Crónica y fotos del concierto de Cachemira + Electric Monolith - Sala Wolf (Barcelona), 19 de septiembre de 2020

Cachemira y Electric Monolith llenan la sala Wolf de rock duro y psicodelia

Datos del Concierto

Bandas:
Cachemira + Electric Monolith
 
Fecha: 19 de septiembre de 2020
Lugar: Sala Wolf (Barcelona)
Promotora: Rocksound
Asistencia aproximada: 100 personas

Fotos

Fotos por Irene Vernedas

Poco a poco, parece que se van organizando más conciertos y algunas salas se adaptan a la situación actual para poder ofrecerlos. Es el caso de la sala Wolf, que ha llenado su pista con sillas y bancos consiguiendo un aforo relativamente considerable teniendo en cuenta las medidas de distancia social. Dicha sala acogió el pasado fin de semana un concierto doble: al agotar rápidamente las entradas del viernes, se añadió una segunda fecha para el sábado.

Las bandas de la noche fueron nada menos que Cachemira y Electric Monolith. Los dos power trios prometían una velada de psicodelia, blues rock y emociones intensas, y eso es justo lo que nos llevamos. Además, los primeros volvían a los escenarios después de unos años de separación y estrenando formación, así que había bastante interés para verles. Prueba de ello eran las pocas sillas vacías que quedaron, que se podían contar con los dedos de una mano.

Era mi primera vez en la Wolf y la verdad es que es una sala más grande de lo que esperaba. Tiene una buena ambientación y un sonido notable, con una mezcla balanceada y a un volumen adecuado. Se podía oír todo perfectamente sin necesidad de llevar tapones, cosa que suele ser más la excepción que la regla en algunas de las otras salas de la ciudad, ya sea por problemas de agudos o graves o de volumen en general. La única pega que le pondría es el juego de luces, que se quedaba con un fondo rojo o verde fijo durante gran parte de los conciertos y los demás focos no conseguían romper esa monotonía, dejando en ocasiones poco iluminados a los músicos.

Cachemira

Bueno, hecho el entrante, vamos con el primer plato. Los primeros en salir fueron Cachemira, que venían con un repertorio completamente nuevo. Parece que el confinamiento les ha sentado bien, porque con todo el material que tocaron no les debe faltar mucho para tener un disco entero.

Con la incorporación de Claudia a la voz y al bajo, las nuevas canciones tienen más énfasis en las líneas vocales que en el primer trabajo, Jungla (2017), del que por cierto solo interpretaron la canción que le da título, con esos riffs tan guitarreros y el compás a 6:8 que hace imposible no mover la cabeza. Sonaron compactos y muy coordinados. Iban desde licks blueseros hasta partes más densas y progresivas con algún que otro elemento de noise que creaba un ambiente muy intenso. Gaston ejecutaba complicados solos con su guitarra, y hasta alguno íntegramente manipulando sus numerosos pedales de efectos. A ratos también me quedaba embobado con la batería de Alejandro, siguiendo sus ritmos y patrones. Es un estilo que da mucho juego a la sección rítmica para que hagan de las suyas. Él mismo se cascó un solazo en la parte final del concierto, una barbaridad.

También hubo tiempo para una versión. Curiosamente homenajearon a sus compañeros Electric Monolith que saldrían seguidamente, tocando su tema más conocido: «Resurrect the Dead». ¡Es tan bueno que no creo que a nadie le importara escucharla dos veces esa noche!

Seguid a esta gente si tenéis la oportunidad, porque no creo que tarden mucho en sacar material nuevo, ¡y seguro que valdrá la pena!

Setlist Cachemira:

Voodoo Woman
Future Sights
Don’t Look Back
Keep an Eye
Jungla
Resurrect the Dead (Electric Monolith cover)
Coast to Coast
Faker I
Dirty Road

Electric Monolith 

Tras el cambio de backline se subía a las tablas el segundo trío de la noche. El estilo de las dos bandas es bastante similar, aunque Electric Monolith tienen algunos toques más de heavy metal primigenio. Ya los había visto antes, así que sabía qué talla calzaban. Con cada canción, con el tempo que fuera, hacían mover al público (como podíamos, estando sentados).

Llama la atención la voz aguda de Oscar Chamorro, con un efecto que le da un toque muy retro y hace que se difumine un poco con los instrumentos. También es el encargado de puntear con elegancia la colección de riffs y solos de guitarra que encontramos en su repertorio. Al otro lado teníamos a Ramón Viña, vistiendo con su habitual gorra y camisa blanca y haciendo de puente entre la guitarra y la batería con su bajo. Tras los parches, Pepo Villena repartía leña con tranquilidad pero sin dejarse ni un golpe de sus abundantes fills.

Los momentos más destacados de la actuación fueron durante temazos como «Hole in the Sky», con esas pausas dramáticas en la estrofa, «Shade of Sorrow», con ese riff que sube y baja y «The Lonesome Road», con sus pequeños solos de guitarra entre cada verso. También invitaron a Claudia de Cachemira a cantarse una, y como bis acabaron con «Resurrect the Dead».

Conciertos como estos se echaban de menos y estos días, cuando se anuncia uno, la gente no tarda en responder. Habrá que ver si otras salas de conciertos podrán aprovechar la subida del límite de aforo que se anunció hace unos días para reabrir, aunque no sea al 100%. De momento se ha anunciado algún que otro concierto en la sala Wolf, y en Rocksound quedan unas últimas fechas antes del cierre que seguro que van a hacer el sold out.

Avatar
Sobre Aleix Besolí 73 Artículos
Hey, has llegado al final del artículo, ¡gracias! Me metí en esto del metal a los 14 años, y de concierto en concierto he ido descubriendo las bandas nacionales e internacionales que forman parte de este mundillo. Ahora aporto mi grano de arena a Science of Noise contando lo que pasa en los eventos de la zona y algunas novedades discográficas. También toco la guitarra y el bajo en algunos grupos de la escena local. Tengo los huevos pelaos de tocar en el Ceferino.