The Sisters of Mercy – Vision Thing: 30 primaveras del canto de cisne de la gran banda de rock gótico

Ficha técnica

Publicado el 22 de octubre de 1990
Discográfica: Warner
 
Componentes:
Andrew Eldritch - Voz, guitarra, teclados
Tim Bricheno - Guitarra
Andreas Bruhn - Guitarra
Tony James - Bajo
Doktor Avalanche – Batería pregrabada

Temas

1. Vision Thing (4:36)
2. Ribbons (5:26)
3. Detonation Bolulevard (3:52)
4. Something Fast (4:37)
5. When You Don’t See Me (4:54)
6. Doctor Jeep (4:42)
7. More (8:23)
8. I Was Wrong (6:04)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Sisters of Mercy – Vision Thing: 30 primaveras del canto de cisne de la gran banda de rock gótico
Todos los discos de The Sisters of Mercy en Amazon


Qué grandes fueron los Sisters of Mercy y qué breves. Un suspiro a finales de los 80 y se despidieron por todo lo alto, en gran parte debido a la errática y enigmática personalidad de un tipo como Andrew Eldritch. Los Sisters of Mercy tomaron su nombre de un título de letra de un monstruo y poeta como fue Leonard Cohen y firmaron un par de obras maestras a finales de los 80. Para muchos es Floodland es el gran disco, pero si te va más el heavy que el gótico, ni lo dudes: esta es tu obra. Y a pesar de que Eldritch echó a casi todo el grupo y se dedicó a juntar piezas y a rellenar huecos, los nombres que aparecen aquí te dejan alucinado. De entrada, vemos a Jim Steinman (Meat Loaf) componiendo un tema, la voz de “Moonlight Shadow”, Maggie Reilly, dando la réplica a las voces de su líder en más de la mitad de los temas, o a todo un Tony James al bajo. Quizá Sigue Sigue Sputnik eran una gran broma, pero Generation X fue el inicio de algo muy grande en la carrera del bajista. Todo se completó con el desconocido Andreas Bruhn y Tim Bricheno a las guitarras y la máquina-caja de ritmos más entrañable de todas las baterías posibles: Doktor Avalanche, mi miembro favorito del grupo. Queda añadir que aparece también Chris Tsangarides en la producción de un corte y que todo lo que rodeó esta grabación fue un auténtico caos.

Portada y concepto

El título del disco está basado en una cita de George Bush padre en unos tiempos convulsos y de guerra en el Golfo Pérsico. En la portada estaba el ojo de Horus, que también utilizarían posteriormente Moonspell para uno de sus más grande obras. Se nos muestra el ojo pixelado pues es como si apareciera en una pantalla de televisión. En esos días la guerra era casi televisada, por lo que si unes el nefasto personaje que dio la frase para el disco, el primer videoclip con los aviones de combate y ese ojo que daba protección… pues ya tenemos todo el concepto en marcha: un alegato antibelicista realmente inspirado.

El disco

A nivel musical hay un acercamiento al rock duro que le sienta al grupo (si es que podemos considerarlo así) de maravilla. Las guitarras sintetizadas tienen mucha más parcela y el contar con los coros de Maggie (una de las más icónicas cantantes de la historia) todo se multiplica. La vocalista tiene muchísimos momentos de lucimiento pues Eldritch vio que la combinación con su voz les daba una dimensión enorme a los temas. De entrada “Vision Thing” ya es una composición que se nutre del reciente éxito de The Cult el año anterior con esas guitarras sintetizadas con ese riff base y esa voz tan característica de Eldritch. También a nivel de percusión se le añade una especie de cascabeles y a Maggie acompañando las voces en el estribillo. Un himno atemporal y una cadencia que te toma para llevarte en volandas al ser escuchada.

Los grandes momentos son constantes y ese bajo tan alto y afilado invade un “Detonation Boulevard” en la que la vocalista invitada empieza. Un corte muy en la onda del primer tema siendo otra vez un medio tiempo intenso y oscuro, pues, al fin y al cabo, estamos hablando de los primeros espadas del rock gótico de la época. Palabras mayores en ese giro que supone “Something Fast”. Absoluta belleza evocadora a voz, acústica y esa percusión procesada del Doktor Avalanche. Delicadeza a flor de piel y un dueto mágico con Maggie en mitad del tema. Una de las mejores composiciones de Sisters of Mercy, y, curiosamente, hay muchas en muy pocos discos: tres. Cómo disfrutaría un genio como Jim Steinman cuando se vio con la posibilidad de componer para esta gente. “More” es el ampuloso resultado, obviamente con piano, órgano y el mítico riff en loop. Escala hasta los más de ocho minutos y no decepciona para nada. Está claro que Steinman está en este tema, pero Eldritch no lo sobrecarga firmando otro momento estelar. Los coros femeninos de inspiración negra góspel bañados en oscuridad quizá serían el momento definitivo del compacto.

“Ribbons” es el tema más celebrado del disco y el segundo que más ha tocado el grupo en directo en toda su historia. Cadenciosa con un bello loop y esos detalles de guitarra tan efectivos denotando sensibilidad mientras Andrew le pone esa voz agónica. Añaden efectos de sonido sobre la base pregrabada y esas acústicas que aparecen. Icónica e hímnica sobresale en un disco que cada tema no baja del notable alto. “Doctor Jeep” también fue single en su día y posee un alma tan bailable como oscura. Sigue siendo una composición con la que cuentan siempre en directo y Maggie tiene su cuota de protagonismo doblando las voces en el estribillo. Un tema que ejemplifica perfectamente la nueva orientación del grupo.

El hard rock es lo que más brilla en “When You Don’t See Me”, sin complejos y abrazando el estilo y algo que no sería especialmente bienvenido por sus fans. El rollo Billy Idol quedaba instaurado y con unas formas exquisitas, incluyendo tímidos fraseos de guitarra que no terminan en solo. También está Chris Tsangarides en la producción. Echa el pestillo con muy buenas artes “I Was Wrong” tirando de acústicas en otra inspiradísima canción. La verdad es que el grupo estaba brillando por mucho que las ventas supusieron un bajón y el disco muy criticado. Quizá como reza el título de esta última canción, su líder estaba equivocado, pero bendita equivocación, ha envejecido mejor que sus dos otras obras.

Veredicto

He estado mirando las veces que había visto en directo a los Sisters of Mercy y son tres. En ninguna me han convencido, pero vuelvo a arder en deseos de ver a esta gente sobre un escenario. Y cuando digo “verlos” estoy siendo muy generoso puesto que cuando esta gente toca sólo se ve humo. Qué maravilla de disco es Vision Thing y qué equilibrio de calidad tan enorme hay en todos y cada uno de esos temas. Luego vendría la guerra con la discográfica Warner y con un Eldritch que se negó a continuar con ellos entregando un disco que ni la potente escudería disquera aceptó. También venía desgastado de un suplicio en los juzgados con la ex del grupo Patricia Morrison. Hubo un parón y retorno posterior en directo pues no se grabó nada más bajo el nombre de The Sisters of Mercy. Quizá sea mejor así…

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 495 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.