Queensrÿche – The Veredict

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 1 de marzo de 2019
Discográfica: Century Media Records
 
Componentes:
Todd La Torre - Voz, batería
Michael Wilton - Guitarra
Parker Lundgren - Guitarra
Eddie Jackson - Bajo

Temas

1. Blood of the Levant (3:27)
2. Man the Machine (3:51)
3. Light Years (4:09)
4. Inside Out (4:31)
5. Propaganda Fashion (3:36)
6. Dark Reverie (4:23)
7. Bent (5:59)
8. Inner Unrest (3:50)
9. Launder the Conscience (5:15)
10. Portait (5:16)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Queensrÿche – The Veredict
Todos los discos de Queensrÿche en Amazon


Bendito el día en que Queensrÿche le dieron el finiquito a Geoff Tate. Tras tres discos del grupo queda evidenciado que el gran cantante y líder de la formación supuso un lastre importante para los de Bellevue. Si miramos para atrás y nos acordamos de discos como American Soldier o Dedicated to Chaos… palidecen ante lo que han podido grabar últimamente con Todd La Torre. The Veredict es la culminación de un trío de álbumsque se inspiran en los tiempos más fértiles y atractivos del grupo, es decir: Empire y Operation Mindcrime, joyas absolutas del heavy metal prog. Es curioso que algo tan obvio haya tardado tanto. Ahora Tate publica discos infumables y toca el Mindcrime entero con una banda de bar. Ambas partes han terminado por darle la vuelta a su carrera y volver sobre sus pasos. Han hecho lo que era obvio: volver a los sonidos de su época dorada.

Destacan los riffs melódicos y el aroma clásico del grupo, bañado en una producción excepcional en la que La Torre demuestra que ha nacido para este puesto. “Blood of Levant” posee unos agudos más que exigentes, pero lo que realmente te llega ese esa cadencia y esos detalles técnicos que tanto recuerdan a sus tiempos de gloria. No está Scott Rockenfield pero las baterías son igualmente exquisitas (¡a cargo del mismo La Torre!). Sorprende que en el inicio tiren de temas cortos que apenas llegan a los cuatro minutos buscando lo accesible y la inmediatez. Pero si quieres volver a emocionarte hay que escuchar un “Man the Machine” que parece sacado del Operation Mindcrime. Excepcional tema con unas guitarras que hablan por si solas, gentileza de Michael Wilton y Parker Lundgren. Aromas arábigos impregnan “Inside Out” en la que el combo se muestra elegante y técnico firmando otro gran estribillo y salpicando de detalles técnicos sin llegar a abrumar. Hasta cierto punto los agudos pueden recordarte al mítico EP The Warning. Casi nada…

La misma clave arábiga esta presente en la original “Light Years”, con una batería combinada con efectos oscuros y múltiples detalles técnicos de la mano de las guitarras. Mucha atención al estribillo pues es justamente lo que uno espera de esta banda. La clave de este disco es haber encontrado la justa medida entre lo técnico y lo melódico, además de la perfecta producción por parte de Chris “Zeuss” Harris. Escuchas cualquier canción y te suena a Queensrÿche. Temas como “Propaganda Fashion” te llegan a la primera y eso que aquí tienen un toque más de finales de los 90, perfectamente aderezado y en su justa medida. Todd dobla sus voces quedando un resultado espectacular pues el tema es otra buena demostración de calidad.

El otro single del disco es “Dark Reverie”, una inspirada pieza oscura a medio tiempo con una guitarra acústica en punteo que me recuerda mucho a Savatage de la primera época. Es un tema bello y oscuro que conecta con la portada. Pero La Torre es el jefe de esta actual formación y con este vocalista puedes aspirar a elevarte en canciones como la extensa “Bent”. Graves y agudos vocales perfectamente combinados. Los detalles del golpeo en el charles de Todd La Torre se pueden percibir en el que es quizá el tema menos inspirado del disco: “Inner Unrest”. No por ello deja de ser toda una demostración vocal soberbia de un cantante en estado de gracia. Misma premisa sirve para un “Launder the Conscience”, que al principio te deja algo frío, muy a pesar de las enormes virtudes que posee en lo musical. Pero hay una sorpresa en el tema. Ese interludio instrumental final con el teclado de protagonista le da un plus a la canción, si bien podría haber sido grabado como una instrumental a parte. Ya de despedida el bajo de Eddie Jackson toma las riendas en ese medio tiempo inquietante y bello que resulta en “Portait”.

Si me dijesen hace un par de décadas que Queensrÿche podría funcionar sin Geoff Tate, sin Chris DeGarmo y sin Scott Rockenfield me hubiera reído del comentario… Pero aquí están Queensrÿche, en uno de sus mejores momentos, tirando de sonoridades clásicas, con un cantante perfecto y con una capacidad compositiva envidiable. The Veredict es un disco que atrapa. Muy atractivo, dinámico y lejos de aquellos ladrillos que solían facturar. Destaca obviamente la grandeza de Todd La Torre a las voces, pero también juega un papel primordial el estilo practicado y el hecho de hacer sonar al grupo como en sus mejores tiempos. El tiempo dirá, pero posiblemente estemos hablando del mejor disco de Queensrÿche en tres lustros. Ha llegado a entrar en las listas españolas, así que con esto ya os lo digo todo. ¡Calidad no le falta a la obra!

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 154 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.