Winterfylleth – The Reckoning Dawn

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de mayo de 2020
Discográfica: Candlelight Records
 
Componentes:
Chris Naughton - Voz, guitarra, bajo
Dan Capp - Guitarra, bajo, coros
Nick Wallwork - Bajo, guitarra, coros
Simon Lucas - Batería, percusión, voz hablada
Mark Deeks - Teclados, coros

Temas

1. Misdeeds of Faith (5:42)
2. A Hostile Fate (The Wayfarer Pt. 4) (7:40)
3. Absolved In Fire (9:54)
4. The Reckoning Dawn (8:23)
5. A Greatness Undone (8:24)
6. Betwixt Two Crowns (1:32)
7. Yielding the March Law (6:14)
8. In Darkness Begotten (9:12)
9. Upon Gallows Frail (6:04)
10. Woden (Enslaved cover) (4:45)
11. In Darkness Beholden (Synth) (8:34)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Winterfylleth – The Reckoning Dawn
Todos los discos de Winterfylleth – The Reckoning Dawn en Amazon


Dentro del black metal hay muchas ramas por explorar. Tenemos el black de la primera ola, con bandas como Venom, Bathory o Celtic Frost y el black de la segunda ola con bandas como Mayhem, Enslaved o Satyricon a niveles más generales. Por suerte, la cosa no termina aquí, ya que este extremo sub-género deriva en otros miles de sub-géneros, cada uno más curioso que el anterior: Tenemos el blackgaze y el post black metal, el black ‘n roll, el blackened thrash y death, el black sinfónico o el DSBM por mencionar unos cuantos.

Hoy vamos a presentar una de mis ramas favoritas dentro de este mundillo, a la cual le tengo especial cariño, por ser con la que empecé a interesarme por el black metal propiamente, debido a que suele abogar por la introspección y por la conexión con la naturaleza que nos rodea a través de la música.
Estoy hablando del black metal atmosférico, y en este caso, se trata de una banda de black atmosférico con elementos folk, tanto a nivel musical como a nivel lírico, dejando de lado los tópicos clásicos del género como pueden ser el satanismo, la destrucción del cosmos, o la abolición de la religión establecida, para incorporar una temática totalmente centrada en la historia antigua británica, la literatura anglosajona, la naturaleza y la descripción de épicos paisajes.

Sin duda tenemos todos los elementos para un pedazo de álbum, y Winterfylleth ha sabido aprovecharlos al máximo en su nuevo LP, The Reckoning Dawn. Y es que estamos ante un lanzamiento jodidamente abrumador y poderoso, imbuido en melodías folk y la furia de tiempos pasados, que sin duda tocará las oscuras almas de muchos.

The Reckoning Dawn empieza fuerte con “Misdeeds Of Faith”, con una introducción de batería que suena de estruendo, con una profundidad y un cuerpo sublime, a penas has pinchado el disco y ya se ha desatado la tormenta. En pocos segundos, Dan (guitarra líder) y Chris (guitarra rítmica y voz), arremeten con unas guitarras graves y poderosas, con unos power chords potentes y directos como un hachazo al pecho, que, junto a los acordes menores, le dan ese toque black metal tan característico. Insisto, las guitarras llevan la antorcha que ilumina el camino durante todo el álbum, y sin duda son el plato fuerte del álbum, con unas melodías sobrecogedoras y una ejecución implacable y precisa.

La voz de Chris suena desgarradora, y destila furia con cada palabra que recita, aunque creo que donde realmente se luce el grupo es en los coros, que son recitados de forma épica, casi hímnica. Pero eso no es todo, esos coros van acompañados de una batería espectacular, unos arpegios hermosos, la voz de Chris gritando por encima de la de sus compañeros y finalmente, la línea de bajo de Nick, que, junto a la letra, termina de moldear la atmósfera poniéndote en medio de una batalla que se verá interrumpida por unas voces proféticas venidas de los cielos.

El tema culmina en un clímax de trémolos que se sienten frescos como el rocío del bosque cayendo sobre tu cara, junto a Chris rezando a los dioses para que su alma sea perdonada y que su mente se mantenga con los objetivos fijos durante su camino, finalizando al unísono con sus compañeros:

“Guardian of the world,
Keep my mind firmly fixed,
Father of all,
Bright giver of life,
I pray that thou appoint me not,
Amongst these guilty ones,
And spare my soul
As shall I do thy will”

Empieza “A Hostile Fate (The Wayfarer pt.4)”, la segunda pista del álbum (y la cuarta parte de una saga de canciones que cuentan la historia de un caminante solitario que deambula en exilio y que ha vivido crueles batallas y la pérdida de seres queridos, las cuales podemos encontrar en su anterior álbum del 2010, The Mercian Sphere), con unas guitarras introductorias en solitario que poco a poco te plantan delante de tu hostil destino.

En breves el bajo se les une de forma implacable, haciendo que la canción entera suene atronadora, como si fuera un trance, aspecto que se refuerza aún más cuando entran las guitarras con riffs a base de trémolo y diatónicas, y la batería de Simon con su loop de doble bombo.

Estos elementos le dan a la canción un feeling muy Burzumesco, que de tanto en cuanto cambia con unas baterías a medio tempo, acompañado de unas guitarras muy melódicas para rápidamente volver a mecerte en el trance que se presenta al principio del tema.

Winterfylleth no se han ceñido (al menos no en exceso) a lo tradicional, ni se han limitado a imitar ciertos patrones explotados hasta la saciedad en el black metal, sino que han sabido usarlos en la medida justa y necesaria para crear una canción muy versátil, para nada monótona, con distintos pasajes totalmente diferenciales a lo largo de los casi 8 minutazos (que se dice pronto) que dura el tema.

Esta estructura se mantiene durante aproximadamente la mitad de la canción, hasta que los británicos te meten en toda una tormenta de blast beats y trémolo picking, que sin duda infunde un sentimiento de desesperación muy bien conseguido, con una combinación de power chords y diatónicas realmente potente.
A medida que va pasando la tormenta, el grupo va introduciendo más melodías, de forma muy, muy sutil, disolviendo poco a poco el caos, hasta elevar la canción a un nivel de euforia total, poniendo fin así a la cuarta parte de la historia del caminante, con unos cánticos y melodías realmente memorables, que terminan desvaneciéndose lentamente en el silencio.

Apenas vamos por el segundo tema del disco, y ya podemos ver como estamos ante una obra muy bien producida, con un sonido espectacular, y que presta mucha atención a los detalles.

En lo personal, soy muy asiduo a leerme las letras de los álbumes que escucho, y este caso no ha sido una excepción; me encanta el hecho de que la música acompañe tan bien y de forma tan cuidada lo que se está recitando, y no debemos olvidar que este tema en concreto se trata de una historia, que podrías leer como un cuento, por lo que la inmersión en la misma es realmente importante, y sin duda Winterfylleth lo ha bordado acompañando al oyente con una música espectacular, muy acorde con lo recitado. De los mejores temas del álbum sin duda.

La transición entre “A Hostile Fate” y la siguiente canción, “Absolved In Fire”, es simplemente hermosa, empezando esta última con unas guitarras acústicas, que me recuerdan muchísimo a lo que Ulver hizo en Kveldssanger, cosa que se ve mucho más acentuada cuando entran esos cellos que añaden esa atmósfera de melancolía y decadencia.

¿Recordáis lo que os dije antes de que se cuida el detalle al milímetro? Pues en este tema se puede apreciar a la perfección, cuando muy a lo profundo se van escuchando unas guitarras distorsionadas, sonando en perfecta armonía junto a las guitarras acústicas, que se van introduciendo de forma muy muy sutil, tomando finalmente el protagonismo que les pertenece, interpretando una de las mejores melodías del LP, junto a unos blast beats y unos toms que suenan como si el cielo se estuviese partiendo.

El papel de la voz es impecable, y el bajo le da un toque de profundidad y de inmersión perfecto. Además, la canción también innova un poco saliéndose de la tónica con un pasaje bastante groovy para volver a mecerte antes de que te des cuenta entre guitarras melódicas y cánticos, absolviendo así nuestra alma entre llamas, y poniendo fin a este maravilloso tema de casi 10 minutos de duración. Mi canción favorita del plástico, sin lugar a dudas.

Llegamos al tema homónimo del disco, “The Reckoning Dawn”, que suena a tormenta helada, con unas baterías ejecutando unos blast beats inclementes junto a los trémolos de nuestros guitarras. Atmósfera que sólo se ve alterada para mostrar, de nuevo, unas melodías eufóricamente esperanzadoras.

No importa lo rabioso que pueda sonar Chris recitando sus letras y no importa la rabia o la furia que puedan destilar estas canciones, pues siempre te verás mecido en un tranquilo sentimiento de melancolía, que sin duda tocará tu corazón y alma, haciendo mella en ambos.

Continuamos con la quinta pista del LP, “A Greatness Undone”, con un tono más oscuro que los anteriores temas, y creo que lo que es bien destacable de este tema son sus pasajes atmosféricos, donde puedes simplemente cerrar los ojos dejándote llevar por la música y el trance en el que te induce, llevándote a lo más profundo de tu mente en un viaje introspectivo de lo más intenso. Esto se acentúa sobre todo hacia el final del tema, donde las baterías a medio tiempo y las melodías lentas hacen el resto del trabajo.

“A Greatness Undone” deja paso a “Betwixt Two Crowns”, un puente acústico de lo más espectacular, de nuevo al más puro estilo Ulver. Escuchar esto me plantó en medio del bosque a las tantas de la noche en pleno otoño, disfrutando simplemente de la oscuridad, la soledad y el frío viento cortante. Sin duda este interludio marca un antes y un después en el LP, dividiéndolo en dos partes.

El breve puente termina acercándonos al final del álbum con “Yielding The March Law”, que empieza con unas guitarras introductorias, muy melódicas, que nos muestran el riff sobre el que se va a desarrollar la canción durante un par de vueltas hasta que Chris entra con un alarido desgarrador que pone los pelos de punta, para empezar a describirnos la imagen de una tierra desolada por el salvajismo y empapada en sangre.

De nuevo vemos combinados en este tema los elementos folk y sinfónicos que le dan el sello de black metal atmosférico a esta obra.

En este tema Chris se luce con la voz y los alaridos que llenan la pista de sentimiento y emoción. Duro, crudo y auténtico. Un tema cortito en comparación a lo que hemos visto hasta ahora, pero jodidamente intenso y aplastante.

“Yielding the March Law” termina dejándonos caer de bruces ante el tema final del LP, y donde la banda saca a relucir todos sus recursos. Para empezar, “In Darkness Begotten”, ya suena al final del épico viaje que nos brinda este álbum, el tono de las guitarras se siente distinto y todo suena aplastante.

El bajo es duro y machacón, se complementa muy bien con el trémolo de la guitarra rítmica, mientras la guitarra líder nos abruma con sus épicas líneas melódicas. La batería es sublime e impecable como en el resto del álbum, hace una combinación muy buena de blast beats y medios tiempos que te crujen la cabeza a lo largo y ancho del tema.

Antes dije que “Betwixt Two Crowns” marcaba un antes y un después, y en esta canción se puede apreciar a la perfección, haciendo de este tema un punto y final a nuestro viaje, que culmina, al fin, con un pasaje folk acústico para desvanecerse en la oscuridad.

No obstante, si os habéis quedado con ganas de más, los majetes de Winterfylleth ofrecen una versión deluxe que incluye un bonus EP, con tres canciones extra.

La primera de ellas es un tema extra que ofrece la banda, como la guinda al pastel, un epílogo a nuestra travesía por su LP, titulado “Upon Gallows Frail”, junto a un cover del tema “Woden” de Enslaved muy bien ejecutado y muy a la altura de la original (en realidad, la canción original se titula “Wotan”, que es como los antiguos germanos llamaban a Odín. Winterfylleth, al ser ingleses, cambiaron el título por la palabra “Woden”, que es como se le llamaba a Odín en el inglés antiguo). Finalmente nos encontramos una canción completamente de sintetizador, titulada “In Darkness Beholden”, totalmente ambiental y atmosférica, al más puro estilo de Burzum.

The Reckoning Dawn es un álbum que debe apreciarse con detenimiento, y supone un triunfo total por parte de la banda, habiendo lanzado un LP de gran calidad, con una producción impecable, pulida y con mucha variedad de recursos. Muy versátil y emocionalmente muy, muy intenso.

Este álbum es perfecto, tanto para aquellos que ya disfrutan con frecuencia del género, como para los que justo empiezan a adentrarse en el mundillo. No dejará indiferente al que se aventure a escucharlo.