Rage – Trapped!: 30 años del éxito internacional de Rage

Ficha técnica

Publicado el 1 de abril de 1992
Discográfica: Noise International
 
Componentes:
Peter "Peavy" Wagner - Voz, bajo
Manni Schmidt - Guitarra
Chris Efthimiadis - Batería

Temas

1. Shame on You (4:52)
2. Solitary Man (3:37)
3. Enough Is Enough (6:43)
4. Medicine (3:43)
5. Questions (3:55)
6. Take Me to the Water (6:01)
7. Power and Greed (4:26)
8. The Body Talks (4:34)
9. Not Forever (3:37)
10. Beyond the Wall of Sleep (4:05)
11. Baby, I'm Your Nightmare (5:23)
12. Fast as a Shark (Accept cover) (3:04)
13. Difference (4:58)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: Rage – Trapped!: 30 años del éxito internacional de Rage
Todos los discos de Rage – Trapped!: 30 años del éxito internacional de Rage en Amazon


Los alemanes Rage habían dado muestras de enorme calidad en discos previos, especialmente Secrets in a Weird World y compuesto canciones maestras como “Don’t Fear the Winter” en Perfect Man, pero para nada habían alcanzado la repercusión que sí obtuvieron con una pieza maestra que hoy cumple 30 años: el majestuoso Trapped!

Siempre ha habido debate sobre cuál es el mejor disco de Rage y para muchos estaría entre este, el Missing Link y el Black in Mind, pero más allá de eso, Trapped! supone un éxito internacional, que los Rage viajen a Japón y que el metal de corte más tradicional tenga vida en Oriente y en el viejo continente, en unos tiempos en los que Inglaterra y Estados Unidos abrazan otros estilos. El éxito nipón les llevó incluso a grabar un mini disc ese mismo 1992: Beyond the Wall.

Curiosamente Trapped! posee un anuncio importante: “¡No hay teclados!”. Es divertido leerlo ahora viendo la evolución (o evoluciones) que el grupo llevaría con el paso de los años. Estamos hablando de que Peavy Wagner andaba en formato trío y contaba con Chris Efthimiadis a la batería y Manni Schmidt a la guitarra. Una formación muy querida y recordada. Y la portada del siempre genial Andreas Marschall es uno de los grandes símbolos de la banda.

El disco

En general el disco lleva una onda antibelicista, reflexiva y sabia en muchas de sus letras. Recordemos que en esos días Peavy lucía una larga melena, estaba flaco y su voz alcanzaba unos agudos muy poderosos y afilados. La mezcla de sonido y la calidad general es una de las grandes bazas del disco, gentileza de Sven Conquest a la producción, de los Morrisound Studios y de Mike Fuller a la masterización. Digamos que Noise International y el grupo iban a lo grande. Acertaron de pleno.

Hay hasta cuatro canciones imprescindibles, lo cual no es nada desdeñable, empezando por ese mercado oriental que es el sonido introductorio a “Shame on You”, una pieza maestra. Ese riff oriental da paso a un heavy metal directo con un estribillo estelar. El siguiente himno es una de las imprescindibles del combo teutón: “Solitary Man”. Absoluta maravilla de esas que siempre añoras cuando no la tocan en directo. Estribillo de esos de dejarse la garganta y un tema básico para entender el heavy metal de los 90 en Europa, pero más concretamente en Alemania.

Siempre diré que mi tema favorito de Rage es “Enough Is Enough”, por su letra pacifista y por su maravillosa línea vocal, además de un estribillo excepcional. Una canción que lo tiene todo, aunque también se aleja de lo que era Rage en esos días. De todas formas, el trío ya vio que en esa composición había algo realmente especial, especialmente por el riff de inicio y de un Manni que se sale en cada tema.

Siguiendo con la tónica belicista y de sapiencia cultural está otro de los puntos fuertes del disco: “Medicine”, en la que nos cuentan que la mejor medicina posible para la humanidad es volver atrás a las raíces y aprender del pasado. Más allá del mensaje, el corte es estelar y uno de los grandes tapados de este gran disco y el solo del señor Schmidt es de traca. Completando lo más granado del disco hay que pararse en el “Baby I’m Your Nightmare” que va armada con un cuarteto de cuerda procedente de Praga (¿empezamos a conectar cosas de cara el futuro?). Gran composición, original y clave de lo que llegará en un futuro no tan lejano.

Sorprende para bien ese homenaje-versión que se marcan del “Fast as a Shark” de Accept en la que Peavy demuestra que estaba en un momento vocal espectacular. Se niegan a bajar el listón y en “Questions” Peavy realiza uno de los ejercicios vocales más agudos de toda su carrera. Dudo que haya podido cantar este tema muchas veces más allá de la grabación de la misma, que contiene un pasaje sombrío más que interesante.

Y si seguimos hablando de temas tapados o poco valorados hay que centrarse especialmente en el “Take Me to the Water” pues hay aquí una maestría absoluta en la forma de encarar el verso, y el estribillo funciona muy bien. La calidad compositiva y la originalidad entre canciones es algo realmente remarcable en Trapped!

“Power and Greed” se basa excesivamente en el riff metálico sin aportar grandes cosas mientras que “Body Talks” mejoran las prestaciones, pero se va notando que, sin hablar de relleno, les es difícil mantener ese nivel general. Gran base rítmica y otra vez Manni está de cine. Inicio maquinal en “Not Forever”, siendo un up tempo electrificado con aires de balada por los arpegios iniciales.

“Beyond the Wall of Sleep” Vuelve al formato más directo y metálico, pero peca de prototípica, conectando con sus inicios y yendo a lo básico. La última pieza de este compacto (que termina haciéndose algo largo a pesar de la brillantez inicial e intermedia) es “Difference”, que empieza con acústicas, terminando siendo un medio tiempo pesado y oscuro en el que Peavy empieza a ver que se siente muchísimo más cómodo en estos tonos graves. Otra que anticipa el futuro que está por venir…

Veredicto

Soy de los que se debate siempre entre Trapped! y The Missing Link de Rage pues ambos iban con esa espectacular formación en formato de trío, con Manni y con Chris, pero esta obra representa una de las muchas caras que ha tenido Rage a lo largo de los años. Es curioso, porque Peavy Wagner ha tenido una evolución absolutamente sublime yendo y volviendo sobre sus pasos y variando la formación dependiendo de las circunstancias.

Son un grupo para una inmensa minoría y una rareza que todavía pervive a pesar de que la marca va devaluándose y que yo les prefiera con ver con su grupo Refuge, en el que toca sólo material de esta era. Lo que se percibe en este disco es que Noise International y Peavy tenían claro que tocaba hacer un salto de calidad, y lo hicieron. Nunca llegaron al gran público, pero Rage empezó a ser un grupo realmente especial, y lo mejor estaba por llegar.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 992 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.