Canciones perfectas: «November Rain» de Guns N’ Roses

Nada dura para siempre (…) bajo la fría lluvia de noviembre

Qué bonitos recuerdos de los 90 y qué grandes llegaron a ser Guns N’ Roses… Dominaron el mundo durante unos pocos años y en esos días eran la última gran banda de estadio. Lo consiguieron con los dos Use Your Illusion, discos excesivos, sobreactuados y maravillosos. Qué podían hacer para superar el ¿Apettite for Destruction? Pues usar la imaginación por mucho que eso implicase que se te fuera la cabeza completamente hasta el punto que la megalomanía se instaló en el cerebro de Axl Rose durante unos largos años. Hablaremos largo y tendido de los dos Use Your Illusion, pero esperaremos al día del aniversario (será este año).

Mientras tanto toca recordar una de las más grandes canciones de ese doble disco: lo más excesivo de los excesivo: “November Rain”. Esta canción era una apuesta para que Guns N’ Roses llegaran a los corazones de toda una generación… y a sus padres. Un intento de decirle al mundo que los Guns podían gustar a todo el mundo por mucho que sus excesos y polémicas marcharan sin freno alguno. No se reparó en gastos y se lanzó la casa por la ventana para marcarse una de las más grandes power ballads de la historia. De hecho, “November Rain” es la definición más perfecta de lo que es una power ballad.

Recuerdo en esos tiempos cuando en la escuela, en la clase de inglés, la profesora trajo la canción de Guns para un ejercicio de “Fill in the Gaps”, ese trabajo tan divertido que era rellenar la letra de la canción mientras la oías para ver si entendías la lengua de Shakespeare. La profesora puso toda feliz el “November Rain” en clase creyendo que así hacía un guiño a la facción más beligerante de la clase, que por mayoría era heavy metalera, incluso se vestía su estética. Al parecer la chica, siempre bienintencionada, cortó el tema justo cuando empieza el solo de Slash y se acelera la canción. Lo del guiñó terminó en una injuria y los fanes de Guns nos tomamos ese final abrupto en el que dejaba fuera la electricidad de la canción como una provocación siendo el ejemplo plasmable de que se-censuraba-el-heavy-metal-y-la-guitarra-eléctrica-en-general. Reaccionamos como macacos enjaulados golpeando mesas y paredes para dejarle claro a esa señora que el “November Rain” tiene un final eléctrico y que este es intocable. Esa demostración cargada de testoesterona adolescente tuvo el castigo posterior de salir 20 minutos más tarde, pero de verdad que valió la pena, lo hicimos por ella.

El single se lazó en 1992 si bien el disco es de 1991 y arrasó en todo el mundo especialmente por el vídeo que acompañó los más de nueve minutos de canción. Es una composición larga y pomposa y el vídeo es una película en si misma. Es uno de los videoclips más caros de la historia, y también de los más logrados.

La historia va de la boda de Axl con su entonces novia Stephanie Seymour, con la cual no terminó nada bien, por cierto. Hay ese momento de Axl tocando solo en la iglesia que acogió su boda y el posterior funeral de su amada, pero antes ya nos muestra un Axl tomando pastillas, afectado por la muerte de su ser querido. Todo está excelentemente dirigido por Andy Morahan que intercala momentos en un teatro con el grupo tocando con la orquesta, cristos llorando sangre, velas que se apagan y vientos que mueven cortinas en su habitación. Axl recuerda la felicidad de su casamiento con una deslumbrante Stephanie y su vestido de novia ultracorto y con toda la banda de padrinos de boda. Se ven los momentos de relax del grupo y la chica en el Rainbow de Los Ángeles si bien ya vas viendo que algo anda mal en las caras de preocupación de la novia en el momento de salir de la iglesia. Presumiblemente ella sufre una enfermedad terminal que no ha querido revelar al señor Rose.

Es magistral cuando se pasa del ramo de flores a las mismas del funeral en una iglesia que es bastante más pequeña desde fuera que desde dentro. Hay muchos momentos míticos con ese solazo de Slash con el cabello al viento y con un travelling que le da una épica excepcional y una fuerza al vídeo enorme. Con toda seguridad se utilizó un helicóptero.

Luego hay ese momento en el que la lluvia arremete contra los invitados que se ponen a cubierto siendo un claro elemento premonitorio del drama final. Es impensable que antes de una boda no mires si va a haber chubascos en esa fecha… pero la licencia era necesaria. Estamos hablando de más de nueve minutos de canción y el título es una lluvia de noviembre… Es realmente poético y bello. El otro momento que anticipa el drama es un señor de etiqueta cayendo sobre el pastel de nupcias de forma sobreactuada. Puro Neymar. Ese otro momento mítico que queda para el recuerdo es ese en el que padrino Slash no encuentra el anillo y lo tiene Duff en el meñique. Un poco te indica que el fiestón de la despedida de soltero se les fue de las manos.

La música

Vientos y ruido de pastillas dejan paso a los aplausos que nos centran a la orquestación grandilocuente para los versos maravillosos y delicados que incluyen campanitas y extra de reverb en la batería de Matt Sorum. Violines, flautas… para que abra Axl arropado por voces femeninas angelicales vistiendo de etiqueta la tonada. La interpretación vocal incluye todos los puntos fuertes vocales del divo y su característica voz rota y rasgada. Expresividad sublime, gran dicción y con unos tiempos marcados que son pura belleza.

Las guitarras van entrando con fuerza hasta el primer solo de Mr. Saul Hudson, que aquí se dará un festín con todos los clichés y detalles que siempre ha lucido Slash. De verdad que es un guitarrista que lo escuchas y sabes que es él. La primera parte muere y el teclado da paso a ese plus que la hace inmortal que no es otro que el solazo final acelerado y coreable. Axl tira de agudos rasgados y los coros entran con clase siendo una composición que un poco se base en el “Stairway to Heaven” por el modo en el que se rompe la canción. Magistral… Luego queda el ruido de la lluvia sobre el suelo.

La letra

En si misma la letra no es que sea poesía pura ni es lo más brillante que nunca escribió W.A.R. pero es innegable que cuando las imágenes y la música van al unísono es cuando se consiguen esos momentos inolvidables. Pregúntale a cualquiera que vivió los 90 de adolescente si recuerda este vídeo y te aseguro que posiblemente lo recuerde más que el “Smells Like Teen Spirit” o el “Enter Sandman”. La letra son todos los tópicos del amor roto puestos en fila y desfilando… En esto mismo cimentó Camela su carrera y puedo decirte que tenían ideas más rompedoras que las aquí expuestas. Ya que hablamos de Camela, los reyes de los autochoques y las gasolineras, también os digo que deberíamos dedicarles un día un reportaje a sus videoclips… ¿Sabías que en los videoclips de esta gente hay uno con el desembarco en Normandía? Si me pierdo en mis palabras es simplemente porque el texto de Axl es un pastelazo de cuidado y entiendo que Duff y Slash no quisieran meterse en este fregado… Pero su vocalista (afortunadamente se salió con la suya) tenía razón, otra cosa es la letra: Pastelería barata con extra de almíbar.

Cuando te miro a los ojos,
puedo ver un amor contenido,
pero cariño cuando te tengo,
¿no sabes que siento lo mismo?

Porque nada dura para siempre
y los dos sabemos que el corazón puede cambiar.
Y es difícil sujetar una vela
bajo la fría lluvia de noviembre.

Hemos mantenido esto por un largo, largo tiempo,
tratando simplemente de matar el dolor.

Pero los amantes siempre vienen y van,
y nadie está realmente seguro de a quién está dejando
alejarse hoy.

Si pudiéramos tomarnos el tiempo
para decir las cosas claramente,
podría descansar mi cabeza,
simplemente sabiendo que fuiste mía,
toda mía.
Así que si quieres amarme,
entonces cariño no te contengas,
o simplemente terminaré caminando
bajo la fría lluvia de noviembre.

¿Necesitas tiempo para ti misma?
¿Necesitas tiempo a solas?
Todo el mundo necesita algo de tiempo para sí mismo.
¿No sabes que necesitas algo de tiempo sola?

Sé que es difícil mantener un corazón abierto,
cuando hasta los amigos parecen estar para herirte.
Pero si pudieras hacer cicatrizar un corazón roto
¿No quedaría tiempo para cautivarte?

A veces necesito tiempo para mí,
a veces necesito tiempo solo.
Todo el mundo necesita algo de tiempo para sí mismo.
¿No sabes que necesitas algo de tiempo sola?

Y cuando tus miedos amainan
y quedan todavía las sombras,
sé que puedes amarme.
Cuando no hay nadie más a quien culpar,
y no te preocupas de la oscuridad,
aún podemos encontrar un camino.
Porque nada dura para siempre,
ni siquiera la fría lluvia de noviembre.

¿No crees que necesites a alguien?
¿No crees que necesites a alguien?
Todo el mundo necesita a alguien,
tú no eres la única,
tú no eres la única.

Veredicto

Lacrimógena, excesiva y maravillosa. En esos días los videoclips acaparaban los presupuestos que ahora disfrutan las series y Axl luchó mucho contra Slash y Duff para sacar esta canción adelante. Su cabezonería siempre ha sido irritante, pero no le faltaba razón… “November Rain” es la definición perfecta de lo que es una power ballad por excelencia. El impacto musical se une a lo visual y hay ciertos detalles como las gafas a lo Elton John del divo puesto que la composición se inspiró en el “Funeral for a Friend” del Sir inglés. Amor, muerte, orquesta, macarrismo de bar y glamur Hollywoodiense. “November Rain” es una pasada y posee uno de los mejores videoclips de la historia de la música. Esto va más allá del rock.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 625 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.