Bunbury – Radical Sonora: 25 años del incio de su carrera en solitario

Ficha técnica

Publicado el 13 de noviembre de 1997
Discográfica: Chrysalis Records / EMI Latin
 
Componentes:
Enrique Bunbury - Voz, guitarra
Alan Boguslavsky - Guitarra
Del Moran - Bajo
Ramón Gacías - Batería
Copi Corellano - Teclados

Temas

1. Big-Bang (4:36)
2. Negativo (3:59)
3. Encadenados (4:32)
4. Contracorriente (3:50)
5. Planeta sur (4:21)
6. Alicia (Expulsada al país de las maravillas) (3:42)
7. Salomé (4:38)
8. Servidor de nadie (3:08)
9. Despacio (4:37)
10. Polen (4:09)
11. Nueve (4:11)
12. Alfa (5:02)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Bunbury – Radical Sonora: 25 años del incio de su carrera en solitario
Todos los discos de Bunbury en Amazon


Que Radical Sonora cumpla ya 25 años significa que ya hace más de 25 años de la dolorosa ruptura de Héroes del Silencio. Pues tras la caída de la que fuese la más grande de las bandas de rock de nuestro país, nació el proyecto en solitario de su querido/odiado frontman, Enrique Bunbury.

Enrique Ortiz de Landázuri Izardui quiso cambiar totalmente el exitoso rumbo de Héroes tras Avalancha (1995). Quería abandonar el rock, “no más AC/DC ni Rolling Stones. Están caducados”, y abrazar las influencias electrónicas y el mestizaje cultural melódico más allá de la evidente temática lírica de sus últimos dos discos.

En su debut en solitario, Bunbury decidió acercar su propuesta a la electrónica, el techno rock y la música árabe. Para ayudarse a iniciar este proyecto, requirió de la ayuda de su antiguo productor, Phil Manzanera. Y también tiró de contactos pasados para formar un lineup a la altura; Alan Boguslavsky, el último Héroe, le ayudó como guitarrista.

El resultado de todas estas ideas e influencias se tradujo en Radical Sonora. Se trata de un disco meritorio pero descompensado. La variedad estilística tan variopinta hace que el disco no tenga una continuidad y ofrece algunos momentos demasiado tibios. Aún así, más de la mitad de canciones son de una calidad destacable.

Enrique grabó en Los Ángeles, San Juan de Puerto Rico y en Ciudad de Guatemala, meses después se estableció en Marruecos con ese material y allí compuso nuevos temas que dieron forma a lo que ya tenía en mente.Con el apoyo de Phil Manzanera se marchó a Londres para pulir el disco. Manzanera fue el productor y Enrique actuó de coproductor para un disco que finalmente no convenció del todo al cantante en cuanto al sonido que tenía en mente y el resultado final. Bunbury ha manifestado que quería que se percibieran más matices mediterráneos de los que se pueden percibir en la grabación editada.

Tras una icónica portada en la que vemos a un Bunbury camaleónico y una tipografía de estilo arábico se esconde un disco de lo más complejo y variado. Cuenta con sus habituales letras herméticas llenas de matices y conceptos abstractos. La pasión con la que canta es enorme y los toques de música árabe dotan de un efecto exótico a algunas de las pistas. Piezas como la mítica “Alicia (Expulsada al país de las maravillas)” o la olvidada “Salomé”, la introductoria “Big-Bang” y “Planeta Sur” nos muestran a grandes rasgos toda esta nueva imaginería que Enrique tenía en mente. Canciones variadas, estilísticamente distintas.

El recibimiento fue dispar, los fans de Héroes empezaron a odiar a Bunbury mientras que la crítica le recibió positivamente. De hecho, en la gira de presentación del disco, Bunbury tocó en el Pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza, su ciudad, donde fue vituperado e incluso le tiraron de todo al escenario. La multitud vitoreó “Héroes, Héroes”… la gira fue una pesadilla para el artista, que acabó sufriendo una profunda crisis que le llevó incluso a plantearse abandonar el mundo de la música.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 684 Artículos
Rock en todas sus extensiones