Entrevista a Roine Stolt, guitarrista y vocalista de Transatlantic (III): ‘Las partes que yo hubiese recortado de Return to Forevermore no eran las mismas que quería recortar Neal Morse’

Seguimos la larga, larguísima conversación con Roine Stolt y llegamos al punto Transatlantic, esa banda paralela que tiene el sueco con varias rutilantes estrellas de la escena prog. Mike Portnoy ex de Dream Theater, Pete Trewavas de Marillion y Neal Morse, ex de Spock’s Beard. Hablando con Roine un poco se desprende que él y Neal chocan en algunas cosillas, y es que no puede ser nada fácil llevar ese transatlántico a buen puerto.

Cuando entrevisté a Morse un poco estaba contrariado por el hecho de haber tenido que volar hasta Suecia a grabar el disco, hecho que demuestra que el peso de Stolt es grande en la súper-banda. Que el disco terminara siendo triple con una versión de Morse y otra de Roine es que las cosas no terminan de ser fáciles… Recordar los principios de Transatlantic con todas esas superestrellas tocando en tugurios de mala muerte nos parece increíble.

Roine, obviamente, The Flower Kings es la banda principal para ti, pero eres también miembro de Transatlantic y The Absolute Universe ha sido un disco espectacular, así que… ¿Estás contento con las reacciones de la prensa y de los fans?

Sí, yo es que lo veo de esta forma: Lo que suele pasar con Transatlantic, es que sacas el disco y la gente se vuelve loca con los avances. Luego aparece el disco, y en unas semanas ya empiezas a ver gente que se queja en plan: “Ooooh, Bridge across Forever era un disco mucho mejor que este… Este no me gusta”. Eso es justo lo que suele pasar. Luego pasan unos meses y esa misma gente cambia de discurso: “Ohhh, me está empezando a gustar el disco, y eso que desde el primer momento que no me entraba. Ahora pienso que es un álbum muy sólido”.

Así que una de las cosas que he aprendido con el tiempo es el no escuchar demasiado la opinión de la gente. Ellos lo aman, lo odian y finalmente les volverá a encantar. Y eso es algo que también nos pasa con The Flower Kings. Nos dicen eso de: “Ohhh, nos gustan Retropolis y Stardust We Are, los nuevos no nos gustan…”. Luego pasan unos meses y les gusta mucho el nuevo disco.

Del disco de Transatlantic te diré que es un gran disco, pero… si soy totalmente honesto contigo, deberíamos haberlo recortado un poco. No sé si sabes toda la historia, pero es que Neal Morse pensaba lo mismo que yo, pero es que no quería recortar lo que yo quería recortar. Estábamos algo divididos. Así que decidimos que Roine haría Return to Forevermore y que Neal haría The Breathe of Life. Y todo aquello terminó siendo algo único: dos discos diferentes partiendo de un mismo álbum…

Pero ahora me lo miro y pienso que, mira… es que justo antes de empezar esta entrevista estaba yo componiendo algo de música y ensayando… por que como músico lo necesito. Pero bueno, es igual… como te decía: considero que hay en esos discos muy buena música. Pero si me preguntas ahora… yo hubiese recortado cosas del Return to Forevermore.

Entrevisté a Neal Morse con el motivo del disco y ya me contó que había muchas opiniones diferentes sobre el disco. Y sí, como fan te diría que hay cosas que se podían recortar…

Sí, pero la realidad es la que es y el Forevemore es lo que la banda decidió que fuera. Puede que haya gente que crea que ese disco es la versión de Roine Stolt y que no es la más correcta, pero ese disco es lo que acordamos entre todos. Luego vino Neal con la idea de recortar el disco un poco… Y bueno, Mike tenía también sus canciones favoritas, yo las mías y Peter las suyas…

Así que le dijimos a Neal que podía hacerlo a su manera, pero el primer disco sería la versión original de lo que decidimos entre todos. De hecho, llegamos a votar como quedaba el primer disco y los arreglos, también las mezclas con Rich Mouser. Pero sigo pensando que en esos discos hay un material muy bueno y lo que pasó luego es algo que también me suele pasar cuando grabo un disco de los Flower Kings.

Pienso a veces que el tema es bueno, pero que hay una parte que no debería estar allí y que ese cambio podría hacer el disco mucho más poderoso. Es algo que creo que le sucede a cualquier artista. Seguro que te dirían lo mismo… A los fans les gusta un disco determinado, pero tú piensas que sería mejor cambiando algunas cosas (risas).

Es que ahora mismo pienso: qué nos podría decir Paul McCartney si le preguntas esto sobre algunos de sus discos… Álbums que nos encantan, pero que quizá él hubiese cambiado ciertas cosas. Y eso le puede suceder a la gente de Yes o a los U2. Estoy seguro que si le preguntas a Steve Howe de Yes te diría lo mismo y Jon Anderson diferiría de su opinión. Es que en el fondo, esta es la gracia de estar en un grupo: tener diferentes opiniones y llegar a acuerdos. Encontrar ese punto en el que todo el mundo esté (razonablemente) de acuerdo.

Así que todo esto te da una dimensión muy importante de lo que es salir fuera y tocar esos temas en directo. Tocar el Absolute Universe será un gran reto, y eso es lo que vamos a hacer… Tocarlo en su versión más extensa.

Voy a preguntarte por los fans de Transatlantic porque yo los veo como una gente muy especial. Ellos esperan el nuevo material, les encantan las ediciones más largas y completas y eso lo puedes percibir en los conciertos. Yo os pude ver en Barcelona y fue una pasada… Vuestro público es gente que le gusta la música y que casi que te diría que también muchos son músicos. Les encanta lo que hacéis, lo viven… De verdad que te diría que un fan de Transatlantic es algo diferente a los fans de otras bandas…

Sí… son especiales. Te voy a ser 100% honesto: en el primer tour que hicimos fue en los Estados Unidos y de verdad que no me creerías si te cuento lo que pasaba allí… Recuerdo estar tocando, pero no te sabría decir exactamente qué ciudades concretas fueron. Lo que sí recuerdo es que fueron seis o siete bolos, y en la mitad de ellos asistieron entre 65 y 70 personas… Estaban sentados allí mirando al grupo y eso que por esos tiempos Mike (Portnoy) todavía seguía en Dream Theater

Así que él tocaba para 800-1500 personas con los Theater y luego se encontraba con este panorama con Transatlantic… Cuando tocamos en Washington ya había bastante más gente y el club estaba muy bien, pero la mayoría de sitios de esa gira eran tugurios polvorientos típicos de la América profunda en los que los pies se te quedan pegados al suelo por la cerveza que se derrama. Bajabas un pie del escenario y te quedabas allí pegado… (risas). En esos antros nadie fregaba el suelo. Pero lo hicimos… dimos esa gira.

Y desde ese momento la banda ha ido creciendo y tocando en sitios mucho más grandes. En las últimas giras hemos estado tocando para grandes audiencias y me toca decir que siempre son muy, muy receptivas a lo que hacemos. Y desde la experiencia te digo también que hemos tocado en América del Sur, también en México, y a pesar de que siempre tenemos grandes públicos en Alemania, muchísima gente en Países Bajos e Inglaterra… tengo que decirte que el mejor sitio para tocar siempre es la Europa del Sur.

Esos países y América del Sur. En estas partes del mundo la gente es mucho más participativa y hay muchísima más paridad entre hombres y mujeres. También bailan, se mueven, están felices y cantan las canciones, y sí… Un poco sí que te diría que nuestros fans son especiales. Y eso es genial.

Si tocas en Holanda para 2000 personas ten por seguro que del público de esa noche 1900 van a ser tíos (risas). ¡Y además! ¡Todos de la misma edad! O similar… Tú eres más joven, pero siempre suele suceder lo mismo. Cuando bajas para España o Italia ves que hay mucha más diversidad entre el público.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 935 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.