Possessed – Revelations of Oblivion

Nuestra Nota


7.5 / 10

Ficha técnica

Publicado el 10 de mayo de 2019
Discográfica: Nuclear Blast Records
 
Componentes:
Jeff Becerra - Voz
Daniel González - Guitarra
Claudeouos Creamer - Guitarra
Robert Cárdenas - Bajo
Emilio Márquez - Batería

Temas

1. Chants of Oblivion (1:53)
2. No More Room in Hell (4:32)
3. Dominion (4:25)
4. Damned (5:00)
5. Demon (5:16)
6. Abandoned (5:20)
7. Shadowcult (4:43)
8. Omen (6:41)
9. Ritual (4:47)
10. The Word (5:09)
11. Graven (4:19)
12. Temple of Samael (1:49)

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Possessed – Revelations of Oblivion
Todos los discos de Possessed en Amazon


Hablar de Possessed es hablar de los pioneros del metal extremo, con su demo Death Metal (1984) dieron nombre a lo que más tarde evolucionaría por mediación de grupos como Death u Obituary, por poner un par de ejemplos imprescindibles.

A pesar de haber sacado discos con notable reconocimiento como Seven Churches (1985) y Beyond the Gates (1986), pocos años más tarde se separaron cayendo en un largo letargo hasta nuestros días. Es de justicia decir que la leyenda de Possessed se ha mantenido viva gracias al reconocimiento de otras bandas y los distintos EP’s, demos y recopilaciones que han ido apareciendo durante todos estos años.

Possessed son unos luchadores representados en la figura del líder y fundador Jeff Becerra (único miembro original que queda en la banda), sabiendo resurgir cual ave Fénix para volver con fuerza después del duro golpe de verse postrado en una silla de ruedas tras un fatal suceso. Las adversidades sufridas y su recuperación son un ejemplo… y no solo para los seguidores de su música.

¿Qué nos aporta este Revelations of Oblivion (2019) después de tantos años? Sinceramente, nada nuevo, pero afortunadamente con un sonido impecable. Uno de los motivos por los que nunca había indagado en su discografía fue ese sonido sucio y saturado en sus antiguas grabaciones. Con Revelations of Oblivion, Possessed suenan actuales practicando su característico thrash / death de la vieja escuela donde la voz de Jeff es desgarrada y los instrumentos son claramente identificables, pues las antiguas producciones, en ocasiones, eran bastante caóticas.
Cierta nostalgia se despertó en mi interior escuchando este disco, pues me llevó a desempolvar a los antiguos Sepultura. Os preguntaréis a qué viene esta reflexión, pues el característico sonido de la batería de Possessed me despertó lo sentido en su día al escuchar el duro y crudo Schizophrenia (1987) de los brasileños. En principio, incrédulo de mí, pensé que los californianos se habrían visto influenciados por ese sonido, pero revisando su discografía, descubrí la influencia que en este caso supuso la música de Possessed, tanto en Sepultura como en muchísimas otras bandas de la época.

En este caso no voy a realizar ningún análisis personalizado de las canciones, pero sí destaco (tal vez yendo a contracorriente) los dos cortes instrumentales que abren y cierran el disco, “Chant of Oblivion” y “Temple of Samael”, aportando una magnífica y misteriosa ambientación. El resto son canciones marca de la casa, pareciéndome de difícil digestión la melodía vocal de “Dominion” a pesar del impresionante inicio. Los ritmos acelerados y afilados se compaginan a la perfección con los más pausados y pesados donde el bajo suena atronador, como en “Demon”, posiblemente una de mis favoritas junto con “The Word”.

“Shadowcult” y “Graven” abren con una siniestra introducción aplastándonos como saben hacer y en donde la voz de Jeff la encuentro más agresiva. ¿Las escucharemos en directo?
En definitiva, vuelvo a insistir en lo agradecido que es escuchar Possessed con un sonido limpio y actualizado sin perder la crudeza que siempre les ha caracterizado. Volver a la actualidad musical con esta entrega y actitud es siempre de agradecer en bandas veteranas, demostrando que, a pesar del tiempo y de las adversidades, la lucha tiene su recompensa.

¡Salud y heavy metal!

Abel Marín
Sobre Abel Marín 52 Artículos
Músico frustrado, escritor bloguero ocasional y amante del metal en su variedad de estilos. Vivo con la esperanza de poder llegar a viejo acudiendo a salas de conciertos y festivales. Sí los rockeros van al infierno, que me guarden sitio y una cervecita. Salud y Heavy Metal.