U.D.O. & Das Musikkorps der Bundeswehr – We Are One

Nuestra Nota


9.75 / 10

Ficha técnica

Publicado el 17 de julio de 2020
Discográfica: AFM Records
 
Componentes:
Udo Dirkschneider - Voz
Andrey Smirnov - Guitarra
Fabian Dee Dammers - Guitarra
Tilen Hudrap - Bajo
Sven Dirkschneider - Batería

Temas

1. Pandemonium (5:27)
2. We Are One (4:44)
3. Love and Sin (7:12)
4. Future Is the Reason Why (5:03)
5. Children of the World (6:35)
6. Blindfold (The Last Defender) (4:20)
7. Blackout (2:40)
8. Mother Earth (4:10)
9. Rebel Town (5:31)
10. Natural Forces (3:29)
11. Neon Diamond (5:46)
12. Beyond Gravity (4:34)
13. Here We Go Again (5:07)
14. We Strike Back (3:53)
15. Beyond Good and Evil (6:30)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: U.D.O. & Das Musikkorps der Bundeswehr – We Are One
Todos los discos de U.D.O. & Das Musikkorps der Bundeswehr en Amazon


¿Qué le queda al señor Udo Dirkschneider por hacer en esta vida? Pues posiblemente un disco orquestal y para de contar. Maestro absoluto y Dios del heavy metal sigue siendo un obrero y tira adelante con toda la ilusión intacta. Ahora un poco juega a separar su glorioso paso por Accept y su carrera en solitario: una cosa es U.D.O., otra es Dirkschneider. Ahora que Accept juegan con orquestas, pues Wolf Hoffman siempre ha sido un enamorado absoluto de la música clásica, tocaba que don U.D.O. diera la réplica a sus excompañeros, y empezó a gestar esta maravilla cuando en 2015 apareció en Wacken con los mismos protagonistas: una orquesta militar. Y es un terreno en el que menudo vocalista teutón también se siente cómodo como podemos ver en este brillante disco orquestal. Pero aquí se ha ido un par de pueblos más allá y sorprende con una obra orquestal y conceptual nada habitual. Primero porque aquí no se orquestan clásicos, aquí las canciones son compuestas ex profeso para el disco, y la otra es que, ya que toda la vida ha ido vestido de militar, pues colabora con una orquesta del ejército alemán Das Musikkorps der Bundeswehr.

Es más, han colaborado con él a la hora de componer dos ex de Accept como son Peter Baltes y Stefan Kaufmann, unidos junto al coronel Christoph Scheibling. También los compositores Guido Rennert y Alexander Reuber. Hay que nombrarlos a todos pues lo conseguido merece el aplauso. Hay esa frase tan buena que dice que “la inteligencia militar es a la inteligencia lo mismo que la música militar es a la música”… pues aquí los resultados sorprenden cuanto menos haciendo mala la graciosa frase. No hay mas que ver las fotos para ver que los detalles han sido cuidados hasta lo más mínimo. Está claro que este proyecto merece ser cabeza de cartel en Wacken, su segunda casa (estaba programado). El disco indaga en los males actuales de la humanidad, que son muchos y siguen siendo los de siempre. Udo lanza un mensaje positivo de esperanza pero alerta de que los males nos afectan a todos pues “Todos somos uno”. Incluso su voz gana muchos matices y registros más allá de su legendario rasgado.

De entrada, la composición que da título a la obra es una maravilla capaz de emocionarte: un himno absoluto, alegre, potente y capaz de darle a Udo otro clásico en su haber. Pasan los años, pero este señor no te va a defraudar y más con esta maravilla que le puede devolver a emisoras de todo el mundo. Hasta el robot que programa en bucle las canciones de Rock FM caerá rendido, se le fundirá el “microchís”. Otro enorme momento es la canción que la precede: “Pandemonium”. Completísima composición en la que Udo da toda su gama de registros posibles. “Love and Sin” es una especie de cruce entre Ennio Morricone y Nightwish, otra vez con inmejorables resultados. Perfecta comunión entre electricidad, vientos, metales y voces femeninas con un protagonismo absoluto. De verdad que el nivel que hay aquí es tremebundo. A pesar de que hay muchos temas, y bastante extensos, para nada te da la sensación de que sobra minutaje o de que tiran de relleno.

Las letras comprometidas con el medio ambiente y el futuro de la humanidad están presentes en todas las composiciones y en “Future Is the Reason Why” hay un riff orquestado soberbio. Espectacular canción, y ya van unas cuantas… Pura belleza hay en la preciosa “Blindfold (the Last Defender)” cantada por una gran vocalista en unas líneas bastante desnudas de orquestalidad, siendo una balada y jugando con el piano y arreglos de cuerda. Una power ballad apabullante. Hay también tres temas instrumentales que dan espacio al disco dejando que Udo descanse y ya pensados para un hipotético directo. “Blackout” es puramente cinematográfica con muchas conexiones con la banda sonora de Terminator. Otra es “Natural Forces” más en onda Piratas del Caribe y con un bonito protagonismo de los metales. La tercera es una demostración de gaita con aires a lo Gary Moore y una voz femenina en las postrimerías del tema.

Y la fiesta sigue pues el segundo single es ese precioso dueto con voz femenina titulado “Neon Diamond”, otra power ballad intensa con mucho ángel y que es capaz de emocionarte de verdad, especialmente con ese solo de saxo. Un poco hay la huella de Meat Loaf pero con Udo de cantante. La onda puramente Accept irrumpe con fuerza en “Mother Earth”, cargada con un poderoso riff y dotada de un estribillo ampuloso que sigue la mejor tradición que siempre nos brindó su banda madre. Este tema en metálico sonaría a clasicazo absoluto. No bajan la guardia en un “Rebel Town” en la que el pequeño gran vocalista luce su voz rasgada arropado por orquesta y sedosos coros. “Here We Go Again” es posiblemente el tema más extraño, pero no le sienta nada mal el orquestado y Smirnov tiene cancha suficiente para lucirse en el solo de guitarra. Faltaba un pelotazo speed metal y ese viene de la mano de “We Strike Back”. Doble bombo poderoso de Sven y colorido orquestal a pesar de tratarse de un tema tópico y directo. Incluso el solo es puro clasicismo. El disco se cierra dando protagonismo total a coro, orquesta y banda con Udo agradeciendo el gran trabajo realizado. Este tema cierra la obra, pero puede abrir conciertos.

Estamos sin lugar a dudas ante uno de los mejores discos orquestales de rock desde que a Jon Lord se le metió entre ceja y ceja que tocaba unir este estilo con la música clásica. Es absolutamente impresionante lo que ha conseguido Udo con este equipo, incluyendo su propia banda (con su hijo en la batería) y la Musikkorps der Bundeswehr. La obra es variada, accesible, adictiva y sorprendente. Es uno de los mejores discos aparecidos en años, pero lo más increíble de todo, y lo que lo hace más especial, es que los temas son nuevos. No hay orquestaciones de clásicos ni nada por el estilo, así que la sorpresa es absoluta. Había planeada una gira por Sudamérica y un fin de fiesta en Wacken donde nos haría tocar el cielo. No podrá ser, pero uno se plantea el volver a esas santas tierras para ver este espectáculo en directo. Sólo he puesto tres 10 en estos 20 años y tentado estoy de hacerlo… pero me quedo en un 9,75 que igualmente es la cuarta mejor nota que haya dado en mi vida. Felicidades señor Udo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 439 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.