Wolfchant – Omega : Bestia

Nuestra Nota


6.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 9 de abril de 2021
Discográfica: Reaper Entertainment
 
Componentes:
Nortwin - Voz
Skaahl - Guitarra
Seehb - Guitarra
Lokhi - Bajo
Ghust - Batería

Temas

1. Omega : Bestia (1:54)
2. Komet (4:59)
3. Into Eternal Darkness (5:19)
4. Im Zeichen des Tiers (4:53)
5. Der Geist und die Dunkelheit (5:43)
6. Bestie (4:50)
7. Jäger der Nacht (4:11)
8. Out in the Dark (4:38)
9. The Flame (4:44)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Wolfchant – Omega : Bestia
Todos los discos de Wolfchant en Amazon


Tres meses hace que pasé el Covid. Y como efecto secundario me ha quedado qué, según con qué sonidos o ruidos, me viene dolor de cabeza; así, sin más. Para una persona que escucha diariamente música os podéis imaginar qué puede sentir. Es como si a un lector empedernido, de un día para otro, leer una simple página le costara horrores, no se puede concentrar bien en lo que está leyendo y, lo que antes se fulminaba en un día, ahora le llevase toda una semana. Pues así estoy yo, sin olvidar que, independientemente de esto, me puedo levantar un día y ya tener dolor de cabeza y que también me cuesta concentrarme más que antes, más de lo que ya me costaba, que es un decir… jajaja. Por suerte, el dolor de cabeza estándar ha pasado de ser cada día a tenerlo dos o tres veces por semana, así que algo hemos ganado. Supongo que para el 2060 ya estaré recuperado del todo. No, calla, que la raza humana se extingue en el 2050…

Bueno, dejemos de hablar de mí y pasemos a lo nuevo de Wolfchant. Para quién no conozca a esta banda alemana, le voy a hacer un máster en cinco líneas, como los que les dan a los políticos, vaya. Formada en los inicios del siglo XXI, en pleno apogeo del pagan metal, se hicieron con cierto renombre, primero con su primer larga duración, Bloody Tales of Disgraced Lands (2005,) y, por encima de todo -y disco que recomiendo-, A Pagan Storm (2007). Álbumes que me encantan, pues tienen y contienen todo lo que ha de tener un disco: voz a lo harsh, punteados constantes, velocidad, estribillos épicos, coros hermano-metaleros-cerveceros, aportes folk, oscuridad y una crudeza característica en este estilo tan propio.

Tras otro LP -para mí, bastante flojito-, Determined Damnation (2009), llegamos a la década pasada para encontrarnos con el primer cambio importante en la banda. La contratación de Nortwin (Michael Seifert) vocalista en grupos como Rebellion o Xiron. Esto es importante ya que paulatinamente, y disco a disco, empieza a predominar su voz más clara y ¿operística?, sin olvidarnos de su vocalista original, Lokhi, quien también continúa haciendo sus pinitos harshers. Dicho cambio se empieza a palpar en Call of the Black Winds (2011), que sigue la senda de los dos primeros y es de elevada factura.

Llegamos a 2017 y aparece el segundo cambio remarcable. Con Bloodwinter, definitivamente pasamos a tener unos Wolfchant, que pasan a tocar un estilo más clásico con mucho power, perdiendo por el camino el poco folk que había y un pagan ya prácticamente inexistente, a la par que pierden fuelle y consistencia. Aunque ganan en calidad, con una grabación y masterización exquisita, pasando a ser más grandilocuentes donde la épica está más en la voz de Nortwin y el estilo operístico que los acompaña. Gran álbum, con buenas canciones, pero perdiendo por el camino su esencia, volviéndose más “comerciales” y, quizá, previsibles.

Tras la muerte del guitarrista Gorthrim, 2018 es un año sabático para el grupo, que lo retoman todo y en este 2021 nos deleitan con su séptimo disco, Omega : Bestia. Así que después de marcarme un Wikipedia andante, voy a deciros qué me ha parecido. Para empezar, a uno que le gusta el estilo que tocaban en sus inicios, pues claro, actualmente ya no es lo mismo. Es como a quien le gusta los Amon Amarth de la primera década del 2000, ya no tiene nada que ver con su estilo actual. Quién diga que su último álbum aún es death metal melódico pues es para quitarle los tímpanos y que no escuche más música en su vida. Pues con Wolfchant pasa lo mismo. Sí, hay retales de death melódico, sobre todo del estilo finlandés, pero podríamos decir que lo suyo ahora es más un epic y power metal, con reminiscencias oscuras y de pagan nos queda la letra y justo.

No es un mal álbum, para nada. De hecho, creo que no hay ninguna canción mala. El problema es que tampoco encuentro ninguna canción que destaque, a excepción de alguna parte en concreto, o bien con estribillos para berrear, aún y así, demasiado parecidos entre ellos, por lo que al final parece más el típico disco para poner de fondo. O quizá soy yo que me gusta demasiado la “tralla”, o más bien no me gustan las medias tintas y este disco lo encuentro demasiado plano. Aunque no todo es malo, ya que el dueto de guitarras se entiende a la perfección y recuerdan a grupos como Kalmah o los Children of Bodom, de la primera década.

Por poner algunos ejemplos de canciones, el disco empieza con una intro épica «Omega : Bestia», que la verdad, en ningún momento se me pone la piel de gallina. Con eso lo digo todo.

«Komet» es un tema que varía entre el thrash y el death melódico y voces dramáticas. Tema que discurre entre la grandilocuencia de Powerwolf y las típicas guitarras “sonido Gotemburgo” de Arch Enemy. La siguiente «Into Eternal Darkness» es más de lo mismo, aunque con un estribillo, no lo negaré, de los que engancha y en directo no podrá faltar.

«Im zeichen Des Tiers», otro ejemplo de atmósfera perfecta, épica a rabiar y dueto de voces impecables. El problema es este, demasiado impecables, ¿sabéis cuando a un actor se le nota que está sobreactuando? Esta es mi sensación. «Bestie» otra a tener un poco en cuenta, con una imponente melodía, pero algo descafeinada. Otro ejemplo es «Out in the Dark», tema que podría pasar por uno de Powerwolf, si estos últimos tuvieran un poco de esencia oscura. Y así es mis sensaciones en este disco. ¿Sabéis cuando estáis mirando una película de esas lentas, que no malas, pero que parece que vaya arrancar, pero al final no lo hace nunca? Esto es lo que me parece. Y ojo que me gustan las pelis lentas eh, pero creo que me entendéis por donde voy.

De acuerdo que el pagan metal, ya no está a la moda como hacía unos 20 años y la gente se reinventa. Pero a mi pesar con esta reinvención han pasado a ser un grupo genérico más. Buena producción, un sonido excelente si lo comparamos con sus primeros discos, pero… ¿y qué? ¿Dónde está ese feeling? ¿Esas emociones? Para mi punto de vista han perdido autenticidad por el camino, aún implementando el dueto a voces. Estoy seguro que para algunos será un discazo, seguidores que no les va tanto la rapidez ni la agresividad, y lo más importante, ni la variedad de temas y matices. En fin, disco para olvidar para quién les gustaba los Wolfchant de antaño y para los nuevos seguidores, disco que continúa en la línea, aunque bajando un peldaño, del “excelente” anterior, Bloodwinter.

Dídac Olivé
Sobre Dídac Olivé 132 Artículos
Soy de esa generación que la “post-pubertad” lo pilló entre el metal primigenio (lo que llamamos ahora old school) y la nueva ola que fue el Nu metal, es decir, pasado mediados de los 90. Me encantan muchos estilos pero sobretodo el rock clásico y evidentemente el metal, este último es una forma de vida y encima me gusta desgranar y reconocer la riqueza de todos sus subgéneros. Uno ya tiene su edad (los mechones blancos en la barba no están por que sí) pero no me cierro para nada a grupos nuevos, eso sí, mientras haya fuerza y calidad, aunque hoy en día hay mucha. Como nacido justo entrados los ochenta también se incluye que soy un friki de cuidado (rol, videojuegos, Star Wars, pelis Gore, literatura fantástica y un largo etc.) vaya que toco de todo un poco. En resumen, espero contagiaros mi pasión metalhead a la vez que disfrutáis de mis aberrantes destripes.