Soulskinner – Seven Bowls of Wrath

Nuestra Nota


8.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 11 de noviembre de 2020
Discográfica: Xtreem Music
 
Componentes:
Marios Lampouridis – Voz
Bill Zobolas – Guitarra
Spyros Triantafyllou - Guitarra
Kostas Analytis - Bajo
George Canavaris - Batería

Temas

1. Tetraktys (2:10)
2. Night (3:58)
3. The Principles of Truth (6:25)
4. Eternal (5:07)
5. Regeneration of the Soul (3:59)
6. Primitive Light (5:46)
7. Seven Bowls of Wrath (4:20)
8. Angel of Darkness (5:46)
9. The Destroyer of Worlds (3:43)
10. The Death Seal (5:49)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Soulskinner – Seven Bowls of Wrath
Todos los discos de Soulskinner en Amazon


Desde la mismísima Atenas nos llega el nuevo álbum del quinteto de death metal algo melódico con trazas de blackmetal, Soulskinner. El disco se titula Seven Bowls of Wrath (2020) y es el quinto larga duración de la banda, y lo han lanzado a través de la discográfica Xtreem Music. Llevan en el mundillo desde el año 2000, y puede que recordéis algunos de sus álbumes más conocidos, como el Breeding the Grotesque (2003), el Echoes of Sickness (2007), que fueron discos quizás algo más melódicos, o el Crypts of Ancient Wisdom (2014), con el que se volvieron del rollo old school con el que aún continúan y que recuerda un poco a bandas como Autopsy , Septicflesh, Horrified o Bolt Thrower.

Los griegos no se han cortado con el nuevo Seven Bowls of Wrath, que es pura pesadez mezclada con algo de melodía death y riffs muy fríos acompañados de una voz gravísima que retumba por doquier. Este es un álbum bastante compacto en el que actúa su nuevo vocalista, Marios Lampouridis, de la banda Necrorgasm.

Y sin más dilación, vamos a comentar las canciones una a una. Esto arranca con una introducción densa, “Tetraktys”, que aporta la tensión épica necesaria para que aún tengamos más ganas de que llegue el siguiente tema, “Night”. Este es un tema bastante black, en la que se escuchan unos riffs de Bill Zobolas y Spyros Triantafyllou tenebrosos a más no poder, que forman parte de una melodía negra y desesperada, con esos blast-beats tremendos que recuerda a los ambientes oscuros del black helado de Dissection. Definitivamente, un tema intensísimo en el que no sobra ni media nota y en el que se nota la perfecta producción del disco, es tan limpia que casi me hace dudar de si es la mejor elección para un disco con tanta reminiscencia al black metal de los países nórdicos. Se escuchan a la perfección cada uno de los instrumentos y la voz los acompaña siendo un instrumento más, aunque destacando por esos gruñidos de ultratumba completamente indispensables.

El Seven Bowls of Wrath continúa con una canción algo distinta a la anterior aunque muy pareja teniendo en cuenta el estilo del álbum, “The Principles of Truth”, que es algo más doom, densa y con partes de death metal muy potentes y riffs abrasadores. La voz se mantiene en esa línea de muerte y destrucción que es más que brutal y se compagina a la perfección con el ritmo en ocasiones más lento de George Canavaris. Y con esta melodía pegadiza cogen carrerilla hasta el siguiente torbellino, “Eternal”, que empieza con un ritmo rápido y contundente. También conserva los riffs pesados que hemos escuchado en las pistas anteriores, pero ahora con el añadido de momentos groove en los que el headbang es casi inevitable. Este es quizás uno de mis temas favoritos del álbum, tiene partes de lo más sabrosas que son propias de una experiencia y una técnica buenísimas.

La quinta canción es “Regeneration of the Soul”, que arranca muy años 80 y que poco a poco se va volviendo más épica, con esa melodía old school y el retro “blacker” en los riffs. Los momentos más lentos combinados con la rapidez a los pocos segundos forman un tema frío e imperturbable que enseguida nos lleva hasta la siguiente canción, también helada, “Primitive Light”. No puedo evitar pensar que este es un temazo death de esos que no cansan, con un solo de guitarra desalentador y sus partes doom que completan la composición y nos dan algo de aire para respirar. Además, sobre todo en esas partes algo más lentas, destaca el bajo clavadísimo de Analytis, con una actuación perfecta.

En esta segunda parte del álbum tenemos “Seven Bowls of Wrath”, que es distinta a sus predecesoras, pero sigue la misma línea de black/death rollo Dissection que ya habíamos visto, pero quizás me atrevería a decir que más trve que las demás. Aquí el frío se palpa. La batería y la voz estallan mientras las guitarras serpentean para hacerse un hueco en el ambiente cementerial congelado que les envuelve. Y de aquí pasamos a “Angel of Darkness”, un tema a más velocidad en el que se contemplan también varios cambios de tempo que complementan la melodía y nos transportan a las dos últimas canciones, que serán las encargadas de cerrar el Seven Bowls of Wrath. Primero está “The Destroyer of Worlds”, que ataca imparable siguiendo con el transcurso de todo el álbum. Es un tema intenso y gratificante que me suena a bombazo en directo. En segundo lugar, sigue la última canción y que será el final épico que, estoy segura, os dejará boquiabiertos, “The Death Seal”. El tema se sale algo distinto a las demás canciones porque tiene una introducción lenta que lo hace destacar por encima de los demás. Esta es, sin duda, la mejor pista del álbum y desde luego, es donde han mostrado más quienes son Soulskinner y a que han venido. Definitivamente, vale la pena escucharla.

Está claro que a Soulskinner aún les queda material del bueno para enseñarnos, y hasta que podamos verlos en directo, podremos disfrutar de este Seven Bowls of Wrath, que seguro, no os va a dejar indiferentes. ¡No os lo perdáis!

Avatar
Sobre Irene Vernedas 48 Artículos
Mi nombre de fotógrafa es BlackSpell Coven porque Irene era demasiado poco metal.
Normalmente hago fotos de bolos y festivales, pero si quieres una sesión o un book de tu perro te lo dejo a buen precio!