Crónica y fotos del concierto de The Waterboys - Sala Razzmatazz (Barcelona), 25 de noviembre de 2019

The Waterboys: el retorno del dios agreste

Datos del Concierto

Bandas:
The Waterboys
 
Fecha: 25 de noviembre de 2019
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Festival Mil·lenni
Asistencia aproximada: 2000 personas

Fotos

Fotos por Xavi Mercadé

Aunque él lo niega cada vez que se lo preguntan, The Waterboys son esencialmente el alter ego del cantautor y guitarrista escocés Mike Scott. Más que nada, y sin querer restarle las indudables virtudes que aportó a este proyecto musical desde su gestación a principios de los 80, porque tuvo que desempolvar el acreditado nombre de la banda tras el injusto fracaso comercial de sus dos discos en solitario (Bring ‘Em All In y Still Burning) publicados a mediados de los 90. A su favor hay que reconocer que la presente etapa, estrenada en el 2000 con el moderno A Rock in the Weary Land, está siendo harto prolífica y poco acomodada.

Ha lanzado nueve extensos álbumes en 19 años de los cuales sólo uno, Too Close To Heaven: The Unreleased Fisherman’s Blues Sessions, incluía grabaciones pretéritas. Y estos trabajos, que sin ser obras notables han conjugado equilibradamente las señas de identidad de antaño con todo tipo de experimentaciones estilísticas, han servido como excusa para desempeñar constantes giras de conciertos. Y así, con el reciente Where the Action Is bajo el brazo, Scott y su actual sexteto comparecierón el último lunes del pasado mes de noviembre en un casi llena sala Razzamatazz de Barcelona.

Con rigurosa puntualidad y entre penumbras, una pieza enlatada de Ennio Morricone dio paso a un recital que empezó con tres composiciones del primordial LpFisherman’s Blues y que terminó, al cabo de más de dos horas, con el primer single del subestimado Room to Roam. Entremedio, un sólido conglomerado de rock, pop, folk y soul, brillantemente ejecutado y acicalado por un compactado conjunto, que le aplicó un tratamiento bastante setentero a un repertorio muy compensado.

De las canciones clásicas destacaron la temprana interpretación de una alargada y coreada «The Whole of the Moon», la aguerrida «Medicine Bow», la inconmensurable «We Will Not Be Lovers», la cabaretera «A Girl Called Johnny» y, por encima de todo, «The Pan Within», su mejor creación de siempre, en una exquisita versión semidesnuda (realzada por el violín del multiinstrumentista Steve Wickham). De las contemporáneas partituras me quedo con el clímax, de facetas opuestas pero complementarias, brindado por «Morning Came Too Soon» y «In My Time on Earth» en la recta final del show y justo antes de los bises. El único punto negativo, para mi gusto, fue el innecesario solo de batería dedicado al desaparecido Ginger Baker.

Para concluir, y como hecho significativo, durante gran parte de la velada tuve la sensación de que Mike Scott era una especie de híbrido de Neil Young y Tom Petty. En la evidente vestimenta, en la austera apariencia, en su actitud escénica y, principalmente, en el liderazgo de una formación que aunque sonó coherente y desinhibida, lleva su inquebrantable rúbrica.

Setlist The Waterboys:

When Ye Go Away
Dunford’s Fancy
Fisherman’s Blues
Where the Action Is
If the Answer Is Yeah
The Whole of the Moon
Old England
Still a Freak
Nashville, Tennessee
Medicine Bow
Ladbroke Grove Symphony
This Is the Sea
Rosalind (You Married the Wrong Guy)
Blues for Baker
We Will Not Be Lovers
The Pan Within
Morning Came Too Soon
In My Time on Earth

A Girl Called Johnny
How Long Will I Love You?