Pattern-Seeking Animals – Prehensile Tales

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 15 de mayo de 2020
Discográfica: Inside Out Music
 
Componentes:
Ted Leonard - Voz, guitarra
Dave Meros - Bajo
Jimmy Keegan - Batería, coros
John Boegehold - Teclados, sintetizadores

Temas

1. Raining Hard in Heaven (8:31)
2. Here in My Autumn (7:56)
3. Elegant Vampires (4:29)
4. Why Don’t We Run (5:08)
5. Lifeboat (17:20)
6. Soon But Not Today (12:03)

Multimedia


Escucha y compra

Este disco en Amazon: Pattern-Seeking Animals – Prehensile Tales
Todos los discos de Pattern-Seeking Animals – Prehensile Tales en Amazon


Me encargué del anterior trabajo de este cuarteto progresivo que me convenció a medias. Habían fichado muy rápidamente por un sello tan potente como es Inside Out, pero no debería sorprenderle a nadie, pues aquí están dos ex componentes de Spock’s Beard y uno actual más la personalidad de John Boeguehold. Como ya os he dicho su disco de debut me convenció a medias, pero lo que hay aquí creo que te dejará más que ilusionado y fascinado. “Las colas prensiles” te hará revivir algunos de los mejores pasajes de los Spock’s Beard de antaño y su sutileza y positividad son de las que te alegran el día y te hacen esbozar una sonrisa. Hay mucho del neoprog inglés de los 80, incluso hay momentos muy teatrales y no tienen miedo a sumar minutos si las canciones lo piden. Los dos temas finales son los que más acumulan, pero tampoco llegan a hacerse pesados para nada.

Ya en “Raining Hard in Heaven” puedes vislumbrar que estás ante un trabajo espléndido y que a nivel de composición el grupo se ha esmerado. Exigencias vocales para Ted Leonard y desarrollos muy bonitos con un teclado, a veces, muy a lo Uriah Heep. También hay un poco del fastuoso disco doble Snow de Spock’s Beard. Parece como si buscaran ese punto de partida pero sin tanta guitarra. Sin abusar de la demostración técnica se muestran rotundos, ejemplo de ello es el trabajo en el bajo de Dave Meros. El tema que me ha llegado más, y con diferencia, es “Here Is My Autumn”. Aquí el grupo fluye, sin miedo a experimentar, aunando influencias y dejando espacios para que destaquen las melodías. La línea vocal es exquisita y se van sumando acústicas, coros tallados con sumo gusto y delicadeza, pianos e incluso flautas traveseras. Hay mucho paisaje evocador en el lienzo que dibujan.

Sorprende el grupo con ese tratamiento tan cinematográfico (de banda sonora) que se marcan en “Why Don’t We Run”. Orquestaciones en clave arabesca y un riff que sostiene la canción hecho con una especie de ukelele. Aquí la voz de Leonard demuestra estar a un nivel espectacular pues el tema es exigente como pocos. Chorro de voz y un estribillo muy efectivo completan esta canción que es rematada por vientos en su tramo final. Pasan del momento mariachi a un gran solo de guitarra. También convence ampliamente la cadencia melosa de “Elegant Vampires” con ese riff de teclado gentileza de John Boeguehold. Mantienen los juegos vocales y se muestran accesibles e inspirados. Temas como este en directo tienen que embelesar, y es justo el estilo que sigue practicando el gran Neal Morse en la actualidad.

“Lifeboat” se alargará más allá de los 17 minutos con diferentes partes ensambladas que dan para mucho. Destacan esos momentos relajados en los que las olas y las gaviotas adornan esos pasajes reposados, pero también inquietantes. Tenemos también otra demostración de velocidad dactilar por parte de Ted. Destacan otra vez los juegos de voces en los versos cambiantes que fluyen de forma orgánica a lo largo de la canción. Pero la gran sorpresa la pone es impresionante solo de flauta y ese viento que acompaña la canción en muchas partes y que da esa aura detectivesca a la composición. Quizás algo más directa y refrescante resulten los 12 minutos de “Soon But Not Today” con esa influencia Beatles que sobrevuela la canción. Es curioso pues en el inicio hay incluso un homenaje a B-52’s por lo que en cuanto a composición el combo no deja de sorprender.

Si esperabas algo más de Pattern-Seeking Animals creo que estás de enhorabuena porque esta vez la cosa se eleva con fuerza y está a la altura de los rutilantes nombres que forman esta agrupación. En sólo seis temas el grupo demuestra todas sus virtudes perfectamente hilvanadas y montando contrafuertes y arbotantes para sostener a una edificación a la que coronan con diversos pináculos. Hay espacio para todo reposando en unos cimientos muy Beatles y también de su banda madre: Spock’s Beard. A partir de allí le ponen mucho de lo personal pues el grupo va encontrando su perfil propio. Posiblemente todo se consolide en su tercera obra, pero lo que más me sorprende es que de su debut a este disco apenas hayan pasado 8 meses. Si esperabas encontrarte a los Spock’s Beard de Snow con John Boeguehold haciendo de Neal Morse, pues te diré que en gran parte sí, pero que esto va más allá de esta pretensión…

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 654 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.