Crónica y fotos del concierto de Crim + La Inquisición - Parc del Fòrum (Barcelona), 17 de julio de 2021

Crim + La Inquisición: Maridaje complicado de medidas Covid y punk rock para celebrar los 10 años de Crim

Datos del Concierto

Bandas:
Crim + La Inquisición
 
Fecha: 17 de julio de 2021
Lugar: Parc del Fòrum (Barcelona)
Promotora: HFMN / Les nits del Fòrum
Asistencia aproximada: 800 personas

Fotos

Fotos por Guillem Willy

Nuestra Previa

Entrevista a Rubén López, vocalista de La Inquisición: ‘Queremos destruirlo todo para construir un mundo nuevo sobre las cenizas de este mundo caduco, injusto y enfermo’

Tenevrae es el nuevo trabajo del grupo punk La Inquisición, y después de disfrutar en la Sala Estraperlo de la presentación en directo de este nuevo álbum, nos ponemos en contacto con ellos para hacerles unas preguntas y saber más

Crim, La Inquisición y Deadyard le plantan cara al virus desde la Estraperlo

La verdad es que hasta hace unos días, eso de ver un bolo en streaming en directo me daba palo no, lo siguiente, para qué negarlo. No soy médico ni sanitario, y la gente no se molesta en salir al

Crim – Pare nostre que esteu a l’Infern

Hablar de Crim como una banda consagrada no supone ya una carga para los tarraconenses ni un exceso de vehemencia por parte de un servidor, pues en siete años han subido todos los peldaños que hay desde cero hasta copar

Esta frase lanzada por Adrià, vocalista y guitarrista de Crim, un poco resume lo vivido el pasado sábado en el coqueto espacio de les Nits del Fòrum, un maravilloso espacio en el que poder ver conciertos en directo. El problema reside en que las restricciones de la pandemia y el punk rock no maridan nada bien, y casi se da al traste una espectacular iniciativa como la que pudimos vivenciar el pasado fin de semana. Podemos volver a vivir los conciertos, sí, pero con las debidas medidas higiénicas y bajo las medidas sanitarias recomendadas. Es lo que hay.

La Inquisición: Emergentes a base de himnos costumbristas

El sitio es sencillamente espectacular y te da la sensación de estar en un festival, pero tanto tiempo sin ver a amigos y conocidos hizo que más que bajar al escenario la gente se dedicase a charlar y conversar cerveza en mano con la música de fondo de La Inquisición. En la zona de relax la seguridad tuvo que ser reforzada y recordar las normas, pero es que abajo… todas las medidas parecían flaquear.

Tan bien lo hizo el grupo de punk Oi! como la gente que se encargaba de las medidas de seguridad, que no lo tuvo nada fácil a ritmo de una pieza tan potente como “1991”. Enérgicos movimientos y algún parlamento por parte de Rubén. Obviamente el último trabajo del grupo vertebró un set que se hizo muy corto y en el que cabe destacar “Sangre podrida”, con esos coros “uooo, uooo” acompañados por el público.  La luz solar restó un poco de enteros al show, pero esta gente tienen tablas y supieron entretener a un animoso respetable.

Se recuperó ese himno de 2018 “Verte amanecer” para finalizar por todo lo alto con una canción que parece que ya todo el mundo conoce: “Rosa de mort”, también de LVX. La letra va para himno alternativo a la Barcelona actual y fue cantada a pleno pulmón, frente al escenario… y en la zona de refrigerio. Una de las camisetas más vistas era precisamente la de “Rosa de mort”. Parece que lo de La Inquisición va muy en serio. ¡Y eso que nadie se espera nunca a la Inquisición española!

Crim presenta su disco en inglés… en catalán

Con los tarraconenses la gente subió el nivel de entrega, incluso a niveles desproporcionados por las condiciones que nos tocaban. Hubo llamadas a la calma en más de una ocasión y chapeau otra vez a los trabajadores, que pusieron orden en todo momento ya desde que arrancaron Crim con “Blau sang, vermell cel”.

Buena entrada y mucha devoción por parte de un público que a pesar de las mascarillas disfrutó de lo lindo un material que caía en su lengua materna, a pesar de que el disco que se presentaba por su décimo aniversario está en la lengua de Shakespeare. Imposible quedarse quieto ante piezas del calibre de “Maneres de viure” o especialmente de la tremenda “Hivern etern”.

El grupo ha conseguido una marca de sonido muy propia, ese death punk con los growls de Adrià y esa guitarra incesante de un Quim que lleva el punk de base a algo mucho más trabajado y complejo. El secreto son también estribillos irresistibles y una base rítmica sin fisuras, gentileza de Marc a la batería y Javier al bajo.

Hubo parones para calmar unos ánimos que se desbocaban en esa especie de grandes éxitos con “Vaixells de paper”, “Cavalls morts” o “Verí caducat”. Luego nos dejamos la garganta con “La puta copa del Rey”, siempre festiva, reivindicando que su último trabajo en estudio es una auténtica maravilla y un salto cualitativo enorme. Sus directos van ganando, y cada vez que les ves, intuyes que los escenarios grandes van a ser habituales en un futuro. Mención aparte esa píldora tan efectiva y melódica que es “Caiguda lliure” y que tan bien funciona en sus directos.

El concierto pasó volando y nos quedamos con muchas a ganas de más muy a pesar de que el tramo final iba bien cargado con “Pare nostre que esteu a l’infern” y “Castells de sorra”. Luces apagadas y la acción se trasladó a la zona de picnic, con un ratito de música y cervezas para charlar del post-concierto. Crim llevan ya dos giras europeas y una americana y tras 10 años parece que tienen entre ceja y ceja seguir explotando el panorama internacional. Por eso 10 anys per veure una bona merda ha sido grabado en inglés y cuenta con invitados nacionales e internacionales.

Mención aparte merece el recinto de conciertos en el Fòrum barcelonés y el trabajo extra de los miembros de seguridad y staff, pues a pesar del ímpetu de los fans todo se desarrolló como bien debiera. Y el jueves que viene nos toca allí mismo The Capaces y The Baboon Show. Bendita sea la vuelta de los conciertos al aire libre… Hacen que el verano sea más verano.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 651 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.