Trans-Siberian Orchestra – Christmas Eve and Other Stories: 25 años del triunfo masivo de Savatage bajo otro nombre

Ficha técnica

Publicado el 15 de octubre de 1996
Discográfica: Lava Records
 
Componentes:
Danielle Landherr - Voz
Graham Tracey - Voz
Guy LeMonnier - Voz
James Lewis - Voz
Jay Pierce – Voz
Steve Broderick - Voz
Al Pitrelli - Guitarra
Alex Skolnick - Guitarra
Angus Clark – Guitarra
Chris Caffery - Guitarra
Dave Z – Bajo
John Lee Middleton - Bajo
Bob Kinkel - Teclados
Carmine Giglio - Teclados
Jane Mangini - Teclados
Jeff Plate - Batería
John O. Reilly - Batería

Temas

1. An Angel Came Down (3:52)
2. O Come All Ye Faithful/O Holy Night (4:19)
3. A Star to Follow (3:49)
4. First Snow (3:53)
5. The Silent Nutcracker (2:22)
6. A Mad Russian's Christmas (4:43)
7. The Prince of Peace (3:33)
8. Christmas Eve / Sarajevo 12/24 (3:25)
9. Good King Joy (6:36)
10. Ornament (3:37)
11. The First Noel (0:55)
12. Old City Bar (6:18)
13. Promises to Keep (2:41)
14. This Christmas Day (4:20)
15. An Angel Returned (3:53)
16. O Holy Night (2:39)
17. God Rest Ye Merry Gentlemen (1:16)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Trans-Siberian Orchestra – Christmas Eve and Other Stories: 25 años del triunfo masivo de Savatage bajo otro nombre
Todos los discos de Trans-Siberian Orchestra – Christmas Eve and Other Stories: 25 años del triunfo masivo de Savatage bajo otro nombre en Amazon


Adiós a Savatage y hola grandes escenarios y discos de platino. En 1996 Savatage se había (casi) finiquitado y se iba disolviendo como un azucarillo dejando a sus fans un poco a medias, pues el momento que atravesaban era enorme y su popularidad no paraba de crecer con conciertos inolvidables. La idea era que la Trans-Siberian Orchestra sería un proyecto a convivir entre su banda madre, pero pronto el hijo se comería al padre. Paul O’Neill (productor de AC/DC, Scorpions, Aerosmith…) tenía clarísimo lo que tocaba hacer, Jon Oliva sabía que lo que tenían estaba hecho para las grandes audiencias y Robert Kinkel era la tercera cabeza pensante del triunvirato ganador. Iban a ser leyenda, pero para ello, muy posiblemente, Savatage caería.

Una de las premisas era muy clara: todos los que habían formado parte de Savatage en alguna de sus muchas encarnaciones iban a formar parte de la orquesta trans-siberiana. Lo que no habían calculado es lo grande que podía llegar a ser ese proyecto de una forma tan instantánea… Se sirvieron de los villancicos para generar un producto apto para todos los públicos, y Estados Unidos y Canadá les recibieron a pies juntillas gracias a este disco, que para mí bordea lo empalagoso y define a Estados Unidos: un horterismo absoluto. Eso sí, el heavy metal y los destellos progresivos serían la base de todo.

La definición de Trans-Siberian Orchestra es que son villancicos con esteroides, heavies tocando ñoñerías en las que irían colando las partes más accesibles de Savatage. El plan, en el fondo, era evolucionar hasta el punto de que la música de Savatage terminaría siendo ofrecida al gran público, y lo han conseguido a medias. Pero para ello hay que tragarse este artefacto que va de la genialidad a lo irritable. Os lo dice alguien que adora a Savatage pero que no soporta la música navideña.

El disco

La excelencia y lo que da la posibilidad de lanzarse a este proyecto es la célebre versión del “Carol of Bells” grabada en estilo Savatage y que, de hecho, fue grabada para el disco de 1995 Dead Winter Dead. Una canción espectacular con el piano de Jon Oliva y una carga emocional brutal. Aquí está la clave de todo. Su éxito fue tan sonado y sonaba tan heavy que mucha gente en Estados Unidos creyó que eran Metallica quienes estaban detrás de esta canción…

Las muchas instrumentales navideñas en clave inquietante y sombría, además de guitarras cortantes y metaleras es lo que más impera en este trabajo, y es lo que les hace diferentes a todo. La versión de “A Mad Russian’s Christmas” es impresionante. No se puede hacer mejor… Pero más allá de lo previsible y comercial el grupo metió con maestría composiciones que podrían pertenecer perfectamente a Streets, caso de “Old City Bar”. Savatage eran maestros de la balada y el mundo tenía que darse cuenta de ello.

No puedo deciros que sea muy fan de artefactos comerciales como “An Angel Came Down”, pero se innegable que el espíritu Savatage está allí más que presente. La clase no la pierden y mantienen la pegada a pesar de enfocarlo todo a las familias y a un show para todos los públicos. El piano de Jon Oliva y las guitarras de los miembros de Savatage abren para que el grupo se marque una edulcorada “O Come All Ye Faithful/O Holy Night”. La verdad es que el producto es 100% novedoso y adictivo. Reinventar los villancicos es algo impensable, y Paul O’Neill y Robert Kinkel lo consiguieron con creces.

Uno de los grandes aciertos fue el dejar que las guitarras eléctricas se marcaran esos solos a lo guitar hero. Los cánons vocales siempre habían sido una de las señas de los de Florida, pero aquí van con todo: voces femeninas, masculinas, niños… “A Star to Follow” es la prueba evidente de lo que perseguía el grupo, y no iban a reparar en gastos. Lo más grande de todo es que el grupo pudo crear nuevos hits navideños como “First Snow”, una instrumental totalmente eléctrica e inspirada.

Cuando atacan el “Cascanueces” con dos guitarras acústicas ya ves que el nivel es extraordinario. Luego hay voces invitadas femeninas brillantes en “The Prince of Peace”, un poco es lo que marca al grupo: un carrusel de voces perfectas que pasan del coro a la voz solista dando dinamismo absoluto y posibilidades infinitas. Pero si de verdad quieres percibir el estilo de Savatage hay que pararse en la genial “This Christmas Day”. Una power ballad 100% del grupo. Puro espíritu de Streets en su máxima expresión. Es la canción más interpretada en directo de este disco.

Guitarrazos y fuerza en “Good King Joy” aunque en terrenos del gran público. Hay ese poso triste e inquietante, aunque feliz que pasa a terrenos de coral infantil en “Promises to Keep”. Los Savas del “Gutter Ballet” asoman un poco en “An Angel Return”, que es la que cierra el disco con ese dueto masculino-femenino. Posteriormente se añadieron un par de temas extra con los punteos de guitarra como protagonistas con “O Holy Night” y “God Rest Ye Merry Christmas”.

Veredicto

He podido ver a la Trans-Siberian Orchestra tres veces en mi vida y he tenido que enfrentarme a padres de familia que no entendieron que me abrazara a mi litro de cerveza y cantase los clásicos de Savatage a pleno pulmón, cuando ellos no sabían ni de que canción se trataba. Es la extraña convivencia a la que nos han arrojado los genios de Florida en sus directos. En Ámsterdam me abracé con un señor cuando tocaron “Sleep”, y es que ellos saben que el material de Savatage no está en el pedestal que merecen, pero tiempo al tiempo… Cuando vuelvan Savatage los recintos serán muy grandes y el show será de época.

Christmas Eve and other Stories es uno de los discos de villancicos más vendidos de la historia de Estados Unidos y la canción “Christmas Eve Sarajevo” la más vendida de la historia del género. No está mal… pues era un tema de Savatage. Esta obra fue triple platino en Estados Unidos y tres millones y medio de copias facturadas para una reinvención del género. En cuanto a datos os puedo decir que la Trans-Siberian Orchestra gasta más en pirotecnia que Kiss, y no ahora, hace más de 20 años de eso. Que en España no se los conozca no quiere decir que sean un grupo enorme.

Y a día de hoy todavía tengo que intentarle hacer ver a la gente que Savatage no fracasaron, que sólo cambiaron de nombre, y que ganan tantos millones que están cómodos con su versión transiberiana, pero claro… la gente no les conoce, y si no les conoce… pues que no existen. Actualmente el grupo sólo toca cuatro meses haciendo dos bolos diarios la orquestra Este y dos más la Oeste. Llenan pabellones y meten tantas canciones de Savatage como pueden, contando con vocalistas excepcionales. De los discos que han grabado como Trans-Siberian Orchestra es el que menos me gusta, pero es su gran éxito para el gran público.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 744 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.