Saga – Symmetry

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 12 de marzo de 2021
Discográfica: Ear Music
 
Componentes:
Michael Sadler – Voz
Ian Crichton - Guitarra
Dusty Chesterfield – Guitarra
Jim Gilmour – Bajo y coros
Mike Thorne - Batería

Temas

1. Pitchman (5:19)
2. The Perfect Time to Feel Better (8:17)
3. Images – Chapter 1 (4:56)
4. Always There (4:08)
5. Prelude # 1 (0:49)
6. Say Goodbye to Hollywood (5:05)
7. Prelude # 2 (0:52)
8. The Right Side of the Other Hall (5:49)
9. La Foret Harmonieuse (2:01)
10. Wind Him Up (5:09)
11. No Regrets – Chapter 5 (3:46)
12. Tired World – Chapter 6 (6:24)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Saga – Symmetry
Todos los discos de Saga – Symmetry en Amazon


Pocos grupos de prog rock poseen una trayectoria tan impoluta, larga y repleta de clase que la de los canadienses Saga. Es curioso que un poco hayan quedado de lado y que la escena actual parece ni recordarlos. Escuchar sus discos, y la calidad actual, está al alcance de muy pocas bandas veteranas. Marillion y pocos más… Soy de los que disfruta, y mucho, de los discos en unplugged si bien aquí han ido varios pueblos más allá del formato. Aquí hay un festival de instrumentos, sobredosis de arreglos y la búsqueda de darle un lavado de cara completo a algunos de sus clásicos más queridos.

Destaca especialmente el bajo tan protagonista de Jim Gilmour junto a ese timbre de voz tan personal de Michael Sadler, un poco en la cuerda de un Jon Anderson de Yes. Saga tuvieron su periodo más exitoso a principios de los 80 y Alemania fue de largo su plaza fuerte. Son considerados unos clásicos más que grupo de culto, pues todo el mundo sabe que son muy, muy buenos a pesar de no haberse acercado nunca a su música. Es una mezcla alquímica de prog y pop que no va precisamente en la línea de lo que fueron It Bites por ejemplo. ¿Os imagináis un Be Prog! con Saga haciendo un directo completo? Eso pedí los reyes pasados…

“Pitchman” es sencillamente espectacular (del disco Heads or Tales. El trabajo realizado aquí es profundo y bellísimo. La línea vocal y los mil arreglos la llevan en volandas. Flautas, acordeones, cuarteto de cuerda, mandolinas… Es un no parar y estamos ante el primer tema. Pasamos del prog al folk de raíces en segundos. Ver este material en directo debe ser extasiante puesto que los músicos realizan complejos solos con instrumentos que no suelen ser sus habituales. Más de cinco minutos de perfección.

Si te preguntas cómo pueden sonar sus viejos clásicos relájate y déjate llevar por joyas como “Tired World”. A los grandes temas de Saga les sienta bien esta experiencia acústica. Todo rebosa clase en todo momento y originalidad puesto que te van sorprendiendo a golpe de arreglo y de instrumento que no se te habría ocurrido meter allí. “Wind Him Up” sigue esa misma línea y posee otro atractivísimo enfoque. Enormes en esos momentos instrumentales llenos de músculo acústico. Pero sorprenden más en ejercicios como “The Perfect Time to Feel Better” en la que mandan los violines y viola, Mike Thome tira de percusiones muy cálidas y los coros le dan ese rollo tan teatral y ampuloso, emparentable con Genesis si bien su sonido prog es más de los 80. Es un lujazo pues juegan a ser cinematográficos, juegan a cometer errores al final y a encajarlos en este extenso tema.

“Saga Images – Chapter I” es bellísima y delicada con un exquisito balance entre instrumentos. Luego está esa incursión en el pop que es “Always There” si bien aderezada con esos arreglos casi sureños de banjo que descolocan bastante. Quizá los cambiaría por violines, pero así lo han decidido ellos. Incluyen interludios cortos con guitarra española para luego mantener de base el instrumento en otro de los clásicos: “Goodbye to Hollywood”. Una de las grandes bazas de este disco es la proximidad y autenticidad. Notas que esto es todo real y percibes que cortes tan complejos como “The Right Side of the other Hall” son canciones que podrán defender sobre las tablas sin necesidad de pregrabados ni de nada artificial, y eso incluye esos intrincados juegos de voces.

Destaca ese piano tan clásico de “La Foret Harmonieuse” jugando con instrumentos varios para darle al disco siempre razones para sorprender evitando la linealidad. Por otro lado “No Regrets” es lo más íntimo de esta obra, con vientos y percusiones orientales inquietantes. De verdad que no se han cortado a la hora de experimentar con todo tipo de instrumentaciones poco convencionales. Y el cierre lo pone el clasicazo “Tired World”, una de las que mejor han quedado en el disco con un sonido 100% Saga.

La idea de esta experiencia acústica salió cuando en la gira de 2017 probaron en este formato. La cosa fue a más hasta el punto que para este trabajo llamaron al violinista Shane Cook y las violas de Beth Silver y Stefany Seki. Ha salido todo rodado puesto que da la sensación de que esa gira fue el banco de pruebas para esta virguería. Los grupos cuando tocan en formato acústico adaptan, buscan arreglos y consiguen algo que ya puede deslumbrar por el cambio de tempo y formato, pero Saga no juega en esta liga… Aquí hay solos tremendos en instrumentos no habituales y unos espectaculares juegos totales en los arreglos. De los mejores acústicos que he oído en mi vida… y repito: soy fan absoluto del formato.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 683 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.