Symphony X – V: The New Mythology Suite: 20º Aniversario de su mejor obra

Ficha técnica

Publicado el 6 de octubre del 2000
Discográfica: Metal Blade Records / Inside Out Music
 
Componentes:
Russell Allen - Voz
Michael Romeo - Guitarra
Michael Pinnella - Teclado
Mike LePond - Bajo
Jason Rullo - Batería

Temas

1. Prelude (1:07)
2. Evolution (The Grand Design) (5:20)
3. Fallen (5:51)
4. Trascendence (Segue) (00:39)
5. Communion and the Oracle (7:45)
6. The Bird-Serpent War / Cataclysm (4:02)
7. On the Breath of Poseidon (Segue) (3:02)
8. Egypt (7:04)
9. The Death of Balance - Lacrymosa (3:42)
10. Absence of Light (4:59)
11. A Fool's Paradise (5:49)
12. Rediscovery (Segue) (1:25)
13. Rediscovery (Part II) - The New Mythology (12:01)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Symphony X – V: The New Mythology Suite: 20º Aniversario de su mejor obra
Todos los discos de Symphony X en Amazon


Hubo un tiempo en el que parecía que los Symphony X eran capaces de rivalizar con Dream Theater e incluso eran capaces de cuestionarles el trono del metal progresivo. Esta gente estaba en racha y habían grabado seguidas maravillas como The Divine Wings of Tragedy, Twilight in Olympus y el que era su quinto disco no iba a ser una excepción. es una absoluta bestialidad en todos los sentidos. Para mi, y para bastante más gente más, este trabajo es la definición de lo que entiendo como metal progresivo aunque quizá destaca más de lo primero que lo segundo. Habían entrado Jason Rullo y Michael Lepond para completar la base rítmica y con ellos se iniciaba la formación clásica del combo. La obra funciona como una unidad y los temas están empalmados con maestría dando absoluta coherencia al todo. Es un disco con un sonido muy identificable y en esos días las ideas compositivas eran tan complejas como brillantes.

Power metal + clásica + heavy metal neoclásico

A pesar de lo rotundo a nivel técnico los estribillos están cuidadísimos y son incluso accesibles y reconocibles con un monstruo vocal llamado Russell Allen. El liderazgo lo llevaba Michael Romeo con su guitarra quien aquí indaga en la música clásica de unos Bartók, Mozart, Bach y Verdi que van desfilando por los temas, absolutamente integrados, y a una velocidad endiablada. Power metal + clásica + heavy metal neoclásico. ¿Cuántas veces se ha intentado esto y ha quedado un pastiche infumable? Aquí todo suena armónico y perfecto, gentileza del propio Romeo y de Eric Rachel en tareas de producción. La portada es un poco tópica con el cansino juego de las dualidades pero también es bonita y te muestra el concepto del disco. Todo versa sobre la destrucción del mal y una vez construida la historia vieron que el número 5 aparecía muchas veces en su narración, a la vez que era el disco número cinco del combo estadounidense.

La música

La apertura de “Prelude” es pomposa pero heavy tomando el “Dies Irae” prestado. Algo con lo que jugarían Rage años más tarde. Posiblemente sea “Evolution (The Great Design)” el major tema del disco, lo que es Seguro es que es el más conocido. Clavicordios clásicos y un inicio que es puro prog con extra de heavy metal clásico. La épica y la técnica se dan la mano, se van soltando y se dan relevos constantes. Y añadiría que el grupo apostó por el power metal centroeuropeo par poner de base, ya no en este tema, sino en la mayoría. Atención a ese “Fallen” en el que participa casi todo el grupo en la composición. Duelos de guitarra y teclados con sobradas técnicas que encajan a la perfección de una hoja de ruta que conduce el tema de un lado al otro. Riqueza, mares de coros y estribillo de esos que puedes enmarcar y colgar en la pared.

Una de las más grandes joyas que nunca han tocado en directo es “A Fool’s Paradise” con esos aires arábigos. La exigencia vocal del corte es descomunal y los aires a Rainbow asoman por mucho que sigan jugando con todo su arsenal progresivo. Esa misma clave esotérica y babilónica se mantiene en piezas como “Egypt” con Michael Pinnella a los mandos y su teclado variado y rico. Elegancia y mucha calidad que alcanza momentos tan teatrales como brillantes y si tienes alguna duda del nivel de Lepond creo que en esta canción queda patente su maestría. “Abscence of Light” no es lo más lucido del disco ni tampoco ha sido tocada nunca en directo, pero si esto alguien lo puede considerar relleno… Cualquier banda de metal progresivo mataría para conseguir un tema de este calibre. La influencia de Malmsteen sobrevuela el disco y se hace carne en esta composición con dejes muy clásicos.

Hay algunos temas instrumentales de enlace, pero creo que la mayoría estaría de acuerdo que la primera parte de la obra es tan inspirada como matadora. Allí reposa algo tan grande como “Communion and the Oracle”. El grupo jugando con tempos de balada en otra composición altamente adictiva y compleja. La base rítmica enamora por mucho que haya los mil-y-uno detalles técnicos de guitarra y teclado que lucen tanto como la voz. La instrumental “The Death of Balance/Lacrymosa” es la demostración de que puedes jugar con la música sacra más bella y complicarla a tu gusto progresivo, meter solo y salir airoso de todo ello. Otro momento de elegancia absoluta llega con “The Bird Serprent War/Cataclysm”. Romeo desatado marcando riffs musculosos que terminarán empalmando con la bellísima instrumental “On the Breathe of Poseidon”. Ambas quedarán separadas por el rumor del oleaje. Pero un disco como el presente merece un final a la altura y eso nos llega de la mano de “Rediscovery”, especialmente de su segunda parte que se eleva hasta los 12 minutos. Resumen de todo lo expuesto y yendo un par de pueblos más allá por lo de buscar la épica y el cierre a lo grande. Pinnella tiene muchos momentos

Veredicto

¿Es el mejor disco de Symphony X? Personalmente me inclino por el sí, pero en gran parte por el hecho de que el grupo fuera permeable al power metal europeo de la época, algo que en esas tierras sólo Kamelot y Iced Earth intentaban. Es una obra conceptual compleja y algo confusa pues allí mezclan desde Egipto, Babilonia, la música clásica, la herencia griega universal, números romanos… y se ve representado lo que significa un poco el nombre del grupo: La sinfonía inherente a todo ser humano y la X de ese factor desconocido a imprevisible. El resumen fácil sería que esto suena a Malmsteen + Dream Theater pero la cosa va bastante más allá que la simple fórmula de resumen. Es un disco al que no me importa recurrir y escuchar a la vez que lamento que el grupo evolucionara hacia otros derroteros. Su estado de forma y confianza en la obra fueron tales que sacaron un directo de dicha gira. Posiblemente aquí se cierra una importante etapa en el devenir del grupo.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 471 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.