Entrevista a Chris Laney, líder de At the Movies y teclista de Pretty Maids: ‘Saxon tienen el águila, pero yo sueño con el monstruo de La historia interminable aterrizando en nuestro escenario’

Menudo crack es el sueco Chris Laney y su nuevo proyecto At the Movies, que es lo que nos ocupa en esta entrevista. Imaginad todas las canciones de las bandas sonoras de los 80 y 90 en versión rock-metal. Eso sí, quedan fuera todas las que sean netamente rockeras, puesto que el grupo tiene unas cuatro normas sagradas con las que juega.

Aquí hay gente de Soilwork, HammerFall, Therion, King Diamond, Royal Hunt, y él, que es el teclista de Pretty Maids. En este proyecto lleva la voz cantante a pesar de que le recordaréis como el gran productor de Candlemass entre otros muchos proyectos. Parece que todos los festivales de verano van a la caza de At the Movies, y es que la propuesta es sencillamente perfecta.

La charla fue tan bien que me emplazó a quedar otro día y seguir charlando, pues este musicazo ha estado siempre en el meollo de la escena sueca, y esta pandemia le ha brindado una oportunidad excelente. Todos los músicos que hay aquí son sus colegas de toda la vida. Es más… llegó a cambiar los pañales de la que ahora es su vocalista Linnéa, ¡la hija de Thomas Vikström de Therion y Candlemass!

Hola, Chris. ¿Dónde estás ahora mismo, en Suecia?

Sí, estoy en Suecia, resido aquí.

Espero que las cosas estén mejor en Suecia que en Barcelona…

Pues la verdad es que lo dudo (risas). El lunes que viene voy a cumplir 50 años y se suponía que este viernes íbamos a hacer un fiestón, pero con las reglas actuales sólo puedo meter en la sala a 20 personas, así que toca jodernos…

Vaya… aquí estamos más o menos de la misma manera.

Es que todo es muy aburrido… De verdad que me estoy volviendo un poco loco con todo esto.

Yo espero que en un par de meses todo mejore, la verdad.

¡Yo también! Porque si no mejora de verdad que no sé que voy a hacer. Me voy a volver alcohólico si continuamos así (risas). Es que no hay mucho que hacer: escuchar música, mirar vídeos en directo mientras te tomas cerveza o vino… Así que vamos a ver si la cosa mejora.

Bueno, estamos aquí para hablar de este excelente proyecto llamado At the Movies que ha comenzado con dos álbumes de las eras cinematográficas de los años 80 y 90. Obviamente, la crisis del coronavirus es un desastre, pero, por otro lado, tenemos muchos proyectos nuevos que son hijos de los tiempos de la pandemia. ¿Es At the Movies una oportunidad en tiempos de crisis?

Sí… así es un poco como todo comenzó. No había gran cosa que hacer y me dedicaba a mirar películas. Estábamos encerrados, comiendo, estando sentados en casa y poco había que pudiésemos hacer. Y mirando muchas películas es de donde surge la idea de At the Movies. No fue más que eso.

 ¿Cuál fue la primera canción en la que empezaste a trabajar?

Yo estaba sentado con mi mujer y estábamos viendo una película protagonizada por Hugh Grant y Drew Barrymore que se titulaba Music and Lyrics. Y aparecía allí una de esas grandes y viejas estrellas del pop que en la película estaba en una banda llamada Pop. Esa canción se llamaba “Pop! Goes My Heart”. Si entras en YouTube vas a poder verme a mí tocando esa canción. Aquí vas a poder ver el inicio de este proyecto. Le mandé esta canción a Alan Sorensen (Royal Hunt) y a Björn “Speed” Strid (Soilwork, The Night Flight Orchestra). Y me respondieron: “Waaaaawwww, es una muy buena idea, Chris”. Así empezó todo, pero la primera canción, sin embargo, la primera que grabamos fue “No Easy Way Out”.

Algo que me parece fantástico es la formación de la banda. ¿Cómo fue posible tener a todos estos increíbles músicos?

Básicamente porque son mis amigos. Conozco a Pontus Norgren desde los 17 años. Yo canté en su boda y el tocó en la mía. Egberg, Pontus y yo mismo tuvimos una banda hace años llamada Zhang Clan en 2005. Y bueno, Morten Sandanger es el chico al que yo reemplacé en Pretty Maids. Y luego teníamos a Allan Sorensen que es el baterista de Pretty Maids. Luego está Linnéa que es hija de Thomas Vikström de Therion. Y con Thomas somos amigos desde los 16 años.

Es que yo he llegado a cambiarle los pañales a Linnéa (risas). Y es que son mis amigos… No había ninguna dificultad de llamarles y decirles eso de: “Oye, ¿qué estáis haciendo?” –“Pues nada, está todo cancelado”… “Pues vale, ¿qué os parece hacer esto?” y todos aceptaron. Si lo ves desde fuera entiendo que parezca todo planeado y que buscase a estos músicos en concreto, pero yo sólo llamé a mis mejores amigos, esa es la jodida verdad.

Pues me parece que es una de esas cosas que sólo pueden suceder en Suecia…

(Risas) ¡Exacto!

En cierto modo, la voz de Björn Strid me hizo pensar inmediatamente en The Night Flight Orchestra. ¿Crees que está el sonido cerca de esta banda? Lo digo más que nada por el hecho de que el disco ochentero sí que conecta con esa era en concreto…

No… Yo creo que no. Yo conozco a Björn desde que era un quinceañero, y llevábamos muchísimos años hablando de hacer algo juntos. Incluso antes de que empezaran con The Night Flight Orchestra. Queríamos hacer una banda en la que pudiésemos lucir bigotes y capas (risas). ¡Esa era la idea! E indagar en la música de 1979 y 1980. Pero claro, él ya tiene dos grandes bandas: Soilwork son enormes y The Night Flight Orchestra están subiendo muchísimo… pero cuando él vuelve a su ciudad natal y habla con la familia y amigos… no para de hablar de At the Movies. Les dice: “necesito hacer versiones y de escucharme cantando en ellas”, y esto me parece muy divertido. Pero vale, entiendo el por qué me haces esta pregunta ya que The Night Flight Orchestra mira absolutamente hacia los 80.

¿Y por qué te decidiste por el nombre de At the Movies?

(Risas) No me creerías si te lo digo… Una vez terminada la primera canción, necesitábamos un logo, una foto o algo. Entré en Internet y le di al Google buscando el nombre que tenían los carteles para anunciar las películas. Quería buscar eso y quedarme con el nombre, y en todos sitios ponía lo de “At the Movies”. Y me dije a mí mismo: “No me parece un mal nombre para el grupo”. Así que nos quedamos con At the Movies. Es que no sé cómo se llaman los carteles que anunciaban las películas… Esos viejos carteles. Supongo que sabes a qué me refiero…

Escoger temas de Backstreet Boys y Britney Spears son opciones “duras”, pero valientes… ¿Teníais claro que estas canciones debían formar parte del disco de los 90?

Pues lo mejor de todo es que queríamos que esas canciones formasen parte de los discos. Las hicimos porque somos suecos y nos encanta el pop. Si tu nos escuchas, lo que percibes de estas canciones es que son grandes temas de los 80. Todas estas composiciones pasan por ese filtro musical que tenemos. Quizá la única diferencia respecto a las originales es que los ritmos son muy poppies (hace el ritmo de la batería con la boca). Pero cuando nosotros las tocamos mutan hacia canciones rockeras. Así es como las re-imaginamos nosotros. No fue complicado.

Te puedo decir que he pinchado vuestra música a gente que ha viajado en coche conmigo, antes de que salieran los discos. Todos sonreían y me iban diciendo: “Ostras, ¡recuerdo esta canción!” Y ya te digo que todos buscaban el disco en Spotify, pero no había salido todavía… Es por lo que creo que At the Movies va a funcionar, porque da una inyección de felicidad a la gente.

¡Es que esa es la idea! A nosotros también nos hace felices. Creo que va a funcionar. No es como hacer tu música con tu propia banda. En un grupo con temas propios te tienes que ceñir a lo que eres y contentar a tus fans. Pero con At the Movies es pensar que tienes el tiempo y la oportunidad. Y la gente del grupo te decía: “No es que podamos hacerlo, ¡es que tenemos que hacerlo!” (risas). Hemos reído mucho juntos y hemos pasado unos momentos muy divertidos…. Ha sido una pasada.

¿Y por qué grabaste “I Was Think about You” cuando esta canción no está en ninguna película?

¡Porque metí la pata de lleno! Estaba trabajando en dos canciones a la vez y había poco tiempo… Teníamos que tener listas las demos y pasar a grabarlas, mezclarlo todo en unas horas y realizar un video. Todo esto en una semana… Entre tantas cosas a la vez no tuve tiempo de pensar pues estaba trabajando en dos canciones que ya habíamos seleccionado. Y de repente, me encontré que teníamos que terminarlo ya. Y la agencia de publicidad de la discográfica me pidió que escribiera una entrada para presentar el disco.

Que escribiera algo relacionado de la canción con la película, y de repente… me quedé en blanco, ¡puesto que “I Was Think about You” no estaba en ninguna película! (risas). Pero bueno, al final decidimos incluirla. Eso es el por qué el primer disco, cuando lo sacamos por primera vez, sólo tenía 10 temas. En esta reedición hay 11. Hay una más como bonus track simplemente porque metí la pata.

En algunos casos, tengo que decir que las canciones son mejores que las películas. ¿Opinas lo mismo?

(Risas) No si lo enmarcamos en los 80… A mí me sigue fascinando ese maridaje entre imágenes y música de la época. Ya en los 90 es otra cosa, se me hace más difícil defender según que película, pero más que nada porque desaparecieron las bandas sonoras. ¿Después de Pretty Woman me podrías decir alguna banda sonora importante? Casi seguro que no podrías… Escoger las canciones de los 90 fue muy fácil de hacer, pero también significó mucho trabajo, porque me dediqué a buscar canciones de esa época y rezar para que estuvieran en alguna película (risas).

Quiero preguntarte sobre dos de mis canciones favoritas: La primera es “The Neverending Story» de Giorgio Moroder. Supongo que estaba claro que esta canción de “La historia interminable” tenía que estar en el álbum…

Absolutamente, tenía que estar allí. Es decir, si salimos fuera y queremos tocar en festivales, mi gran sueño es tocar con Venom, o bandas de este estilo, y tener que salir después de ellos, y poner la letra para hacer el karaoke. Y vamos a terminar los conciertos con “The Neverending Story”. Y en vez de tener el águila de Saxon nos encantaría tener el enorme monstruo volador de la película que baja desde lo alto (risas). Ese es mi sueño…

La otra que me encanta es “(I just Died) in Your Arms Tonight” de Cutting Crew. ¿Es también una de tus favoritas?

Esta canción me vuelve loco. Juraría que fue lanzada en 1986 o 1987, pero está en una película de los 90. Como te decía antes… me tocaba mirar si la canción aparecía en alguna película de los 90, y es por el hecho de que ya en esa década lo de las bandas sonoras perdió fuelle. Si te fijas en Pulp Fiction, que me encanta, la música es genial, pero estamos hablando de canciones de los 50 y de los 60. Y luego te vas al grunge… Pero es que At the Movies no tocamos nada que sea rock. Nos dedicamos a versionar el pop en formato rockero.

Me parece muy bien esta norma porque hay, por ejemplo, el “Eye of the Tiger” de Rocky, pero es que ya ha sido versionada muchas veces. Esta bien esta norma de no tocar los temas rockeros, pues ya lo son.

Es que sería demasiado fácil entonces. Nosotros tenemos cuatro reglas sagradas: La primera es que no puede tratarse de un tema rockero. La segunda es que las tocamos con el mismo tempo, la tercera es que son con la misma afinación… ¿Y cuál era la cuarta regla? (risas). Es igual, las reglas son sagradas. Es demasiado obvio trasladarlo al metal o al rock cambiando las cosas. Acelerar el tempo y bajar la afinación es lo fácil.

Vale, ahora me ha venido la cuarta: tenemos que mantener todos los arreglos originales, incluso los detalles que pasan desapercibidos. Puede que la parte del saxofón la haga una guitarra, o cambiamos el teclado por otra guitarra… O un teclado toca lo de la guitarra original. El tema es mantener la esencia y jugar con todo lo que hay.

Y lo que más me preocupa a mí es el no meter la pata demasiado. Hay ese dicho que dice: “En ningún lugar como en casa”, y eso es aplicable perfectamente a la música. La gente cuando nos escucha tiene que reconocer esa canción al momento. Es como cuando vas al McDonald’s y sabes exactamente lo que vas a comer y el gusto que va a tener. A veces es delicioso y a veces es una mierda, pero vaya, es algo que pasa también con la música. Yo quiero que la gente se sienta como en casa. Que sonrían y se sorprendan de cómo quedan estas canciones y que digan: “¡Joder! El puto bajista de King Diamond está tocando “La historia interminable” (risas). Esa es mi idea.

Pensando en el futuro, creo que sería increíble asistir al concierto At the Movies. No sé si se podría hacer una gira, pero… algunos festivales de verano son, desde mi punto de vista, la mejor opción para vosotros. Estoy seguro de que algunos festivales como Wacken estarían absolutamente interesados ​​en At the Movies. ¿no es así?

Es así, no te equivocas para nada… Y ya hemos avisado de que nunca vamos a poder hacer una gira. Esa es la verdad. Cada uno tiene sus compromisos y sus bandas, pero hacer festivales: ¡Claro que sí! Tenemos a dos miembros que van a estar ocupadísimos los próximos dos años, porque claro, todo se ha visto pospuesto. Uno es Pontus Norgren de HammerFall, que tienen nuevo disco bajo el brazo, y luego está Björn Strid, que ha sacado un millón de discos ya. Pero si vamos a hacerlo, nos gustaría hacerlo con sus miembros originales.

Así que veremos quién está libre y se puede unirse a At the Movies. Quizá alguien de Helloween o algún cantante importante. Que cante las canciones que quiera. En fin, que creemos que At the Movies es más grande que sus miembros, es una cosa muy divertida. Somos siete en la banda, pero cinco estaremos disponibles y a muerte con el proyecto. Pero no nos engañemos, dos de nuestros miembros van a estar muy ocupados cuando la mierda del coronavirus escampe. Te aseguro que habrá festivales.

Todos firmamos el contrato con la discográfica, porque esto no es un proyecto paralelo: es una banda. Todos ganaremos lo mismo (si es que ganamos algo). El hecho de que todos firmaran fue muy importante para mí. Miramos hacia el futuro, habrá un nuevo disco y estarán Pontus y Björn a pesar de que no puedan estar en los festivales de verano.

¿Has pensado en el show en vivo? ¿Qué canciones te gustaría tocar?

Pues te diría que todas (risas). Tampoco lo hemos pensado mucho… A mí es que me gustaría que todo fuera un karaoke masivo, con una pantalla trasera con las letras. Que todo el mundo beba y cante estas canciones. Que sea pura diversión.

Pensando en los trucos de shock rock, ¿has pensado en los cañones de palomitas de maíz? La idea de tirar palomitas a la multitud es una buena opción, o eso creo yo para un grupo basado en películas.

(Muchas risas) ¡Me encanta! Alucinante… Pues te voy a robar la idea creo. Me parece una idea brillante. Es como cuando sacamos los discos en una caja y alguien me dijo: “Me encanta, pero echo de menos el lápiz para poder rebobinar el casete de forma manual, como en los 80 y los primeros 90”.

Esa es muy buena también… ¿Y por qué escogisteis a Atomic Fire Records como sello?

Yo creo que fueron ellos los que nos eligieron a nosotros… No estábamos buscando un sello, simplemente hicimos un crowdfunding para empezar con el volumen 1 y con ciertas restricciones porque lo hacíamos nosotros todo. Necesitábamos 10.000 euros para poderlo llevar a cabo y conseguimos ese objetivo en apenas 52 horas. Fue alucinante. Terminamos con 30.000 euros… así que había la posibilidad de explotar eso.

Pero si calculo cuánto he ganado realmente con todo esto, para mí, te diría que me han quedado unos 500 euros. Casi todo se ha invertido en el grupo, empaquetando discos para enviar y demás… Luego nos llamó nuestro manager diciendo que había una oferta de la gente de Atomic Fire, la gente que estaba detrás de Nuclear Blast. Tuve con ellos una sola reunión y les dije: “Adelante, haced lo que os parezca mejor, me encantáis”.

Tenían el mismo espíritu que nosotros. Lo que me encantó de ellos es que lo ven todo de una forma global, es como ver todo el paisaje y no quedarse con los detallitos. Es decir: ellos no sólo se quedaban con la música, veían las posibilidades del merchandise, veían a la banda tocando y nos veían como algo mucho más grande que una banda de versiones. Creo que somos una banda muy cool de canciones de películas, y creo que todo lo que somos y sumamos, nos da para unos shows muy interesantes

Hay muchas películas increíbles en los años 80 y 90, pero si tenéis que grabar un nuevo disco… ¿Qué hay de los años 70?

Pues no puedo decir nada al respecto. Lo que también te puedo decir es que podríamos hacer un Best of de Disney (risas). También podríamos hacer los 2020, a pesar de que llevamos sólo un par de años en esta década. Quién sabe… Hay muchísimas oportunidades y opciones a tener en cuenta. Un Greatest Hits de las películas de acción… La clave de todo es que no tiene que ser una década o un año en concreto… Pero te confesaré una cosa: dos canciones nuevas ya están hechas, así que ya hay un plan en marcha.

Yo veo la banda y las posibilidades y os diría que me encantaría el “Total Eclipse of the Heart” de Bonnie Tyler, y más contando con voz masculina y femenina…

Pues sí que estaría bien, pero… es una canción de rock, nos saltaríamos las normas (risas).

¡Oh sí! Las cuatro normas (risas). Vale, estás tocando los teclados en Pretty Maids, así que tengo que preguntarte por Ronnie Atkins y su grave enfermedad. ¿Está bien?

Actualmente está bien. El tema es que el tiempo avanza y su cáncer… bueno, debería ser él quien te contase esto, pero bueno, él tiene un cáncer de pulmón y hay metástasis en los huesos, y claro, eso puede viajar y reproducirse en otras partes de su cuerpo. Pero desde que fue diagnosticado lleva ya un año y medio sin que el cáncer avance, y eso es muy bueno. Y actualmente se siente realmente bien. Es por eso que hemos podido hacer ya un par de discos en solitario con él. Hablamos cada día, es más, antes de que llamases tú estaba hablando con Ronnie. Así que de momento todo va bien. Pero nunca sabes lo que va a pasar… No quiere tener ningún horario ni planes de futuro, eso prefiere no tenerlo, prefiere divertirse, charlar y pasarlo bien. Continuemos con esa sonrisa tanto como podamos.

Bueno, tengo que preguntarte cuál es tu película favorita.

Mmmmm… E.T. el extraterrestre. Pero si me preguntas por películas de terror te diría que El resplandor, con Jack Nicholson. La he visto muchas veces.

¡Tienes algunos proyectos paralelos como Gathering of Kings, Laney’s Legion y Nu Jävlar! ¿Qué nos podrías contar sobre estas bandas?

Son proyectos que los consideraría ya viejos. Con Laney’s Legion lo último que sacamos fue en 2014. Con Gathering of Kings solo estuve involucrado en dos temas del disco, aunque luego toqué con ellos en directo. Así que te diría que actualmente no tengo ningún otro proyecto.

¿Cuál fue el primer disco que te compraste con tu propio dinero?

El Unmasked de Kiss en 1980 y me sigue pareciendo maravilloso… Es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos.

Tengo que preguntarte por una canción perfecta con la que tienes cierta relación: el “In Solitude” de Candlemass.

Con Candlemass he realizado cinco discos, y si me preguntas sobre “In Solitude” tengo que decirte que es una canción perfecta. Es una composición que da miedo, pero a pesar de ello, sigue manteniendo un feeling de buen rollo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 940 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.