The Bloody Mallard – Realm

Nuestra Nota


8 / 10

Ficha técnica

Publicado el 8 de mayo de 2020
Discográfica: Onslaught Music
 
Componentes:
Tom Walding - Guitarra
Raihan Rubin - Bajo
Jake Bradford - Batería

Temas

1. Haemoglobin (11:24)
2. Subject to Entropy (4:22)
3. Reversion (2:10)
4. Noble Rot (4:54)
5. Ceremonious Synapses (I) (6:52)
6. Ceremonious Synapses (II) (6:22)
7. Dawn (3:12)

Multimedia




Escucha y compra

Este disco en Amazon: The Bloody Mallard – Realm
Todos los discos de The Bloody Mallard – Realm en Amazon


A esto lo llamo yo un buen descubrimiento. Resulta que después de la reseña al Omens (2020) de Elder, de hace escasos días, nos llegó un correo en el que nos presentaban el primer disco de una banda instrumental londinense que suena más que de maravilla, The Bloody Mallard.

La verdad es que me tienen un poco alucinada porque antes de escucharlos la primera vez me leí algo de información sobre ellos y me esperaba otro tipo de sonido, no sé por qué. El hecho es que, al escucharlos, me sorprendieron gratamente (bastante muy mucho gratamente). La banda empezó con su guitarrista, Tom Walding, que tenía la idea de juntar sonidos que representaran el recuerdo de una psicodelia pasada. Y bien, de aquí salió el Realm, su disco debut de este año 2020, que aparece fuerte en unas circunstancias en el que a la mayoría nos apetece desinhibirnos y relajarnos, y para ello, ¿qué mejor que un disco de rock psicodélico?

El álbum se compone de siete canciones exclusivamente instrumentales con riffs muy pesados y espacios de relax compositivo, todo tan bien estructurado que consigue darte la sensación de estar en una especie de viaje astral con un punto más rural de lo habitual.

En la primera canción, “Haemoglobin”, empiezan con una guitarra quizás más cerca del indie rock que del rock psicodélico, que enseguida cambia por una guitarra eléctrica mucho más potente y una batería que explotan en un conjunto bastante doom al toparse con el bajo de Raihan Rubin, y antes de que te des cuenta ya estás en otra dimensión moviendo la cabeza al ritmo mientras la canción se va volviendo más y más densa. Este tipo de cambio progresivo se repite al largo de los 11:24 minutos, aunque después de la primera mitad del tema, es como que la canción va ganando entre alegría y misterio, no sabría describirlo con exactitud, tendréis que escucharlo para entenderlo. The Bloody Mallard no se están por tonterías, el segundo tema “Subject to Entropy” se compone básicamente de una sinfonía repetitiva que se te pega nada más empezar y te recorre la mente. Esta canción es de un trabajo psicológico admirable. Al igual que “Reversion”, la más corta del álbum, con una melodía me parece de un gusto increíble y que destaca por su concisión y sentimiento.

Pasamos a “Noble Rot”, poco más de cuatro minutos de canción para demostrarnos que saben llevar nuestra mente por donde quieren con su música. En general la progresión de los temas se solidifica de la misma forma, siendo la fase inicial una sinfonía suave en la que adentrarte lentamente y que de repente, pasa a una dureza más cercana al rock/heavy metal. Esto cambia cuando pasamos a “Ceremonious Synapses I”, que empieza más cañera que las demás, sacando su lado más rock con un trabajo espléndido de los instrumentos. Algo que cabe destacar en general es el trabajo del batería Jake Bradford, que es tremendo durante todo el transcurso del álbum. La hermana de la canción anterior es “Ceremonious Synapses II”, la penúltima del disco y una de las más representativas de la banda, con una cohesión más que espléndida en todos los ritmos, y que a mi parecer, es más heavy metal que las demás. Un temazo que ya me he puesto en bucle unas 30 veces. Llegamos a la última canción de Realm, “Dawn”, que también empieza con una melodía suave en sintonía a las primeras canciones del álbum, un tema que va creciendo a medida que avanza, pero con la diferencia de que en ningún momento llega a explotar. Consiguen subirte el hype a cada repetición de la sinfonía hasta que acaba y te quedas con ganas de más y más.

Como he dicho antes, todo un descubrimiento. Según tengo entendido, están buscando fechas para tocar en directo, a ver si se vienen por aquí y tenemos la oportunidad de disfrutar de su música en vivo. Sin duda The Bloody Mallard van a dar que hablar, ¡será mejor no perderles la pista!

Avatar
Sobre Irene Vernedas 36 Artículos
Mi nombre de fotógrafa es BlackSpell Coven porque Irene era demasiado poco metal.
Normalmente hago fotos de bolos y festivales, pero si quieres una sesión o un book de tu perro te lo dejo a buen precio!