El Resurrection Fest, visto desde el escenario

Teniendo en cuenta que este año teníamos a muchas bandas amigas viajando a un Resurrection Fest que ha abierto su cartel a un montón de bandas nacionales de nivelón, habría sido imperdonable no aprovechar la oportunidad para preguntarles como vivieron la experiencia de tocar en uno de los festivales más grandes de la península. Cinco bandas muy distintas, todas con un nivel altísimo, que este año han merecido la ocasión de presentar su música entre la multitud que se congrega en el festival gallego.

Noah Histeria

No sabemos bien como nos llegó la oportunidad de tocar en el Resu. Parece que HAUTEFAYE hizo el suficiente ruido para llegar a los oídos adecuados. Gustamos a los bookers del RESU según nos han dicho. Buena cosa. Y ya te lo puedes imaginar. Algunos habíamos comprado ya el abono del RESU como todos los años. Una de esas cosas imposibles que se hacen posibles. Cuando lanzamos HAUTEFAYE, sabíamos que algún festival caería, pero no que ser El Festival.

Tocamos el Jueves 12 a las 14:30 en el Desert Stage. Parecía que pintaba mal, pero no salió mal la jugada. Creo que dimos un concierto sólido, a la altura de los ensayos, todo al milímetro, como nos gusta. 31 min y medio que nos sabíamos de pe a pa. Muy buena respuesta del público, muchos traían los deberes hechos, Coloso la cantaron ellxs prácticamente. Que vayas por el festival y que la gente te pare cada dos por tres a decirte “Me encantáis” y a hacerte una foto contigo es algo brutal… La vuelta a la cruda realidad está siendo dura. La gente que se plantó a esa hora a vernos sabía a lo que iba. La cuestión era no defraudarlos. Creo que no lo hicimos. Pero queda un amplio margen de mejora, eso es realmente lo que motiva, que sientes que vas para arriba y aún queda por escalar.

El Resu no es un festival, es una experiencia, son tus vacaciones, donde te juntas con tu tribu, con la gente que más o menos es como tú: inquieta, impulsiva, con un cóctel de amor y rabia, jovialidad e inconformismo dentro. El ambiente es lo que hace que año tras año, casi independientemente del festival, los incondicionales no fallen. En cuanto al backstage, teníamos a personas exclusivamente para atendernos en el camerino. Si la próxima vez nos traen una pizza, se coronan.

Vimos a algunas bandas, y muy bien Vörtex, Santo Rostro, BloodHunter, Ciconia, Púrpura y muchas más. Fantástico nivel. De las internacionales, Jinjer se coronaron, The Contortionist era para nosotros la propuesta más atractiva y afín a nuestro estilo, Rolo Tomassi fue la bomba. Queremos volver, pero ya. Un sueño cumplido. Pero aquí no se queda la cosa. Este tipo de experiencias te hacen querer más.

Bloodhunter

Siempre hemos querido participar en el Resurrection Fest, pues es un festival de renombre y además se realiza en nuestra casa, por lo que cuando la organización nos contactó para participar este año, no lo dudamos ni un minuto. Tuvimos la oportunidad de estrenar el Ritual Stage el Jueves, casi al mismo tiempo que se abría el recinto donde están este escenario y el principal. La respuesta de la gente fue excepcional teniendo en cuenta lo duro que pegaba el sol, y parece que disfrutaron del concierto a juzgar por el movimiento que veíamos desde arriba. Personalmente, no fue nuestro mejor concierto, ya que tuvimos algún que otro problema que fuimos solventando sobre la marcha, pero quedamos muy satisfechos con la experiencia. Además, fue un placer compartir escenario con bandas veteranas como Aposento o Barbarian Prophecies, de los que siempre aprendemos algo nuevo y con quienes compartimos una buena amistad.

Seek ‘Em All

Este ha sido nuestro primer Resu y hemos quedado encantados. La oportunidad de participar en el festival nos salió gracias a los amigos de Blaze Out, que nos recomendaron, y a partir de ahí empezaron los contactos. Ha sido una experiencia buenísima en todos los aspectos. Veníamos con muchas ganas, pero el hecho de tocar a las 3 de la madrugada nos hacía dudar de la afluencia y ánimo del público. ¡Imagínate qué cara se nos puso cuando vimos la carpa a rebosar de gente, cantando y disfrutando todos los temas! Quedamos contentos del show y la reacción que percibimos del público también nos dejó muy satisfechos. El feedback de la gente con quien hemos hablado es muy positivo también. La profesionalidad y amabilidad del personal, y la calidad de todo el material disponible, lo hicieron todo muy fácil.

En el Resu se respira ambientazo. El público del festival es cojonudo, hay un buen rollo generalizado que desprende una energía que contagia positivismo y ganas de pasarlo bien. Formar parte de un festival como el Resu, tocando con bandas de altísimo nivel y en un ambiente cojonudo hace que tengas ganas que no acabe ese momento, y nos hace sentir unos privilegiados.

El sábado, ya con el trabajo hecho, pudimos dedicarnos a disfrutar el Resu también como público y disfrutamos muchísimo también. Experiencia muy muy buena ya que el ambiente, los conciertos, la gente, el trato estuvo de 10 y es algo complicado de conseguir. Que todos estos elementos estén a tan alto nivel confirma la gran reputación del Resu.

We Exist Even Dead

El Resu siempre ha sido esa gran meta nacional para nosotros, así que decidimos probar suerte con el Band Contest, currarnos una buena campaña en redes y spamear a muerte, dando a entender la importancia que tenía para nosotros tocar en este festival. No nos lo creíamos cuando vimos que estábamos dentro; y desde entonces vino un curro intensivo de preparación del set y el show que nos permitirían tocar el cielo durante 25 minutos.

Los nervios antes de subir al escenario se transformaron en pura adrenalina durante el show. Fue realmente indescriptible la felicidad que sentimos todos al ver tal respuesta y poder compartir nuestra música con tanta gente, y más en un evento de tal calibre. Puede que a un grupo con algo más de 2 años de vida le puede quedar grande el festival, pero quienes nos hayáis visto en directo sabréis que íbamos a comernos el escenario entero y a ofrecer una carta de presentación muy por encima de lo que se suele esperar de un grupo “novel”; y por el feedback que recibimos creemos que fue así. Media carpa llena a las 2 de la tarde, camis de WEED en gente desconocida durante todo el festival y un apoyo tremendo por parte de quienes nos vieron y, sobre todo, de quienes se estrenaban en uno de nuestros directos. ¿Qué más se puede pedir?

Lo bueno de tocar tan pronto fue poder gozar de pleno del resto del festival como público. Nos quedamos con tres directos sin precedentes: Crystal Lake, Bellako y Leprous. Crystal Lake dieron un show espectacular, transmitiendo una energía descomunal en cada tema, sonando aplastates y, como añadido para los que tuvimos la suerte de charlar con ellos, mostrando una humildad y buenrollismo dignos de admirar. Bellako básicamente se erigieron reyes del Hardcore en directo del festival (como mínimo), llegando a niveles de locura que dejaron incluso a los más grandes del género por debajo de ellos. Y Leprous se marcaron un 10/10, sin más: show de luces impresionante, ejecución impecable y un dinamismo sobre el escenario atípico (para bien) de un grupo progresivo; esta gente trabaja con el objetivo de la perfección, y somos muchxs lxs que creemos que ya la tocan.

Para terminar, queremos agradecer y mandar un besazo a Bellako por su hospitalidad y, sobre todo, al maestro Rove (de Atlas), que su curro descomunal, profesionalidad y amistad ha llevado a sus 3 bandas a tocar este año en el Download (Meltdown) y en el Resurrection Fest (Bellako, We Exist Even Dead). Estos son los hechos, vuestras las opiniones. Os queremos, Atlas family.

Malämmar

Los del Resu nos contactaron, vimos que con el cache podíamos cubrir los vuelos y fuimos en avión. En marzo de este mismo año tocamos en el Mareira Fest, en Coruña, y desde Barcelona el viaje es larguito por decirlo de una manera elegante. Tocamos el sábado a las 18.00h en el Desert Stage (nuestro preferido, sin duda). Para llevar 3 días de festival, con el cansancio acumulado que ello conlleva, y aún con el sol bien arriba, la respuesta del público fué realmente buena, gente muy atenta en el público y moviendo las melenas. Se notaba que había seguidores entre el público, pero sobretodo nos gustó ver como había muchísima gente que nos descubría en ese mismo momento. Estamos muy contentos, ya que tocar en escenarios tan grandes a veces no es sencillo llenarlos. Pero realmente tocamos muy a gusto y la conexión con el público fue magnífica. Somos una banda de sala, y el escenario cuanto más cercano al público, mejor. Es todo un reto descargar toda la fuerza de nuestro disco en un escenario tan grande y no es tarea fácil. Aún así, como hemos dicho, salimos muy contentos y te podemos asegurar que lo celebramos luego (y la resaca duró unos días más).
Al ser la segunda vez que tocábamos en tierras gallegas en menos de 6 meses, los días anteriores del festival se nos acercaban desconocidos para decirnos que tenían ganas de volvernos a ver, y otros para decirnos que tenían ganas de vernos por primer vez. En un festival tan grande te hace gracia que te digan eso como artista la verdad.
Algunos de nosotros habíamos asistido como público entre 1 y 5 veces. Para Guillem (batería) era la tercera vez que pisaba un escenario del festival y cada año lo disfruta más. Este tipo de festivales son el lugar perfecto para reencuentros con amistades y bandas amigas a las que por desgracia vemos muy poquito. Desde las últimas veces que fuimos como público en 2014, la verdad es que el ambiente era muy parecido quitando en los escenarios grandes. Nosotros estuvimos largas horas en el Desert Stage, que era nuestro punto de encuentro con bandas locales que son ya como hermanos, como Trono de Sangre. A todos nos pareció que el festival había crecido mucho y aún así se respiraba un aire muy familiar.
Nos sentimos como en cualquier otro gran festival, pero rodeado de bandas con las que has compartido carretera y escenarios de salas pequeñas y medianas de la península. Vamos, mucha cerveza, risas y amigos viejos y nuevos. a vida en el backstage fue muy corta, teníamos acceso una hora antes y otra después de tocar. Al día siguiente lo agradecimos, porqué así no pudimos beber tanta cerveza gratis. Sabiendo que íbamos nosotros (profesionales del beber), esperábamos encontrar un surtidor de Estrella Galicia para cada uno.
 
Tenemos gustos diferentes a veces y nos divimos bastante para poder ver a bandas amigas o a las que seguimos como: Trono de Sangre, Niña Coyote eta Chico Tornado, Adrenalized, Hongo,… Nos perdimos a Bellako (por solape con alguien) y de Ósserp solo vimos unos minutos. A Virgen no pudimos ya que les adelantaron la hora y no nos dimos cuenta (menudo fallo!). De las actuaciones nacionales que más nos impresionaron fueron sin duda las de Niña Coyote eta Chico Tornado, The Wizards y Trono de Sangre, por ejemplo. Aunque cabe decir que a todas ellas las vimos con unas cuentas cervezas en el cuerpo…
Moló ver a Eyehategod por empezar el bolo metiéndose con Kiss, Ghost por marcarse un bolazo de época. Y a Kiss por el nivel de cutre de la producción, que de cutre que era el asunto, daba la vuelta al marcador y ya molaba. Encima, la retransmisión del partido con David de Trono fue de los mejores momentos del Festival, llorando de la risa. Monolord no fallaron tampoco y nos dejaron con el culo torcido. Wolves in the Throne Room se marcaron un directo simple y con menos sentimientos que otras veces,  son unos máquinas encima del escenario.
Nos encantaría volver, pero tocando el primer día y al anochecer, para poder disfrutar bien el resto de días con los amigos de Galicia, Estrella Galicia. Bueno, y con un par de ceros más en el caché, por pedir que no quede.
Fotos: Bandas / Necromance Digital Magazine

Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta.

Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.

Si te ha gustado el artículo, por favor danos tu apoyo siguiéndonos en Facebook:

Sobre Albert Vila 407 Artículos
Siempre me ha encantado escribir y siempre me ha encantado el rock, el metal y muchos más estilos. De hecho, me gustan tantos estilos y tantas bandas que he llegado a pensar que he perdido completamente el criterio, pero es que hay tanta buena música ahí fuera que es imposible no seguirse sorprendiendo día a día. Tengo una verborrea incontenible y, si habéis llegado aquí, seguro que ya os habéis dado cuenta. Como medio, formar parte de una escena tan enérgica y con tanta gente apasionada que vive lo que hace con tanto amor y sin esperar nada a cambio es un disfrute constante y auténtico privilegio. En Science of Noise queremos ayudar día a día a que esta escena crezca y se solidifique, sin rivalidades y con la máxima ilusión. Porque seremos pocos, pero somos poderosos.