mean right now this whole year is booked up. After this we are on a corona tour, we are following the corona virus everywhere. We are going to Australia, then we are going to Bangkok, Thailand… well, that’s Bangkok (laughs). We are just doing all these crazy places, and of course we are waiting to see what these places look like before we go.

I guess it is gonna be kind of controlled soon…

Yes, that’s what we are hoping. After that we do a US tour, then we do the summer shows back here, then we do South America and we got Japan, still. And then it will be 2021 and I think we’ll probably do a couple more tours. It’s all kind of crazy.

Well, that’s the life of a big band like yours I guess.

It is, yeah, of course.

Well, that’s it! Thank you very much for your time. I will release you now so you can do whatever else is needed from you, and I am looking forward to the show later.

Thanks man, it was nice talking to you. I hope you enjoy the show.

Me too. See you!

Bye bye!

Avatar
Sobre Albert Vila 793 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.