Entrevista a Candice Night, vocalista de Blackmore’s Night: ‘No vamos a cambiar nuestro estilo para complacer a otras personas, nuestra música viene del corazón’

Candice Night

Ritchie Blackmore posiblemente sea lo más cercano a un semi-Dios en la historia del rock por mucho que la gente llevase décadas de cabreo con él por incomparecencia. A finales de la década de los 90 el motor de Deep Purple y Rainbow dejó al mundo asombrado formando un grupo de música renacentista y medieval junto a la que fue y es su esposa Candice Night. Como era de esperar Blackmore triunfó también en estos terrenos como lo hizo en el hard rock y en el heavy metal, si bien hay mucho fan old school que no le ha perdonado…

No pudo ser Blackmore para la entrevista, pero ha sido un placer entrevistar a Candice que responde sin titubeos o escapismos a las preguntas, y se enfada si toca. Tras décadas de música y matrimonio repasamos Blackmore’s Night desde que se conoció la pareja, el nuevo disco, su accidentado concierto en Barcelona con la gente chillando Ritchie, saca la puta Stratocaster de una vez”, sus giras por castillos, el disco Stranger in Us All de Rainbow, la encarnación actual del grupo o el día a día de la pareja durante la pandemia. Creo que mucha gente cambiará la opinión preconcebida que tiene de Candice con esta entrevista, pues ella rockea de verdad…

Hola, Candice, ante todo gracias por tu tiempo. Me gustaría decirte que esta entrevista es algo realmente especial para mí porque he seguido a Blackmore’s Night desde sus inicios. Recuerdo que compré vuestro primer disco en Polonia en 1997 cuando era un quinceañero. Hicimos una larga ruta por el país y mis padres se enamoraron de Blackmore’s Night durante durante esas largas jornadas en coche en las que sonaba el disco.

Qué maravillosa historia… Gracias por estar con nosotros en este viaje y durante tanto tiempo. Envíales mis mejores deseos a tus padres.

Me ha gustado mucho escuchar vuestro nuevo disco Nature’s Light ya que desde mi punto de vista vuelve al espíritu de los cuatro primeros discos de Blackmore’s Night. ¿Estáis contentos con las reacciones de fans y prensa?

Estamos muy contentos con las reacciones de los fans y de la prensa. Siento que Nature’s Light surgió en el momento en el que más necesitamos música curativa y del poder curativo y mágico de la naturaleza. Todos hemos pasado por algún momento muy difícil en estos últimos año. Un período de desconocimiento, de miedo o de enfermedad, aislados de nuestra familia y amigos y del mundo que una vez conocimos, y dimos por sentado.

Es como si hubiéramos pasado por un invierno largo y oscuro… Pero ahora finalmente estamos viendo salir el sol de nuevo, también de manera metafórica y realista. La primavera está entre nosotros, el cálido sol brilla sobre nosotros otra vez y la música de Nature’s Light está aquí para sanar nuestros espíritus y nuestras almas después de vivir momentos tan emotivos. La curva se está aplanando, las personas pueden volver a salir de sus hogares, poco a poco, y es muy agradable sentir que empezamos todos el proceso de curación.

Mi canción favorita del disco es «Once Upon December». Me recordó a los primeros discos del grupo y se publicó durante la Navidad. Fue un single, pero también una forma de decir “Feliz Navidad” a los fans.

Teníamos una serie de canciones navideñas que estábamos planeando recopilar hasta que pudiésemos volver al estudio. La idea era grabarlas todas en un nuevo CD navideño, pero ocurrió el confinamiento, así que no pudimos volver al estudio. Justo empezaba la cuarentena. Cuando llegó ese periodo vacacional sabíamos que sería una Navidad muy diferente a la de cualquier año que hubiéramos experimentado antes. Mucha gente estaba tan aislada de sus seres queridos y muchos perdieron a sus familiares y allegados.

Realmente quisimos dar todo lo que pudiéramos a los fans, que necesitaban música para ayudarles y darles algo de alegría durante las vacaciones. Por lo general, en Navidad, solemos hacer un pequeño espectáculo para nuestros seguidores y donamos fondos a organizaciones benéficas de animales. Yo incluso me convertí en la Reina de las Nieves en el festival Dickens, aquí en Long Island, y monté en las carrozas de los desfiles para ayudar a traer magia y alegría navideña. Pero este año todo lo que podíamos hacer era el ofrecer nuestra música. Así que sacamos toda la música que pudimos en ese momento como un regalo para los que nos siguen.

Primero un EP titulado: Here We Come a Caroling, con cuatro canciones. Luego el single “Once Upon December”, que ya era un adelanto del disco Nature’s Light, pero queríamos que nuestros fans pudieran disfrutarlo ya en el período navideño porque… ¡Cuánta más música nueva… mejor! Originalmente era esa una canción que nos presentó un juglar amigo nuestro llamado Owain Phyfe. El tema original medieval que interpretó Owain fue en el estilo original de la canción de origen italiano “Fuggi Fuggi Fuggi”. Cambié las palabras y Ritchie añadió una instrumentación diferente para convertirla en “Once Upon December”.

En algunas entrevistas has declarado que la madre naturaleza está haciendo milagros a diario ante nuestros ojos… ¿Crees que como seres humanos habitantes de la Tierra deberíamos mirar el mar y pasear más por los bosques? ¿Crees que el ser humano tiene que cambiar de opinión y respetar mucho más la naturaleza?

Creo que una de las mejores cosas que nos ha revelado esta pandemia es el hecho de hacernos ver a la gente lo bonito de volver a los placeres simples que siempre nos ha dando nuestro planeta. Después de estar en nuestras casas durante un año, entras en una especie de mentalidad de que o te hundes o “empiezas a nadar” a nivel mental. Es muy fácil sumergirse profundamente detrás de las cortinas de nuestro mundo, y más cuando las personas están viviendo el confinamiento solitario.

Es muy fácil volverse un poco loco. Pero también he visto a más personas que nunca salir de sus hogares, manteniendo el distanciamiento social, pero caminando por el bosque o por la playa y regresando a su pacífico yo interno. Mucha gente se ha redescubierto y se ha puesto en contacto con sus espíritus y disfruta más que nunca de la naturaleza ya que nunca ha habido tan pocas distracciones.

Quizás si algo bueno sale de esta experiencia será el hecho de que la gente siga dando esos paseos por el bosque, sienta el viento en el pelo, el sol en la cara y mantenga ese contacto directo con la naturaleza. Ese sería el primer paso para nuestra curación interna y luego el ayudar, respetar y proteger aún más la naturaleza, que al fin y al cabo es la que ayuda a curar la tierra.

Una de mis canciones favoritas fue «Wish You Were Here», de vuestro primer disco, y en Nature’s Light tiene una nueva versión. ¿Por qué decidiste grabar (nuevamente) esta canción?

Descubrimos esta canción por primera vez cuando estábamos de gira en Alemania y sonaba por la radio constantemente. La original es de Rednex, pero aquí en Estados Unidos solo suelen poner una, la más conocida y famosa: “Cotton Eyed Joe”. Es muy frustrante, pero sucede: a veces las mejores canciones no logran cruzar el charco para que otras personas las descubran. Siempre creímos en esta canción. Así que la grabamos y la publicamos en nuestro primer disco Shadow of the Moon, y luego la relanzamos en “Winter Carols”.

Es una de nuestras canciones más solicitadas por los fans cuando tocamos. La hemos estado interpretando muy a menudo en directo durante 24 años y consideramos que la versión actual posee una interpretación y performance un poco más profunda que cuando la grabamos originalmente en 1997. Así que grabamos la voz de nuevo para Nature’s Light y los coros son más parecidos a los que escucharías en un concierto nuestro actual. Es un caso de esas canciones que cambian, evolucionan y crecen con nosotros cada año que pasa. Y con tanta gente separada de su gente durante tanto tiempo en 2020… pensamos que era el momento oportuno de hacerlo teniendo en cuenta el mensaje que encierra la canción (“desearía que estuvieras aquí”).

Esta vez habéis necesitado un intervalo de seis años entre disco y disco, pero supongo que fue en parte porque se reactivó Rainbow. ¿Escribisteis algo de música a lo largo de estos seis años o ha sido fue compuesto en tiempos de pandemia?

Te diría que estamos escribiendo canciones todo el tiempo, así que siempre tenemos una buena lista para trabajar en ellas. Una de las mejores cosas que tiene eso de trabajar en una banda con tu compañero de vida es que estamos cerca todo el tiempo, así que siempre estás listo para crear en cualquier momento que se tercie. De hecho, nosotros pasamos por un período muy difícil en 2018 con mucha pérdida de seres queridos y oscuridad.

Ritchie perdió a su hermano y al último miembro de la familia que le quedaba; luego perdió a su mejor amigo en la industria de la música: Jimmy Tornado Evans, quien estaba con él en The 3 Musketeers antes de recalar en Deep Purple. Luego perdimos a nuestro gato de 16 años. Esperó un día más después de que llegáramos a casa de la gira, y falleció. Finalmente, en diciembre perdí a mi padre después de un largo año luchando contra el cáncer. Cuando estábamos listos para volver al estudio, no teníamos ganas de ser creativos, de escribir o de cantar. Pero luego comencé a notar señales de que mi padre seguía allí y me estaba enviando señales de que todavía estaba conmigo. Uno de esos detalles eran las plumas blancas que aparecían en lugares extraños de la casa.

Tomé ese mismo simbolismo y lo convertí en la canción “Feather in the The Wind”, en la cual la idea se convirtió en que todos somos plumas viajando en el viento, en última instancia, hacia nuestro destino final. Después de aquello lo de escribir se volvió un poco más fácil y al final del disco pude escribir y cantar canciones más alegres como “Going to the Faire” y “Nature’s Light”. Mi proceso de duelo no ha terminado, puede que nunca lo llegue a terminar, puede que extrañe a mi papá todos los días que pasan, pero la creación de este disco definitivamente me ayudó con mi proceso de curación. Terminamos la grabación en 2019 y estábamos listos para lanzarlo en 2020… pero la pandemia lo cerró todo.

Me siento muy afortunado porque asistí al único concierto que realizó Blackmore’s Night en Barcelona a finales de los años 90. No fue un espectáculo fácil porque hubo que cambiar de lugar de sala unos días antes y mucha gente no sabía que tenía que ir a otro lugar, por lo que empezó muy tarde todo. Por otro lado, la actitud de los fans no fue especialmente cortés y que no conocían el proyecto Blackmore’s Night y asistieron allí con la única idea de ver a Ritchie Blackmore tocando clásicos de rock y heavy metal. Fue un gran show a pesar de la actitud de los fans de la vieja escuela. ¿Es esa la principal razón por la que Blackmore’s Night nunca regresó a España?

No, en absoluto. Amamos España. Para nosotros nunca fue cosa de los fans, a veces tenemos muchos problemas para encontrar buenos promotores que entiendan nuestra música y no que solo quieran meternos en clubes de rock. Cuando tocamos en otros países los promotores entienden nuestra música y trabajan en equipo con nuestro sello discográfico, nos programan en lugares que tienen sentido con la música que hacemos y podemos tocar en castillos, teatros de ópera o lugares históricos que van más acorde con lo que tocamos.

Eso nos permite llevar toda la audiencia con nosotros en un viaje musical que es increíble. Si tocas en un club de rock, la gente espera que todo el espectáculo sea un show de rock, y entonces realmente no tienes esa libertad para tocar todo lo demás, porque eso te encasilla. Nos encantaría volver y tocar en España de nuevo, solo necesitamos encontrar promotores que entiendan la música y el proyecto para que podamos hacer lo que mejor sabemos hacer por vosotros.

Habéis realizado giras en muchos castillos antiguos, por lo que habrás visitado muchos de los más bonitos que hay en Europa. ¿Cuál es el castillo más hermoso en el que has tocado?

Ha habido demasiados para enumerarlos. Schloss Waldeck, que curiosamente fue pintado por dentro teniendo en cuenta el artwork de nuestro primer disco, concretamente la portada. Tocar en ese castillo fue increíble. Hemos tocado en anfiteatros excavados en Bulgaria, o en un sitio de la UNESCO en Cracovia, en Polonia, que era una mina de sal donde filmamos “Way yo Mandalay” e hicimos un bonito espectáculo allí. Luxemburgo tenía también un castillo increíble en el que pudimos tocar. El castillo de Schloss Burg en Alemania es otro… hay tantos lugares maravillosos.

¿Alguna vez has visto un fantasma en algún viejo castillo estando de gira o son Blackmore’s Night quienes traen el fantasma?

A menudo. Como dice siempre Ritchie: «Los fantasmas no llevan armas, deberías tener más miedo de algunas personas, que son las que las pueden llevar«. Los otros reinos han sido algo que siempre nos han intrigado y fascinado.

La primera vez que supe de ti fue cuando tocaste en el álbum de Rainbow Stranger in Us All. Me encanta ese disco en el que cantas algunas canciones como “Ariel”. ¿Cómo fue la grabación de ese disco? ¿Tenías en mente que el futuro pasaba por terminar con Rainbow y comenzar un nuevo proyecto bajo el nombre de Blackmore’s Night?

No, no teníamos ni idea. Ritchie simplemente sabía que ya no podía trabajar con algunos de los miembros de Deep Purple y necesitaba completar un contrato con BMG en el que estaba obligado a hacer otro disco de rock. Entonces, todo lo que podía hacer realmente una vez estaba fuera de Deep Purple fue reformar a Rainbow, y así lo hizo. Pero, aunque fue un gran disco, realmente Ritchie pensó que algunos de los miembros del grupo no eran lo suficientemente consistentes, especialmente en directo.

Al cantante (Doogie White) le estaba costando mucho encontrar palabras que gustaran a Ritchie y al productor, así que me preguntaron a mi si podía ayudar con las letras. Terminé coescribiendo cuatro de las canciones finalmente. Pero mientras los otros miembros de la banda estaban haciendo sus canciones, Ritchie y yo estábamos sentados junto a la chimenea, en el estudio, escribiendo música como forma de escape de ese mundo. Él se sentía cómodo escribiendo las cosas que se nos ocurrían, especialmente porque el mundo del rock en ese momento se había vuelto muy corporativo y las compañías discográficas le exigían mucho.

Se convirtió en una presión agobiante, y había estado escribiendo canciones con riffs increíbles durante décadas, así que necesitaba un descanso de todo ese mundo. No fue una decisión consciente, solo una evolución natural. Pero cuando la compañía discográfica se enteró de lo que estábamos creando, nuestro sello discográfico japonés nos preguntó si podían sacar a la luz esas canciones. Originalmente las habíamos compuesto solo para nosotros, no para el público, pero conseguimos un pequeño núcleo de fans pequeño, aunque fuerte, que creció enormemente cada año. Y ya han pasado 24 años desde todo aquello.

¿Y qué tal la última gira con Rainbow? No tuve la oportunidad de asistir a los shows, pero la formación conseguida me parece excelente. Me encantan especialmente Ronnie Romero y Jens Johansson. ¿Cantaste algunas canciones o coros en los conciertos?

Descubrí un día a Ronnie Romero en YouTube alrededor de las 2 de la mañana. Había tres vocalistas seleccionados que le mostré a Ritchie y él lo redujo todo a Ronnie. Con Jens ya habíamos trabajado antes, en Under a Violet Moon. Hizo ese solo de teclado en nuestro álbum en 1999 y es un tipo muy brillante. Ritchie me preguntó si podía hacer los coros, y claro, yo encantada, ¡estaba flotando sobre la luna! Crecí con todas esas canciones y las amo absolutamente todas. Si no hubiera formado parte del grupo hubiese estado cantando con los fans en la primera fila todas las noches. Es increíble el enorme legado de canciones excepcionales grabadas durante décadas. Todas ellas representadas allí….

La leyenda dice que Candice Night era una fan de Rainbow y que empezó a hablar con Ritchie Blackmore en 1989 al pedirle un autógrafo. ¿Es cierto que esta hermosa historia comenzó de esa forma?

Sí, trabajé para una emisora de radio de rock en Long Island y Deep Purple vinieron a la ciudad para jugar un partido benéfico de fútbol. Nos machacaron. Después del partido subí a pedirle un autógrafo a Ritchie y él me miró y me dijo que pensaba que yo era una chica muy hermosa. Fui a marcharme con mi autógrafo y él envió a su roadie entre la multitud para averiguar quién era yo, y pedirme que me encontrara para quedar más tarde con él un pub donde hablamos toda la noche. Luego nos mantuvimos en contacto y nuestra amistad creció y evolucionó, naturalmente, como cualquier otra relación. Ya hace 32 años de cuando nos conocimos.

Una cosa que me encanta es que en vuestras canciones retrocedes en el tiempo y te toca trabajar y cantar algunas cosas medievales en diferentes idiomas. En algunas canciones cantaste en catalán antiguo, otras en occitano… Me parece muy interesante porque es mi lengua materna ¿Es fácil traducir estas canciones al inglés?

¡Puede que seas el único con el que he hablado que habla en esa lengua! Te he estado buscando… Con la canción a la que te refieres, “Marie Lo Campagno”, (nuestra “Midwinter’s Night”) la aprendí de un consorte que estaba interpretando canciones de esa región y me la tradujeron, no me quedé con la traducción literal, simplemente tomé la idea de las palabras traducidas y tejí algo adaptado a nuestro propio estilo. Pero he grabado nuestras canciones en alemán, griego e incluso hice el “Streets of London” en francés. Me encanta cantar canciones en otros idiomas, pero tengo que aprenderlas fonéticamente y por lo general busco la ayuda de personas que hablen el idioma con fluidez para que me orienten.

Es hora de hablar de vuestro primer disco Shadow of the Moon. A mi me encanta y es mi favorito. Estoy seguro de que este álbum sigue siendo uno de los más especiales para vosotros. ¿No es así?

Cada disco tiene un lugar especial en mi corazón. Son una verdadera instantánea en el tiempo de dónde estábamos y quiénes éramos como personas, como fuerzas creativas, en un momento en el tiempo. Shadow of the Moon era tan puro e inocente… el comienzo de todo, así que, por supuesto, es especial, ya que dio comienzo a un viaje increíble. Pero cada disco nos ha llevado por nuevos caminos y nuevos viajes.

En el concierto de Barcelona tocasteis una “canción nueva” que fue “Under a Violet Moon”. Esta es mi canción favorita y creo recordar que estaba dedicada a la madre de Ritchie. Cuando tengo que mostrar Blackmore’s Night a un amigo mío que no os conoce siempre pongo esta canción como la primera. ¿Es uno de los temas más especiales del repertorio de Blackmore’s Night?

 Es una canción que siempre tocaremos en concierto. Es una representación perfecta de todo lo que representa Blackmore’s Night. Pero hay otras muchas canciones de las que estoy orgullosa y por muchas razones. “Ghost of a Rose”, “Village Lanterne”, “The Circle”, “Willow The Wisp”… Dependiendo de mi estado de ánimo en cada momento tengo una favorita u otra.

Después de los shows en los castillos, sé que el grupo hacía una fiesta posterior y que tú y Ritchie tocabais luego en la habitación. Un amigo mío dormía en un aposento cercano al vuestro y me dijo que estaba tratando de dormir, pero que no podía porque en la habitación de al lado Ritchie estaba tocando la guitarra y tú cantabas. No le gustaba Blackmore’s Night, pero esa noche se quedó asombrado con la música que sonaba de vuestra habitación. ¡Ha sido fan de Blackmore’s Night desde esa noche! ¿Seguís ensayando en habitaciones de hotel?

Siempre llevamos nuestros instrumentos con nosotros: guitarra acústica, tal vez una chirimía, un whistle o una flauta dulce. También algo para grabar. Siempre estamos tocando, escribiendo música o simplemente repasando canciones. Es lo que hacemos y nos define como quiénes somos.

En 1997 y en 1998 había viejos fans acérrimos de Rainbow que consideraban que Candice Night era la razón por la que Ritchie Blackmore dejó el rock and roll. Afortunadamente, creo, esa opinión ha cambiado. ¿Tuviste que vivir tiempos difíciles cuando tú y Ritchie empezasteis con este proyecto?

Siempre pienso que es gracioso cuando la gente piensa que yo hice que Ritchie se decantara por esta música y este estilo. Y te puedo decir un par de cosas: 1, Nunca había escuchado música renacentista antes de conocerle. Y 2, NO PUEDES HACER QUE RITCHIE BLACKMORE HAGA ALGO SI NO QUIERE. Nunca hicimos esta música para nadie más que para nosotros, y si a la gente le gusta, le gusta, y si no… Pues no. No vamos a cambiar nuestro estilo o lo que hacemos para complacer a otras personas, nuestra música viene del corazón. No perseguimos tendencias ni modas. Hacemos lo que es auténtico y correcto para nosotros. Así que, en este aspecto, no vivimos tiempos difíciles. Pues amamos lo que hacemos.

Es genial ver que Candice Night es alguien que siempre está presente cuando algunos compositores de metal trabajan en sus óperas Rock. Disfrutamos de tu voz en Aina, en Keeper of the Seven Keys: Legacy de Helloween y en Moonglow de Avantasia. ¿Crees que sería posible el verte de gira con Avantasia? ¡Podría ser mágico!

Todo es posible…

Finalmente, quiero preguntarle cómo fue un día de cada día en la casa de Night-Blackmore durante los días más duros de la pandemia. ¿Fue difícil para la familia Blackmore-Night?

Lo más difícil para nosotros fue el no poder irnos de gira y mostrar las nuevas canciones a nuestros fans. No estamos acostumbrados a quedarnos en casa por tanto tiempo, pero cuando estamos en el hogar estamos muy unidos como familia y disfrutamos de nuestro tiempo en casa, así que esa parte fue fácil. Sin embargo, se nos hizo difícil el no poder ver a toda la gente en el resto del mundo, ¡echamos de menos mucho el tocar y la energía que aportan los conciertos! Espero poder veros a todos muy pronto….

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1371 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.