5 curiosas canciones bilingües según… Xavi Prat

Normalmente un grupo canta en un idioma. Si no siempre, al menos casi toda su carrera. Algunos grupos de habla no inglesa sacan el disco de turno en dos idiomas, el suyo e inglés, para llegar a un público más amplio. Sin ir más lejos, por estos lares tenemos a gente como Avalanch o Saratoga que han seguido esta táctica, o incluso Mägo de Oz, sacando un disco en inglés, con resultados más que dudosos.

Este top no va, exactamente, de eso, sino de grupos que, como cara B o por que les apetecía, decidieron grabar uno de sus temas, además de en su lengua mater, en otro. Seguro que hay cientos de ellos, yo os traigo estos cinco.

 

«Herz aus Stahl»

Artista: Manowar
Original: «Heart of Steel» – The Hell of Steel (1994)
Autor: Joey DeMaio

El primer CD original que tuve de Manowar, por aquél entonces mi grupo de absoluta cabecera y referencia, fue el recopilatorio The Hell of Steel (1994). Por aquél entonces estaba absolutamente fascinado y adoctrinado con toda la parafernalia del true metal, el «death to false metal» y demás pagafantadas infantiloides. Luego crecí, pero ellos seguirían igual por los tiempos de los tiempos.

Entre la recopilación destacaba, y no por calidad, una versión de su balada «Heart of Steel» en alemán, titulada «Herz aus Stahl», en homenaje a uno de los países que más fans les han dado. Desde el principio me rechinó. La letra, o las palabras, estaban muy forzadas (hablo de como suenan al oído, no si la traducción es buena o no), muy metidas con calzador y nada melódicas. No me gustó y sigue igual. Una prima mía, que estaba aprendiendo alemán, decía que era porque cantaban en alemán y yo no lo entendía. No. Simplemente es porque no queda bien. Y no quedar bien con la voz de Adams, es un crimen.


«Caça e Caçador»

Artista: Angra
Original: «Hunters and Prey» – Hunters and Prey (2002)
Autores: Kiko Loureiro, Rafael Bittencourt, Edu Falaschi y Aquiles Priester

Seguimos haciendo algo de trampa, ya ve usted. Pues aunque sí, aunque Angra regraba el tema «Hunters and Prey», siendo el inglés el idioma vehicular del grupo, lo hace en portugués, el idioma nativo de los brasileños. Tiene mérito, siempre es difícil ajustar la letra y melodía de una canción a un idioma en la que no fue pensada.

Angra venían de reventar cerebros con su inesperado renacimiento, y para consolidar la nueva formación, sacaron un EP infinitamente mejor que lo que están haciendo actualmente. Ese EP está lleno de auténticas joyas, como las versiones acústicas de «Heroes of Sand» y, especialmente, «Rebirth», o la tremenda balada «Bleeding Heart». También destaca «Hunters and Prey», un tema muy en la honda del grupo. Suave, lleno de matices (algunos tribales, aunque muy camuflados), conducido por la elegancia y el virtuosismo. Y lo hace en inglés y en portugués, siendo esta otra versión casi mejor que la anglófona.


«Mies del dolor»

Artista: Blind Guardian
Original: «Harvest of Sorrow» – A Night at the Opera (2002)
Autores: Hansi Kuersch, Karl Bauefreind, Marcus Siepen y Thomas Stauch

Unos años antes, los bardos habían tocado cima con Nightfall in Middle Earth (1998). Era difícil superarse y reinventarse, y para mi no lo consiguieron. Ni entonces ni aún ahora. El primer intento fue A Night at the Opera (2002), el principio del fin. Aunque hay temas buenos (incluso el mejor del grupo), en general el disco me pareció muy deficiente.

Pero aprovechando que el Pisuerga pasa por ahí y que Stauch estaba emparejado con una española, decidieron experimentar con uno de los temas más flojos del disco, «Harvest of Sorrow» y convertirlo en una españolazada que, incluso, descubrió una palabra para un amplio sector del público. «Mies del dolor». Escuchar castellano con acento alemán, tan tosco, es toda una experiencia. Si es divertida o no, lo dejo a gusto de cada uno. Como curiosidad, decir que Barilari, cantante de Rata Blanca, colabora en los coros.


«El traidor»

Artista: Gotthard
Original: «Anytime Anywhere» – Lipservice (2005)
Autores: Steve Lee, Leo Leoni, Mary Susan Applegate, Heinz Habbegger y Markus Probst

Los suizos Gotthard llevaban una larga y reconocida trayectoria, pero fue en 2005, con su espectacular Lipservice, cuando realmente lo petaron. Yo los conocí con ese disco, e inmediatamente me hice fan del hard rock, y no fue por falta de intentos previos. Ese disco es, sencillamente, perfecto, sin fisura alguna, y para el que escribe uno de los mejores discos del género.

Aunque no hay tema malo, uno de los más destacados es «Anytime Anywhere», uno de sus singles. Letrísticamente ya habla de un ser oscuro, alguien a que se supone «mueve los hilos» y se llena los bolsillos, caiga quien caiga. Bajo esa misma idea, y con resultados un poco dudosos (he escuchado de todo, hablando del tema), sacaron «El Traidor». Es gracioso ver el acento del malogrado Lee, y aunque se agradece el esfuerzo, es muy difícil no sacar una sonrisa mientras escuchas ese «de qué vas» que suelta de ven en cuando.


«Bête du Gévaudan»

Artista: Powerwolf
Original: Beast of Gévaudan – Call of the Wild (2021)
Autor: Matthew Greywolf

Como serán las cosas que, al ponerme a escribir este top, el nuevo lanzamiento de los alemanes Powerwolf aún no ha salido y tenemos que conformarnos con un por de singles de adelanto y la canción que nos ocupa. Por esos dos singles, podemos presuponer que los tiros irán por donde han ido siempre con ellos: power tradicional, quizá más potente que el de otras bandas, con presencia de teclados eclesiásticos grandilocuentes y mucho punch.

El primer sencillo que sacaron fue «Beast of Gévaudan», y han decidido regrabarlo, usando ahora el francés. A pesar de que el video muestra los tormentos de JesuCristo, y aún teniendo en cuenta que la temática bíblica suele ser una de las más usadas por los lobos, la letra no va con las imágenes, sino que nos explica la historia de una bestia, medio lobo medio máquina, enviada por Dios para enderezar a todos los pecadores, que hay muchos. Lo que no sé es valorar el francés de Attila.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 277 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.