The Offering – Home

Nuestra Nota


9 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de agosto de 2019
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Alex Richichi - Voz
Nishad George - Guitarra
Spencer Metela - Bajo
Steve Finn - Batería

Temas

1. Waste Away (5:38)
2. Lovesick (5:17)
3. Ultraviolence (4:53)
4. A Dance with Diana (5:23)
5. Failure (S.O.S.) (5:39)
6. Hysteria (5:54)
7. Glory (4:36)
8. Home (14:42)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Offering – Home
Todos los discos de The Offering en Amazon


Procedentes de Boston, Massachusetts, los componentes de The Offering se reunieron por primera vez en Tampa, Florida, para inventar lo que, según ellos, tenía que ser el ESTILO DEFINITIVO dentro del género metal. Partiendo de una base de power metal progresivo, furioso y técnico, añaden a su mezcla pinceladas de hardcoreblackdeath y de thrash metal, dando como resultado una amalgama sonora como hace tiempo que no escuchaba. Y es esta mezcla salvaje de géneros la que le otorga a esta banda una clase tan única como propia: composiciones musicales profundas, interpretaciones extremas, sonido potente y moderno y arreglos profundos de las canciones. Este es el heavy metal moderno para oyentes de mente abierta que pueden imaginar un híbrido entre Nevermore, Death, At the Gates, Psychotic Waltz, Control Denied y Iced Earth. Qué, ¿cómo te quedas?

Este cuarteto es de todo menos ortodoxo. Alex Richichi (voz), Nishad George (guitarra), Spencer Metela (bajo) y Steve Finn (batería) tienen una forma muy inteligente de absorber todas esas influencias y, con el paso del tiempo (y de sesiones interminables de perfeccionamiento), The Offering ha llegado a desarrollar su propio y exclusivo sonido. La banda debutó en el año 2017 sacando al mercado un EP homónimo con el cual no solo demostraron que ellos se tomaban eso de hacer heavy metal con mucha alegría, tanta que podríamos decir que, claramente, han dotado al género de novedosas características.

Su particular estilo es algo así como bello y violento al mismo tiempo. Cuando escuchas los temas de este Home uno tiene la sensación de estar escuchando algo que le es muy familiar pero, a su vez, es tan único que parece nuevo, no tanto por las habilidades técnicas de su integrantes (que también), sino por el todo, por sus composiciones. En muchos sentidos, la banda podría compararse con artistas de la talla de Devin Townsend, los primeros Leprous o Pain of Salvation, pero sus salvajes cambios entre los diferentes géneros son más salvajes. Desde el tema que abre el álbum, «Waste Away», pasando por la salvaje «Failure (S.O.S.)» (ojo al solaco que se casca el amigo Nishad), hasta llegar a la épica «Home» y sus más de 14 minutos de duración, este trabajo es adenalítico, desenfrenado y muy, pero que muy cautivador. Pero no adelantemos acontecimientos…

El álbum se abre con «Waste Away», un claro ejemplo de cómo combinar, con salsero y maestría, power y speed metal sobre una base progresiva. Los que más destaca, quizá porque uno no se lo espera, son las voces de su vocalista Alex Richichi, quien canta de todo a la perfección. El tipo le pega un repaso a todas las escalas con aplomo y maestría. Por esos mismos derroteros prosigue «Lovesick», pero subiendo el listón un metro más. No sé a vosotros, pero por momentos me recuerdan vagamente a X Japan. Toda una maravilla, obscenamente bien interpretada, en la que se nota mucho la mano del famoso productor sueco Fredrik Nordström (In Flames, Opeth, Architects).

Con el tercer tema, «Ultraviolence», la cosa ya sí que se pone seria de verdad. Es un pedazo de temarral que bien podrían firmar los mismísimos Slipknot, sobre todo el inicio. La canción es «ultra», sí, pero sobre todo es «violenta». Aquí ganan por goleada los guturales, mientras que con «A Dance with Diana» bajan un poco las revoluciones para regalarnos un tema menos power y con mucho groove, quizá porque el batería Steve Finn usó partes de la batería que Abe Cunningham (Deftones) utilizó durante las sesiones de grabación de Around the Fur (1997) e instaló su kit principal en el mismo lugar que Vinnie Paul usó para registrar las baterías de Cowboys from Hell (1990) de Pantera. Como tantos otros (Meatloaf, Ronnie James Dio, Pixies), el álbum ha sido grabado en los míticos Carriage House Studios, estudio de grabación ubicado en los suburbios de Stamford, Connecticut. Los últimos dos minutos de «A Dance with Diana» son una auténtica gozada orgásmica, especialmente los últimos 35 segundos. «Failure (S.O.S.)» empieza muy Behemoth (ya tenemos las referencias black servidas), pero quien se lleva la palma es la percusión. Se trata de un tema que, inevitablemente, te engulle en su interior, y cuenta con los mejores coros de todo Home. «Hysteria» empieza calmada, pero no tarda en erigirse en otro trallazo. Con «Glory» se inicia la recta final de este trabajo. Se trata de un tema malvado y perverso, mientras que «Home», octavo y último tema, es una canción de casi 15 minutos de duración dividida en tres partes bien diferenciadas, que roza lo épico.

A pesar de todos los palos que se tocan en este Home, ni el speed, ni el power, ni el metal progresivo se hacen pesados. Este es uno de esos álbumes de los que te costará salir una vez te sumerjas en su interior. Todos tus sentidos se pondrán en alerta. Estamos ante un disco que, más que seguramente, todos los fans del metal van a disfrutar.

Rubén de Haro
Sobre Rubén de Haro 369 Artículos
Tipo peculiar y entrañable criado a medio camino entre Seattle, Sunset Boulevard y las zonas más húmedas de Louisiana. Si coges un mapa, y si cuentas con ciertos conocimientos matemáticos, verás que el resultado es una zona indeterminada entre los estados de Wyoming, South Dakota y Nebraska. Una zona que, por cierto, no he visitado jamás en la vida. No soy nada de fiar y, aunque me gusta “casi todo lo rock/metal”, prefiero las Vans antes que las J'hayber.