Paul Gilbert – Werewolves of Portland

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 4 de junio de 2021
Discográfica: Mascot Records
 
Componentes:
Paul Gilbert – Guitarra, bajo, batería, teclados

Temas

1. Hello North Dakota!
2. My Goodness
3. Werewolves of Portland
4. Professorship at the Leningrad Conservatory
5. Argument About Pie
6. Meaningful
7. I Wanna Cry (Even Though I Ain't Sad)
8. A Thunderous Ovation Shook the Columns
9. Problem-Solving People
10. (You Would Not Be Able to Handle) What I Handle Every Day

Multimedia



Escucha y compra

Este disco en Amazon: Paul Gilbert – Werewolves of Portland
Todos los discos de Paul Gilbert – Werewolves of Portland en Amazon


Menudo tipo es Paul Gilbert. La verdad es que a mí los discos de súper-guitarristas no son algo por lo que sienta especial devoción, pero… los de Paul Gilbert son especiales, diferentes o… quizá no sea capaz de encontrar las palabras puesto que también me es difícil definir su música. Él te lo despacha fácil: dice que el disco suena a Paul Gilbert, eso te deja trabajo para definir la obra de un músico excepcional, excéntrico, auténtico y a que le gusta superarse. Ex de Racer X y guitarrista y compositor de Mr. Big sigue demostrando que cualquier cosa que hace hay que acercarse a ella.

La pandemia le ha dado tiempo para que tocase y grabase todos los instrumentos del disco y tenemos una obra en la que pasamos de Racer X a Shostakovich, los Beatles, algo de Mr. Big y con la premisa de que la guitarra de Paul es lo que sería la voz. Él incluso escribe las letras por mucho que las canciones sean todas instrumentales y el disco le da la razón: pocos músicos hay como Paul Gilbert.

“Hello North Dakota” se abre con toda la magnificencia posible con esas capas de guitarra que la elevan puesto que es música clásica: el “Hallelujah” de Händel adaptado a su guitarra y a sus mil destrezas en las que sobresale una guitarra muy a lo Brian May de Queen. Es justo lo que buscaba y lo que consigue. El bajo es lo que más le ha costado pues está en solos constante y “My Goodness” es puro feeling haciendo que su voz sea la guitarra. Se ayuda con el slide en muchos casos y te diría que las canciones son incluso pegadizas y muy variadas como es este caso. Incluye un pique entre dos guitarras solistas sumamente trabajado y una gran melodía que lo vertebra todo.

“Werewolves of Portland” es la más rápida y exigente de todas, con una gran batería y mucha complejidad técnica, que no les resta enteros a una composición pegadiza muy en su tradición de shredder con encanto y clase. Está inspirada en un tema antiguo de Warren Zevon y la gracia es que Gilbert hace aullar a sus seis cuerdas con case y maestría. Pura diversión en “Professorship in Leningrad Conservatory” en la que la guitarra del maestro nos cuenta las andanzas de Shostakovich en el mundo de la docencia. Es estelar, un tema que seguro estará en sus próximos conciertos. Tema que define perfectamente las amplias posibilidades de Gilbert como compositor e instrumentista.

“Argument about Pie” es el primer single y en la que hay esa velocidad de Racer X si bien el tema de fondo es algo marciano… Hay un videoclip con dibujos de animales peleando pero que cuando les presentan un pastel se calman y conviven en armonía (y le ha puesto las letras a una canción instrumental, de verdad que Paul Gilbert es un crack), y la composición es de las tremendas del disco.

En “Meaningful” se adentra en sus adorados Beatles y me confesó que era la primera canción que compuso para el disco. Es también una de las más bellas, y podría haber entrado en Mr. Big. Sólo hay que imaginar a Eric Martin cantando la línea vocal que aquí es en guitarra. Sería un clásico absoluto. Buenrrollismo y feeling en “I Wanna Cry (Even Though I Ain’t Sad)”. El groove conseguido eleva el tema y los múltiples detalles como guitarrista salpican la tonada con muy buenas maneras. A destacar la estructura y ese final tan bluesy.

“A Thunderous Ovation Shook the Columns” posee un precioso fraseo que termina en riff y un poco me vuelve a devolver a terrenos de Mr. Big. Creo que sería otra canción ideal para el grupo y la constatación de que este hombre como sujeto y compositor está a otro nivel. Completa el disco con “Problem-Solving People” si bien un poco se muestra aquí a lo que uno espera de un disco de guitarrista virtuoso. El final lo pone “(You Would Not Be Able to Handle) What I Handle Every Day” en la que vuelve a estar inspirado y certero acercándose a dominios de Stevie Ray Vaughan. Hay incluso, al final, un homenaje a “Encuentros en la tercera fase”.

Si eres fan de este personaje tan fabuloso vas a disfrutar de lo lindo con Werewolves of Portland. Pude entrevistarle y de verdad que la experiencia es absoluta. Te responde a las preguntas con su guitarra y puedes ver realmente quién es Paul Gilbert, sus demonios interiores, su personalidad y no se corta en repetir una y otra vez que actualmente, con el slide, ha conseguido ver que puede ejercer de vocalista, y que está más centrado que nunca en la composición y la voz principal. Hay trazas de genialidad y se vislumbran a lo largo y ancho de este disco. Me cansan los discos de grandes guitarras, los de Paul Gilbert, no.

 

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 625 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.