Altar Reign – Mother’s Day

Nuestra Nota


7.15 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de enero de 2020
Discográfica: Rat Pack Records
 
Componentes:
Tommy Cook - Voz, guitarra
Collin Holloway - Voz, guitarra
Kevin McCarthy – Bajo, coros
Jeff Plate – Batería, percusión
Zach Hamilton – Teclados, guitarra, coros
Jane Mangini - Teclados

Temas

1. Shine (4:44)
2. Witness (4:11)
3. Thin Red Line (5:42)
4. Never Say Never (4:59)
5. Mother’s Day (7:04)
6. Esc (Escape) (1:45)
7. Come Out and Play (5:02)
8. Let’s Go! (4:24)
9. Always (3:30)
10. Immortal (4:54)
11. Passage (1:56)
12. Rise (8:13)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Altar Reign – Mother’s Day
Todos los discos de Altar Reign – Mother’s Day en Amazon


Siempre es una gran noticia que la familia Savatage siga editando cosas y ofreciendo nuevos proyectos. Este 2021 es el turno de Jeff Plate, gran baterista de Savatage y actual batería de Trans-Siberian Orchestra, exmiembro de Metal Church, entre otras muchas cosas… Plate tiene ganas de acción y ha decidido formar junto a Jane Mangini de la TSO y con gente del grupo Sunsonic. El resultado es un buen disco de heavy progresivo con retazos AOR y con mucha melodía.

No me terminan de convencer el tratamiento de las voces por mucho que los dos vocalistas, Tommy Cook y Collin Holoway, mantengan un buen nivel. Curiosamente, y a pesar de que el proyecto haya visto la luz este 2021, es algo que lleva gestándose desde hace más de 30 años. La amistad de la teclista y el baterista cuando grabaron el Beethoven’s Last Night de la Trans-Siberian Orchestra (hace ya 21 años) fue algo que les unió y quisieron darle una salida en lo musical. Así nació Altar Reign. Y sí, tiene bastante conexión con las bandas por las que ha pasado Jeff Plate al largo de sus muchos años como músico.

El inicio con “Shine” queda entre dos aguas como son las de Queensrÿche y las de los Savatage de los 90. Mucha clase, elegancia, juegos acústicos, luego teclados de Jane y Zach, con todo ello apoyado por un buen estribillo bastante melódico y efectivo. Las voces han quedado como en nebulosa en algunas canciones, algo que un poco lastra el producto final. “Witness” posee unas guitarras más Savatage de los 80 y un puente que se acerca al AOR de época, con buenos mimbres y argumentos. La balada la pone “Always”, adornada con un piano base y con una gran interpretación por parte de Cook. Plate saca a relucir su arsenal de percusiones.

Uno de los riffs más conseguidos del álbum es “Thin Red Line”, técnicamente muy dotada y con una gran línea vocal y esas voces dobladas que les dan ese punto tan personal y que tanto sobresale en “Never Say Never”. Si tuviera que quedarme con un tema sin duda sería el que da título al álbum: “Mother’s Day”, con cameo de Joel Hoekstra, compañero de la TSO. Aquí hay todas las virtudes del combo metálico encabezado por Jeff. Junto a esta estaría pareja en cuanto a calidad “Immortal”, otra inspirada composición con dejes a Ghost. Ese AOR es más 70ero con sonido actual y el estribillo es el que más convence del disco.

En “Escape” hay un rotundo peso instrumental y progresivo dando mucho protagonismo a la batería de Jeff Plate, con una producción que premia especialmente caja, bombo y platos. Bonita pie a instrumental de enlace, y no es la única. Hay muchísimos matices y un poco la onda de Savatage por mucho que haya un extra de prog más que evidente. Más difuminada queda “Come Out and Play”, volviendo a acercarse a la orilla de Queensrÿche. Por otro lado, tengo que decir que “Let’s Go!” es de lo que menos me ha convencido del disco, quedando como un AOR algo desdibujado muy a pesar del gran protagonismo a teclado de Jane, que siempre aporta calidad, aquí con un Hammond.

“Passage”, como su nombre indica, es otra pequeña instrumental que vuelve a acercase al material 90’s de la banda de los hermanos Oliva. Despide el disco la interesante y diferente “Rise”, con guitarras dobladas y la participación de Chris Caffery. Un medio tiempo suave en el que los teclados quedan perfectamente y todo queda templado y elegante, con cierto aire teatral. Hay un arrebato final más speedico que me ha recordado al material de los Doctor Butcher, otra banda de la familia Savatage y en la que Plate terminó entrando para regrabar material extra. También es lo más extenso del disco llegando a los ocho minutos.

Jeff Plate es uno de esos baterías míticos al que una banda de estadio como es la Trans-Siberian Orchestra sigue recurriendo desde hace más de 30 años. La camaradería de la familia Savatage es impresionante y todo lo que graba el grupo en solitario merece ser mirado en lupa. Jon Oliva’s Pain, Chris Caffery, Circle II Circle… Cada obra merece la pena, pero también os diré que lejos queda el material en solitario de cuando se unen todos para crear algo grande. ¿Volverán Savatage? Le preguntaremos a Jeff en la próxima entrevista…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 587 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.