Crónica y fotos del concierto de Tort + Avern - Sala Rocksound (Barcelona), 5 de julio de 2019

Tort y Avern nos deleitan con un par de calurosos y potentes conciertos en la Rocksound

Datos del Concierto

Bandas:
Tort + Avern
 
Fecha: 5 de julio de 2019
Lugar: Sala Rocksound (Barcelona)
Promotora: Execució
Asistencia aproximada: 70 personas

Fotos

Fotos por Robert Garcia

Este pasado viernes tuvimos una cita con la mugre más selecta de Barcelona con los conciertos de Tort Avern en la sala Rocksound de Barcelona. Y como cada viernes tengo ensayo con mi grupo Madera pues decidimos ensayar un poco menos e ir después a ver a los colegas repartir tralla. Fuimos con la calma porque ya sabemos que en la Rocksound no son muy estrictos con los horarios y si pone en el cartel que empieza a las 10 de la noche, ten por seguro que se retrasará.

Dicho y hecho. Entré para no perderme nada sobre las 11 menos cuarto y Avern estaban listos para su descarga. Formación clásica de cantante, guitarra, bajo y batería con un sonido potente y crujiente que envolvió toda la sala en un instante. De momento tienen grabadas tres canciones, una demo que salió recientemente aunque interpretaron más canciones, un total de seis quedándonos con ganas de más.

Empezaron con «Horseman of Feral Madness» sin más dilación y animando mucho a la gente con sus geniales riffs y ritmos. Sucios y arrastrados con una voz que oscila entre el black y el death sonando todo el conjunto muy bien. Tienen un regusto old school que siempre es de agradecer para un servidor y tienen un estilo fácil de escuchar y efectivo.

«A Dreadful Man» fue la siguiente para que no parara la fiesta y es que la sala presentaba un bonito aspecto, más o menos la mitad del aforo con muchas ganas de marcha. «Shadows of Filth» nos pasó por encima, una canción corta y directa, muy rockera y divertida.

Con «Golem» continuaron pero en este caso mucho más clásicos con un rock/punk movido aunque algo monótono pero que no impedía mover las cervicales para luego entrar en un espiral de black enfermizo. Algún toque de sludge y una parte más calmada con unas buenas melodías marcaron el final con de nuevo ese regusto a la vieja escuela del death’n’roll.

Aún les quedaban un par de canciones con «Witches Eyes» que siguieron un poco la línea de lo escuchado antes. Contundencia, riffs clásicos y divertidos, buenos ritmos y voces variadas. Cerraron con «Black Goddess» dejando a todos los presentes con muy buenas sensaciones y tras charlar con conocidos y colegas todas las opiniones eran positivas. Así que desde aquí les animamos a seguir trabajando que la cosa pinta bien.

Setlist Avern:

Horseman of Feral Madness
A Dreadful Man
Shadows of Filth
Golem
Witches Eyes
Black Goddess

Cuatro guitarrazos, golpes de bajo, gruñidos de voz y un par de redobles de batería y Tort dieron inicio a su concierto en el que interpretaron en el mismo orden su último disco entero. A la primera nota ya nos sumergimos en su océano de sludge doom del que es casi imposible escapar. Todos al son del riff principal de «Imperium Diabolicus» meneando la cabeza en una catarsis colectiva. El sonido fue atronador desde el principio sonando crudos y directos, densos y aplastantes. Las partes más lentas y decadentes llenaron la sala Rocksound de oscuridad y de ese aroma vintage, esta gente te hunden sin piedad.

Los ritmos marcados por Michel a la batería son totalmente hipnóticos llenos de detalles y redobles, juegos con el bombo y otros recursos que sabe aprovechar al máximo. Tras otra vez menear la sesera prosiguieron con la parte final totalmente lisérgica con la que nos dejaron ya para el arrastre con esas guitarras etéreas junto a esa voz cavernosa y poderosa para acabar sumidos en la más absoluta decrepitud, y esto solo con la primera canción.

Sin descanso dio inicio «Predominance» con la batería como protagonista para acto seguido meternos de lleno en un fangoso pantano del que fue difícil salir con semejantes riffs y ese sonido tan persistente que te apabullaba saliendo del escenario a todo trapo. La verdad que es un grupo para disfrutar en salas de este tipo para así poder entrar en comunión con ellos de una manera más cercana y sentir como los bajos te vibran por dentro. Nos deleitaron con unos buenos acoples sentenciándonos a todos con un doom de manual ejecutado a la perfección. Luego se animaron un poco y pudimos bailar al son de su pútrido desarrollo.

Con sus ritmos de pura decadencia fuimos avanzando hasta «Pike, Darts and Chopper» que tiene un ritmo monótono y repetitivo pero muy adictivo con el que la sala explotó. Mucho más directa que las anteriores e igual de contundente donde de nuevo brilló Michel tras los parches con una serie de ritmos y redobles geniales. Todos a una y machacando nuestros pobres cerebros a base de viscosas guitarras en un festival de óxido y moho.

Con unos sonidos raros y atmosféricos empezaron «Transmuted in Embers» que nos transportó a mundos desolados con esos aromas a Black Sabbath que tan bien sientan (por algo son los padres de todo esto). Lentos y ominosos fueron desgranando cada parte con un gran temple y hundiendo a todo el personal que continuaba en catarsis. Como pocos saben crear momentos memorables llenando todo el espacio con su sonido abrumador cosa que solo se consigue con trabajo constante.

Después de haber transmutado en las brasas nos tocaba renacer de la tumba con «Reborn in the Grave» con un principio muy sugerente y tranquilo para adentrarnos en un espiral de sludge sencillo pero efectivo con unas voces grimosas y envolventes y unas partes tan decadentes que ya apenas nos quedaban neuronas.

A pesar de que sus canciones tienen patrones parecidos se pasó bastante rápido el concierto y lo disfrutamos mucho pero aún quedaban algunas sorpresas repasando sus anteriores discos.

«Horrible Procession» fue la elegida de su disco II (2015) que entró con potencia y nos volvió a meter en su particular mundo de podredumbre. Con sus circulares guitarrazos monolíticos llegaron a hacernos sucumbir a su particular ritual, una adoración al averno y a lo oscuro. Tras esta nos obsequiaron con una versión de Celtic Frost con «Into the Crypts of Rays» pasada por su filtro que desató la locura de media sala en un frenesí old school en toda regla. Y es que estamos hablando de una canción del primer trabajo de ellos del año 1984, casi nada, un clásico.

Para cerrar su ceremonia tocaron «Fire Rose Vampire», una de las canciones más famosas de su primer disco de 2012, que sonó sucia con unas brutales guitarras apoyadas por un bajo persistente. Mucho más movida que el resto nos elevó un poco más a la locura que ya se había apoderado de la sala en la que habíamos vivido una grata experiencia junto a dos geniales formaciones. Esperamos volver a repetir en breve.

Setlist Tort:

Imperium Diabolicus
Predominance
Pike, Darts and Chopper
Transmuted in Embers
Reborn in the Grave
Horrible Procession
Into the Crypts… (Celtic Frost cover)
Fire Rose Vampire

Robert Garcia
Sobre Robert Garcia 307 Artículos
Death, thrash, djent, dark, progresivo, doom, black, experimental, jazz, clásica, electrónica... La música me mantiene vivo, es una droga que da sentido a este extraño sueño llamado vida. Músico autodidacta, guitarrista, cantante y enfermo de escuchar y escuchar música sin parar.