Psychotic Waltz – The God-Shaped Void

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 14 de febrero de 2020
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Devon Graves - Voz, flauta
Brian McAlpin - Guitarra
Dan Rock - Guitarra, teclado
Ward Evans - Bajo
Norman Leggio - Batería

Temas

1. Devils and Angels (6:29)
2. Stranded (4:49)
3. Back to Black (3:52)
4. All the Bad Men (3:59)
5. The Fallen (5:49)
6. While the Spiders Spin (5:49)
7. Pull the String (4:54)
8. Demystified (5:13)
9. Sisters of the Dawn (6:41)
10. In the Silence (5:17)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Psychotic Waltz – The God-Shaped Void
Todos los discos de Psychotic Waltz en Amazon


Una de las pocas cosas buenas que nos ha traído este fatídico 2020 fue la vuelta de Psychotic Waltz, banda de metal progresivo de San Diego, que han sido capaces de volver a los ruedos tras 23 años de silencio y con la formación original. Hubo unas giras de reunión en los años 2011 y 2012 en las que vieron que sería fantástico agregar nuevo material a sus cuatro primeros discos. Gracias a Internet y al mundo global el combo progresivo ha podido acortar distancias y eso nos ha permitido ver este nuevo disco, gracias al sello InsideOut, el de referencia para los sonidos progresivos. La verdad es que el trabajo es impecable. Han ido componiendo desde su casa y mandando las bases a Dan Rock para que trabajara en las líneas vocales. Ulrich Wild se encargó de grabación y producción y la portada es de Travis Smith.

“Devils and Angels” abre los juegos y lo hace de la mejor manera posible. Calidad a raudales tras una intro inquietante con flauta travesera. Bonitas cadencias y un Devon Graves excelente. La labor de Dan Rock en guitarras, teclados y composición es excelente siendo el auténtico motor del grupo. Suena a metal en todo momento y hay juegos de coros muy trabajados que pueden conectarles con Conception si bien hay riffs más cercanos a Nevermore. En todo caso, todo suena como tiene que sonar: a Psychotic Waltz. Me ha sorprendido muy gratamente esa balada titulada “Demystified” tirando de acústicas y de una preciosa línea vocal. Vuelve aquí la flauta y hay un deje claro a las grandes baladas de Testament. “Back to Black” es contundente y pesada con un riff musculoso marca de la casa que convive entre teclados atmosféricos. La gracia es que mantienen todas sus credenciales de antaño. “All the Bad Men” funciona a medio tiempo, pero no la incluiría entre lo mejor del compacto. Intensidad y juegos de voces en los que destaca también la pegada de Norman Leggio a la batería.

“Stranded” es una composición que define perfectamente al grupo en pleno 2020 y que guarda conexión con todo su legado. Atención a lo conseguido en “The Fallen”. Cuando mezclan las armonías vocales con las acústicas el grupo consigue momentos de una belleza evocadora muy destacable. Aquí Devon Graves tira de agudos en una gran demostración vocal. Por momentos queda como un perfecto cruce entre Conception y Nevermore. Si tuviera que quedarme con una composición posiblemente esta sería “Sisters of the Dawn”. Accesible, extensa y con todos los ingredientes que uno espera del grupo de El Cajon (California). Hay cierta similitud en la línea vocal con esa monumental balada de Ozzy titulada “I just Want You”. Teclados algo espaciales para que vuelvan los punteos en acústica en “In the Silence” y gran final instrumental para cerrar el álbum.

Antes hay buenos ejercicios como son los de “Pull the String” a pesar de que no termina de sobresalir en comparación con el resto del material. Sorprende otra vez ese solo de flauta de un Devon que no deja de asombrarte en sus múltiples recursos. Finalmente toca destacar ese medio tiempo tan trabajado, en todos los sentidos, como es “While the Spiders Spin”. Pasamos de una introducción muy acústica a riffeado solemne y coros doblados. Otro muy buen tema que es capaz de completar un disco que pocos esperaban que luciera a este nivel.

El disco logró unas entradas en listas realmente destacables en Centroeuropa. Curiosamente siempre fue una agrupación con más afinidad por el viejo continente que por su tierra natal. Es un producto muy pensado caso de la preciosa portada o del libreto interior del disco. Quinto disco para una banda que rejuvenece después de tantos años de letargo. Su historia es realmente rocambolesca con juicios surrealistas y accidentes de rapel. Que estén a día de hoy todos vivos, enteros y con la formación original es toda una noticia. Les pude ver junto a Nevermore y si el virus lo permite no creo que sea la única vez que les pueda ver. Bandas como Psychotic Waltz son un placer para los sentidos y que vuelvan a grabar es todo un regalo.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 442 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.