Suffocation – Human Waste (EP): 30 años de los brutales inicios de la banda

Ficha técnica

Publicado el 1 de mayo de 1991
Discográfica: Relapse Records
 
Componentes:
Frank Mullen - Voz
Doug Cerrito - Guitarra
Terrance Hobbs - Guitarra
Josh Barohn - Bajo
Mike Smith - Batería

Temas

1. Infecting the Crypts (4:37)
2. Synthetically Revived (3:38)
3. Mass Obliteration (4:28)
4. Catatonia (3:55)
5. Jesus Wept (3:38)
6. Human Waste (Demo) (2:58)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Suffocation – Human Waste (EP): 30 años de los brutales inicios de la banda
Todos los discos de Suffocation en Amazon


Si bien seguro que a tod@s os suenan discarrales como Effigy of the Forgotten (1991), Breeding the Spawn (1993) o Pierced from Within (1995) -entre otros-, hoy, 1 de mayo, es el día de celebrar el 30 aniversario del grandísimo EP de la banda estadounidense Suffocation, el brutal Human Waste (1991), aunque la definición de brutal se le queda algo corta.

Suffocation llevan vomitando vísceras desde 1990, así que no es de extrañar que el Human Waste sea uno de esos EP’s que no deja indiferente a l@s seguidores de la reconocida banda de brutal/tech death metal, ya que forma parte de esos inicios de juventud y previos a la buena calidad de producción que son tan agradables de conocer y disfrutar. Además, aunque este disco no suena tan técnico como sus posteriores lanzamientos, es un claro ejemplo de la vieja escuela del death/thrash que acabó revolucionando la escena death metal tradicional de principios de los 90.

Poco después del debut de Morbid Angel con el famoso Altars of Madness (1989), que ya supuso un chispazo para la escena, Suffocation y su Human Waste se acercaron al brutal death más feroz, aclarando que su estilo iba más allá de lo extremo y dejando atrás el thrash convencional. Apostaron por un sonido muy pero que muy pesado con los riffs más profundos del Infierno.

En términos generales, los temas del Human Waste conservan la esencia genuina de los orígenes de la banda, que combinada con algo de hardcore y grind, suman la podridísima carnicería que es este CD. En total, recoge un conjunto de 6 canciones, de las cuales cada una es tan o más visceral que la anterior, predecesoras al sonido de bandas como Necrophagist o Cryptopsy, con esa reminiscencia a Asphyx, Gorguts y los inicios de PestilenceObituary.

En cuanto a las canciones en concreto, esto empieza con «Infecting the Crypts», un tema que describiría como puro riff a alta velocidad. La pista es una cascada épica que te desliza hasta un final apoteósico de blast beats a todo trapo y la voz gruñida de Frank Mullen que parece más densa cada vez. Qué bestialidad de sonido, tan sucio como descomunal. En esta canción se nota que ya apuntaban maneras en cuanto a lo técnicos que se iban a ir volviendo año tras año. La producción del disco no es estupenda, que digamos, pero creo que parte del encanto del Human Waste está en la crudeza de la mezcla.

Este tema es quizás bastante más próximo a lo que llamaríamos actualmente old school death metal, o sea, más de la rama tradicional, con esos ritmos de batería que no cesan ni un segundo y las partes rápidas de guitarra en las que parece que Cerrito y Hobbs vayan a romperse los dedos. Es una de las pocas pistas en las que se escucha el bajo con claridad, puras líneas de ferocidad y terror espeluznante con las que se completa este oscurísimo tema que no baja de velocidad ni medio segundo, marcando la potencia de los Suffocation del momento.

El segundo tema es «Synthetically Revived» con una salida densa y desgarradora. La voz sigue estando tan abajo que casi puedo sentir temblar el suelo. Los cambios de tempo constantes convierten la composición en escalofriante mientras se nota la influencia del Consuming Impulse (1989) degollando a cualquiera con esa batería propia del thrash.

De aquí pasamos a la descarada «Mass Obliteration», donde la batería deslumbra con esos golpes duros y concretos. Es como si el death metal saliera de su cueva para que Suffocation se regodeara en su cara a base de distorsión de guitarras, qué pasada. Aunque, sin duda, lo que más destaca de la canción es la voz. Mullen irradia malevolencia, pedazo de growls se casca el colega, solo empezar a cantar te destroza sin que te des ni cuenta. Un tema absolutamente estremecedor.

Seguimos con una de mis canciones favoritas del EP, «Catatonia», que a poco que la escuches se te pega el riff principal como una mala cosa. Desde luego la producción no es la mejor, pero el rollo trve que desprende este tema es todo un privilegio. La batería de Mike Smith a lo thrash y esos riffs al estilo de Death son todo lo que un@ fan del metal extremo podría llegar a desear.

La quinta canción entra a saco a tope de tralla, muy brutal death con esa intensidad imparable. En «Jesus Wept» se escuchan los aporreos casi extraños de Josh Barohn, unas buenas líneas de bajo que no frenan hasta el gran final del solo de guitarras. Un tema excepcional que es únicamente una muestra de lo que conseguirían los músicos de Suffocation con sus próximos álbumes.

Finalmente, el último gran tema del EP y que le da nombre, «Human Waste». Simplemente, un temarral indiscutible. Es atrocidad de inicio a fin. La voz aquí, aunque igualmente tremenda, es algo distinta y quizás menos profunda que en las pistas anteriores. Empieza con una música épica típica de película que enseguida pasa a convertirse en Suffocation en estado puro. Asimismo, en esta canción se marca la esencia que tendrán los discos posteriores de la banda, sobre todo en el aclamadísimo Effigy of the Forgotten, que contiene algunas regrabaciones de las canciones del Human Waste y temas sabrosísimos como «Involuntary Slaughter» o «Reincremation».

En conclusión, podríamos decir que el Human Waste es la tralla que precede al brutal/technical death metal que será el futuro de gran parte de la escena del metal más extremo y monstruoso. Recomiendo escuchar este EP diariamente si se desean adquirir habilidades en el headbanging para los próximos conciertos (cuando los haya).

Suffocation

Avatar
Sobre Irene Vernedas 46 Artículos
Mi nombre de fotógrafa es BlackSpell Coven porque Irene era demasiado poco metal.
Normalmente hago fotos de bolos y festivales, pero si quieres una sesión o un book de tu perro te lo dejo a buen precio!