Thin Lizzy – Thunder and Lightning: 40 años de la despedida metálica de Thin Lizzy

Ficha técnica

Publicado el 4 de marzo de 1983
Discográfica: Vertigo Records
 
Componentes:
Phil Lynott – Voz, bjo
Scott Gorham – Guitarra, coros
John Sykes – Guitarra, coros
Brian Downey – Batería, percusión
Darren Wharton – Teclados, coros

Temas

1. Thunder and Lightning (4:54)
2. This Is the One (4:04)
3. The Sun Goes Down (6:20)
4. The Holy War (5:13)
5. Cold Sweat (3:07)
6. Someday She Is Going to Hit Back (4:06)
7. Baby Please Don't Go (5:10)
8. Bad Habits (4:05)
9. Heart Attack (3:40)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Thin Lizzy – Thunder and Lightning: 40 años de la despedida metálica de Thin Lizzy
Todos los discos de Thin Lizzy – Thunder and Lightning: 40 años de la despedida metálica de Thin Lizzy en Amazon


Todo lo que lleve el nombre de Thin Lizzy, de Phil Lynott y de cualquier componente que pasó por esta agrupación irlandesa es siempre sinónimo de calidad y me motiva a escribir sin apenas esfuerzos, y… lo que celebramos hoy son los 40 años del último disco del grupo, el sorprendente Thunder and Lightning, y digo sorprendente puesto que el grupo parecía estar en declive y en una crisis monumental. Thunder and Lightning es un resurgir inesperado y metálico que dejó patidifusos a sus seguidores de toda la vida.

Hay un nombre y apellidos que hicieron de esta obra algo superior y que les llevó a terrenos metálicos: John Sykes. Este pirotécnico guitarrista de la escuela metálica más tradicional llegó con solos y sonido furiosos e iba a una endiablada velocidad, a la vez que tiraba de unas estridencias muy propias de la entonces emergente NWOBHM. Si Lynott convivió con el punk y otras modas con comodidad, estaba dispuesto entonces a asumir el reto de hacerlo como Lizzy metálicos. Casi que parecen otro grupo…

Recordemos que estamos en 1982-1983 y las adicciones de Lynott y demás miembros están en momentos muy complicados, que el genio irlandés llevaba dos discos en solitario sin apenas repercusión y que los experimentos con teclados con Midge Ure (Ultravox y Visage) y la guitarra de Snowy White (Pink Floyd) no funcionaron para nada. Otras de las claves de que este disco sí funcionara fueron la presencia y composición del jovencísimo teclista Darren Wharton, y la otra, que estuviera el reputado productor Chris Tsangaridesdetrás de los controles. Entendió perfectamente hacia dónde quería ir el grupo.

El disco

La cosa se abre a lo grande con “Thunder and Lightning” y uno se queda pasmado ante el ataque metálico directo de esa pieza. ¿De verdad que esto es Thin Lizzy? Lynott canta rudo y pendenciero, el grupo va a una velocidad y una actitud cercanas a Motörhead, y Sykes se toma el tema como un escaparate para lucir sus dotes técnicos. Clásico instantáneo si bien queda lejos del sonido clásico de la banda.

Nunca terminé de entender el por qué escogieron el “The Sun Goes Down” como single, un medio tiempo-balada algo repetitivo y que me dejaba frío cuando la tocaban en la gira de reunión con Sykes a las voces. Con el tiempo me ha ido convenciendo, pero este corte palidece con un pelotazo tan netamente metálico y agresivo como es el “Cold Sweat”, una de las favoritas de sus fans. Esta la trajo Sykes bajo el brazo y es toda una maravilla, perfectamente amoldada a la voz de un gran Lynott.

“Someday She Is Going to Hit Back” es un corte bastante diferente a lo que es el disco. Empieza con truenos y centellas y se nota la mano de Wharton en la composición. El que más sobresale en esta pieza es la batería de Brian Downey, un tipo que tiene un estilo propio y complejo y en los breaks finales se sale. Si algún día queréis poneros un reto imposible probad con intentar tocar las partes de batería de Thin Lizzy

Si eres fan de Los Suaves te tocará hondo el “Baby Please Don’t Go”, pues solían hacer versiones de la misma en sus buenos tiempos. Toda una delicatesen y otro single que nunca fue a pesar de ser un tema que lo tenía todo. Sykes adorna con fraseos constantes un tema muy prototípico del grupo, con más peso de Scott Gorham a la guitarra, con muchos coros y con ese sabor a clásico que la hace única.

“Bad Habits” ya queda en el tramo final y es una composición que se sale de la norma del disco, es como si conectase Lynott las viejas temáticas del combo en sus principios con los trabajos en solitario en los que exploraba otros horizontes musicales. Muchos juegos de coros y delay, ecos y un feeling feliz que no pasa del curioso. La letra te dejaba claro que los malos hábitos eran algo que el grupo tenía muy presente.

“This Is the One” es una de las canciones tapadas del disco, bastante melódica y con poso épico, además de estar adornada con algunas percusiones en el ritmo base de charles que le dan color y un toque diferencial. “Holy War” es una de las canciones estrellas del álbum, con una cadencia mítica marcada por el bajo de un Lynott que mantiene momentos en los que casi narra más que canta. Tema hipnótico y realmente inspirado.

“Heart Attack” es correcta y más metalera, lo que la letra tiene un detalle muy profético y “jodido” con esos versos de “Mama, me muero…”. No llegaría a los tres años de vida Phil. Lo que deslumbra realmente de la composición son los juegos de guitarra del dueto Sykes-Gorham, que aquí atacan con calidad unas twin guitars marca de la casa.

Veredicto

No se puede llegar a entender cómo después de un disco de tamaño calibre la cosa se fuera a pique, pero lo crean o no, Lynott y la discográfica acordaron que harían gira de despedida y se separarían. Eso fue un reclamo publicitario absoluto, lo que a diferencia de lo que pasa en estas últimas décadas, la palabra de Lynott era sagrada y el grupo se deshizo definitivamente. Luego la droga lo mataría, pero el adiós del grupo precipitó los acontecimientos. O intentó con Grand Slam, pero ninguna discográfica estuvo interesada en ellos.

Thin Lizzy publicaron un disco en directo bastante potente llamado Life. El grupo llegó al número 4 de las listas británicas e incluso llegó a entrar en las de Estados Unidos, lo cual no estaba mal para un grupo en horas críticas. Realmente la entrada de John Sykes insufló vida a un grupo necesitado. Mención aparte merece la portada metálica con trueno, guitarra y puño con tachas… querían ser más heavies que una lluvia de hachas y… ¡lo consiguieron!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1343 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.