Vreid – Wild North West

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 30 de abril de 2021
Discográfica: Season of Mist
 
Componentes:
Sture Dingsøyr - Voz, guitarra
Stian "Strom" Bakketeig - Guitarra
Jarle "Hváll" Kvåle - Bajo, teclados, coros
Jørn "Steingrim" Holen - Batería

Temas

1. Wild North West (5:23)
2. Wolves at Sea (5:14)
3. The Morning Red (5:42)
4. Shadows of Aurora (5:20)
5. Spikes of God (4:10)
6. Dazed and Reduced (4:55)
7. Into the Mountains (5:20)
8. Shadowland (9:53)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Vreid – Wild North West
Todos los discos de Vreid – Wild North West en Amazon


Vreid nacieron en el 2004 de las cenizas de Windir, disueltos tras la prematura y trágica muerte por hipotermia de su líder Valfar ese mismo año. Desde entonces la carrera de los noruegos ha sido muy productiva, así lo demuestran los nueve discos que tienen tras 17 años de carrera, siendo este último el más ambicioso de todos ellos. Por mi parte les empecé a prestar cierta atención hace un par de años cuando vi que eran incluidos en cartel del Leyendas del Rock del 2017. En aquel momento el nombre de Vreid aparecía en el cartel con letra muy pequeña, la última banda de todas, casi como queriendo esconderse, pero he visto que poco a poco se han ido haciendo un nombre dentro de nuestras fronteras (fea palabra por cierto…), gracias en gran parte a la repercusión de sus últimos trabajos. 

Wild North West es un álbum conceptual que se ha desarrollado conjuntamente con una película bajo las órdenes del cineasta y productor Håvard Nesbø. A principios del pasado año comenzó a gestarse este nuevo disco, pero después de grabar un video para su anterior Lifehunger (2018) y de transmitir en streaming un concierto desde la propia granja del bajista y principal compositor Hváll, situada en el valle de Sogndal en Noruega, el propio bajista le comentó a Nesbø de hacer una serie de videos musicales para cada tema de Wild North West con la idea de juntarlos después todos a modo de película. El resultado de todo esto ha sido “un viaje en la profundidad de las montañas, hacia un oscuro lugar en el que las fronteras entre la realidad y la fantasía se difuminan y en el que la muerte está tan solo un paso detrás de ti: El Salvaje Noroeste”.

Después de pegarle unas cuantas escuchas para preparar la reseña hay una cosa que me ha quedado bien clara sobre este Wild North West: Actúa de manera sobresaliente cuando se disfruta en conjunto (disco + vídeos), así que recomiendo, a poder ser, que uno disfrute del disco en todo su esplendor uniendo música e imagen. Después de eso es muy difícil entender la una y sin la otra. 

El tema título abre la obra funcionando perfectamente como banda sonora a esos fríos y oscuros bosques, atrezzo vivo y fundamental de todo el álbum. “Wild North West” se presenta tétrica, gótica y ya en la segunda parte del corte el sonido se vuele más acelerado y contundente, acercándose de pleno al black metal tan característico de la banda. Ese sonido más blacker de formaciones de antaño es el que viste gran parte del segundo corte, “Wolves at Sea”, sobresaliendo las cortantes y agresivas guitarras del duo Dingsøyr-Strom y la velocidad en las baquetas de Steingrim, un corte muy de la vieja escuela. Al contrario de lo que pasaba en el primer corte, este “Wolves at Sea” se va volviendo más melódico al final gracias en gran parte al sonido del piano. La música de Vreid está llena de contrastes en la composición, contrastes que quedan perfectamente reflejados más que nunca en este nuevo disco. Los siguientes tres cortes dan fe de ello: “The Morning Red” suena armónica y limpia, pero aun así desprende esa atmósfera oscura que impregna todo el álbum, en este caso con cierto regusto a doom metal. Después de la apertura con la línea de bajo “Shadows of Aurora” tiene unos riffs de guitarra que me recuerdan a aquellos lejanos Slayer del Show No Mercy o del Hell Awaits. Es un corte que bebe del thrash metal más tradicional. El siguiente tema, “Spikes of God”, vuelve a sonar muy violento, casi punkarra, con unos efectos de sonido que le aportan un aire muy esquizoide y enfermizo. 

He podido ver más de una vez como la música de Vreid era catalogada en algunos medios como black n’ roll, etiqueta que como muchas otras me horroriza, pero puedo llegar a entender de donde puede venir el origen de tan semejante palabreja. “Dazed And Reduced” cambia totalmente de registro, y en este corte de “zeppeliano” título la banda sorprende con una composición mucho más accesible, donde ciertos aires góticos y la ejecución de unos riffs adictivos, hacen que a mi mente se asomen los primeros discos de Mercyful Fate o incluso los más actuales de Ghost. 

“Into The Mountais” es uno de los cortes del disco que más me gustan, muy efectivo. Deliciosos y maléficos coros, acelerados riffs, y una contundente base rítmica, además la parte final rompe con todo, con ese sintetizador y teclado propio de aquellas lejanas bandas oscuras de prog rock de los 70. Como dato a resaltar diré que este tema presenta algunas pistas de teclado de unas demos grabadas por el fallecido Valfar.

El corte que cierra el disco, “Shadowland”, es el más largo de todos ellos y, aunque suena a tópico, resume muy bien todos los elementos del álbum. Tétricos teclados de inicio (muy en la onda del tema título) para abrir casi 10 minutos de black metal melódico y épico.

Me ha parecido un trabajo muy disfrutable de principio a fin, muy variado, donde me he topado con partes más góticas, otras más black/thrash metal y otras más propias del death melódico. En cuanto al film decir que me ha gustado mucho como está grabado, con una fotografía que me ha recordado por momentos a grandes clásicos del cine de terror estadounidense de finales/principios de los 70/80 de cineastas como Wes Craven o Sam Raimi. Película y disco van de la mano, y a ese disfrutable conjunto hay que tenerlo en cuenta para a final de año ver que discos han sobresalido por encima del resto.

Avatar
Sobre Jaime Arjona 15 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.