Six by Six – Six by Six

Nuestra Nota


7.25 / 10

Ficha técnica

Publicado el 19 de agosto de 2022
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Robert Berry – Voz, bajo, teclados
Ian Crichton – Guitarra
Nigel Glockler – Batería

Temas

1. Yearning to Fly (4:45)
2. China (3:16)
3. Reason to Feel Calm Again (8:05)
4. The Upside of Down (4:46)
5. Casino (4:20)
6. Live Forever (1:44)
The Last Words on Earth (4:38)
8. Skyfall (4:17)
9. Battle of a Lifetime (5:22)
10. Save the Night (6:18)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Six by Six – Six by Six
Todos los discos de Six by Six – Six by Six en Amazon


A veces hay supergrupos que funcionan, cosa que no suele suceder con demasiada frecuencia. Este es el caso de Six by Six, banda formada por tres pesos pesados de la escena: Ian Crichton de Saga, Nigel Glocker baterista de Saxon y Robert Berry a la voz, bajo y teclados, un reputado músico que ha llegado a tocar con Keith Emerson y Carl Palmer. Estados Unidos, Canadá y la vieja Inglaterra unen fuerzas para hacer algo global.

Hay sellos discográficos que abusan de juntar a grandes nombres con canciones medio hechas y que terminan sonando todas igual. Afortunadamente esto no ocurre aquí y se nota el peso de cada músico en todos los temas del proyecto. El disco funciona y se disfruta, pero tampoco es algo que sea un hito o que pueda desbancar a los muchos y atractivos proyectos que hay a día de hoy en la escena progresiva.

“Yearning to Fly” es una perfecta presentación de cómo las gasta el grupo y de la mucha clase que le imprimen sus tres protagonistas. Un medio tiempo melancólico con muchos detalles técnicos, especialmente del bajo de Robert Berry y con su expresiva voz. Ian Crichton deja patente que es uno de los guitarristas más infravalorados de las últimas décadas.

“China” es uno de los clarísimos singles de la obra, de estribillo muy conseguido y brillante y con uno de los mejores solos del disco. A todo esto, Nigel Glocker está impresionante haciendo caminar unos temas que en su mayoría tienen mucho ángel. En “The Upside Down” marcan el riff de entrada y transmiten buenas vibraciones con unos pasajes muy a lo The Police. Berry tiene un timbre de voz cercano al de Sting.

Mi tema favorito, y de largo, es la extensa “Reason to Feel Calm Again”, dotada de una especie de riff alegórico folk irlandés y que domina una canción en la que la guitarra de Crichton refila con una maestría total. Remata el tema ese arranque final en el que ganan velocidad y destapan el tarro de las esencias prog. Todo el tema es una delicatessen.

En “Casino” Ian dibuja un original riffs de acompañamiento al que se le suma el teclado en una de las piezas más netamente progresivas del compacto. El sintetizador de Berry campa a sus anchas mientras Nigel demuestra técnica y muchísima pegada. “Live Forever” es una gema que no llega ni a los dos minutos de duración en la que el grupo juega con acústica y voz para llegar a emocionar. Tan breve como intenso.

“The Last Word son Earth” se empieza con un órgano de iglesia para terminar siendo un corte muy rockero a la vez que melódico con cambios de tiempo y estructuras. Tiran un poco más de complejidad en “Skyfall” con acentos repuntados con el teclado y mucho trabajo técnico jugando a cumbres y valles. Crichton vuelve a dar otra lección en el solo, pero es todo el grupo que trabajo por y para la canción. No es un álbum de individualidades manifiestas, y eso se agradece. Hay momentos casi de pop guitarrero.

Momento más íntimo en las acústicas de “Battle of a Lifetime” con acercamientos a Saga y a Genesis por lo de la solemnidad musical, casi reverencial. Profundo bajo de Berry y diabluras a la guitarra. Juegan al contraste y finalizan con el tema más agresivo y guitarrero del disco en “Save the Night”, quizá el más logrado junto al tramo inicial. Aquí demuestran su potencial y a la vez personalidad y muchos elementos distintivos y propios como los coros.

No estamos ante un disco rompedor ni arriesgado, pero estamos ante una obra de calidad y capaz de demostrar que la unión de tres genios puede darnos grandes momentos. La música entra fácil, no es progresivo de corte técnico y excesivo ni música para músicos. Brilla especialmente la guitarra de Ian Crichton de Saga y se potencia especialmente la figura de Robert Berry. A Nigel Glocker ya le conocemos y sabíamos que le va el rock progresivo. Veremos si el grupo tiene continuidad.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 1101 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.