Amahiru – Amahiru

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 27 de noviembre de 2020
Discográfica: Ear Music
 
Componentes:
Archie Wilson -Voz
Frédéric Leclercq – Guitarra, bajo
Saki -Guitarra
Coen Janssen - Teclados
Mike Heller - Batería

Temas

1. Innocent (5:04)
2. WTTP (4:00)
3. Hours (4:39)
4. Way Out (5:01)
5. Ninja No Tamashii (5:51)
6. Vanguard (4:00)
7. Bringing Me Down (4:58)
8. Lucky Star (con Elize Ryd) (5:28)
9. Waves (3:22)
10. Samurai (4:01)
11. Bringing Me Down (feat. Sean Reinert) (4:57)
12. Zombi (5:03)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Amahiru – Amahiru
Todos los discos de Amahiru – Amahiru en Amazon


El día que conocí a Frédéc Leclercq tenía la difícil papeleta de tirar adelante un show de los powermetaleros Heavenly sin su cantante. Él puso las voces junto al guitarra y me quedé impresionado de que pudieran conseguir mantener el nivel que le suponíamos al grupo. Gran directo y luego hicimos una cerveza juntos. Le ha ido muy bien al bajista que estuvo con los ultratécnicos Dragonforce y ahora con Kreator. La verdad es que se ha ganado su estatus a base de trabajo hasta el punto que puede volar solo y marcarse cosas como Amahiru, un proyecto junto a la guitarrista nipona Saki, de Mary’s Blood. Compartieron cartel hace seis años y la amistad y las ganas de probar algo juntos nos han llevado a esto.

Amahiru es un híbrido entre oriente y occidente si bien ganan en influencia nuestras latitudes. Es un disco sorprendentemente sólido y pegadizo que combina heavy metal, power metal, voces guturales y las teclas de Coen Janssen de Epica. Pero la gran sorpresa, el descubrimiento, está en las voces. Apuntad el nombre: Archie Wilson, salido de la nada y demostrando amplios registros.

Quizá el corte más definitorio de todas las virtudes y de lo que busca Amahiru sea “Hours”, condensando elementos orientales, la gran guitarra de la diva Saki y yendo del agudo al gutural en un tema con conexiones obvias con el power metal de Dragonforce, aunque más de sus últimos discos en los que han domado la velocidad absurda de sus inicios. El mismo inicio del disco es tremendo con un “Innocent” que combina la tecnología de Amaranthe con lo oriental y con Archie, demostrando clase desde los primeros compases.

No tardarás en ver que la labor de batería es rotunda pues allí está Mike Heller (Fear Factory, Raven entre muchos otros). La producción está aquí más cerca de Kreator que de Dragonforce y el grupo se gusta en interludios, bastante extensos, que terminan en un par de instrumentales muy logradas y progresivas. Uno de los singles es “WTTP” siendo otra buena muestra de calidad y pegada. Lo festivo y lo hímnico toman cuerpo en una composición de las que te enamorarán si bien es de lo más básico de esta obra.

La cohesión de sonido y las guitarras dobladas entre ambos líderes cristalizan en “Way Out” con excelentes mimbres siendo uno de los cortes más accesibles y melódicos. Resaltar especialmente el trabajo de teclado y voz principal. “Ninja No Tamashii” es una instrumental que mezcla oriente con las bandas sonoras de los videojuegos de los 80 y 90, pero claro, es solo a nivel de línea principal, pues hay diabluras técnicas y mucha clase. Hay la participación de todo un maestro nipón como es Kifu Mitsuhashi tocando el sakuhachi. Posiblemente “Vanguard” sea el trallazo más potente del disco con guitarras más thrashers, speed metal y unos solos que parecen salidos de Dragonforce por su velocidad y melodía. Tema efectista que muestra otra cara del combo.

Vuelve la melodía y el medio tiempo en “Bringing Me Down”, un tema que aparece dos veces con una versión alternativa con el fallecido Sean Reinert de Death y Cynic. Archie hace otra demostración de clase pasando sin apenas esfuerzo del grave al agudo en un corte accesible pero inspirado. Gran groove y mucho color. La verdad es que la calidad de Saki es tremenda a las seis cuerdas, al igual que el propio Frédéricq. Las comparaciones con Amaranthe no son baladí pues en “Lucky Star” aparece la diva Elize Ryd en su salsa. Tecnología, futurismo sónico y contundencia en otro tema con mucha pegada y gancho.

La segunda instrumental es “Waves” en terrenos muy de guitar hero en solitario, puramente Steve Vai. La velocidad y contundencia de “Samurai” es otra muestra de los límites, pero… hacer un disco oriental y meter como títulos Ninja y Samurai es algo que podían haberse replanteado… Tampoco hay que dedicarle temas al sushi o al futón, pero bueno… quizá era predecible de antemano. Sorprenden, eso sí, esos guturales tan bien llevados. La bola extra del disco es que se hayan atrevido con el tema que daba título a la película “Zombi” de Darío Argento del grupo italiano instrumental Goblin. Aquí se me han ganado el corazón…

El debut de Amahiru tiene muchísimas razones para ser tenido en cuenta. Estamos hablando de un supergrupo con vistas a intentar hacer algo diferente, que no rompedor. Las influencias de todas las bandas citadas son obvias, pero lo que sorprende de verdad es la calidad general en un proyecto, que podría perfectamente encandilar en directo. Es un disco que va de más a menos por mucho que haya la voluntad de jugar con diferentes influencias y texturas varias. Alineación de ensueño, la confirmación de Frédéricq y la presentación en sociedad de Archie Wilson y Saki.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 688 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.