Crónica y fotos del concierto de The Rumjacks + S'Temple Bar - Sala Estraperlo (Club del Ritme) (Badalona), 8 de abril de 2022

The Rumjacks demuestran en la Estraperlo que necesitarán una sala más grande a su vuelta

Datos del Concierto

Bandas:
The Rumjacks + S'Temple Bar
 
Fecha: 8 de abril de 2022
Lugar: Sala Estraperlo (Club del Ritme) (Badalona)
Promotora: HFMN Crew
Asistencia aproximada: 300 personas

Fotos

Fotos por Carles Amat

Absolutamente os puedo asegurar que The Rumjacks van a necesitar salas más grandes viendo lo visto en Badalona. Espectacular directo apoyado en un discazo del calibre de Hestia, que puede ser perfectamente el mejor de toda su carrera. Un 9 le di, y me arrepiento de no haberlo puntuado un poco más alto, pues Hestia en directo es un disfrute.

Como era de suponer el Estraperlo se vistió de gala para recibir al punk celta de estos australianos afincados en Europa. Los horarios del templo del punk en Catalunya son tardíos, alejados de los que suele ofrecer la capital y todo empezó más tarde de las 22:00. Es algo que le da carácter a la sala, por lo que puedes ir cenado y preparándote.

S’Temple Bar: La fiesta catalano-celta

Hubo un baile de teloneros y tuvimos que cambiar en Science of Noise hasta dos veces la previa, posiblemente por nuestra torpeza, pero agradecimos que fueran los S’Temple Bar, que venían de Santa Maria d’Oló y salieron a hombros con un directo arrollador combinando el folk irlandés a ritmo combinado de canciones tradicionales catalanas y tonadas famosas. Todo a un ritmo tremendo y con un sentido del directo perfecto.

Personalmente os confesaré que tuve una banda muy similar y envidié mucho lo que se marcaron el quinteto moianés, que salieron con una intro de “Thunderstruck” al puro estilo Steve N’ Seagulls. Combinaron de principio canciones propias con snippets del “Eye of the Tiger” o Los Picapiedra. La violinista y el banjo le da el toque folkie total y el grupo tiene los gimmicks de directo bien aprendidos con saltos y coreografías sencillas que hacen disfrutar a los presentes. Desde 2011 que pelean con ganas y triunfos… Y lo merecen todo.

Muy grandes en clásicos de la isla esmeralda como “The Irish Rover” o “The Drunken Sailor”, en la que jugaron con el respetable y se marcaron una especie de wall of death light y festivo. Perfectos en el “I’ll Tell Me Ma” combinada con un “Virolai” cantado a pleno pulmón por una sala, ya muy desatada y protagonista en los coros y danzas. Fue un momento raro pues sabíamos que los Rumjacks terminan con “I’ll Tell Me Ma” también.

Permeables a la actualidad obviaron el material de los Dropkick Murphys pero atacaron la memorable «Drunken Lullabies” de Flogging Molly. Y el final fue para enmarcar con un mix que incluyó el “Johnny Techno Ska” de Paco Pil con el banjo desatado, el “Sarri Sarri” de Kortatu y el “Oh Susana”. Espectacular directo… Les quiero ya en todas las fiestas de pueblo catalanas (creo que ya toman parte en muchas) pues son una fiesta absoluta perfectamente ejecutada. Ganas me entraron de volver a tocar con mi ex grupo, que, por cierto, estaban casi todos allí pasándolo en grande. Y ojo: faltaba el acordeonista que también toca el saxofón.

The Rumjacks en la cresta de la ola

Viendo el directo de los Rumjacks creo que ya pocos echan de menos a su vocalista original (y problemático) Frankie McLaughlin. Mike Rivkees es muy grande y combina la voz con la flauta de una forma rápida y efectiva, y claro, el grupo acompaña sonando perfectamente acompasado y sin descanso. Empezaron con un repaso a sus temas más antiguos, pero está claro que el material de Hestia es lo que rompió la pana.

Inicio correcto con “Kirkintilloch” y “Bounding Main”, una toma de contacto con una sala muy entregada y poblada con personajes con ganas de pasarlo realmente bien. Ya en “Bloodsoaked in Chorus”, y ese ritmo ska, ya fuimos entrando en su juego ganador y esta vez hubo sonidos más The Clash. Los referentes están intactos en el grupo. Empalmaban las canciones sin descanso y ya en “A Fistful of Roses”, con el banjo de Johnny ya se nos ganaron por completo y las cervezas iban volando.

Su baterista Pietro no tardó en descamisarse para encarar una intensa “Plenty”, combinada con “My Time Again”, mucho más hímnica y evocadora. El bajista McKelvey es un jefazo y la fuerza motora del grupo, con un parecido asombroso al “Helsinki” de La casa de papel. Coros funcionales para “Fact’ry Jack” ya con la audiencia ganada y con un lindo personaje que surtió de bebidas a un Mike que no sabía cómo decirle que no al amigo…

El pogo desatado llegó en una de las imprescindibles: “Sainted Millions”, tonada de bar y exaltación de la amistad. Es de los mejores temas de los Rumjacks y la gente respondió perfectamente y con efusividad. Pero luego cayeron las piezas de Hestia y la cosa hizo crecer la entrega de un público ávido de fiesta. Empezaron por el “Bullhead” que abre el disco y ya todo fue un desmadre generalizado, pero amable y festivo, con esos aires de cowboy punk tan bien llevados. El primer circle pit hizo acto de presencia.

Cabalgamos con “Through These Iron SIghts” y lo pasamos en grande para luego entrar en “Goodnight and Make Mends”, que cierra su última obra, con el bueno de Rivkees a la acústica. Fiesta celta por todo lo alto con canciones muy trabajadas y adictivas. Levaban una retahíla de tres y lo que quedaba… Destaquemos también a un Gabe a la guitarra que sin ser muy protagonista viste perfectamente los temas.

Adrenalina y sudor de pub en “The Leaky Tub” que contrastó con la calmada “The Black Matilda” y en reggae de “Saints Preserve Us”, tema que se eregiría como una de las más queridas. Luego hubieron aires muy Murphys en “The Reaper and Tam McCorty”, pero sería en la lobuna “Hestia” cuando aullaríamos de verdad. Temazo… Pero el momento de la noche, destinado a marcar todos sus directos, fue “Light in My Shadow”: himno hooligan por excelencia y fue lo que a gente siguió cantando después de que terminasen. Tiempo al tiempo… este tema cerrará sus directos a partir de la próxima gira (aunque faltó la gaita).

Reposaron el momento con “The Pott & Kettle” para alegría del gentío y luego la locura tomó la sala con “An Irish Pub”, que posee más de 60 millones de reproducciones en Youtube. Puedes añorar la voz de Frankie, pero la sala se olvidó de él y lo dio todo hasta límites dolorosos. Enorme don Mike a voces y flauta para dar luego paso a los bises.

Curiosamente el inicio con “Rythm of Your Name” dejando a Mike a solas fue absolutamente ignorada por la gente, ávida por algo más directo y folclórico. No se hizo esperar puesto que el grupo salió a cuchillo para interpretar “I’ll Tell Me Ma” con extra de punch. Aquí si que los S’Temple Bar no pueden competir…

Tremendo concierto de los australes demostrando que no tienen nada que envidiar a los Dropkick. Si el nivel excelso de Hestia es capaz de repetirse en los dos próximos discos lo de Rumjacks irán a un nivel tremendo. Han demostrado en Badalona que sus directos son excelentes y con Hestia que en estudio se salen. Estos próximos cinco años dirán si The Rumjacks están para asaltar los cielos del punk céltico o si serán banda de culto. Pinta que pueden hacerlo…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 872 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.