Crónica y fotos del concierto de The Last Internationale + Crimson and Clover - Sala Razzmatazz 3 (Barcelona), 12 de mayo de 2023

The Last Internationale salen triunfadores ante el granizo y un público más aletargado de lo normal

Datos del Concierto

Bandas:
The Last Internationale + Crimson and Clover
 
Fecha: 12 de mayo de 2023
Lugar: Sala Razzmatazz 3 (Barcelona)
Promotora: Madness Live! / International Talent Booking
Asistencia aproximada: 150 personas

Fotos

Fotos por Markceröck Live Emotions

Las visitas de The Last Internationale a nuestra ciudad siempre son sinónimo de buenas noticias, y es que los neoyorquinos cada vez que pisan nuestros escenarios, ya sean en festivales o en sala, dejan huella, y esta vez, no ha sido excepción. En una tarde donde por sorpresa nos encontramos la zona de Marina de Poble Nou con una capa blanca de granizo, un centenar de personas nos dirigimos a la más pequeña del Razzmatazz para deleitarnos con una buena dosis de ROCK, así tal cual, en mayúsculas.

Crimson and Clover

Los encargados de abrir el show, con algo de retraso por culpa de la granizada de hace unas horas, que instauró incluso un pequeño rumor de cancelación debido a unos problemas logísticos con el material, fueron los gallegos Crimson and Clover, una joven banda hasta entonces desconocida para mí que bebe del néctar de finales de los 60 y principios de los 70, y que personalmente me dejaron un buen sabor de boca. Candela Liste es su vocalista y uno de los atractivos (y también atractiva) de la banda, ataviada en negro y con una cruz bordada en la espalda (muy Ozzy) dejó imprenta con su voz a pesar de algunos problemas de sonido. Tiene un tono que me recordaba a un híbrido dulce entre Janis Joplin y Robert Plant, una manera de cantar que le va como anillo al dedo a temas que escuchamos como “Furor” o “Fuego”. A destacar también a su batería, el cual desconozco su nombre, pero he sabido que no hace mucho que forma parte de la formación, que al poco de empezar el concierto ya nos dejó muestra de sus buenas habilidades en las baquetas con un buen solo. A Candela también le vimos sus dotes con la guitarra acústica en el corte “Piedras de la vida”, donde habría que dar un buen tirón de orejas a gran parte del público allí congregado que pensaba que estaba en la sobremesa de un bar (al final de la crónica hablaré de ello…).

La actuación de unos nerviosos por momentos Crimson and Clover fue corta, pero como digo, a mí me dejó un buen sabor de boca, y también pude ver parte de The Last Internationale presenciando su actuación a un lado del escenario. Bien por Crimson and Clover en su primera visita a Barcelona.

The Last Internationale

Sobre las 21:30 saltaron al escenario los reivindicativos The Last Internationale dejando claro que esto iba a ser un puto concierto de ROCK, arrancando con “Killing Fields” y “Life, Liberty, and the Pursuit of Indian Blood”, aunque con algunos problemas con la mesa de sonido por parte del guitarrista Edgey Pires, que tuvo sus más y sus menos con los técnicos de sonido. Problema solucionado y a por otra, que aquí hemos venido a disfrutar, así que le dieron caña a “Mind Ain’t Free”. Tanto Edgey como Delila Paz intentaban calentar a un público demasiado frío en los primeros compases del evento inyectado esa actitud tan salvaje y rockera que tienen encima del escenario, pero parecía que les costaba. De su más reciente disco iban a sonar los siguientes tres cortes, “1984”, “Hero” y “Hoka Hey”. El primero de ellos tiene un toque muy funk y un estribillo con sabor a Rage Against the Machine total que hace que a uno se le vayan los pies, lástima que un gran número de espectadores, posiblemente con sus pies fijados al suelo por algún pegamento super potente, porque de otra forma no me lo explico, seguían demasiado pasivos ante ese alarde de poderío. Tanto “Hero” como “Hoka Hey” sonaron espectaculares, potentísimas, en especial “Hero”, con la figura macarrera y chulesca de Edgey dándolo todo a escasos metros de las primeras filas.

Descanso para tanta potencia con la preciosa “Soul on Fire”, con Delila en el piano pidiendo a esos que estaban en su bar particular que se callaran. Delila tiene un chorro de voz increíble, una soulwoman en todos los sentidos, que dejó el micro de lado para cantar a cappella algunas estrofas del corte demostrando ese dominio tan apabullante que tiene en sus cuerdas vocales. La figura de Delila es magnética y siempre consigue que la comunión entre público y banda sea mágica, lástima que un momento con tanto soul como ese tuviese a un par de garrulos dándole al pico al final de la sala. “Soul on Fire” es enlazada de forma inteligente con “Running for a Dream”, y es ahí donde creo que gran parte del público se dio cuenta a donde venían y poco a poco se fue conjurando una perfecta armonía entre todas las partes.

Había que aprovechar esa atmosfera que ahora sí imperaba en la sala, así que nada mejor que, con Delila ahora encargándose del bajo, atacar con el himno de la banda, ese blues rock llamado “Wanted Man” que sonó espectacular. Con “Hard Times” iniciando la despedida y con Delila agradeciendo a los asistentes haber despertado de su letargo comenzó la parte más caldeada del show, con un pequeño semi-pogo incluido, y con la vocalista de origen puertorriqueño entendiendo que ya era hora de bajar del escenario para hacer partícipes del concierto a todo el público mientras descargaban la revolucionara “1968” metiéndose ya a toda la gente al fin en el bolsillo.

El último corte de la noche recayó en el cañonazo salvaje de “Hit ‘Em Whit Your Blues”, un potente fin de fiesta donde Delila invitó a la gente a subir al escenario, ahí estaba un servidor, para bailar y cantar juntamente con la banda, una banda que salió victoriosa ante unos asistentes que les costó demasiado entrar en ese juego tan rockero que tienen Delila y Edgey. Gran concierto, una vez más, de The Last Internationale en una intensa velada que posiblemente le faltó, entre otras cosas, unos 15 o 20 minutos más para que fuese redonda.

Setlist The Last Internationale:

Killing Fields
Life, Liberty, and the Pursuit of Indian Blood
Mind Ain’t Free
1984
Hero
Hoka Hey
Soul on Fire
Running for a Dream
Wanted Man
Hard Times
1968
Hit ‘Em With Your Blues

I don’t understand…

No sé si con la edad me estoy convirtiendo en un viejuno/viejoven cascarrabias, pero hace ya algún tiempo que veo que hay una determinada parte del público asistente a los conciertos que parece haber perdido totalmente el respeto tanto a los músicos que están arriba en el escenario como al resto de asistentes. Quizás en un Razzmatazz lleno con 2.000 personas o en un Sant Jordi Club no den tanto el cante, pero en las salas más pequeñas lo dan, y creo que empieza a ser algo preocupante.

Puedo entender que los teloneros “te la suden” (escuchado literalmente a un grupo de personas que estaban a mi lado), pero lo que no puede ser es que uno se piense que está en un bar, riéndose a carcajadas o hablando en voz alta mientras “suena música de fondo”. Para hacer eso, y hacer tiempo, tan solo hay que abandonar la sala y avanzar unos metros por calle Pamplona o Pallars. Mientras tocaban Crimson and Clover y Candela se enfundaba la acústica para interpretar “Piedras en la noche”, el Razz 3 parecía la sobremesa de un bar, un pafeto donde cada uno explicaba la suya y gritaba más que el de al lado para poder escucharse, incluso había dificultades para entender lo que decía la vocalista gallega cuando cantaba o se dirigía al público. Algo parecido pasó cuando Delila se disponía a tocar un tema tan emotivo y con tanto soul como es “Soul on Fire”. Ella misma tuvo que pedir a cierto sector que por favor dejaran de hablar. Entiendo que un concierto no es un entierro y no haya un silencio sepulcral, pero momentos así me parecen bochornosos.

Más cosas que no entiendo… los dichosos móviles (batalla perdida). Vale, está bien hacer un par de fotos en algún momento, incluso una pequeña grabación de video, yo lo hago, tú lo haces, él lo hace… pero lo que no consigo comprender es que haya gente que prefiera ver gran parte del concierto a través de una pequeña pantalla, ¿en serio hay que grabar y fotografiar todo? Muy bien, que sí, allá él o ella, es su concierto, pero me tapas constantemente la visión de lo que yo quiero ver y me jode, tal cual, además, si a los dichosos móviles le añadimos una cierta apatía y apalanque del personal… apaga y vámonos. TLI hacen puro ROCK, son 100% actitud, se dejan la piel en el escenario, Edgey no para quieto con esas poses y esa chulería, Delila es una bestia parda que se come el escenario y no para de interactuar con el público intentando contagiar ese soul y esa garra que lleva dentro… ¿la gente no sabe a lo que viene? No logro entender como a una gran parte del público le costó tanto meterse en situación, y me ardían los ojos cuando veía a personas a mi alrededor que parecían estatuas, con las cabezas gachas, más pendientes del móvil que de lo que estaba pasando encima del escenario. Vi Facebooks, perfiles de Instagram, mensajes de Whatsapps… hasta vi que el Mallorca le iba ganando al Cádiz. Lo siento, pero… I don’t understand.

Avatar
Sobre Jaime Arjona 93 Artículos
Pota Blava y fanzinero de los 90. La música siempre ha sido una de mis grandes pasiones, y aunque el Metal es mi principal referencia, no he parado de moverme por diferentes estilos sin encerrarme a nada. Con los años el escribir también se convirtió en otra pasión, así que si junto las dos me sale la receta perfecta para mi droga personal. Estoy aquí para aportar humildemente algo de mi locura musical, y si además me lo puedo pasar bien…pues de puta madre.