Crónica y fotos del Primavera Sound 2019 - Parc del Forum (Barcelona), 31 de mayo de 2019

Primavera Sound (II): Jawbreaker llenan de nostalgia el Parc del Forum

Datos del Concierto

Primavera Sound 2019

Bandas:
Fucked Up + Jawbreaker + Suede + Tame Impala + …
 
Fecha: 31 de mayo de 2019
Lugar: Parc del Forum (Barcelona)
Promotora: Primavera Sound
Asistencia aproximada: 220000 personas

Fotos

Fotos por Sharon Lopez, Christian Bertrand, Sergio Albert, Eric Pamies

Tras un muy buen primer comienzo de festival, la fiesta de PS continuaba y aunque esta segunda jornada no iba a ser tan metalera como la anterior, había cositas interesantes que ver y que detallamos en las próximas líneas.

Ya que no me gusta ir con prisas, la primera parada tras acceder al recinto (otra vez sin hacer prácticamente cola) iba a ser la de los canadienses Fucked Up en el Adidas Originals. He de reconocer que no era gran conocedor del trabajo de estos colgados antes del festival, pero tenía claro que iban a ser una parada segura, de lo cual me alegro, porque el colgado de Damian “Pink Eyes” Abraham y sus secuaces montaron un buen pollo en el escenario, que fue perfecto para empezar la jornada. Interesante la propuesta de los de Toronto con una base hardcore punk bien cargada de pasajes poperos, en la que todos o prácticamente todos los integrantes aportan su granito de arena a las vocales, no sé si por gusto o simplemente para dar descanso a Damian, que se pasa el resto del tiempo berreando como si no hubiera mañana, aportando el que para mí es el toque de distinción de esta banda a la que estaremos siguiendo la pista de aquí en adelante. Para terminar, destacar el final de ceremonias con uno de sus temas insignia “The Other Shoe” en el que se aprecia perfectamente la fusión nombrada antes, con una base y estructura más propia del sonido indie que acompañado de los gritos de Damian con suaves coros por detrás definen muy bien lo que es Fucked Up. Envidia me dio ver a este último bajar del escenario para acabar el show dando saltos entre el público más fiel que desde el principio estaba dándolo todo en la primera fila, donde la estela de Carcass aún no se había desvanecido.

Después del buen rollo que había dejado Fucked Up tenía escasos quince minutos para ir corriendo a uno de los escenarios principales, concretamente el Primavera, donde a las 21:15 iba a empezar la banda que más ganas tenía de ver de la jornada sin duda, y junto con Carcass, también del festival. Hablamos de Jawbreaker, que tras más de veinte años desaparecidos del mapa decidieron volver a los escenarios para alegría de muchos, entre los que me incluyo. Los de Adam Pfahler, que llegaron a convertirse en una banda de culto yendo un poco más allá dentro del panorama punk en los ‘90, con un sonido cargado de similitudes con el grunge que empezaba a explotar por aquel entonces, ahí estaban, frente a nosotros tantos años después, más viejos pero con buen aspecto, dispuestos a hacer disfrutar a un público cargado de fieles, que estuvieron saltando y cantando todas y cada una de las canciones de su inesperadamente extenso repertorio, pero en el que no faltaban jovenzuelos que ni siquiera habrían nacido cuando Jawbreaker lo estaba petando, lo cual siempre es reconfortante. Empezaron fuerte con “The Boat Dreams from the Hill” que tuvo muy buena acogida por el público, seguida por las más lentas “West Bay Invitational” y “Chemistry”, dejando claro desde el principio que iba a ser un gran y nostálgico bolo, y que aún les queda cuerda. Continuaban con “Condition Oakland”, “Jet Black” y “Ache”, para meter el primer clasicazo de la noche, “Save Your Generation”, coreada por gran parte de los asistentes. Era el turno entonces de la primera de Bivouac (1992), la imprescindible “Chesterfield King”, seguida de “Jinx Removing”. Si hasta aquí todo estaba yendo mejor de lo esperado (llevábamos veinte años sin poder comprobar su estado), todo iba a empezar a mejorar notablemente cuando tras tocar “Boxcar”, uno de sus temas más emblemáticos en los que la locura en la pista fue creciendo, llegó el turno de “Accident Prone” con su esencia Pixies, para rematar la faena con otro de los temas más grunge, el nirvanero “Fireman”, sin duda uno de mis preferidos. Sin duda esta franja del concierto fue la mejor a nivel musical y ambiental, pero la cosa no iba a ir a menos hasta el final, con “Shield Your Eyes”, la punk-popera “Kiss the Bottle”, y “Bivouac” como broche final a un bolo que superó con creces las expectativas, pero en el que sin duda la nostalgia fue la principal protagonista.

Llegados a este punto yo ya había visto todo lo que quería ver, así que tocaba dejarme llevar por el festival en busca de algún posible descubrimiento, y de mis amigos, los cuales andaban por ahí. Tras un rato de pajareo me pasé un rato por el Ray Ban stage donde estaban los británicos Suede, que sin ser santo de mi devoción, he de reconocer que el sonido de su concierto fue uno de los mejores que escuché en el festival, a pesar de ser en uno de los escenarios tochos.

A las 0:20 empezaba en el Pull&Bear el show de Tame Impala, y mira que es difícil, ya que es un nombre muy común en los carteles españoles en los últimos años, pero nunca lo había visto en directo, por lo que me dirigí allí. Al ser un show más digno de escuchar y ver en las pantallas, que en el escenario, ya que durante todo el concierto se proyectan psicodélicas imágenes en las enormes pantallas, no hizo falta estar muy cerca del escenario, y menos mal porque este sí que estaba abarrotado. Muy buenas vibraciones durante todo el concierto, de corte principalmente electrónico, pero sin olvidar temazos de los inicios como el setentero “Elephant” o el encargado de cerrar la función, “Feel Like We Only Go Backwards”.

Tras las buenas vibraciones generadas por el australiano, no me pregunten cómo pera acabé en el show de Robyn, y la verdad es que la sueca me sorprendió gratamente sobre todo a nivel de performance. Lejos de mis preferencias musicales, esta diva del pop supo conectar con el público de manera sublime, con sus coreografías, continuos cambios de vestuario y una voz que sigue intacta tras más de veinte años en el negocio.

Ahora sí, esto había sido todo en esta segunda jornada, en la que a pesar de no ser el cartel que yo hubiera elegido, siempre es de agradecer disfrutar de un festival como este, que en esta edición ha traspasado fronteras musicales insospechadas años atrás, pero no por ello es merecedor de críticas, o al menos no de las mías, ya que disfruté como un niño pequeño tanto viendo a los grupos que quería ver, como los que nunca imaginé que vería.

Pau Rosell
Sobre Pau Rosell 26 Artículos
Como rockero nacido en Canarias y en los 90 (¡El Nu Metal mola!), me pasé la infancia luchando en todos los recreos para poner mis discos; “…And Justice For All” siempre era uno de ellos. En esto del rock desde que escuché por casualidad Deep Purple, a lo que siguió Led Zeppelin y ya no hubo vuelta atrás. Pasión por la música desde niño, prácticamente todos los estilos que derivan del rock, aunque un poco hater con el Glam. Guitarrista amateur, batería frustrado, y con ganas de adentrarme en este mundo como algo más que un hobby.