Queen – Live at Wembley: 30 años de la dominación mundial y definitiva de Queen

Ficha técnica

Publicado el 26 de mayo de 1992
Discográfica: Parlophone Records
 
Componentes:
Freddy Mercury – Voz, guitarra
Brian May – Guitarra, teclados, coros
John Deacon – Bajo
Roger Taylor – Batería, coros
Spike Edney – Teclados

Temas

Disco 1:
1. One Vision (5:51)
2. Tie Your Mother Down (3:52)
3. In the Lap of The Gods (2:44)
4. Seven Seas of Rhye (1:18)
5. Tear It Up (2:12)
6. A Kind of Magic (8:42)
7. Under Pressure (3:41)
8. Another One Bites the Dust (4:54)
9. Who Wants to Live Forever (5:16)
10. I Want to Break Free (3:34)
11. Improptu (2:57)
12. Brighton Rock Solo (9:11)
13. Now I'm Here (6:20)

Disco 2:
1. Love of My Life (4:47)
2. Is This the World We Created (2:59)
3. (You're So Square) Baby I Don't Care (1:34)
4. Hello Mary Lou (Goodbye Heart) (1:24)
5. Tutti Frutti (3:23)
6. Gimme Some Lovin' (0:55)
7. Bohemian Rhapsody (5:50)
8. Hammer to Fall (5:36)
9. Crazy Little Thing Called Love (6:27)
10. Big Spender (1:07)
11. Radio Ga Ga (5:57)
12. We Will Rock You (2:46)
13. Friends Will Be Friends (2:08)
14. We Are the Champions (4:05)
15. God Save the Queen (1:27)

Multimedia





Escucha y compra

Este disco en Amazon: Queen – Live at Wembley: 30 años de la dominación mundial y definitiva de Queen
Todos los discos de Queen – Live at Wembley: 30 años de la dominación mundial y definitiva de Queen en Amazon


Está claro que hay discos que te marcan en tu infancia, y en mi caso, el monumental Live at Wembley fue uno de ellos. A pesar de que ya hacía algunos años que había sucumbido a los dos Greatest Hits este directo me voló la cabeza, literalmente. Recordemos que en esos días Freddie Mercury había grabado con Montserrat Caballé el “Barcelona” y que la ciudad se iba preparando a marchas forzadas para uno de sus momentos cumbres de su historia. A ello súmale que no había banda mejor sobre la faz de la Tierra: Queen eran imbatibles…

¿Quién podría frenarles? Pues un virus pandémico: el Sida, nadie más. Queen se lamía sus heridas provocadas por los bajones de calidad compositiva que supusieron Flash y Hot Space, pero increíblemente pudo superarse y alcanzar estatus mayores de popularidad con discos de la talla del espectacular The Works y esa genialidad que presentaban: A Kind of Magic.

El concierto fue los días 11 y 12 de julio de 1986 en el estadio de Wembley y antes de hacer historia tocaron como invitados INXS, The Alarm y Status Quo. Aquello empezó a las 16:00 y fue apoteósico. A Kind of Magic había sido un bombazo, especialmente la canción, pero también participaron en la banda sonora de “Los inmortales”. No eran buenos tiempos para Brian May ya que se había separado, pero eso no fue impedimento alguno para que el grupo llenase dos días seguidos el icónico estadio de Wembley. 150.000 personas disfrutaron de algo mágico.

Tampoco os diría que es el mejor directo de la Reina, pero si es al que más cariño le tengo, y de largo, es el más icónico, aunque tras la película me temo que para siempre lo será el Live Aid de un año atrás (1985). Es un directo absolutamente real, con sus “fallos” (si es que podemos hablar de ellos como tal). Aquí está la casaca amarilla, el pie de micro corto y los “tiro riro reros”. Casi toda banda tributo al grupo suele vestirse como los Queen en Wembley pues fue el punto álgido de máxima popularidad.

El disco

El “One Vision” destapa la caja de los truenos, pero en el fondo es el público lo primero que podemos oír. Inmenso inicio con la banda enchufada plenamente consciente de lo histórico del momento. Excepcional Taylor en los coros y May en un solo puramente heavy metal. También se hace oír la mar de bien el bajo de Deacon.

El “Tie Your Mother Down” suena a gloria con esos coros y a pesar de que por momentos parezca que Freddie vaya algo forzado. Ni por asomo… El tema suena rockero a más no poder y con un toque crudo. Benditos años sin autotune ni pregrabados. Pasamos luego a un tramo de temas cortos y poco habituales, que para mí es maná puro: la balada “In the Lap of the God” con el estadio coreándola, un fragmento del “Seven Seas of Rhye” cantada (a veces lo hacían en instrumental) y la genial y rockera “Tear It Up”, con los coros agudos de Taylor. Quizá el corte menos conocido de todo el set.

Para momento estelar cuando suena el “A Kind of Magic”, pues era el disco que presentaban y con el que arrasaron. Icónica canción del baterista que ya es historia viva del rock de estadio. Ese final con Freddie jugando con el público que le contestaba a sus cánticos es sencillamente maravilloso. Incluso ese final con “Fuck You”. Es un Dios en la tierra.

Y luego venía el arsenal de singles inmortales empezando con el “Under Pressure” lo único salvable de Hot Space, pero… ¡Menuda obra maestra del señor Deacon! Sólo les faltaba Bowie de dueto. El momento Deacon se alarga, para algarabía del respetable, con la interpretación de “Another One Bites the Dust”. Incluye ese momento jam vocal.

Presentan el “Who Wants to Live Forever” con toda la pompa hasta dejar en silencio el estadio. Muchos teclados y con la gracia de no necesitar a coristas ni orquestas. Ellos se bastaban para enamorar al público… Luego el “I Want to Break Free” del que Estados Unidos nunca entendió el vídeo y no arrasó como sí lo hizo en Europa. Otra canción icónica. Aquí dejan los primeros versos para que el público la cante, luego se une Mercury.

“Impromptu” pone ese solo vocal con base musical y aires Pink Floyd. Una delicatessen en un mar de clásicos. Muy acertadamente incluyen algo tan grande como fue el “Now I’m Here”, otro de los temas más conocidos del grupo. Puedes jugar a contar cuántos clásicos quedaron fuera de ese directo, y de verdad que te parecerá inconcebible.

Hay muchos momentos sencillamente inolvidables y más si los has podido ver en video. Esa alfombra humana de brazos y voces que son capaces de conseguir tanto protagonismo como la banda. El “Love of My Life” con la acústica de May y todo el mundo cantándola es absolutamente maravilloso. Del genial guitarrista os confesaré que en mis tiempos mozos pasaba rápido el vídeo (mítica tecla FF) cuando toca el extenso “Brighton Rock Solo”. En esos días yo iba a las canciones, no a lo instrumental.

El tramo acústico encierra esa preciosa “Is this the World We Created?” que vuelve a ser puro sentimiento. Luego hay ese momento de estándares del rock clásico como “Hello Mary Lou”, “(You Are so Square) Baby I Don’t Care”, el “Tutti Fruti” de Little Richard y la sorpresiva “Gimme Some Lovin”. La banda disfrutando tanto como el público y Edney a los teclados, ese quinto miembro que nunca llegó a ser acreditado como tal. En su día no entendía como metían estas versiones y dejaban de lado temas de su discografía. A día de hoy los veo imprescindibles en cualquier concierto de Queen que se edite. Y en manos de Freddie es como un juego para él.

El rugido del gentío ante el “Bohemian Rhapsody” es de órdago. Obviamente el interludio operístico va enlatado, pero tanto da. Impresionan los detalles de Taylor a la batería con todo el mundo aplaudiendo y llevando el ritmo con las palmas. Espectacular el momento más duro del tema. Y pasa desapercibido Deacon, pero es que sin él Queen nunca serían tal y como les conocemos, y hablo tanto en directo como en estudio. “Hammer to Fall” era uno de los temas del disco que presentaban y suena realmente dura y heavy. Atención a los coros pues el grupo se esmera con clase y mucha fuerza. En algún momento Freddie parece flaquear, pero en el siguiente verso se recupera bien, algo que le da toda la autenticidad posible al directo. Incluso puedes escuchar los agudos de Roger Taylor. ¡Sí! Los agudos del grupo siempre fueron del rubio baterista.

En “Crazy Little Thng Called Love” Mercury se arma con una acústica que toca toscamente quedando como un ciclón al que se le da mejor jugar con su pie de micro corto e icónico. Cuando Queen lanzaron esta canción le dijeron al mundo que eran tan buenos que eran capaces de componer un clásico del rock de los 50 cuando ya hacía décadas que había quedado desfasado. Sólo los Stray Cats han podido hacer algo así. Aquí Spike Edney a las teclas y May a la guitarra se dan un festín en esa especie de jam final.

Contoneándose amaneradamente nos regala esa sexy “Big Spender”, versión de aires exhibicionistas que será el preludio de algo muy grande: “Radio Gaga”, recibida como agua de mayo y acompañada por las palmas de la multitud. Menudo single se marcó Taylor. Curiosamente, el miembro del grupo que más renegó de los samplers consiguió un Número 1 con esta maravilla, que, en el fondo, era un juego que tenía con su hijo.

Los bises son de aúpa con un “Friends Will Be Friends” destinada al hermanamiento colectivo con un rock de estadio radio friendly. Tiene todo el sentido del mundo haberla guardado para el tramo final, como fiesta colectiva de un momento mágico. Sí… allí había “un poco de magia”. Luego cae la sobreexpuesta y quemada “We Are the Champions” que en esos días era todavía gloria bendita.

La excepcional “We Will Rock You” alcanza un nuevo nivel siendo tocada en Wembley y a la vieja usanza, sin esa versión acelerada que solían hacer años antes. Hay gloriosas adaptaciones y verla en directo con Wembley dando palmas es sencillamente tan bello como aterrador. El poder de Queen en esos días era ilimitado. Fin de fiesta con el “God Save the Queen” final para que la parroquia se dejase la voz.

Veredicto

Menudo viaje el volver a hacer sonar este doble disco en directo inmortal. Recuerdo escucharlo en casete mientras jugaba a la Mega Drive con amigos y entre partida y partida les aseguraba, pedantemente, que no había ninguna banda mejor que Queen. Con el tiempo me enamoré de Savatage, pero si escuchas el que realmente fue su primera obra y que se editó como disco en solitario de Jon Oliva con canciones que hacían con 15 años, con él y su hermano Criss, ves que lo único que querían era ser Queen. Así que, en el fondo, todo está conectado.

Concierto icónico, masivo, legendario en el que tomaron Wembley y asociaron el nombre del estadio al de Queen. Si he de buscarle un pero es que me faltan 50 canciones que creo imprescindibles y que deberían haber tocado también, pero es que… esa es la gracia de Queen: que tres Greatest Hits no son capaces de hacerles justicia. Verlo en DVD es de lagrimita. Uno de los discos de mi vida (en lo personal) y un directo atemporal (en lo objetivo). Si algún día pudiese viajar atrás en el tiempo buscadme en ese show en Wembley.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 902 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.