Tribulation – Alive and Dead at Söda Teatern

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 15 de noviembre de 2019
Discográfica: Century Media
 
Componentes:
Johaness Anderson - Voz, bajo
Jonathan Hultén - Guitarra
Adam Zaars - Guitarra
Oscar Leander - Batería

Temas

Disco 1
1. The Lament (5:42)
2. Nightbound (6:29)
3. Lady Death (3:32)
4. Subterranea (5:22)
5. Purgatorio (3:35)
6. Cries from the Underworld (5:11)
7. Lacrimosa (6:34)
8. The World (4:00)
9. Here Be Dragons (10:18)
Disco 2
1. Trollens Brudmarsch (3:22)
2. Melancholia (5:25)
3. The Motherhood of God (6:34)
4. Rånda (7:12)
5. Ultra Silvam (5:21)
6. Guitar Solo (5:21)
07. Strange Gateways Beckon (5:12)
08. Strains of Horror (8:07)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Tribulation – Alive and Dead at Söda Teatern
Todos los discos de Tribulation – Alive and Dead at Söda Teatern en Amazon


Soy de los que les ve a Tribulation un futuro enorme y a una de las próximas bandas llamadas a crecer y a tocar en recintos mayores. Los suecos se juegan muchísimo con su próximo disco de estudio pues sus dos últimos Children of the Night y Down Below tienen una calidad superior. Han puesto punto y seguido de pausa y aprovechan este gran momento con un disco doble en directo para demostrar que su calidad sobre las tablas es rotunda. Les he podido ver un par de veces, una acompañando a Arch Enemy y la otra con Ghost. Reconozco que su propuesta no es del todo popular y no entra fácilmente, pero cuando uno percibe todo el poder y la calidad de este grupo entra en un mundo vampírico espeluznante y adictivo. Soy de los que piensa que el día que tengan dinero colgarán del techo enormes lámparas de araña que se balancearán al son de su música: Un post death metal melódico vampírico.

Arrancan con la espectacular “The Lament” en la que los riffs de Jonathan Hultén y Adam Zaars combinan perfectamente con la voz y bajo de ese coloso que es ya Johaness Anderson. La elegancia y danzas de los dos guitarristas contrastan con el músculo y actitudes más rudas del frontman. Otro de sus cénits musicales es “Nightbound”, confirmando un arranque basado en lo más notable de Down Below. Los constantes detalles melódicos en las seis cuerdas le dan una calidad a la música muy por encima de la media. El grupo no tira de pregrabados y con la batería de Oscar Leander se basta. “Lady Death” sigue culminando el brillante arranque en otro de sus temas más conocidos. Estocolmo ruge con ganas para recibir “Subterranea” con esa intro inquietante y ese desarrollo más lúgubre.

Los juegos melódicos y técnicos se suceden en “Cries from the Underworld”, bien apoyada por la impecable base rítmica. A nivel de sonido todo es muy completo e incluso se le da al público algo de presencia. La mayoría de sus composiciones necesitan minutaje por lo que no se ciñen a buscar lo inmediato y el efecto rápido. Eso hace que el grupo no sea tan accesibe. Cortes como “Lacrimosa” son extensos para darle a las canciones la forma y todo el repertorio de trucos e identidad necesarios. En “The World” hay cierta evolución en el sonido siendo más accesibles y demostrando que el futuro puede ir por esos derroteros, con influencias del post metal y de cierto aire gótico y post punk. El primer acto se concluye con el debut en directo de la extensa “Here Be Dragons” que, curiosamente, nunca había llegado a sonar en directo.

El segundo acto empieza con una larga intro de teclado y guitarras para que el teatro más antiguo de Estocolmo quede extasiado con “Melancholia”, el tema referente, el que los puso en el mapa y el que quedará como el eterno clásico del grupo. Lo que consiguieron en Children of the Night fue realmente muy grande. Otra de las favoritas de sus seguidores es “The Motherhood of God” con esos trabajados detalles en los riffs de guitarra. La solista de Jonathan es tan indispensable como la garganta de Johaness. El gran detalle que tiene la agrupación de Arvika es el incluir hasta tres temas de Formulas of Death de 2013, una especie de premio para sus más veteranos seguidores. Mucha gente cree que el grupo empieza desde Children of the Night. El solo de Hultén es solemne y elegante, tanto como sus ropajes de directo. Buena intro para llegar a “Strange Gateways Beckon”, otra de las fundamentales. Cierran con “Strains of Horror” (por vez primera en directo) aunque ese día hubo un bis más con “Suspiria de Profundis” de su segunda obra.

Doble disco en directo y DVD de una calidad excelente. Aquí sólo hemos podido analizar el audio y la verdad es que como directo va un paso más delante de la mayoría de productos actuales. Es un directo muy real, con alma y en el que se captura un momento muy fidedigno de lo que es Tribulation sobre un escenario. Sonido ideal, público tímido y un grupo que hasta día de hoy apunta a que empezará un nuevo estado. Para eso suelen servir los discos en directos, para cerrar capítulos. Así pues, toca esperar la nueva obra que mucho pesará en el devenir del combo sueco. Toca o despegar o estancarse, es ahora o nunca. Esta gente están acostumbrados a lo grande. Más de uno ha sido un nameless ghoul de Ghost. Si estamos ante un grupo de culto o ante una banda de masas quedará contestado en su siguiente disco.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 440 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.