The XaviPrats – Into the Dark Kingdom of the Wild (EP)

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 28 de diciembre de 2022
Discográfica: Fuck You Records
 
Componentes:
HeiHei - Voz, todos los instrumentos
Dony the Drommy - Voz, todos los instrumentos
Mickey Monk - Voz, todos los instrumentos
Wal Rus - Voz, todos los instrumentos
Asnete - Voz, todos los instrumentos

Temas

1. (Don't Roast Me) Motherfucker (0:34)
2. Get Down of Me, Mothafokah (0:32)
3. I Like Bananas (0:45)
4. Seal of Fate (0: 41)
5. Some Carrots (Please) (0:19)

Multimedia






Escucha y compra

Este disco en Amazon: The XaviPrats – Into the Dark Kingdom of the Wild (EP)
Todos los discos de The XaviPrats en Amazon


Desde lo más profundo de los Estados Unidos nos llega este interesante lanzamiento. En el corazón del territorio rednek nació el proyecto que hoy os traemos, pero antes de deshuesarlo, es importante hacer referencia a este término, redneck. Se denomina así a la población, normalmente masculina, que habita las zonas interiores de los Estados Unidos, con estudios elementales o nulos, acorde a su inteligencia, estatus social y capacidad intelectual. También se usa, cada vez más, para denominar a los votantes de la derecha rancia estadounidense, como podría ser Trump. Vamos, a los gilipollas de toda la vida.

The XaviPrats toman el nombre de un afamado crítico musical, muy bien considerado por las masas del metal, que siempre ha sentido cierto repelús por la música extrema. Amante del hard rock, el glam y el power, no podemos más que señalar la falta de sesera de los integrantes del grupo (y de los amantes del estilo) para escoger un nombre tan poco apropiado. Quizá un CalderoniYouBitch, RufusLittleBastard o BetosBabyFace hubiese sido más acertado. Pero bueno, que nos vamos por las ramas.

Si tenemos que poner etiquetas, lo que The XaviPrats nos ofrecen en este, su primer EP, podríamos utilizar las de Wild Black Metal, Farming Death Ultraviolence GromenauerAnimalistic Vegan Grindcore of the Meadow. Bajo estos nombres, que como siempre se nos van de las manos, encontramos música violenta, llena de odio y maldad, hecha con muy poco gusto y destinada a mentes simples incapaces de procesar la melodía y lo bonito de la vida. Aunque no lo sé, entiendo que vivir en unas condiciones económicas, sanitarias y culturales tan deplorables debe llevar a la gente hasta un extremo de esquizofrenia musical del que es realmente difícil de volver. Así como con George Fisher, de Cannibal Corpse, ha demostrado que todo eso de guturales y sangre y cadáveres es una gran pose (le hemos visto fotografiándose con decenas de peluches multicolor), los componentes de The XaviPrats demuestran que son más trve que los Manowar y que ellos, de fachada y poses, nada de nada. Son auténticos.

El EP Into the Dark Kingdom of the Wild (2022) nos trae cinco temas recogidos en menos de cinco minutos, clara muestra de que el estilo que practican no da para más.

«Sí, somos de esas bandas que hacen canciones de medio minutos. Y oye, no necesitamos más para demostrar al mundo nuestro enfado ni nuestra técnica. Somos lo puto mejor, y si no te gusta, te pueden dar mucho  por donde la espalda pierde su nombre (Eeyore).»

Obviamente, por razones de pulcritud, hemos tenido que cambiar el final de la frase anterior. Dicho esto, vayamos a por alguna curiosidad más. Si algo hay que aplaudir a The XaviPrats es su capacidad musical. Los cinco miembros de la banda cantan cada uno de los temas, algo difícil de encontrar en estos días. Por ejemplo, HeiHei da rienda suelta a su potencia de voz y su capacidad pulmonar en «(Don’t Roast Me) Motherfucker», uno de los cortes más inspirados del lanzamiento. La guitarra es infernal, y los cambios de ritmo de la batería harán las delicias de cualquier amante del género. Simplemente, no puede no gustarte.

«Get Down of Me, Mothafockah» es maldad pura, llena de ira y violencia. Dony the Drommy empieza a capella, pero en breve el resto de los instrumentos se le acoplan a un ritmo infernal. No tengo dudas ni pruebas de que, cuando vengan en concierto por tu zona, tus vecinos fisios se harán de oro los días posteriores al bolo. Nadie, y reptito, nadie, podrá mantener la cabeza quieta, dando paso al dolor cervical lógico.

Bajando el ritmo pero muy pensada para los pits, «I Like Bananas» nos destroza con una voz, la de Mickey Monk, salida del mismísimo averno. El poder y la fuerza que tiene el tema son incontestables, y esa voz de ultratumba hace que la canción sea perfecta si te da por ir a visitar casas abandonadas.

Encaramos el final del lanzamiento con «Seal of Fate». En este tema, la voz de Wal Rus pasa a un segundo plano. Sí, evidentemente no pasa desapercibida (ni el tono, ni el rango ni la capacidad pulmonar; la técnica ya es otra cosa), pero la instrumentación toma un protagonismo que los otros cuatro temas no tienen. ¡Ojo! Eso no quiere decir que sea mejor o peor, solo que es diferente.

Y llegamos al final con la atronadora «Some Carrots (Please)». Otro de los destacados, pues Asnete, de origen mexicano (algo a destacar teniendo en cuenta el primer párrafo de este artículo), empieza con su canto desde el principio. Poco a poco, de forma más o menos sutil, el resto de instrumentos irán haciendo acto de presencia. Creo, sinceramente, que es un tema, y especialmente una voz, con lo que los fans del estilo podrán sentirse muy identificados.

Este Into the Dark Kingdom of the Wild nos es más que la constatación de que en todas las partes del orbe se hace muy buena música, y que el metal extremo está en un punto álgido. The XaviPrats nos traen un disco que, aunque breve, podría estar perfectamente en cualquier top anual de los que se lanzan por estas fechas. Si eres amante del death, del black y de cualquier estilo que se le parezca, no dejes de ir a verles en directo. Apuesto que te sentirás como en casa.

Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 344 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.