Conebuds – Evolution

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 6 de abril de 2021
Discográfica: Autoeditado
 
Componentes:
Jake Cullin - Voz, guitarra, bajo
Sean O’Neill - Voz, batería

Temas

1. Journey’s Start (2:02)
2. Hippo (6:29)
3. Wind (5:49)
4. Six Eight (5:46)
5. Awfunk (5:01)
6. Adam (1:47)
7. The Big Bud (5:28)
8. Why Do I Do This (6:36)
9. Dunes (1:07)
10. Lost Temple (13:30)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Conebuds – Evolution
Todos los discos de Conebuds en Amazon


Cuando dos músicos que tienen técnica, talento, originalidad y, principalmente, ganas de todo menos de encasillarse se juntan, nadie sabe qué es lo que puede pasar, pero es fácil intuir que el resultado será muy bueno. Y eso es exactamente lo que ha pasado con Jake y Sean, dos artistas afincados en Virginia que el año pasado decidieron unir fuerzas y crearon Conebuds, proyecto con un sonido muy personal en el que se intuyen influencias que van desde el rock más progresivo hasta el funk, pasando por géneros tan dispares como el grunge o el stoner, todo ello adornado con un toque psicodélico. Con tan atrevida premisa, presentan su debut Evolution, diez de los temas que han compuesto durante los poco más de doce meses que tiene de vida el proyecto.

Como intro encontramos la limpia y concisa “Journey’s Start”, que despeja cualquier tipo de incógnita sobre qué dirección tomará el sendero del álbum, que da paso a la hipnótica “Hippo”, donde no sólo se encuentran influencias de diferentes géneros, si no que también se aprecian sonidos de diversas culturas procedentes de varias partes del globo.

Haciendo honor a su nombre, las melodías de “Wind” suenan ligeras y parecen abrazarnos, mostrando una cadencia que nos invade irremediablemente, empapándonos de su carácter fresco y despreocupado.

“Six Eight” sigue a la perfección el rebufo de su antecesora: marcada por la suavidad y sonando como si las primerísimas bandas hubieran vivido hoy, para dar un giro en su segunda mitad y cobrar una fuerza ligeramente más electrizante. Mención especial se merece el tramo final, donde el bajo se encarga de dar al ambiente un toque funk, que no se va del todo en “Awfunk”, donde a la calidad innata del dúo se suma el envolvente sonido de un saxo conversando con el resto de instrumentos.

Traviesa y juguetona arranca “Adam”, breve corte instrumental que sirve de entrada a “The Big Bud”. ¿Es raro incluir en un disco un tema en el que el único instrumento presente es la batería? Probablemente, pero ya ha quedado claro que Conebuds van bastante a lo suyo y las convenciones no les interesan demasiado. Cinco minutos y medio que pasan sin darnos cuenta y que resultarán una maravilla no sólo a los amantes de la percusión.

“Why Do I Do This” tiene una carga más dura, con riffs de guitarra cercanos a los primeros tiempos del grunge, a medio camino entre la melancolía y la rabia contenida.

La acústica “Dunes” sirve de puente hacia “Lost Temple”, que se encarga de rematar el disco de forma impecable, con la aparente calma que ha marcado la pauta durante el mismo, salpimentada aquí y allá con retazos a veces más rock, a veces más psicodélicos, haciendo de este último golpe un collage en el que se encuentran (casi) todas las influencias de los norteamericanos.

Como primera publicación del dúo, la cosa no podría haberles salido mejor. Toda una demostración de saber hacer y originalidad, resultando difíciles de clasificar y recordando a gran cantidad de bandas inolvidables. Poco más se les puede pedir.

Avatar
Sobre Puti Allin 64 Artículos
Melómano empedernido desde la más tierna infancia (lo de tierna es un decir). Todo lo demás que haya que contar, lo contaré sin problema en presencia de mi camarero.