Red Cain – NÄE’BLISS

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 2 de junio de 2023
Discográfica: Autoeditado
 
Componentes:
Evgeniy Zayarny - Voz
Samuel Ridout - Guitarra
Kalie Yan - Bajo, coros
Taylor Gibson - Batería

Temas

1. Fisher King (5:35)
2. Blight (6:37)
3. The Great Hunt (4:09)
4. We Are Chaos (4:55)
5. Sightblinder (2:47)
6. The Man Who Can't Forget (Part I) (2:38)
7. Crane of Malkier (Part II) (2:04)
8. Red Cain - Fires of Heaven (feat. James Delbridge) (8:02)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Red Cain – NÄE’BLISS
Todos los discos de Red Cain en Amazon


¡Menuda sorpresa! No sabía que los canadienses Red Cain sacaban, disco, así que cuando vi la portada y el logo, me alegré mucho. Su anterior trabajo me encantó, incluso lo puse como el tercer mejor disco de su año. Y eso, para una banda así y en un año tan cargado como fue 2021, es algo tremendo.

Es difícil catalogar el estilo que practican los americanos. Mezclan cierto power con prog, tienen ciertos toques góticos y algún que otro moderno. Se puede percibir en todo: en las voces (guturales y lumpias, tanto en Zayarny como en Yan, nueva incorporación), en los tonos y afinación de los instrumentos y hasta en las propias composiciones. Como dije cuando reseñé su Kindred: Act II (2021), encuentro que hacen algo novedoso, por mucho que la gente se empeñe a compararlos con bandas como Kamelot o Symphony X. No, para mí no tienen nada que ver con estas bandas. Para mi gusto, y quizá por desconocimiento, tienen sello propio.

Esta vez los Cain nos traen un álbum conceptual, y es La Rueda del Tiempo, la gran obra de Robert Jordan recientemente adaptada para TV.

Como sus dos lanzamientos anteriores, este NÄE’BLISS (2023) es un disco relativamente corto, de poco más de media hora, pero con canciones muy desiguales en cuanto a duración. Incluso hay alguna que, si no estás atento, no se te pasa.

La cosa empieza con “Fisher King”, uno de los singles, y recoge muy bien las esencias de lo que venía siendo el grupo. Quizá, y esto es en general, bebe un poco más de melodeath que en sus anteriores trabajos, cosa que no tiene por qué ser mala en absoluto. Las melodías de este tema, tanto en estrofas como en estribillo y puente son muy buenas, y el tema, en su totalidad, desprende muy buenas esencias. “Blight” empieza suave, acústica, casi hipnotizante, y poco a poco la melodía electrificada hace acto de presencia para desembocar en otro tema potente y con un juego de bombos muy interesante. Aquí bajan las pulsaciones, también en la forma de cantar, pero la calidad sigue muy presente. Otro de los singles, “The Great Hunt” también empieza suave, aunque no acústico, sino más bien sinfónico. Abruptamente aparece toda la carne para poner en el asador, bien teñida de melodías a todos los niveles. De nuevo es un tema muy interesante. Acabamos el primer cuarteto con “We Are Chaos”, quizá el tema más netamente prog que yo les he escuchado. No suele gustarme el progresivo, pero sin duda este tema es bueno, en especial cuando las dos voces se juntan y la melodía de guitarra serpentea por detrás.

El segundo bloque es el que peca de esas canciones tan cortas (para el estilo), ya que tres de las cuatro no llega a los 3 minutos. “Sightblinder” es un torbellino instrumental de los que siempre me han cansado, pero si disfrutas de este tipo de música, te gustará. “The Man who can’t Forget (Part I)” gana en sorpresividad, en detalles y en riqueza. Es corta, sí, pero es muy buena. Su segunda parte, “Crane of Malkier (Part II)” es más suave, más lento que lo que hemos escuchado hasta ahora, y aunque no catalogaría el tema como tremendo, no desentona en absoluto con el disco. Acabamos con “Fires in Heaven”, la más larga del disco, con unos ocho minutos. Podíamos decir de ella que es como un mix de todo lo que hemos escuchado hasta ahora, cosa lógica viendo su metraje. Seguramente la gente la catalogará como el mejor tema del disco, yo no sabría decir.

Tener de vuelta a los Red Cain siempre es una buena noticia. Me parecen un grupo original, con una propuesta no tan habitual pero muy pulcra y “profesional”. En esta ocasión creo que su bonanza está en el conjunto más que en los temas por separado, de los que no creo que destaque demasiado uno respecto a otros. Si eso es bueno o no, lo dejo a vuestra elección. A mí me ha gustado mucho.

Fotografía: Zak Kelly
Xavi Prat
Sobre Xavi Prat 392 Artículos
Llevo en esto del heavy más de media vida. Helloween y Rhapsody dieron paso a Whitesnake y Eclipse, pero Kiske sigue siendo Dios. Como no sólo de música vive el hombre, la literatura, Juego de Tronos y los tatuajes cierran el círculo. Algunas personas dicen que soy el puto amo, pero habrá que preguntarles por qué.