Vampire Weekend – Only God Was Above Us

Nuestra Nota


9.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 5 de abril de 2024
Discográfica: Columbia Records
 
Componentes:
Ezra Koenig - Voz, guitarra
Chris Baio - Bajo
Christopher Tomson - Batería

Temas

1. Ice Cream Piano (3:36)
2. Classical (4:20)
3. Capricorn (4:10)
4. Connect (5:10)
5. Prep-School Gangsters (3:49)
6. The Surfer (5:47)
7. Gen-X Cops (3:48)
8. Mary Boone (4:26)
9. Pravda (4:12)
10. Hope (7:58)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Vampire Weekend – Only God Was Above Us
Todos los discos de Vampire Weekend en Amazon


Cinco años de espera para un nuevo capítulo de nuestros queridos Vampire Weekend. Con este nuevo trabajo, los newyorkinos firman cinco discos todos ellos imprescindibles para comprender la evolución de la música indie las dos últimas décadas. Quizás su punto más bajo fue con su anterior trabajo titulado Father of the Bride (2019), aunque para un servidor está a la altura de toda su discografía. El trío suma un nuevo acierto con Only God Was Above Us (2024), un disco memorable que no tardará en situarse entre lo mejor del curso y lo mejor de su carrera.

Tras unos anticipos que me descolocaron por completo, era necesario tomarse su tiempo para dejarse inundar por todo Only God Was Above Us al completo. Y, al contrario de lo que podía parecer y sobre todo distanciándose en ello de las primeras impresiones sobre Father of the Bride (2019), este disco entra dulce pero firme de buenas a primeras. Tras estos primeros 47 minutos, la primera toma de contacto real y completa, uno acaba con la sensación de haber gozado de Vampire Weekend en todo su esplendor. En todos sus aspectos, un disco total.

Todo arranca con “Ice Cream Piano”, amor a primera vista. Tras una introducción muy pausada en la que Ezra vierte todos sus sentimientos sobre una ligera melodía se produce el esperado momento de ruptura en que la melancolía inicial se convierte en una fiesta de luces y colores. Mención especial para el piano / teclado que hace magia en toda la segunda mitad del tema. Canción himno destinada a arrasar en directo tanto como a conmover al oyente.

No se queda atrás “Classical” con un trabajo melódico sublime que combina a la perfección las melodías agradables y cercanas de sus primeros discos con la evolución metódica de la música global que están ejecutando en la actualidad. Cierta distorsión, arreglos preciosos, despliegue vocal multi recursos. Impactante es en los dos tercios cuando aparece un saxo por aquí, teclados por allá… ¿free jazz? Sublime.

“Capricorn” fue el primer adelanto del disco y quizás no fue del todo acertado. Aunque es una preciosa canción, puede llevar al oyente a no arriesgarse con el resto del disco. Musicalmente es enorme pero le falta el gancho necesario para ser un primer single. El piano vuelve a ser protagonista principal en “Connect”, otra preciosa canción que nos muestra al trío en su momento más desatado.

Permitidme la licencia para saltarme varias canciones (ninguna baja el nivel de lo comentado) y para no extenderme más de lo necesario aterrizaré en “Hope” que cierra el disco rozando los ocho minutos de duración. Maravillosa traca final cargada de emotividad y con unas melodías realmente preciosas en lo más cercano al art pop que nunca han compuesto.

Sin darnos cuenta tenemos entre nosotros posiblemente el mejor disco de una banda que se nota más madura que nunca. Los himnos joviales quedan en el pasado pero el alma de Vampire Weekend sigue siendo la misma ahora que la de esos adolescentes de hace dos décadas. Only God Was Above Us contiene la mejor base melódica de toda su carrera y algunas de las letras más intensas de sus cinco discos. Sin duda alguna, este trabajo se situará en su cima creativa. Y lo merecen.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 948 Artículos
Rock en todas sus extensiones