Crónica y fotos del concierto de Papa Roach + Hollywood Undead + Ice Nine Kills - Sala Razzmatazz (Barcelona), 16 de febrero de 2020

Papa Roach da inicio a su gira europea a lo grande en Barcelona

Datos del Concierto

Bandas:
Papa Roach + Hollywood Undead + Ice Nine Kills
 
Fecha: 16 de febrero de 2020
Lugar: Sala Razzmatazz (Barcelona)
Promotora: Live Nation
Asistencia aproximada: 2200 personas

Fotos

Fotos por Manuel Damea

Volvió la cucaracha y lo hizo a lo grande, empezando gira mundial en Barcelona, llevando unos teloneros de lujo y demostrando que el grupo sigue estando a un nivel excepcional y que el presente es tan interesante como sus días de gloria. Si en estudio me encantó Who Do You Trust? Debo admitir después de verlos sobre las tablas que algunos de esos temas están al nivel de lo más granado de toda su discografía. Había un handicap importante pues Jerry Horton se rompió una mano y la responsabilidad de las seis cuerdas recayeron en Anthony Esperance. Gran suplencia la del interino, hermano del bajista. Jacoby Shaddix es sin lugar a dudas el líder absoluto y cámaras y focos lo aman. Un tipo que siempre convence armado de un material que cala pronto, te guste o no su estilo. Por otro lado, la inclusión de Hollywood Undead y de Ice Nine Kills terminaron por hacer un excepcional cartel, aunque, como veremos, con suerte dispar.

Ice Nine Kills: metalcore terrorífico (con pregrabados terroríficos)

Jovenzuelos con ganas de comerse el mundo, con material atractivo e incluso con el plus que les supone jugar con las películas de serie B de terror. Globos en el escenario y una mano de Freddy Krueger con el número 9 en números romanos. Metalcore accesible con mucha melodía, intrincado y técnico como en “SAVAGES” y apoyado por una tercera voz más gutural. La media hora dio para poco pues necesitan de largas intros para que su cantante se cambie de ropa y el abuso de lo pregrabado es excesivo, incluyendo voces principales y redobles de batería como fue el caso de “Stabbing in the Dark”. Su baterista Patrick Galante iba vestido de hombre lobo. Otra de las críticas a su interesante shock rock es que parece que hayan saqueado un almacén de los chinos con los restos sobrantes de Halloween. La chica que les ayuda con las escenas merece algo más de presupuesto, y alguna clase de interpretación. Pero fans tenían y la gente cantó sus canciones para sorpresa de muchos.

Juegan con la escenografía de la película “Scream” en “Your Number’s Up” que termina con la chica apuñalada por el cantante, algo que se repetirá en el posterior tema “The American Nightmare”. ¿De verdad que muere de la misma forma en dos canciones seguidas? Accesibilidad y buenos mimbres en la citada “Your Number’s Up”, con orquestaciones cinematográficas, y en la ya muy coreada “The American Nightmare, Spencer Charnasva de Freddie sin mangas, a lo monstruo sexy. Buena voz bien secundada por Ricky Armellino, pero lo de Dan Sugarman era un playback tremendo. En “Thank God It’s Friday” juegan a “Viernes 13” y en un momento se tiran todos por los suelos. Luego otra intro larga con un Mickey Mouse decadente enfrentado a un payaso a medio camino entre Ity Beetlejuice. Dicho tema es lo más potente que ofrecieron junto con la final “IT is the End”. Es un grupo que impresiona en disco pero que en directo hay mucha cosa por pulir, empezando por el teatrillo y haciéndoselo mirar por lo de lo pregrabado.

Hollywood Undead: fiesta rap para todos los públicos

Un placer el poder disfrutar de un grupo que nunca me hubiera llegado a imaginar que llegaría a ver en mi vida. Los tiempos de oro, platino y máscaras ya han quedado atrás, pero saben cómo hacer un buen directo y dar espectáculo en el que las voces y la imagen lo son todo. Generosos en pirotecnia los pandilleros venían armados con gafas de sol, tatuajes y gorras al revés al ritmo de “Time Bomb”. Comerciales y algo lejanos en estilo a Body Count, que son los padres del invento, entretuvieron con su carrusel de cantantes que se iban turnando en “Undead” (con ese riff tan de “Crazy Train”) y “California Dreaming”. Jugos con los plafones verticales de luz y un híper-musculado vocalista que rapeaba. Son todo actitud y de verdad que se comen la escena. Otro tema es la absurdez de pasarse los instrumentos entre ellos quedando en uno de los temas Danny al bajo y la batería. Obviamente sonaban guitarras…

Entretuvieron con “Heart of the Champion”, iniciada con batería y una única voz. Antes destacaron que era su primera vez por estos lares y en “Whatever It Takes” nos hicieron mover un brazo al unísono. Una de sus mejores composiciones, de largo. La gran sorpresa fue el hacer subir a un chico a tocar la guitarra. Un tal Fran subió avisando que él tocaba en un grupo de pop punk. Voces femeninas enlatadas para hacernos mover en “Comin’ in Hot”. Siguieron los fogonazos y los chorros de humo en “War Child”, pero otra sorpresa nos sobrevino en el feliz y acústica “Bullet”, con J-Dog y Funny Man haciendo disfrutar al respetable. Grande que sean capaces de combinar el rap con este pop felizón en acústica con campanillas de fondo. Contraste con la potente “Empire”, pero es “Day of the Dead” la que se lleva el gato al agua. Muy coreada y con bandera incluida. En el tramo final se dejaron toda la pirotecnia que les quedaba en “Hear Me Now” para luego despedirse con la clásica “Everywhere I Go” y con Johnny 3 Tears lanzando efectos de un tecladito. Gustaron y convencieron, pero es a Body Count a quienes muchos queremos ver.

Papa Roach encuentran al sustituto perfecto de Jerry Horton

Es Jacoby Saddix el inmenso baluarte de los Roach y sobre él se edifica todo. La banda cumple bien aún saliendo con un sonido exageradamente alto bajo el telón con la cucaracha muerta blanca sobre un fondo rojo. Suena “Dead Cell” de su disco fetiche y se desborda la pasión, acompañada de paneles redondos que te flashean con luces blancas. El grupo sonó absolutamente compacto a pesar de la baja de Jerry haciendo disfrutar a un entregado público que bailó al son de “Blood Brothers”. Es impresionante ver la actitud del grupo al completo, pero es el frontman el que luce la cresta y una forma envidiable. Su voz convence especialmente en baladas y medios tiempos. Presentó “Between Angels and Insects” como una canción “fucking old school” para deleite de los presentes que ayudaron en la entrada del tema. Y llegamos al punto que cae su nuevo material, y vaya, la cosa es impresionante. A la enorme entrega física del cuarteto hay que subrayarle la enorme calidad de las seis cuerdas de Anthony Esperance que en este tema destacó de lo lindo.

Jacoby tuvo bonitas palabras para la gente y las dos bandas acompañantes. De hecho, se refiere a los Hollywood Undead como hermanos. El polifacético guitarrista hizo algunas incursiones a los teclados como en la introducción de “Elevate”. Aprovechó el maestro de ceremonias para hablar con chicas jóvenes de las primeras filas. Ana y Linda fueron las agraciadas, y a esta última le entonó un “Happy birthday” sobrero. Me parece espectacular que tras tantos años de singladura sean capaces de volver a firmar temas tan hímnicos y poderosos como “Elevate”. Un clásico instantáneo que en directo gana muchos enteros. Mismos mimbres para otra de nuevo cuño, también muy melódica y accesible: “Feel Like Home”. Pero la inmensa sorpresa de la noche fue que se decidieran por incluir el primer tema de su última obra: “The Ending”. Lo hicieron en acústico. “Lo probamos en Italia sin batería y nos gustó como quedaba”. Quizá el momento más emotivo de toda la jornada. De todas formas, Tony Palermo tuvo muchos momentos para demostrar su enorme valía tras las timbalas, pues tras “Scars” (muy cantada por la concurrencia y bajo focos rojos) cayó un solo de batería, breve pero convincente.

“… To Be Loved” fue un tiro certero empezado por el inmortal lema de los Ramones Hey Ho, Let’s Go”. Más melódica fue “Getting Away with Murders” con esas guitarras un poco post metal y los intrincados patrones que forman Palermo y un entonado Tobin Esperance al bajo. No me esperaba el homenaje a Keith Flint versionando el “Firestarter” de los Prodigy. Otro de esos detallitos que te llegan adentro y te hacen ver que en Papa Roach hay algo especial. Con este tema terminaron la primera parte del concierto, trasladando el tema a su terreno, pero sin excesivos cambios respecto a la original. Se trataba de un homenaje… Los bises eran cargas de profundidad potentes empezando por “Who Do You Trust?” de su reciente y homónimo álbum. Otra que huele a clásico, y más tras verla en directo. Luego palabras mayores con un “Last Resort” que encendió la sala. Todo el mundo cantando hasta que el conocidísimo riff de guitarra irrumpe. Bonitos juegos de luces azules y rojas terminaron de vestir la noche. Echó el pestillo “Born for Gretness”, no sin antes Jacoby nos diera las gracias y nos dijera que somos la razón por la que vale la pena levantarse cada mañana. Es todo credibilidad. Arbolado mar de teclados y gran final que vino acompañado de gritos de “Papa Roach, Papa Roach”.

Cuando les vi por primera y única vez en el extinto Kobetasonik Festival salí con la sensación de que Papa Roach habían hecho un espectacular show de festival. Dinámico y apto para todo aquél que por allí se acercara a verles. Su directo propio en gira es mejor incluso y la profesionalidad del combo queda irradiada desde el primer minuto. Hay momentos en los que Jacoby acapara toda mirada, y no es para menos, como frontman de este estilo se come con patatas a la mayoría de coetáneos. Han conseguido dos sold outs seguidos en Barcelona y Madrid, me alegro que sigan siendo un grupo trascendente y respetado. Y el nuevo puñado de himnos que firman en su nueva obra está al alcance de muy pocos. Conciertazo, y, por cierto, fue un sold out cómodo y sin apretujones, como tiene que ser.

Jordi Tàrrega
Sobre Jordi Tàrrega 316 Artículos
Coleccionista de discos, películas y libros. Abierto de mente hacia la música y todas sus formas, pero con especial predilección por todas las ramas del rock. Disfruto también con el mero hecho de escribir.