5 gritos que ponen los pelos de punta según… Science of Noise

Hemos hecho, ya, algunos tops «instrumentales», y creemos que la voz merece también este espacio. Podríamos hacer muchas cosas: las mejores voces (hecho ya mil veces), las mejores voces de algún estilo concreto, las líneas vocales que más nos gustan… Pero, al final, nos definimos por otro santo y seña del rock y del metal: el grito. El grito puede ser de diversas formas y de muchos estilos. Por ejemplo, el señor W. Axl Rose es un gran gritador, pero más allá del carisma que tienen, sus gritos no son nada del otro mundo. Otros gritos, como nos explicarán, están integrados en la propia canción, como el final que el señor Kiske se kaska al final del «I Want Out» con ese «Leave me alone… to be free».

Cada quien tiene sus gustos, y hoy 5 intrépidos redactores nos explicarán por qué han escogido estos.

 

«Angel of Death» por Albert Vila

Artista: Slayer
Álbum: Reign in Blood (1986)
Autor: Jeff Hannemann
Grito interpretado por: Tom Araya

Cuando alguien propuso hacer este top colaborativo dedicado a gritos icónicos de la historia del metal, el único que me vino inmediatamente a la cabeza fue el aullido diabólico que el señor Tom Araya nos regala en los primeros segundos de «Angel of Death». Tras segundas y terceras reflexiones está claro que hay decenas de otras opciones que no habrán logrado hacerse un lugar entre estas cinco (y que lo merecerían igual), pero eso no quita que el alarido que suelta aquí el amigo Tom tiene un hueco por derecho propio entre los más famosos y apreciados.

Eso sí, una vez dicho esto, no sé qué más aportar sobre el grito en sí. «Angel of Death» mola de cojones, está claro (se trata quizás de una de las mejores canciones de la historia del metal, ¿no?), y sus riffs, sus cambios de ritmo, sus baterías y su línea vocal son historia viva del thrash, del rock y de la música en general. Sin el grito de marras probablemente estaríamos ante un tema exactamente igual de molón y relevante, pero esos pocos segundos en los que el vocalista chileno se desgañita larga y desesperadamente justo antes de que el infierno abra sus puertas de par en par durante los treinta minutos más intensos que recuerdo haber escuchado nunca, no hacen más que darle un toque aún más terrorífico a un temazo ya de por sí espeluznante tanto en lo musical como en lo lírico.


fighting the world«Black Wind, Fire and Steel» por Xavi Prat

Artista: Manowar
Álbum: Fighting the World (1987)
Autor: Joey deMaio
Grito interpretado por: Eric Adams

Ya he explicado varias veces mi historia con Manowar, pero si alguien quiere (re) leerla, aquí dejo este link. Sí, los americanos ya me provocan urticaria, pero siempre he defendido y, hoy, no va a ser menos, que Eric Adams es un cantante como la copa de un pino, quizá el mejor ejemplo de lo que debe ser un cantante de heavy metal: timbre, potencia, melodía, garra, agresividad… el chico lo tiene todo. Así que cuando surgió este top lo tuve claro desde el principio. Bueno, no. Sabía que tenía que ser algo de Manowar o el grito final del «I Want Out» de Helloween / Michael Kiske, pero como esto segundo lo uso tanto, tan a menudo, me voy a mis orígenes. Y de ahí a escoger tema, que no es fácil.

Finalmente me quedo con lo que el señor Adams hace en «Black Wind, Fire and Steel». La canción mola, a pesar de ser repetitiva en sus estrofas y estribillo hasta aburrir, pero lo que hace el vocalista a partir del minutos 3:40 y prácticamente hasta el final de la canción es, sencillamente, brutal. Una gran muestra de lo que el cardio puede hacerle a tus pulmones. Es un gran ejemplo de grito metalero, uno de los mejores que he escuchado, y un derroche de fuerza increíble. Si existiera el «buen manual del grito del metal», Adams en general y lo que hace aquí en particular debería ocupar un capítulo entero. Dale al play y no te acojones…


«Victim of Changes» por Susana Masanés

Artista: Judas Priest
Álbum: Sad Wings of Destiny (1987)
Autores: Al Atkins, Glenn Tipton, Rob Halford y K. K. Downing
Grito interpretado por: Rob Halford

Poca duda cabe que Rob Halford es el METAL GOD por excelencia. Poca duda cabe también que la edad no perdona ni a los dioses y por ello, ha tenido que reinventarse vocalmente para seguir en el candelero. No es lo que era (¿y quién lo es con el paso del tiempo?), pero se lo perdonamos por todo lo que ha aportado y su gran influencia en este nuestro mundillo metalero. A falta de una verdadera y exclusiva dedicación a la música debido a todas las limitaciones actuales, últimamente nos tiene muy entretenidos con la cantidad de comunicados que tanto a nivel personal como a nivel de banda va dejando ir. Al margen de todos estos entretenidos culebrones, por si algo ha destacado siempre Halford es por su calidad vocal por lo que sí o sí había que buscarle un hueco en este top de mejores gritos. Si bien en un principio me pareció que su apertura en “Ram it Down” iba a ser el escogido, pronto viré hacia el Halford más auténtico de los inicios, una época en que tanto él como sus compañeros de filas en Judas Priest afianzaban un género y abrían camino para un montón de bandas que les seguirían a continuación tras sus huellas. Mi elección es “Victim of Changes” que apareció como tema de apertura del segundo álbum de Judas Priest Sad Wings of Destiny (1976), un temazo de casi ocho minutos de duración en el que Halford despliega todos sus recursos vocales y en el que destaco su grito final. Esa última estrofa es un verdadero vaivén de intensidades. ¿De cuántas maneras puedes cantar la palabra “changes”? ¡Pues ahí las tienes todas y seguidas! Todo ello para ir abriendo boca para el grito desgarrador final…: Victim of Changes, seguido de un más que agudo no, no, no, no.

Documentándome por la red sobre este tema, el adjetivo inglés que he encontrado que mejor define este grito y del cual desconocía su traducción es banhsee: alma en pena. Esta palabra es un anglicismo del gaélico irlandés bean si que definía a unos personajes femeninos (espíritus, hadas o brujas) torturadas por la muerte de seres cercanos por los cuales lloraban. Le va que ni pintado también al tema, pues al fin y al cabo “Victim of Changes” habla sobre una pérdida y la tristeza derivada de ella. Nuestra protagonista femenina pierde a su pareja debido al alcoholismo en el que está sumida, en definitiva, una triste alma en pena víctima de cambios.


«Be Quick or Be Dead» por Israel Merc

Artista: Iron Maiden
Álbum: Fear of the Dark (1992)
Autores: Janick Gears, Bruce Dickinson
Grito interpretado por: Bruce Dickinson

«Be Quick or Be Dead» es la mejor introducción que pudieron pensar los Maiden para abrir un nuevo álbum. Inicia con una batería que destroza cabezas y le secundan las guitarras y el bajo que corren a mil por hora en un riff muy cercano al thrash o el speed metal, y es ahí donde entran los gritos de Bruce Dickinson que se monta en ese corcel salvaje y lo domina con maestría.

Varias veces he intentado emular ese grito e incontables veces me he quedado afónico por no poder ni tan siquiera acercarme a su nota. Es un grito lleno de pasión, que viene desde adentro (metafóricamente hablando); sale del corazón de un cantante que siente la música en sus venas y en cada palpitar del ya mencionado órgano.

Si alguna vez, Bruce Dickinson fue apodado La Sirena, aquí queda más que claro el porqué de ese apodo, uno que le va más que bien. La primera vez que escuché «Be Quick or Be Dead», desde la entrada con la batería y las guitarras, sabía que algo bueno estaba por suceder y, tras escuchar el flamante grito de Dickinson, no me quedó duda de eso.


«Given Up» por Beto Lagarda

Artista: Linkin Park
Álbum: Minutes to Midnight (2007)
Autores: Chester Bennington, Brad Delson, Joe Hahn, Rob Bourdon, Dave Farrell y Mike Shinoda
Grito interpretado por: Chester Bennington

Es complicado escoger un grito que te ponga los pelos de punta en nuestro mundillo del rock y metal. Más que nada porque hay como chorrocientos. Aquí, nadie ha comentado nada del de Rob Halford en “Painkiller”, por ejemplo. No pueden faltar los de Tom Araya o Bruce Dickinson… pero seguro que nadie piensa en Chester Bennington. ¿Sorprendidos?

Linkin Park fue una de las bandas de mi adolescencia. Tanto Hybrid Theory (2000) como Meteora (2003), endulzaron mi entrada a la mayoría de edad. Sonaron a todo volumen en mi primer coche… muchos gritos de Chester han sido copiados por mi yo jovial. Y, aunque con Minutes to Midnight (2007) me alejé completamente de ellos por su cambio hacia el pop metal, con el tiempo acabé valorando y disfrutando de este disco.

La segunda canción, “Given Up”, contiene uno de los mejores chillidos de un Chester que, en aquél momento, tenía serios problemas en la voz. Por eso bajaron las revoluciones y adaptaron la música a la “nueva” voz de Bennington. La canción, además, es un temazo muy infravalorado. Si escojo este grito es, precisamente, por lo que comento. En su peor momento como cantante, Chester se saca de la manga un azote digno de admirar. Opinad vosotros mismos. Por cierto, el grito está en el tramo final del tema.

Avatar
Sobre Redacción Science of Noise 257 Artículos
Revista web donde encontrarás desde lo más cercano a lo más lejano. Rock, metal y punk llevado con pasión.