The Jesus Lizard – Goat: 30 años del discazo noise rock de una banda infravalorada

Ficha técnica

Publicado el 15 de marzo de 1991
Discográfica: Touch and Go
 
Componentes:
David Yow – Voz
Duane Denison – Guitarra
David Wm. Sims – Bajo
Mac McNeilly – Batería

Temas

1. Then Comes Dudley (4:23)
2. Mouth Breather (2:17)
3. Nub (2:30)
4. Seasick (3:11)
5. Monkey Trick (4:19)
6. Karpis (3:10)
7. South Mouth (3:03)
8. Lady Shoes (2:42)
9. Rodeo in Joliet (4:49)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Jesus Lizard – Goat: 30 años del discazo noise rock de una banda infravalorada
Todos los discos de The Jesus Lizard en Amazon


¿No te suenan de nada The Jesus Lizard? Es una lástima, pero es muy normal. Incluso un servidor les conoció muy tarde. Aunque en términos musicales, nunca es tarde para entrar a descubrir un grupo y menos cuando acabas satisfecho.

La anaología más cercana a escuchar The Jesus Lizard es la de recibir un puñetazo en la cara. Ésta banda existió cuando la primera oleada de hardcore perdía fuerza y el rock alternativo y el grunge arrancaban y se posicionaban en la cima del mundo del rock. La propuesta de The Jesus Lizard fue incomprendida por contemporánea y su trascendencia como banda no causó el mismo revuelo que las bandas emergentes de los 90. A pesar de emitir un split 7 » con Nirvana, The Jesus Lizard acabó por romper filas a finales de la década casi por el olvido.

Aún así dejaron algunos registros increíbles y una buena cantidad de influencia. Dadle caña a Converge y a The Jesus Lizard y veréis de lo que estoy hablando.

A lo largo de los años, lejos de ser infravalorados, The Jesus Lizard ha tenido que soportar a los haters de turno que les consideraban «sin talento» y «como unos Fugazi menos talentosos» o «como Nirvana sin talento» y «un lío incoherente y sin talento que suena a los miembros de la banda están tocando una canción diferente «.

Yo pregunto, ¿la incoherencia acaso es mala?

The Jesus Lizard

Se trata de una banda de rock estadounidense formada en 1987 en Austin, Texas y con sede en Chicago, Illinois. En aquel momento, eran «una banda de noise rock líder en el underground independiente estadounidense … [que] produjeron una serie de discos independientes llenos de ruido pseudoindustrial mordaz, destripador y de guitarras, todos los cuales recibieron críticas positivas en publicaciones de música underground y heavy obra de radio universitaria «.

Después de una breve carrera como banda de estudio, el vocalista fundador David Yow, el bajista David Wm. Sims y el guitarrista Duane Denison se mudaron a Chicago en 1989. Allí encontraron conexión directa con en el ingeniero de grabación Steve Albini y la discografica Touch and Go Records. Con la incorporación del batería Mac McNeilly comenzaron a tocar en vivo.

A pesar de lanzar un single dividido con Nirvana y firmar con Capitol Records, la banda no logró encontrar el éxito comercial en medio de la explosión del rock alternativo de la década de 1990 y se disolvió en 1999. Su gira de reunión diez años más tarde obtuvo respuestas positivas del público y la crítica. The Jesus Lizard realizó otra gira de reunión en 2017 y 2019.

Goat

Hablar de Goat es hablar de contundencia, desvarío, ruido y destrucción. Nueve canciones en treinta minutos, es un tour de force de brutalidad y locura feroz. Se destaca fácilmente como su mejor trabajo e incluso es posiblemente la mejor pieza de ingeniería de Steve Albini.

Pese a la locura colectiva, cada instrumento destaca del resto en un perfecto trabajo de estudio y producción. Incluso con la voz superpuesta puedes seguir cualquiera de los instrumentos con facilidad. El sonido es pulcro y deseado lejos de la producción más errática en voluntades de la nueva ola de grunge del momento.

Empezando por el devastador sonido de Mac McNeilly con la batería unido a la imprescindible labor de David Wm Simscon su bajo, la base sonora de Goat es un muro infranqueable de violencia sonora. Por encima de la base encontramos el estilo jazzístico de tocar la guitarra de Denison, una guitarra punzante y muy original todo sea dicho. Y por último nos sacuden las inquietantes lineas vocales de David Yow, unas voces maníacas desequilibradas como pocas.

Desde la siniestra apertura de «Then Comes Dudley» hasta el tema de cierre profundamente inquietante y claustrofóbico de «Rodeo in Juliet», Goat nos muestra una banda en la cima absoluta de sus poderes. Pero el colofón definitivo lo tenemos con «Mouth Breather». Sin duda la canción más perfecta de la banda con su alucinante de la guitarra conductora y la batería sincopada.

Goat es un álbum raro, incomprendido pero perfecto. No siempre estás dispuesto a meterle mano, pues su nivel de locura no siempre es asimilable. Pero cuando lo escuchas con ganas te sacude con la máxima energía posible. Sin lugar a dudas, es un discazo.

Beto Lagarda
Sobre Beto Lagarda 395 Artículos
Rock en todas sus extensiones