Devil’s Train – Ashes & Bones

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 24 de junio de 2022
Discográfica: Rock of Angels Records
 
Componentes:
RD Liapakis – Voz
Dan Baune – Guitarra
Jens Becker – Bajo
Jörg Michael - Batería

Temas

1. The Devil & The Blues (3:30)
2. Girl of South Dakota (3:46)
3. Rising on Fire (4:21)
4. You Promised Me Love (3:27)
5. Ashes & Bones (4:58)
6. More (4:04)
7. In the Heat of the Night (3:46)
8. Smell Sex Tonight (3:08)
9. Rock & Roll Voodoo Child (4:07)
10. Hold the Line (3:43)
11. Man With a Gun (3:59)
12. Word Up (Cameo Cover) (3:20)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Devil’s Train – Ashes & Bones
Todos los discos de Devil’s Train – Ashes & Bones en Amazon


Con esta tercera entrega de Devil’s Train se consolida su propuesta con otro buen disco, superior a las dos anteriores entregas. Me ha sorprendido especialmente el buen nivel general y que el combo suene especialmente a Deadland Ritual, efímera banda de estrellas que tenían cierta aura grunge en su único trabajo. Aquí encontrarás afinaciones bajas y ciertas conexiones con Black Stone Cherry o con Black Label Society, que ya estaban bien apuntadas en sus dos anteriores obras.

Llevan ya una década larga de singladura y parece que no terminan de consolidarse a pesar de que Devil’s Train es un súper-grupo. A pesar de los cambios de formación, que recordemos que aquí estaba Jari Kainulainen, ex de Stratovarius, aquí te encuentras con otro ex del grupo como el gran baterista Jörg Michael, el eterno Jens Becker y un vocalista tan talentoso como es RD Liapakis.

Personalmente empezaría con lo más notable del disco que es la muy brillante “Hold the Line”, de largo lo más logrado del disco con una gran línea vocal en la que RD Liapakis (ex de Steel Prophet) da una lección de fuerza y calidad. Temazo de directo, con toda la pegada de Jörg Michael en un rotundo single intenso y pegadizo. Resume perfectamente el estado del grupo en esta tercera entrega.

La entrada del combo en “The Devil and the Blues” es una declaración de intenciones de afinaciones graves a caballo sobre el bajo de Jens Becker, definiendo estilo y demostrando comodidad e ideas en el estilo practicado. Su vocalista, de verdad que encaja como un guante en lo que proponen. “Girl of South Dakota” es pesada y algo sucia con un riff profundo y pesado, sobre el que construyen el tema. Atención al trabajado solo de guitarra, pues el grupo le da un importante peso instrumental a las canciones. La verdad es que no echan de menos a Laki Ragazas.

Bajan pulsaciones en “Rising on Fire” pero siguen enseñando músculo y clase en otra buena composición en la que Dan Baune vuelve a demostrar su inspiración y técnica en los trabajadísimos solos. Hay algo de linealidad compositiva en unos temas cortos, aunque completos. De todas formas, una píldora como “You Promised Me Love” tiene algo diferencial, sonando como un medio tiempo de Skid Row en afinaciones bajas. Lección de poderío absoluta de un enorme Liapakis.

El tema título tiene raíces profundamente Black Label Society, con esas guitarras Dobro, de cuerdas de acero, y con ese inicio tan suave. Las referencias al sexo, la bebida y al diablo son constantes a lo largo de los temas, y en este hay un toque desértico inclusive. La fiesta decibélica destaca en un“More” muy logrado, con referencias a los USA y con una pegada que viene acompañada por otro buen estribillo. Realmente podemos decir que, en su estilo, son muy buenos. Y es que tengamos claro que el pedigrí de estos músicos da para mucho.

“In the Heat of the Night” es cadenciosa y sexy, a riff grueso y con elementos funkies, dando el repunte diferencial estilístico que se agradece. Potencia eléctrica en “Smell Sex Tonight” con extra de guitarras por parte de un Baune que se reafirma como uno de los grandes baluartes de la propuesta, y eso a pesar de no tener tanto nombre como el resto.

Sorprende que se haya optado por versión el “Word Up” de Cameo (tema popularizado por Gun), que, por mucho que la adaptes a tu sonido, te terminara sonando a los escoceses. El toque vaquero también les acerca a la versión de los alemanes The Boss Hoss, otra de muy lograda. Cuando deletrean las letras es cuando más graves llegan a sonar y más se alejan de esta conocida versión.

“Man with a Gun” posee un gran groove y toda la fuerza. Muy bien dotada con coros y con esas guitarras tan gruesas. Hay elementos de cowboy punk e incluso son comparables a los daneses D.A.D. si bien el solo es puramente heavy metal. Completa el disco “Rock & Roll Voodoo Child” con buenas maneras y ahondando en el estilo practicado.

Pude verles en la extinta sala Rocksound en familia y la verdad es que el grupo posee un gran directo. Y con estos temas propuestos la cosa no haría más que mejorar. Es un supergrupo y actúa como tal a pesar de que posiblemente no sea el estilo en el que podrías encuadrarlos. De todas maneras, tres discos en 10 años, giras europeas por bares y escasa repercusión no son lo esperado. Veremos si hay continuidad o si tienen que tomar decisiones drásticas, pero más allá de eso digamos que el disco vale mucho la pena.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1048 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.