Ska-P – Eurosis: 25 años de la consolidación «polémica» del fenómeno ska vallekano

Ficha técnica

Publicado el 28 de abril de 1998
Discográfica: BMG España / RCA Records
 
Componentes:
Roberto Gañán Ojea "Pulpul" - Voz, guitarra
Ricardo Delgado "Pipi" - Coros
José Miguel Redín "Joxemi" - Guitarra, coros
Julio César Sánchez "Julitros" - Bajo, coros
Pako - Batería
Alberto Javier Amado "Kogote" - Teclados

Temas

1. Circo Ibérico (3:45)
2. Villancico (3:10)
3. España va bien (4:54)
4. Paramilitar (3:57)
5. Simpático holgazán (4:05)
6. Kémalo (3:07)
7. Poder pa’l pueblo (3:20)
8. Juan sin tierra (2:58)
9. Kacikes (3:19)
10. América latina ¡¡Libre!! (5:08)
11. Al turrón (3:50)
12. Seguimos en pie (5:52)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Ska-P – Eurosis: 25 años de la consolidación «polémica» del fenómeno ska vallekano
Todos los discos de Ska-P – Eurosis: 25 años de la consolidación «polémica» del fenómeno ska vallekano en Amazon


Y con ellos llegó el escándalo… Desde Vallecas, y a lomos de una multinacional, Ska-P se consagraba con un tercer disco que llegaba a todo tipo de públicos, incluso infantiles, y claro… eso no llegó a gustar especialmente pues sus letras eran abiertamente comprometidas y de izquierda considerada “radikal”. En esos tiempos yo trabajaba en un comedor escolar y entendí que vieran en Ska-P como un problema puesto que los niños de ocho años ya conocían la figura de Víctor Jara, que aparece citado en el disco.

Pero ya no es que irritaran “al poder y al capital”, es que los mismos grupos de izquierdas se empeñaron en subrayar la contradicción de que Ska-P contaban con una multinacional, y eso les hacía unos “vendidos”. La verdad es que cosas como estas te demuestran que el grupo no lo tuvo nunca fácil y que la gente es realmente corta de entendederas pues triunfaron por todo el mundo y aquí son considerados banda de fiesta de pueblo.

Eurosis es posiblemente es el disco que peor ha envejecido de los vallecanos puesto que se centra especialmente en ese 1998 dominado por el PP, el pánico al inminente euro que aterrizaría en 2002 y letras circunscritas a ese espacio-tiempo. Por otro lado, había una voluntad buscada de apuntar a Sudamérica y a los países latinos. Me daba especialmente pereza meterme en este disco, pero lo he disfrutado bastante a pesar de que fui bastante crítico con él en el momento de aparecer.

El disco

“Circo Ibérico” es una canción desenfadada y divertida, dotada de colorido, muchos cambios e influencias y que se sirve del circo para enumerar los tópicos hispanos. Juegos de vientos y tonadas míticas que van del reggae, pasando por el ska al bolero. Mantienen la línea de su apoteósico segundo trabajo El vals del obrero y siguen aportando buen rollo, fiesta y compromiso. “Villancico” es una canción melódica que dispara hacia la hipocresía y entra en terrenos históricos viendo la figura de Jesucristo como el primer hippy-pacifista-comunista. La verdad es que Pulpul demuestra que posee una voz impresionante y los coros funcionan dando un paso delante de calidad.

Estaba claro que el grupo apuntaba hacia Sudamérica y “España va bien” tenía ecos de música de esas latitudes con ska Oi!, y la verdad es que la mezcolanza estilística engancha perfectamente. Machihembrados con músicas más que conocidas que apuntalaban su propuesta festiva en la que intercalaban entre medio de sus canciones fragmentos ajenos como el can-can. Odas zapatistas en “Paramilitar”, que posiblemente sea de lo mejor de esta obra con un estribillo muy recordable y con unas letras explícitas. Aquí había guitarras metaleras en una base ska muy conseguida.

Otra de las mejores canciones fue “Simpático holgazán”, dedicada al rey Juan Carlos I, y la verdad… se quedaron cortos viendo lo que se ha demostrado ahora del bribón-pichabrava. Lo que sí fue una pica en Flandes fue el mero hecho de atreverse a tocar un tema tan delicado y tabú, aunque lo hicieron con clase y buena música. Hay incluso elementos folk muy bien integrados y sorprende que no quedase todo como un pastiche inconexo. “Kémalo” con K es un reflejo de esos tiempos, pues esas “K” poblaban los textos de las cartas de la revista Heavy Rock de la época. Defensa del animalismo con riqueza estilística y cierta complejidad. No podemos hablar de rock progresivo porque es Ska-P, pero estamos ante canciones que suben de complejidad y en las que hay mucho trabajo compositivo.

“Poder pa’l pueblo” es un hito en la discografía del grupo puesto que estamos ante su primer tema instrumental. Aquí es el teclado el que domina con varios arreglos de palmas, silbidos y demás. La versión de “Juan sin Tierra” es un homenaje a Víctor Jara en un corrido en el que Pulpul canta de maravilla y el sabor latinoamericano asalta la primera línea.

El guiño sudamericano está en composiciones como “América Latina ¡¡Libre!!” con una enumeración de todas las tierras de habla hispana. Sabores del trópico en un tema conseguido y que es un canto de hermandad en el que destaca el bajo de Julio César Sánchez. “América latina yo te quiero mogollón” es la frase central del tema… Por otro lado “Kacikes” es de lo más olvidable del disco, por temática y calidad, pero tampoco desentona en lo que viene a ser el disco.

“Al turrón” es una divertida historia que vuelve a retomar el tema de las chinas de la hímnica “Legalización”. Pinta a historia vivida en la que la policía confisca las drogas y se las queda para consumo propio, y la verdad es que parece totalmente cierta. Hay momentos puramente No me pises que llevo chanclas dignos del “Contrabando de sandías”. Luego lo funden con un mambo que es todo colorido… Curiosamente la balada “Seguimos en pie” que cierra el disco es de lo más recordado. Atmosférica y chill out para cerrar con clase el disco. Teclados de Kogote y la batería de Pako es de lo mejor de la composición.

Veredicto

Eurosis fue uno de los discos que alertó al poder hasta el punto que periódicos de ámbito nacional hablaban mal de Ska-P y del rock radikal en general. Me acuerdo especialmente de un artículo de Nativel Preciado en la que la señora periodista, desconociendo de lo que hablaba, decía que este tipo de bandas movían millones e influenciaban para mal a la juventud. Más allá de ser peligrosos para la España de 1998 Ska-P bajaba el listón respecto al Vals del obrero. Pero eran banda de moda y se los vio como un enemigo peligroso, cosa que no tiene precio.

En la actualidad en España se ve a Ska-P como un producto de los 90, que tuvieron su momento a mediados de esa década, pero la realidad no es esta. Actualmente el grupo, fuera de nuestras fronteras, disfruta de un estatus de banda enorme hasta el punto de que tocaron en el Woodstock de Polonia en 2014 frente a 500.000 personas, que cantaban todas sus canciones. Bandas tan actuales e importantes como Talco les citan como influencia BÁSICA, por lo que un poco vivimos engañados respecto a Ska-P. Te gusten o no, son historia viva de la música popular española y termina siendo un caso similar al de Asfalto, aunque no sean comparables en cuanto estilo, sí en cuanto a que merecen mucho más reconocimiento.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1370 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.