Tarja – Best of: Living the Dream

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de diciembre de 2022
Discográfica: earMUSIC
 
Componentes:
Tarja Turunen - Voz
Alex Scholpp - Guitarra
Kevin Chown - Bajo
Doug Wimbish - Bajo
Mike Terrana - Batería
Christian Kretschmar - Teclados
Max Lilja - Chelo

Temas

Disco 1:
1. Eye of the Storm (6:06)
2. I Walk Alone (Single version) (4:01)
3. Die Alive (Alternative version) (4:11)
4. Enough (5:14)
5. Falling Awake (feat. Jason Hook) (4:43)
6. Until My Last Breath (Single version) (3:52)
7. I Feel Immortal (Radio Remix) (4:32)
8. Victim of a Ritual (5:56)
9. 500 Letters (4:22)
10. Never Enough (5:24)
11. Innocence (Radio edit) (4:17)
12. Demons in You (feat. Alissa White-Gluz) (4:44)
13. Diva (5:46)
14. Dead Promises (feat. Björn “Speed” Strid) (5:50)
15. Tears in Rain (4:28)
16. You and I (Band version) (4:09)

Disco 2:
1. Oasis (5:11)
2. Sing for Me (4:17)
3. Anteroom of Death (Edit Version) (4:11)
4. In for a Kill (4:41)
5. Naiad (7:09)
6. Crimson Deep (7:35)
7. Mystique Voyage (7:15)
8. Deliverance (7:27)
9. Into the Sun (6:10)
10. Eagle Eye (feat. Chad Smith) (5:02)
11. Too Many (7:49)
12. Love to Hate (5:57)
13. Shadow Play (7:23)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Tarja – Best of: Living the Dream
Todos los discos de Tarja – Best of: Living the Dream en Amazon


Hace algo más de 15 años Tarja Turunen emprendió su carrera en solitario a sabiendas de que la cosa no iba a ser fácil. Había tocado la cima estando en Nightwish y su expulsión fue sonada pues era entonces inconcebible el pensar que la más gran banda finlandesa pudiese desprenderse de una cantante única. No sé si salimos ganando o no, pero pudimos disfrutar a Nightwish y a Tarja en solitario por mucho que la diva estuviera insegura y creyese que el mundo se le había caído encima.

My Winter Storm fue el primer paso discográfico y arrasó en las listas de ventas manteniendo el sonido que la hizo célebre. Con el tiempo ha ido imprimiendo a su música de su personalidad y su lado más orquestal ha ido apareciendo, además de actuar en la escena operística como intérprete ajena al mundo metálico. Ha sido un ejemplo de cómo triunfar en un mundo de hombres y sigue siendo imitada y venerada ahora que la mujer ya hace tiempo que ya no es novedad alguna en las bandas de heavy metal.

Tarja Turunen es al metal sinfónico lo que Michael Kiske es al power metal: una voz única y de referencia. Está de celebración y realmente le ha costado eso de decidirse por canciones en el espacio de dos discos. Tanto… que hay ediciones con un tercer disco incluso. Best of: Living the Dream  es un recopilatorio completo y disfrutable que perfectamente resume lo que han sido estos tres lustros de andanza en solitario. Y recordemos que siempre ha estado rodeada d grandes músicos y nombres importantes.

El gran lujo del disco es la canción “Eye of the Storm” en la que Tarja une las culturas argentinas y la finesa en un mismo tema empezando en tango y yendo a lo mejor que se le ha dado siempre: ese medio tiempo envolvente de excepcional voz operística y delicados arreglos vistiendo la composición. El tema fue grabado en tiempos de Colours in the Dark, pero la diva lo guardó para un momento especial, y este ha llegado con su primer recopilatorio. Ambos mundos conectan y se complementan muy bien.

“My Winter Storm” es el clásico por antonomasia, el tema que dejó patente que tras ser expulsada de Nightwish había todavía magia y que era capaz de crear temas inolvidables. La otra del disco que la hizo grande es “Die Alive”, quizá para mi gusto no sea tan rotunda, pero el bajo de Doug Wimbish convence y el tema funciona perfectamente a una vocalista que no las tenía todas en esos momentos en solitario. Finalmente, ese primer disco llegó a ser número 1 en Finlandia y doble platino en Rusia. No está nada mal para empezar…

La tercera del primer disco es “Enough”, sinuosa y bella, capaz de mantener la calidad a pesar de que quedaba lejos de lo que nos había ofrecido en tiempos de Tuomas Holopainen. Pasamos en “Falling Awake” a su segunda obra, con una composición guitarrera y pesada con parones para dejar a la voz sola. Inmaculado estribillo y mucha fuerza en los arreglos.

De entre mis favoritas citaría la genial “Until My Last Breathe” demostrando en ese segundo disco que la magia seguía a pesar de estar lejos de su banda madre. Qué gran single y qué línea vocal más impecable. También hay ese impresionante solo de guitarra de Alex Scholpp. De su tercera obra destacar otra de las más grandes como es la melódica y oscura “500 Letters”, dominada por el piano y con reminiscencias a sus trabajos con Nightwish.

Uno de los momentos más agresivos recae en el metálico y pesado riff de “Never Enough”, una de las composiciones más oscuras que ha grabado nunca en toda su carrera. En “I Feel Immortal” vemos a la Turunen en tesituras de balada, las cuales domina a la perfección con esa voz lírica tan de manual. Sigue demostrando su valía en “Victim of Ritual”, tema que bebe de raíces puramente clásicas con ese crescendo mantenido y esos acentos que la hacen única. Es justo ese tema híbrido que uno espera de Tarja Turunen.

“Innocence” se basa en un piano muy protagonista y certero. Por mucho que la técnica vocal sea rotunda no es una de las canciones que más destacaría personalmente… En “Demons in You” aparece Alissa White-Gluz de Arch Enemy y es una unión interesante pues estamos ante dos divas muy diferentes ofreciendo dos mundos en uno. Destaca el bajo de Kevin Chown, sin ser un tema matador, y cercano a lo que hace Devin Townsend, la cosa es atractiva. Otra de las grandes participaciones es la de Björn “Speed” Strid de Soilwork y de la The Night Flight Orchestra en el potente tema “Dead Promises”. Uno de los mejores duetos que ha hecho ya que Björn tira de guturales y agudos.

El segundo disco no tira amenos de singles y hay momentos más ambient-sinfónicos como en la inicial y bella “Oasis”, que hace honor al nombre, o la ampulosa “Sing for Me”, rodeada de orquestaciones, pero con la batería muy presente y audible. “Anteroom of Death” es de lo más experimental jugando a unir el mundo metálico con el operístico. Más un atrevimiento que tema clásico, pero muestra que no había barreras y sí muchas ganas de abrirse a sonidos diferentes.

“In for a Kill” y “Naiad” corresponden a su segunda entrega What Lies Beneath, una de las más sólidas, siendo canciones reposadas y algo ambientales en las que puede lucir especialmente tonos altos y exigentes. La segunda es extensa, oscura, brumosa e inquietante. Del mismo disco está “Crimson Deep”, otro medio tiempo algo tenebroso con la gran batería de un gran Mike Terrana, que pone su sello a pesar de ser un tema calmo.

“Mystique Voyage” sorprende por la narración inicial y los juegos con programación que se dan la mano con el piano, muy clásico de la propia Turunen. Canción tan épica como oscura y elegante. “Deliverance” posee momentos plenamente orquestados y voces dobladas, pero hay repetición de esquemas a pesar de que nos entrega uno de los momentos sinfónicos más bellos de ambos discos. Digamos que para el gran público se disfruta más del primer disco que del segundo, que queda más para los die-hard fans de la finesa.

En “Into the Sun” seguimos con los minutajes altos, los chelos y orquestaciones solemnes en una inspirada balada mientras que en “Eagle Eye” participa a la batería Chad Smith de los Red Hot Chili Peppers en un tema absolutamente melódico, directo y que incluye un dueto vocal con un vocalista masculino. Es un corte perteneciente al EP de 2016 The Brightest Void. La extensa “Too Many” era la encargada de cerrar el disco The Shadow Self con clase y multitud de coros.

“Love to Hate” incluye sitares que dan un aire étnico y diferencial a la canción. Hay un generoso fragmento instrumental con guitarras duras muy presentes.

Terminan con “Shadow Play” siendo un medio tiempo melódico algo prototípico, bañado en oscuridad y en el que Tarja vuelve a demostrar que es una vocalista privilegiada sin necesidad de hacer grandes subidas, cantando con su voz en un tono natural.

Dos discos completos con muchísimos temas resumiendo los más de 15 años de carrera en solitario de una artista incomparable que demostró que podía mantener su estatus más allá de su banda madre. Su material no es tan directo y la velocidad no es algo que aparezca habitualmente en sus canciones, pero hay temas realmente logrados y que son clásicos en su repertorio.

Con el tiempo ha definido su estilo y lo clásico ha ido maridando con las sonoridades más metálicas consiguiendo esa personalidad propia que siempre persigue todo artista. El disco me ha convencido para irla a ver a su próximo concierto, pues recordemos que es una vocalista a la que nunca le he visto fallar un tono. Es también una música muy invernal y oscura, ideal para navidades, lástima que esté escribiendo esta crítica en camiseta de manga corta…

Fotografía: Tim Tronckoe
Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1101 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.